close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Copa América: 5 claves y una duda del triunfo de Colombia sobre Brasil
La revancha de la selección colombiana sobre Canarinha tuvo un sabor especial por el delicado momento en el que llegó al partido y de forma en la que impulsó su futbol.
Por BBCMundo
18 de junio, 2015
Comparte
Captura de pantalla 2015-06-18 a las 8

Colombia celebra sin reservas, con el derecho que da la razón, con alivio y con el sabor dulce que da la revancha en el fútbol.

12 meses después del llanto de James Rodríguez y la consolación de David Luiz tras la eliminación del Mundial, Colombia se vengó de Brasil y recuperó su cartel de candidato en la Copa América de Chile.

La tercera victoria de su historia frente a la Canarinha llegó en un momento crucial en el proyecto del técnico José Pekerman, cuestionado tras la derrota frente a Venezuela en su debut.

El choque en Santiago fue la oportunidad para la reivindicación y Colombia no la desperdició, además de develar las falencias del combinado brasileño.

BBC Mundo te explica cinco claves de la victoria colombiana y la gran duda que quedó de cara a sus próximos partidos en la fiesta del fútbol sudamericano.

1. Intensidad

Colombia salió desde el minuto inicial a comerse a Brasil y a borrar las críticas que pesaron sobre la selección tras su apática actuación frente a Venezuela.

Con la rabia latente por la eliminación en el Mundial de Brasil, que están convencidos se debió a la excesiva violencia del equipo dirigido entonces por Luiz Felipe Scolari y al tanto anulado a Mario Yepes -que realmente no fue gol-,Colombia luchó en cada centímetro del terreno de juego y desconectó el mediocampo brasileño.

Fue así que en los primeros 45 minutos ahogó a Brasil contra el arco de Jefferson y de tanto merodear el área consiguió la oportunidad para desnivelar el marcador.

2. Teo y “La Roca”

Fueron muchos los jugadores colombianos que aumentaron su nivel y reaccionaron al apático desempeño colectivo del primer duelo en Chile, pero hubo dos que marcaron las diferencias.

Teófilo Gutiérrez y Carlos Sánchez se multiplicaron para ganar las batallas en dos sectores cruciales el partido: el centro del campo y en tres cuartos de cancha.

Teo se internó constantemente entre líneas para abrir espacios, combinarse con James y Cuadrado y dejar asistencias de calidad para sus compañeros, que no fueron aprovechadas.

La Roca fue todo lo contrario, un destructor nato que se multiplicó para cubrir cada milímetro de su línea de defensa.

Su contribución fue decisiva para doblar la marca constantemente sobre Neymar y no permitir que el brasileño lograra conectarse con sus compañeros.

3. Efectividad

De eso se trata el fútbol, de meter goles o al menos uno. Colombia lo hizo, Brasil no.

Los dirigidos por José Perkeman generaron un torbellino de oportunidades en la primera parte y a lo largo del partido, pero solo uno de los 15 disparos que tuvieron fue a portería: el de Jason Murillo, el 1-0.

No es que Brasil haya tenido muchas más opciones, pero desperdició la dos claras que se le presentaron a lo largo de los 90 minutos.

Primero fue Neymar el que no logró superar la gran estirada del portero David Ospina cuando cabeceó solo en el área y luego fue Roberto Firmino, que elevó su disparó por encima del larguero sin nadie en el arco.

4. Locales

El estadio Monumental David Arellano de Santiago fue una fiesta colombiana desde el inicio y fue crucial el empuje de los aficionados a los jugadores.

El constante aliento de la grada -al que se sumaron chilenos, argentinos y otras nacionalidades sudamericanas– dejaron en claro desde el primer minuto para qué lado se decantaba la balanza de preferencias.

Eso sirvió para que Colombia se creciera y para que Brasil jugara presionado por el ambiente en su contra.

No es casualidad que de las tres victorias colombianas sobre Brasil en su historia, dos hayan sido en territorio chileno.

La anterior fue precisamente en la Copa América disputada en el país austral en 1991, cuando Colombia ganó en Viña del Mar con goles de Antony De Ávila y Arnoldo Iguarán.

5. Neymar

El astro brasileño es un oasis de calidad en medio de un desierto de jugadores que no bailan a su ritmo y eso hizo que fuera el objetivo número uno de la defensa colombiana.

Si hace un año fue James el que recibió el trato especial de las piernas brasileñas, este miércoles fue Neymar el receptor de la mayoría de las entradas colombianas.

Neymar fue perdiendo su fútbol con el paso de los minutos y tal fue su frustración que de víctima pasó a ser el agresor.

El capitán de la Canarinhareaccionó tras concretarse la derrota de Brasil con un potente disparo a la espalda de Pablo Armero mientras el defensor estaba celebrando.

Esto generó una trifulca sobre el terreno de juego que terminó con su expulsión y la del colombiano Carlos Bacca.

Ahora Neymar se perderá el partido que cierra la fase de grupos frente a Venezuela.

* Falcao (la duda)

El capitán de Colombia no está al mismo ritmo de sus compañeros. Con problemas para controlar y aguantar el balón, su fútbol se reduce a lo que parece una constante lucha entre lo que recuerda su mente de lo que fue capaz de hacer y la realidad que le imponen sus piernas.

Lucha, se faja y hasta participó en el gol de Murillo, pero su poca contribución en el juego colombiano hace que surjan voces pidiendo a gritos a Jackson Martínez y Bacca, aunque este último está expulsado.

La única oportunidad clara que tuvo Falcao en el partido la desperdició.

Fue una jugada que empezó con un gran pase en profundidad de James y que Teo, a la carrera y de espalda, bajó con el pecho para dejar el balón al borde del área, esperando ser enviado al fondo de la red.

Pero Falcao le pegó mal y la pelota se fue a regañadientes contra las vallas de publicidad.

La duda es si Pekerman seguirá confiando a su jugador “inamovible”.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Getty Images
La difícil situación de los miles de médicos cubanos que se quedaron en Brasil tras la llegada de Bolsonaro al poder
Más de 2,500 médicos cubanos decidieron quedarse en Brasil tras retirarse Cuba del programa "Más Médicos" y ahora son considerados desertores por el gobierno de La Habana. BBC Mundo habló con varios de ellos sobre la difícil situación a la que se enfrentan.
Getty Images
19 de marzo, 2019
Comparte

“Antiguamente nos veían como dioses, hoy en día nos ven como nada”.

La doctora cubana Yulia Molina Hernández no sabe qué otras puertas tocar para salir de la situación en la que se encuentra.

Molina llegó a Brasil hace cinco años como parte del programa internacional “Mais Medicos” (Más Médicos), una iniciativa puesta en marcha en 2013 por la entonces presidenta de Brasil Dilma Rousseff para facilitar la atención médica básica en áreas desfavorecidas y remotas del país.

El pasado mes de noviembre, Cuba anunció su retirada del programa por las condiciones impuestas por el nuevo presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.

La decisión dejó a más de 8,000 médicos cubanos ante el dilema de regresar a la isla o permanecer en Brasil y ser considerados desertores por el gobierno cubano.

Más de 2,500 optaron por quedarse y ahora denuncian la precariedad en la que se encuentran: no pueden ejercer la medicina y tampoco encuentran otro tipo de trabajos.

“Uno se cansa de ser explotado”

“Realmente liberarme o romper con Cuba -soy de la opinión de que no soy desertora porque nunca me interesó ser militar y nunca lo fui- es algo que ya venía pensando hacía mucho tiempo”, le cuenta la médica Surizaday Fernández a BBC Mundo.

Surizaday Fernández

Surizaday Fernández
La doctora cubana Surizaday Fernández, de 31 años, llegó a Brasil en agosto de 2017.

“Uno se cansa de ser explotado, al final pierdes años de vida, pierdes tiempo de estar con tu familia, pierdes muchas cosas. Tenía la decisión tomada”.

Pese a esto, Fernández, de 31 años, quedó paralizada cuando se enteró de que Cuba se retiraba del programa Más Médicos.

“Iba caminando y me quedé en shock, no sabía si ir para adelante o para atrás. Al ganar Bolsonaro sabía que Cuba nos iba a recoger, pero no imaginé que fuera así”.

Fernández vivía entonces en Cunha Porã, un pequeño municipio en el estado de Santa Catarina, en el sur del país, desde donde se trasladó a otros municipios para poder encontrar empleo.

Ahí empezó su odisea, semejante a la de muchos de sus colegas.

Una difícil búsqueda

Tras el anuncio de la retirada de Cuba del programa Más Médicos, Bolsonaro dijo que los doctores cubanos que quisieran quedarse en el país recibirían asilo y podrían trabajar como médicos si revalidaban su título.

Joan Rodríguez

Joan Rodríguez
Joan Rodríguez está viviendo con otra doctora cubana en casa de una mujer brasileña que no les cobra alquiler.

Sin embargo, la realidad está siendo mucho más complicada, como relata el médico Joan Rodríguez.

“Llegué a Brasil en junio de 2017 y estuve trabajando normal hasta la cancelación del programa. Aguanté dos meses con los ahorros que tenía. A finales de diciembre pasado, el gobierno brasileño creó un edital, que es como una convocatoria pública, para cubrir las 8,500 plazas que el gobierno cubano había sacado.

“Los cubanos pudimos inscribirnos, pero el día antes de poder optar a una plaza se nos eliminó el derecho. Se nos dijo que podíamos ir a las policías federales de cada estado para pedir refugio.

“Nos dieron un papel, la solicitud de refugio, con el que pudimos ir al Ministerio de Trabajo y pedir una cartera de trabajo, que es como el permiso para poder trabajar en Brasil”, explica.

La cartera de trabajo no le ha servido de mucho hasta ahora.

“Cuando caen en cuenta de que somos cubanos y que éramos integrantes del programa Más Médicos, ahí se nos cierran todas las puertas de trabajo“, lamenta.

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil

Getty Images
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, anunció nuevas condiciones para el programa “Más Médicos” nada más ganar las elecciones presidenciales en su país.

“Muchas personas cuando se enteran de que somos médicos nos dicen que no nos pueden ofrecer trabajo porque nuestro nivel jerárquico es superior.

“Fuimos médicos, sí, pero hoy en estos momentos no somos nada, somos como cualquiera, necesitando trabajo para poder subsistir”, sostiene.

BBC Mundo intentó conocer la posición del Ministerio de Salud de Brasil, pero hasta el momento de publicación de esta nota no obtuvo respuesta.

Mala situación económica

Yulia Molina ha chocado con los mismos obstáculos que Rodríguez.

Yulia Molina y su enfermera

Yulia Molina
Yulia Molina (izquierda) lleva dos años sin encontrar trabajo en Brasil.

Su historia es similar a la de sus colegas, aunque con matices. Ella no salió del programa cuando Cuba lo cerró, sino hace dos años porque estaba embarazada, con una amenaza de embarazo pretérmino, y Cuba le exigía regresar en ese estado.

“Como no quise regresar para no poner en riesgo mi vida ni la de mi hijo, ellos me dieron como desertora. ‘O te vas o te quedas’. Esa fue la opción que me dieron, y me quedé”, le dice Molina a BBC Mundo.

Esta médica de 34 años vive en el nordeste del país, donde la economía no atraviesa su mejor momento.

“La entrada de dinero donde vivo es mucho más pobre porque las cosas son mucho más caras. Lo que compras en el sur por un precio, aquí te lo venden por el doble. Llevo dos años sin trabajar.

“No encuentro trabajo porque soy doctora, me da igual, ¡yo solo quiero trabajar!, ‘pero usted es una doctora’, me dicen.

“Son trabas que nos colocan, sin motivo ninguno. Lo que hay es una xenofobia con cualquier extranjero, no solo con los cubanos. Antiguamente nos veían como dioses, hoy en día nos ven como nada”, expone.

Médicos cubanos regresando de Brasil a Cuba

Getty Images
Miles de médicos cubanos empaquetaron sus cosas y regresaron a Cuba tras la retirada de su país del programa internacional “Más Médicos”.

Molina se considera afortunada porque al menos su esposo tiene trabajo. Dice conocer a muchos compatriotas que están pasando por situaciones muy delicadas.

“Conozco casos de gente que viven 15 en una casa para poder pagar la renta, alimentándose de la forma menos saludable posible, colegas que están desesperados, muchos pensando en salir en caravanas”.

Objetivo Estados Unidos

Los médicos cubanos con los que habló BBC Mundo coinciden en que la opción de la revalidación del título es prácticamente inalcanzable. El principal obstáculo, cuentan, es que el gobierno cubano les retiene la documentación y sin estos papeles no hay nada que puedan hacer.

Volver a Cuba está fuera de la ecuación. Al ser considerados desertores, estos médicos no pueden regresar a la isla hasta dentro de ocho años. Si el gobierno cubano decidiera hacer excepciones y permitirles el retorno, los doctores temen el trato que recibirían.

Así, Yulia Molina, Joan Rodríguez, Surizaday Fernández y la mayoría de sus colegas paralizados en Brasil tienen la mirada puesta en Estados Unidos.

“El futuro de nosotros es bien incierto. Nos hemos dado cuenta de que en este país no nos podemos quedar. A principios del mes de enero, el senador republicano Marco Rubio llevó la propuesta de reapertura en EE.UU. del parole que Obama cerró en enero de 2017″, señala Rodríguez.

Senadores Marco Rubio y Bob Menéndez

Getty Images
El pasado mes de enero, los senadores Marco Rubio (izquierda) y Bob Menéndez presentaron una propuesta de resolución para que se reabra el Programa de Permisos para Profesionales Médicos Cubanos.

El parole del que habla el médico es el Programa de Permisos para Profesionales Médicos Cubanos (CMPP, por sus siglas en inglés) que se puso en marcha en 2006 y por el que se le permitía al personal médico cubano que estaba en otros países (es decir, que no estaban en Cuba ni Estados Unidos) solicitar permiso de ingreso en una embajada o consulado estadounidense.

El 12 de enero de 2017, EE.UU. y Cuba firmaron un acuerdo para normalizar su relación en políticas migratorias y el Departamento de Seguridad Nacional estadounidense dio por terminado el CMPP.

Molina tiene la misma esperanza que Rodríguez.

“La única alternativa real sería la apertura del parole que es por lo que estamos luchando hoy en día. Esto no es una historia, no es que estemos fingiendo. Y no es que vaya a mejorar, no es que veamos un mejor futuro en Brasil”.

Doctores cubanos participantes en el programa Más Médicos en Brasil

Getty Images
Muchos de los médicos cubanos que se quedaron en Brasil no consiguen encontrar empleo, aunque sea en otros sectores.

Por su parte, Fernández tiene claro que no se va a quedar de brazos cruzados.

“Cuando decidí quedarme fuera de Cuba decidí tirar hacia adelante. Asumí que no ejercería la medicina por mucho tiempo, quizá nunca más”, admite.

Yo no voy para atrás ni para coger impulso. Siempre con la esperanza de que el parole se abra y tener la oportunidad de, más adelante, hacer otra formación. En EE.UU. tienen programas de estudio, más posibilidades de empleo, de tener una vida normal, digna.

“Estudié seis años que me costó mi sacrificio, mi esfuerzo y el de mi familia, de más nadie. No admito que una persona venga a tratarme como si yo fuera basura. Yo trabajo en lo que sea, en lo que me toque, pero que se me respete“.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=GCO92Wbx4Wg

https://www.youtube.com/watch?v=VhMGk9zH0Zo

https://www.youtube.com/watch?v=QWwnV83nGzY

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.