Copa América: 5 claves y una duda del triunfo de Colombia sobre Brasil
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Copa América: 5 claves y una duda del triunfo de Colombia sobre Brasil

La revancha de la selección colombiana sobre Canarinha tuvo un sabor especial por el delicado momento en el que llegó al partido y de forma en la que impulsó su futbol.
Por BBCMundo
18 de junio, 2015
Comparte
Captura de pantalla 2015-06-18 a las 8

Colombia celebra sin reservas, con el derecho que da la razón, con alivio y con el sabor dulce que da la revancha en el fútbol.

12 meses después del llanto de James Rodríguez y la consolación de David Luiz tras la eliminación del Mundial, Colombia se vengó de Brasil y recuperó su cartel de candidato en la Copa América de Chile.

La tercera victoria de su historia frente a la Canarinha llegó en un momento crucial en el proyecto del técnico José Pekerman, cuestionado tras la derrota frente a Venezuela en su debut.

El choque en Santiago fue la oportunidad para la reivindicación y Colombia no la desperdició, además de develar las falencias del combinado brasileño.

BBC Mundo te explica cinco claves de la victoria colombiana y la gran duda que quedó de cara a sus próximos partidos en la fiesta del fútbol sudamericano.

1. Intensidad

Colombia salió desde el minuto inicial a comerse a Brasil y a borrar las críticas que pesaron sobre la selección tras su apática actuación frente a Venezuela.

Con la rabia latente por la eliminación en el Mundial de Brasil, que están convencidos se debió a la excesiva violencia del equipo dirigido entonces por Luiz Felipe Scolari y al tanto anulado a Mario Yepes -que realmente no fue gol-,Colombia luchó en cada centímetro del terreno de juego y desconectó el mediocampo brasileño.

Fue así que en los primeros 45 minutos ahogó a Brasil contra el arco de Jefferson y de tanto merodear el área consiguió la oportunidad para desnivelar el marcador.

2. Teo y “La Roca”

Fueron muchos los jugadores colombianos que aumentaron su nivel y reaccionaron al apático desempeño colectivo del primer duelo en Chile, pero hubo dos que marcaron las diferencias.

Teófilo Gutiérrez y Carlos Sánchez se multiplicaron para ganar las batallas en dos sectores cruciales el partido: el centro del campo y en tres cuartos de cancha.

Teo se internó constantemente entre líneas para abrir espacios, combinarse con James y Cuadrado y dejar asistencias de calidad para sus compañeros, que no fueron aprovechadas.

La Roca fue todo lo contrario, un destructor nato que se multiplicó para cubrir cada milímetro de su línea de defensa.

Su contribución fue decisiva para doblar la marca constantemente sobre Neymar y no permitir que el brasileño lograra conectarse con sus compañeros.

3. Efectividad

De eso se trata el fútbol, de meter goles o al menos uno. Colombia lo hizo, Brasil no.

Los dirigidos por José Perkeman generaron un torbellino de oportunidades en la primera parte y a lo largo del partido, pero solo uno de los 15 disparos que tuvieron fue a portería: el de Jason Murillo, el 1-0.

No es que Brasil haya tenido muchas más opciones, pero desperdició la dos claras que se le presentaron a lo largo de los 90 minutos.

Primero fue Neymar el que no logró superar la gran estirada del portero David Ospina cuando cabeceó solo en el área y luego fue Roberto Firmino, que elevó su disparó por encima del larguero sin nadie en el arco.

4. Locales

El estadio Monumental David Arellano de Santiago fue una fiesta colombiana desde el inicio y fue crucial el empuje de los aficionados a los jugadores.

El constante aliento de la grada -al que se sumaron chilenos, argentinos y otras nacionalidades sudamericanas– dejaron en claro desde el primer minuto para qué lado se decantaba la balanza de preferencias.

Eso sirvió para que Colombia se creciera y para que Brasil jugara presionado por el ambiente en su contra.

No es casualidad que de las tres victorias colombianas sobre Brasil en su historia, dos hayan sido en territorio chileno.

La anterior fue precisamente en la Copa América disputada en el país austral en 1991, cuando Colombia ganó en Viña del Mar con goles de Antony De Ávila y Arnoldo Iguarán.

5. Neymar

El astro brasileño es un oasis de calidad en medio de un desierto de jugadores que no bailan a su ritmo y eso hizo que fuera el objetivo número uno de la defensa colombiana.

Si hace un año fue James el que recibió el trato especial de las piernas brasileñas, este miércoles fue Neymar el receptor de la mayoría de las entradas colombianas.

Neymar fue perdiendo su fútbol con el paso de los minutos y tal fue su frustración que de víctima pasó a ser el agresor.

El capitán de la Canarinhareaccionó tras concretarse la derrota de Brasil con un potente disparo a la espalda de Pablo Armero mientras el defensor estaba celebrando.

Esto generó una trifulca sobre el terreno de juego que terminó con su expulsión y la del colombiano Carlos Bacca.

Ahora Neymar se perderá el partido que cierra la fase de grupos frente a Venezuela.

* Falcao (la duda)

El capitán de Colombia no está al mismo ritmo de sus compañeros. Con problemas para controlar y aguantar el balón, su fútbol se reduce a lo que parece una constante lucha entre lo que recuerda su mente de lo que fue capaz de hacer y la realidad que le imponen sus piernas.

Lucha, se faja y hasta participó en el gol de Murillo, pero su poca contribución en el juego colombiano hace que surjan voces pidiendo a gritos a Jackson Martínez y Bacca, aunque este último está expulsado.

La única oportunidad clara que tuvo Falcao en el partido la desperdició.

Fue una jugada que empezó con un gran pase en profundidad de James y que Teo, a la carrera y de espalda, bajó con el pecho para dejar el balón al borde del área, esperando ser enviado al fondo de la red.

Pero Falcao le pegó mal y la pelota se fue a regañadientes contra las vallas de publicidad.

La duda es si Pekerman seguirá confiando a su jugador “inamovible”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Ana Paula Jiménez, la joven mexicana que no deja de ganar medallas en matemáticas

Nacida en Ciudad de México, se convirtió este año en la primera mexicana en ganar dos medallas de bronce en la Olimpiada Internacional de Matemáticas.
9 de octubre, 2020
Comparte

“Supóngase que a un tablero de ajedrez estándar de 8×8 se le eliminan dos esquinas diagonalmente opuestas, dejando 62 casillas. ¿Es posible colocar 31 piezas de dominó de tamaño 2×1 recubriendo todo el tablero?”.

Cuando Ana Paula Jiménez leyó este enunciado, más conocido como el “Problema del tablero de ajedrez” que fue propuesto por el filósofo analítico Max Black en 1946, se enamoró de las matemáticas para siempre.

Por una razón muy sencilla: “Cuando lo leí, me di cuenta que resolver problemas de matemáticas no era solo ese proceso repetitivo y aburrido, sino que se podía y debía utilizar la creatividad”, le cuenta a BBC Mundo.

Desde entonces eso se convirtió en su pasión. En los últimos seis años, Jiménez ha ganado más de 24 medallas en olimpiadas nacionales e internacionales de matemáticas.

Entre ellas, dos medallas de oro en la Olimpiada Matemática Europea Femenina y dos preseas de bronce en la prestigiosa Olimpiada Internacional de Matemáticas (IMO, por sus siglas en inglés).

Fue la primera mexicana en hacerlo, y por esa razón recibió el premio Maryam Mirzakhani -en honor a la primera mujer en recibir la Medalla Fields, el Nobel de las matemáticas- que se le otorga a la mujer con mejores resultados en las IMO en América del Norte.

“No ha sido fácil. Dedicarme a esto ha hecho que me pierda de algunas cosas durante mi adolescencia, pero he logrado otras como por ejemplo ayudar a quitar el prejuicio de que las mujeres no somos buenas para las matemáticas”, explica Jiménez.

“No me llamaban tanto la atención”

Los primeros recuerdos de Jiménez, quien nació en el año 2001, y las matemáticas se remontan a cuando estaba en el jardín de infantes y las profesoras comenzaron a enseñarle sobre sumas, decenas y centenas.

Pero durante gran parte de la primaria y principios de la secundaria las matemáticas no le atrajeron demasiado.

Siempre me parecieron muy repetitivas y no es que me atrajeran tanto como para pasar cuatro o cinco horas diarias como hago ahora“, nos contó la joven.

El cambio radical ocurrió en primero de secundaria. En su colegio comenzaron a organizar una serie de pruebas con el fin de ver quiénes podían participar en las competencias estatales de matemáticas.

“Pasé varias pruebas y finalmente fui escogida”, relata.

Para prepararse para las pruebas estatales, Ana Paula comenzó una serie de sesiones de entrenamientos.

Fue entonces cuando se encontró con problemas como el enunciado de Black y otros similares.

"Las matemáticas son arte"", Source: Ana Paula Jiménez, Source description: Medallista de Oro en Olimpiadas de Matemáticas, Image:

“Ahí me di cuenta que las matemáticas no solo eran mucho más complejas, sino que había que ser creativos para resolver la mayoría de los problemas. Y eso hizo que me apasionara por esto”, cuenta.

Una pasión que la llevaría a múltiples victorias.

Medallas nacionales e internacionales

Cuando le pregunto cuándo fue la primera vez que se ganó una medalla en una competencia de números, recuerda con exactitud el año: 2015.

Pero le cuesta responder cuántos años tenía al momento de ganarla.

“Creo que tenía 14… Fue una medalla de oro en unos nacionales en Mexicali. Ahí comenzó todo”, relata.

Jiménez tiene claro que la complejidad de los números solo puede ser descifrada después de muchas horas de trabajo y estudio.

Para las competencias estatales y nacionales -ella representa a Ciudad de México, donde nació- tiene una rutina de tres horas diarias de estudio.

Pero cuando se trata de ir a competir en torneos internacionales como las IMO o las Olimpiadas Europeas de mujeres, el asunto se vuelve más serio: concentrada y aislada en un lugar con sesiones diarias de casi nueve horas.

Ana Paula con sus medallas

Ana Paula Jimenez.
Ana Paula Jiménez ha recibido cerca de 24 medallas por su pasión por las matemáticas.

Todo esto acompañado por tutores y personas que guían a los competidores durante las prácticas.

“Nos pasamos las nueve horas resolviendo problemas. Es como el entrenamiento de un atleta para los Olímpicos”, señala.

Y como atleta para las olimpiadas, también tienen trabajos específicos para mejorar en sus campos.

“Se trabaja en cuatro áreas: geometría, álgebra, teoría de números y matemáticas discretas”, dice.

“Me va muy bien en geometría y en general tengo que trabajar un poco más en álgebra. Pero creo que me va bien en todas en general”.

¿Y no es mucho tiempo dedicado a resolver solo problemas? Responde que ella tiene claro el por qué de esas sesiones intensas.

“Una prueba en una olimpiada internacional dura cuatro horas. Te dan tres problemas para resolver en cuatro horas”, relata.

Olimpiadas internacionales

Hace cuatro años comenzó a competir de manera internacional, tras la experiencia adquirida en competencias nacionales.

Después de ganar cuatro medallas, dos de oro y dos de plata en las Olimpiadas Europeas Femeninas, uno de los más grandes retos le llegó en 2019: la Olimpiada Internacional de Matemáticas, que se realizó en la localidad de Bath, en el suroeste de Reino Unido.

Medalla de oro para Ana Paula Jimenez

Getty Images
Jiménez recibió una medalla de oro en la Olimpiada Matemática Europea Femenina.

“Es un reto, porque solo el 10% de quienes compiten allí son mujeres, así que se siente bastante presión”, señala.

En Bath, después de varias tensas pruebas, logró quedarse con la medalla de bronce.

“Fue muy emocionante, porque durante varios días compartes con personas de todo alrededor del mundo que también tienen esta misma pasión por las matemáticas”, señala Jiménez.

Este año, de forma virtual, volvió a repetir la hazaña. Se convirtió en la primera mujer mexicana en ganar dos medallas de bronce en una IMO.

Mujeres y matemáticas

Uno de los reconocimientos que recibió se debió a su notable desempeño en las IMO, el premio Maryam Mirzakhani.

Este galardón fue creado en 2017 para reconocer el desempeño de las mujeres en las Olimpiadas Internacionales. Ese mismo año falleció, a los 40 años, la matemática iraní Maryam Mirzakhani, quien ha sido la única mujer en recibir la medalla Fields, considerada el Nobel de esta disciplina.

Para mí fue muy importante ese reconocimiento, porque algo que queda claro desde que entras en esto es que hay un prejuicio de que las mujeres no somos buenas para las matemáticas”, señala.

“Y para mí fue muy importante tener en mi proceso a otras mujeres como entrenadoras. Por ejemplo, Olga Medrano, que fue la primera mexicana en ganar una medalla en las Olimpiadas Europeas”, agrega.

Ahora Jiménez terminó el colegio y entró en la universidad, por supuesto siguiendo la carrera de matemáticas.

“Para mí las matemáticas son arte. Pero también ganas. Dedicación. Perseverancia. Es algo que ha estado presente en mi vida durante mucho tiempo”, concluye.

A punto de colgar, le pregunto cuál es la solución al problema enunciado por Black.

“La solución es que el rompecabezas que él propone no se puede completar. Pero cuesta bastante tiempo llegar a esa respuesta”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=aBKdOAVLVEc

https://www.youtube.com/watch?v=0fHkEolNWFc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.