close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Sólo uno de cada 10 mexicanos piensa anular su voto: Parametría

La mayoría de los mexicanos piensa que el voto nulo intencional es un desperdicio, ya que de todas formas habrá un ganador, indica la encuesta de Parametría.
Cuartoscuro
Por Redacción Animal Político
29 de mayo, 2015
Comparte
La mayoría de los mexicanos considera que votar es un deber. // Foto: Cuartoscuro.

La mayoría de los mexicanos considera que votar es un deber. // Foto: Cuartoscuro.

A pesar del descontento con los partidos políticos, la mayoría de los mexicanos piensa acudir a las casillas y elegir a alguno de los candidatos a los diferentes puestos de elección popular en lugar de anular su sufragio, indica la encuesta más reciente de Parametría.

Sólo uno de cada 10 mexicanos piensa anular su voto en las elecciones del próximo 7 de junio, lo que significa que, pese a no confiar en los partidos, votar sigue siendo un deber y hay más personas que cuestionan la utilidad del voto nulo que aquellos que lo ejercen.

La encuesta de Parametría establece que seis de cada diez mexicanos (56%) considera que el voto nulo intencional es un desperdicio de la acción y del dinero invertido, ya que de todas formas habrá un candidato ganador.

En contraste, 41% de las personas que participaron en la encuesta respondió que el voto nulo es un buen mecanismo para expresar el descontento con la forma de hacer política en el país, ya que se cumple con la obligación de participar, pero no se elige a alguno de los candidatos o partidos como forma de protesta.

Esas tendencias se han mantenido desde hace tres años, ya que, en los comicios de 2012, 55% de las personas dijo que el voto nulo intencional es un desperdicio.

Un estudio realizado por el ahora extinto Instituto Federal Electoral, que contempla las elecciones de 1994 a 2012, el porcentaje de votos nulos para la elección de presidente de la república ha oscilado entre 2 y 3% de la votación total.

En cambio para la elección de diputados y senadores ha sido un poco más elevada, acentuándose en los procesos de 2009 y 2012.

En la elección de 2009, donde se observa que los votos nulos para diputados son particularmente altos, tuvo lugar la campaña impulsada por intelectuales, artistas, y personajes públicos que invitaban a anular el voto. Ese año, el movimiento a favor de la anulación y los errores de los ciudadanos al emitir su voto alcanzaron el 5.39% de la votación nacional.

Datos del IFE que surgieron del estudio muestral de las boletas electorales de ese año, corroboraron que 63.5% de los votos nulos de esa elección se produjeron de manera intencional.

A diferencia de 2009, en la elección presidencial pasada, 56.9% de los votos nulos no fueron válidos debido a errores de los ciudadanos al momento de emitir el sufragio, mientras que 40.5% de los votos nulos se realizó de manera intencional, lo que indica que, en 2012, la mayor parte de los votos nulos fueron no planeados.

El estudio de Parametría agrega que para 48% de los mexicanos votar constituye un deber, mientras que 24% dijo que no siente nada en particular al emitir su voto, 15% manifestó sentir satisfacción al asistir a las urnas y solamente 8% lo ve como un desperdicio de tiempo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Por qué no deberías fiarte de la gente demasiado segura de sí misma

Algunos líderes tienen un sentimiento de superioridad ilusorio que los lleva a convencer a los demás de que son mejores, aunque no siempre sea así.
Getty Images
3 de junio, 2019
Comparte

El exceso de confianza está por todos lados. Desde el político que asegura saber cómo liderar un país, el médico que hace un diagnóstico, el jefe que dirige una empresa o incluso tú mismo, cuando te presentas a una entrevista de trabajo e intentas demostrar que eres la mejor alternativa.

Al menos en el mundo occidental, hay cierto nivel de consenso en términos de valorar la confianza como algo positivo.

Admiramos a los que confían en sí mismos, pero… ¿estamos en lo correcto?

Esta es una adaptación del programa de radio de la BBC, Why Factor, conducido por Michael Blastland.


Cuando un mago nos deslumbra y luego nos explica cómo hacer el truco, suele parecer extremadamente sencillo.

¡Obvio, cómo no me di cuenta antes que era tan fácil!

Pero lo que no sabemos, es que en realidad el truco es fácil para quien lo ha practicado muchas veces y no para el novato que cree que aprendió en pocos minutos.

“Nuestros estudios dicen que, aunque hayas memorizado los pasos, no aprenderás realmente a hacer algo hasta que lo practiques tú mismo”, dice Ed O’Brien, profesor de Ciencia de la Conducta, de la Escuela de Negocios de la Universidad de Chicago.

Ver cómo otros hacen su trabajo, nos da una “ilusión de capacidad” y aumenta nuestra confianza, aunque seamos ignorantes.

Es lo que se conoce como el “Efecto Dunning-Kruger”, un sesgo cognitivo según el cual los individuos con escasas habilidades en una materia, tienen un sentimiento de superioridad ilusorio, considerándose más inteligentes que otras personas más preparadas.

Es decir, evalúan sus capacidades por encima de lo real y no son capaces de reconocer sus ineptitudes.

“En muchos campos la correlación entre la confianza de una persona y sus resultados es esencialmente cero”, agrega O’Brien.

“Los menos competentes suelen ser los más seguros, porque ni siquiera saben lo que no saben”.

Mujer y su sombra

Getty Images
¿Tiene relación la confianza en sí mismo con la capacidad de una persona?

“Viveza criolla”

Hay una conocida frase en inglés que suele ser utilizada en Estados Unidos: “fake it until you make it“, que podría traducirse informalmente como “aparenta hasta que lo consigas”.

¿Qué hay detrás de esa visión?

Según Tomás Chamorro-Premuzic, psicólogo argentino y autor de “Confianza, la sorprendente verdad sobre cuánto la necesitas y cómo lograrla”, la frase tiene una fuerte connotación moral.

Yo crecí en Argentina, donde nos especializamos en el engaño, en la arrogancia”.

Cuenta que existe una expresión, “viveza criolla”, justamente para destacar la habilidad de estafar a otro, de saltarse las reglas, de sacar ventaja de las situaciones.

“Individualmente somos muy buenos haciendo eso. Pero cuando la mayor parte de una sociedad tiene esa habilidad, el país colapsa“, argumenta.

Desde su perspectiva, una mejor sociedad es aquella que identifica el verdadero talento o habilidad de la gente y tiene un sistema meritocrático.

Pero en la sociedad en general, suelen triunfar aquellos que son buenos aparentando, que se atribuyen éxitos, o que culpan a otros por sus propios errores.

Culturalmente, también cambia la perspectiva sobre el exceso de confianza, dependiendo del país donde te encuentres.

“En Escandinavia, Japón o Corea del Sur la gente enfatiza más la humildad y la modestia”, apunta.

La confianza en el mundo de los negocios

Una observación que confirma el Glen Fukushima, investigador senior del Center For American Progress.

“En Estados Unidos la gente se pregunta cómo puedo tener confianza en ti, si tú no tienes confianza en ti mismo”.

Empresaria japonesa.

Getty Images
En general, los japoneses no consideran que la autopromoción sea algo positivo

Es por eso, explica, las personas se sienten presionadas a demostrar confianza para dejar en claro que son capaces de cumplir.

“Es común que la gente hable de sus logros para impresionar a otros”.

En el otro extremo están los japoneses, quienes generalmente no consideran que la autopromoción sea algo positivo.

“No necesitas decirle a los demás lo maravilloso que eres. Si lo haces, das la impresión que no eres genuino, que no tienes integridad”.

“Los dos extremos son malos. Preferiría algo en el medio”, apunta Fukushima, quien trabaja en los dos países y ha tenido que adaptarse a las diferencias en los ambientes corporativos de ambas culturas.

Así como hay muchos estudios que apuntan a que el exceso de confianza puede demostrar ignorancia o ineptitud, otros señalan que hay características positivas asociadas a la seguridad en uno mismo.

De hecho, hay personas muy inteligentes, muy talentosas y al mismo tiempo, muy seguras de sí mismas, aunque otra cosa es andar gritando a los cuatro vientos lo genial que somos.

En ese sentido, seguridad y arrogancia no tienen por qué ir de la mano, aunque en muchas ocasiones hacen una mezcla explosiva.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.