¿Quién investiga el choque en el Metro? 16 directivos del mismo STC
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
STC/Cortesía

¿Quién investiga el choque en el Metro? 16 directivos del mismo STC

La Procuraduría basará su investigación en el análisis del propio Sistema de Transporte. Además tiene pendientes cuatro averiguaciones por sabotaje en el Metro iniciadas en el último año.
STC/Cortesía
Por Arturo Angel
12 de mayo, 2015
Comparte
El accidente de los trenes ocurrió en la estación Oceanía de la Línea 5 del STC Metro. // Foto: Cuartoscuro

El accidente de los trenes ocurrió en la estación Oceanía de la Línea 5 del STC Metro. // Foto: Cuartoscuro

El comité responsable de investigar el choque de dos trenes del Metro en la estación Oceanía, cuyo informe será presentado hoy, está integrado por 16 directivos del mismo Sistema de Transporte Colectivo (STC), sin participación obligatoria de actores independientes y donde las decisiones relevantes son facultad exclusiva del Director General Joel Ortega.

La importancia del informe elaborado por dicho comité va más allá de determinar las causas y generar recomendaciones. Será la base en la que se apoyará la Procuraduría General de Justicia capitalina para proceder – de ser el caso – en contra de quien el propio STC Metro señale como responsables de su accidente.

De acuerdo con autoridades del Gobierno capitalino consultadas por Animal Político, el análisis contiene dictámenes técnicos y periciales en los que se sustenta la explicación del porqué chocaron los trenes. Se exploraron al menos cuatro hipótesis, entre ellas una falla humana o complicaciones por las condiciones climatológicas del 5 de mayo, fecha del percance.

El documento elaborado por el Comité para la Investigación de Incidentes Relevantes del Metro, será integrado a la carpeta de investigación iniciada por la Procuraduría por los delitos de lesiones y daños luego de la denuncia presentada por el Metro.

Cabe recordar que el Ministerio Público tiene abiertas otras cuatro averiguaciones por incidentes en instalaciones en el Metro en el último año, que según las autoridades del STC fueron producto de sabotajes.

Lavan ropa sucia en casa

El Comité para la Investigación de Incidentes Relevantes está compuesto en su totalidad por directivos del propio Sistema de Transporte Colectivo. No hay participación de especialistas externos ni del sindicato del Metro a menos que sean invitados por el director, pero sin que tengan injerencia en los dictámenes que se elaboren.

De hecho, los peritajes de la investigación del comité solo pueden ser firmados por los miembros permanentes, o sea los directivos.

De acuerdo con el Manual de Integración y Funcionamiento del Comité para la Investigación de Incidentes Relevantes, revisado por Animal Político, el comité tiene como objetivo la investigación de los incidentes que ocurran en la red del Metro para determinar con “precisión y objetividad” las causas y emitir recomendaciones.

El comité, según el manual, está conformado por 16 personas todos ellos directivos y altos funcionarios del STC Metro. El Presidente del Comité es el Director General, cargo que ocupa en esta administración Joel Ortega. El Secretario Ejecutivo del Comité es el Director de Ingeniería y Desarrollo Tecnológico, actualmente Miguel Gerardo Requis Bustos.

Los otros catorce integrantes son directores, subdirectores y gerentes, todos ellos jerárquicamente dependientes de la oficina de Joel Ortega. Además, se contempla opcionalmente la participación de invitados sin que se precise el número ni origen y cuya designación es facultad del director del STC Metro.

Animal Político solicitó formalmente al Sistema de Transporte conocer si para la revisión del percance en Oceanía se invitaron a personas o asesores externos al Comité o representantes del sindicato pero hasta ahora no se ha proporcionado una respuesta oficial.

El comité trabaja a través de sesiones ordinarias y extraordinarias cuando es el caso y se evalúan de forma conjunta los informes y dictámenes que se presenten. No obstante, las determinaciones más importantes son facultad exclusiva del Director del metro. No hay decisiones colegiadas ni votaciones.

Por ejemplo, el punto 8.5 del apartado Atribuciones del Comité contempla el diseño de los dictámenes técnicos o periciales de los incidentes relevantes que sean solicitados por autoridades judiciales pero, en el punto 8.6 se establece que dichos dictámenes quedan sujetos a “lo que en definitiva determine el presidente del Comité”, o sea Joel Ortega.

La designación del equipo de investigación, el establecer los directrices de los estudios que se realicen, el gestionar asesoría técnica externa si así lo considera necesario, el aprobar las actas de las sesiones, el cambiar a los integrantes del Comité, son otras de las facultades exclusivas de Joel Ortega.

De acuerdo con autoridades de Metro el funcionamiento del Comité está apoyado en modelos de otros sistemas de transporte en el mundo, aunque el manual no hace referencia en sus antecedentes a ello.

Del error humano al “tren chafa”

La investigación del choque en la estación Oceanía partió, según las fuentes consultadas, de cuatro hipótesis: una falla humana por incompetencia, negligencia o dolo; una falla mecánica en el tren por un hecho inesperado o de mantenimiento; problemas en la red fija o la superficie de rodamiento por factores externos como el clima o de mantenimiento; o una combinación de dos o más de las anteriores.

Para esclarecer esto, el Comité revisó entre otros aspectos los reportes del programa general de Tráfico, de radiotelefonía, la comunicación de voz entre conductores y el Puesto Central, la bitácora del tren, la videovigilancia, cajas negras, declaraciones del personal, protocolos de conducción en lluvia y circulares de conducción.

Cabe recordar que la semana pasada, en el noticiero de Atando Cabos de Denisse Merker, Joel Ortega casi dio por descontado que hubiera una falla de mantenimiento en el tren o en las instalaciones aunque la investigación seguía en curso.

Por su parte Fernando Espino, líder del sindicato del Metro, descartó en varias entrevistas que hubiera responsabilidad de los conductores, y dijo que el problema pudo ser que los frenos no funcionaron por la lluvia, sumado a fallas en señalización y radio comunicación. También destacó que el tren involucrado en el percance, el modelo NM-73AR 756/577, es un tres que estuvo tres años fuera de servicio antes de ser rehabilitado.

Dicho tren fue el tercero recuperado de un programa para volver a poner en marcha a varios que se encontraban fuera de servicio previa rehabilitación, como informó el propio STC en un comunicado del 10 de febrero de 2014, fecha en que se puso de nuevo en funcionamiento.

Según la información oficial al tren se le habían reparado, entre otras cosas, los seis “Agates 3x” que es el sistema de frenado y tracción. El trabajo fue hecho por los propios trabajadores del Metro. La semana pasada se reveló que el tren presentó fallas en meses posteriores que requirieron nuevas reparaciones y su cambio de la Línea 7 a la Línea 5.

De acuerdo con datos del STC Metro se han invertido más de 300 millones de pesos en la rehabilitación de 24 trenes hasta ahora.

Por el accidente en metro Oceanía la Procuraduría capitalina tiene abierta la carpeta de investigación (como se le conoce a las averiguaciones en el nuevo sistema penal) número CI-FAAE/STCMP/UI-1C/D/19/05-2015 en la Fiscalía de Asuntos Especiales.

Autoridades ministeriales indicaron que se integrarán a la averiguación los peritajes que realizan los especialistas del Metro y se buscará ratificar la declaración de los empleados antes de tomar una determinación.

Sabotaje pendiente

La Procuraduría capitalina inició en el último año cuatro averiguaciones previas por intentos de sabotaje en las instalaciones del Metro. Las denuncias fueron presentadas por el área jurídica del Sistema de Transporte Colectivo y hasta ahora no se conoce el resultado de ninguna de esas indagatorias.

Fuentes con conocimiento del caso dijeron a Animal Político que según las denuncias, en los casos podrían haber estado involucrados trabajadores del propio sistema que son los que tienen acceso a los materiales e instalaciones.

En septiembre de 2014 el procurador Rodolfo Ríos dijo que las averiguaciones estaban a cargo de la Agencia Especializada del Metro que depende de la Fiscalía de Asuntos Especiales – la misma que ahora indaga el accidente en la estación Oceanía – y que se estaban revisando materiales como tuercas, cables, entre otros.

Los actos de supuesto sabotaje incluyeron, según el propio Sistema de Transporte, cortes en cables de suministro en la Línea A que originaron suspensión del servicio; tuercas aflojadas intencionalmente en la rueda de un tren de Línea 7 que afectaron su desplazamiento; un corto circuito provocado en una subestación eléctrica de la Línea 5; y otro asunto no revelado.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

'Los mexicanos sueñan con ser como Finlandia, pero sin pagar impuestos como los finlandeses'

Un estudio que indaga en la percepción de los mexicanos sobre la desigualdad, muestra una paradoja entre sus aspiraciones y lo que están dispuestos a contribuir personalmente para transformar la sociedad, dicen los autores.
Getty Images
24 de mayo, 2021
Comparte
Monedas mexicanas

Getty Images
Los mexicanos aspiran a vivir en un país con menos desigualdad social, dicen los investigadores, pero no conectan esa aspiración con el sistema impositivo.

Habla como mexicana porque ha vivido más de una década en ese país, pero no lo es.

Nació en Dinamarca, creció en distintos países europeos e hizo su doctorado en la Universidad de Cambridge, Reino Unido. Alice Krozer conoce de la intersección entre América Latina y Europa y se ha especializado en estudios sobre desigualdad, elites y percepciones sociales.

Precisamente de esos temas trata la investigación hecha junto a Raymundo Campos-Vazquez, Aurora Ramírez-Álvarez, Rodolfo de la Torre y Roberto-Velez-Grajales. El foco estuvo puesto en las percepciones de los mexicanos.

“La gente quiere menos desigualdad, pero no quiere pagar más impuestos”, dice la investigadora del Colegio de México. “Es una especie de paradoja entre lo que te gustaría y lo que estás dispuesto a sacrificar“.

Es cierto que en México existe una imagen negativa de los impuestos porque muchas personas creen que al final de cuentas los beneficios no llegan a los sectores más vulnerables, apunta.

Pero cuando se les preguntó sobre un escenario hipotético en relación a cuánto estarían dispuestos a contribuir para acabar con la pobreza y la desigualdad -sin mencionar el tema impositivo- la respuesta no fue muy generosa, especialmente en los sectores más ricos de la población.


Ustedes hicieron un estudio de cómo los mexicanos perciben la desigualdad y la movilidad social en su país. ¿Cuáles fueron las principales conclusiones de la investigación?

Una de las conclusiones es que la gente sí sabe que hay mucha desigualdad en México. Esa percepción es bastante cercana a las mediciones. Y lo mismo sobre la pobreza.

Pero la gente tiene una idea muy diferente sobre lo que es la riqueza y lo que es la movilidad social. En la riqueza sobreestiman cuánta gente rica realmente existe.

Alice Krozer

Alice Krozer
Alice Krozer sostiene que los mexicanos creen que hay mucha más movilidad social de la que existe.

En cuanto a la movilidad social, la gente cree que es mucho mayor. Piensan que un 30% de los que nacen pobres van a llegar a ser ricos. Y eso no es así. De 100 personas que nacen en la pobreza, solo dos personas logran llegar al sector de ingresos más altos. Es una discrepancia enorme entre la percepción y la realidad.

La otra conclusión importante es que la gente no asocia el sistema de impuestos con la redistribución. La gente quiere menos desigualdad, pero no quiere pagar más impuestos. No hacen una conexión entre las dos cosas. No piensan que los impuestos pueden ser una medida redistributiva.

El estudio indica que los mexicanos estarían dispuestos a contribuir con un 10% de sus ingresos para disminuir la desigualdad y la pobreza. ¿Cómo varía según el estrato social al que le hicieron la pregunta?

Hay una pregunta que dice: si te diera un ingreso de mil pesos y te dijera que con una vara mágica voy a hacer desaparecer la pobreza y la desigualdad, ¿cuánto estarías dispuesto a dar de esos mil pesos?

Mexicanos

Getty Images
De 100 mexicanos que viven en la pobreza, solo dos llegan a los sectores más altos de ingresos, explica Krozer.

En México los más pobres dijeron que estarían dispuestos a contribuir con un 15%, mientras que las personas con más riqueza dijeron que darían un 7,5% en promedio. Eso nos quiere decir que a los que tienen ingresos más altos les preocupa menos el problema.

¿Por qué les preocupa menos el problema?

Puede ser por razones personales en el sentido que no están conscientes del sufrimiento que provoca la desigualdad, aunque también puede tener que ver con ideales éticos. Pero esa pregunta específica no fue parte del estudio.

Cuando preguntaron sobre la disposición a contribuir en este escenario hipotético, no preguntaron por cuánto estaban dispuestos a pagar en impuestos…

No, fueron preguntas separadas.

Cuando preguntaron específicamente por pagar más impuestos para disminuir la desigualdad y la pobreza… ¿detectaron que algunos no quieren pagar más impuestos porque no creen que son eficientes, es decir, porque los recursos no llegan realmente a los más vulnerables?

Las personas con altos ingresos solían decir, yo pago muchos impuestos, no voy a pagar más. Les preguntamos cuánto cree usted que paga ahora de impuestos a la renta.

Y todos, sin importar el nivel socioeconómico, respondieron 40%. Eso es muy por arriba de lo que se paga hoy en México.

¿Y cuánto se paga de impuestos a la renta en México?

Depende, pero en promedio un 22%. Pero todos piensan que pagan 40%. Después les preguntamos cuánto desearían pagar. Y todos contestaron alrededor del 22%, que es lo que se paga en la realidad. Esa es la ironía.

Mexicanos

Getty Images
La gente de todos los grupos socioeconómicos cree que paga un 40% de impuesto a la renta y eso no es así, dice la investigadora.

Después les preguntamos cuál sería su tasa de impuesto ideal para las personas ricas, para las que tienen un ingreso medio y para las personas pobres. La mayoría dijo que su tasa ideal para los pobres sería como un 14%, para los sectores medios un 22%.

Pero para los ricos, las personas con menos ingresos dijeron que deberían pagar más, mientras que las personas más ricas dijeron que ellos deberían pagar menos.

¿Cuánto pagan los más ricos?

Nominalmente deberían de pagar cerca de un 35%, pero en la realidad solo pagan 18%

¿Por qué?

Hay varios factores que incluyen evasión, elusión, exenciones…

¿Cómo se define una persona rica en México?

No existe una categoría de rico como tal. Comúnmente en los estudios económicos se usa, por ejemplo, la medición del 1%. En México el 1% con mayores ingresos gana cerca de 150.000 pesos mensuales.

¿Y en el otro extremo?

En México cerca de la mitad de la población vive en la pobreza. Y si a eso le sumamos la población con vulnerabilidades, llegamos a un 80%. Es decir, hay muy poco margen para tener un ingreso medio.

Mexicana tejiendo

Getty Images
Cerca de la mitad de los mexicanos vive en la pobreza.

Y en ese nivel de pobrez, aún no está incluido el efecto de la pandemia.

En general, ¿podemos decir que los mexicanos quisieran tener menos desigualdad, pero no están dispuestos a pagar más impuestos?

Sí. Lo que muestra el estudio es que la gente no hace la conexión entre desigualdad y el pago de impuestos. En México hay una imagen muy negativa de los impuestos.

Pero eso tendrá algún sustento real, dados los niveles de corrupción que históricamente han existido en el país…

Esa mala imagen no es casual. Por muchas décadas ha sido muy mal visto el pago de impuestos. Eso tiene que ver con cuestiones ideológicas y con cuestiones prácticas.

Auto rojo

Getty Images
Según Krozer México es uno de los países más desiguales del mundo.

La gente se pregunta qué tanto ayuda el pago de impuestos a los más pobres, o qué tanto ayudan los impuestos si no hay un buen sistema gratuito de salud pública o educacional.

En el estudio usted dice que el pago de impuestos es la mejor herramienta para disminuir la desigualdad. Pero si la gente desconfía y no ve los beneficios sociales de pagar impuestos, quizás se justifica esa idea negativa. ¿Cuál es su opinión?

Seguramente una parte importante de los impuestos va a lugares donde no deberían ir, llámese ineficiencia, corrupción, o lo que sea. Pero yo creo que no por eso hay que tener una idea negativa de los impuestos.

También está la visión de que el Estado no debería intervenir en los temas de redistribución. Hay una visión conservadora de tener un Estado pequeño.

En países escandinavos, por ejemplo, se paga tres o cuatro veces más de lo que se paga en impuestos acá. Ellos también se quejan de los impuestos, pero a un nivel muy distinto. Dicen no quiero pagar 48% de mis ingresos, prefiero pagar 40% o 45%.

Pero en México y en Latinoamérica en general no están tan claros los beneficios del sistema tributario

Es que entre las personas con más riqueza, hay muchos que no están de acuerdo con que la salud y la educación deberían ser para todos. Más allá de que no se vean los beneficios, hay una idea sobre el rol del Estado.

Ustedes midieron la desigualdad usando el Índice de Gini y descubrieron que a los mexicanos les gustaría tener una desigualdad como la de Finlandia…

Les mostramos escenarios sobre desigualdad y les preguntamos cuál sería la situación ideal. México tiene un Gini de 0,5. Ellos contestaron que sería ideal un Gini de 0,3 o de 0,20, como el de Finlandia. Obviamente no les preguntamos sobre el Gini, pero les mostramos unas gráficas para que eligieran el sistema ideal.

Finlandeses

Getty Images
En las encuestas los mexicanos expresaron su deseo de tener un nivel desigualdad que es equivalente al que existe en Finlandia.

Cerca de la mitad de los encuestados dijo que le gustaría tener una desigualdad equivalente a la de Finlandia, es decir, un 0,2. Eso nos dice que la gente no quiere vivir en un país tan desigual. La gente sí quiere una sociedad más igualitaria. Y los países escandinavos suelen ser como una utopía.

Obviamente las cosas no funcionan perfectas en esos países. Yo he crecido en Dinamarca y sé que tampoco las cosas son ideales ahí. Aunque lo que quieren los mexicanos, a lo que aspiran, es a tener una sociedad más justa, con mayores oportunidades.

Pero sin pagar más impuestos…

Es que los mexicanos sueñan con ser como Finlandia, pero sin pagar impuestos como los finlandeses.

La idea de querer ser como un país escandinavo, en cuanto a tener menos desigualdad, termina ahí.

Ser un país escandinavo implica pagar cerca de la mitad de tus ingresos en impuestos en los tramos más altos.

La tasa mínima del impuesto a la renta, por ejemplo en Dinamarca, empieza en un 36%. Y eso es equivalente a la tasa máxima en México.

Después de esta investigación, ¿qué sensación le queda más allá de lo académico?

Me quedaron muchas más preguntas. Entonces conseguimos más financiamiento y ahora estamos a punto de salir al terreno para seguir investigando estos temas.

Helsinki, Finlandia

Getty Images
“Ser un país escandinavo implica pagar cerca de la mitad de tus ingresos en impuestos en los tramos más altos”, dice Krozer.

Y me quedé pensando cómo se puede convencer a la gente de que es buena idea pagar más impuestos, o al menos tener un sistema impositivo más progresivo para disminuir la desigualdad.

Urge hacer algo sobre este tema. Con la pandemia, ahora más que nunca se necesitan más ingresos. Y como México es uno de los países con mayor desigualdad en el mundo y con menor movilidad social, es importante hacer algo.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=6DFi–xSEqg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.