El número de posibles delitos electorales crece al doble en estas votaciones
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

El número de posibles delitos electorales crece al doble en estas votaciones

El Partido Verde repitió la misma irregularidad que en la votación del 1 de julio del 2012. La Fiscalía informó que investigaría pero en tres años no pasó nada.
Cuartoscuro
Por Arturo Ángel
9 de junio, 2015
Comparte
Simpatizantes del PRI en Tixtla realizaron una marcha "Por la paz"  y luego intentaron tomar el Ayuntamiento. Foto: Cuartoscuro

Simpatizantes del PRI en Tixtla realizaron una marcha “Por la paz” y luego intentaron tomar el Ayuntamiento. Foto: Cuartoscuro

El boicot no llegó a la elección del domingo pero en cuanto a denuncias el balance fue muy negativo: casi 150 averiguaciones abiertas por delitos electorales, más del doble en comparación con la votación federal pasada, la del 1 de julio del 2012, en la que además de legisladores se eligió al presidente. El incremento fue del 135 por ciento.

Compra de votos y falsificación de credenciales de elector, pero también enfrentamientos, saqueo de casillas y destrucción de urnas, fueron los delitos que impulsaron la apertura de decenas de investigaciones el domingo pasado.

En total, según datos de la Fiscalía Especializada para Delitos Electorales (FEPADE) se iniciaron 146 averiguaciones previas y carpetas de investigación (como se les conoce en el nuevo sistema penal) exclusivamente por probables delitos cometidos durante la jornada de votaciones del domingo 7 de junio.

Dicha cifra es un incremento significativo en comparación con las 62 que la misma Fiscalía abrió en todo el país durante los comicios federales del 1 de julio del 2012.

Otro dato que evidencia el disparo de la incidencia delictiva durante la jornada de votación del domingo fue el de las denuncias que se presentaron y quedaron registradas en un expediente. La FEPADE informó que el domingo se iniciaron mil 136 actas por las denuncias de posibles hechos ilegales, un alza del 87 por ciento en comparación con las 605 actas que se abrieron en la votación de hace tres años.

Incluso los reportes para avisar de irregularidades subieron. En los comicios del domingo FEPADE reportó la recepción de mil 163 llamadas y 214 correos electrónicos de denuncia, mientras que en la votación del 2012 fueron 297 llamadas y 70 correos electrónicos.

En lo que hubo coincidencia entre las dos jornadas, fue que el Distrito Federal registró el mayor número de incidentes reportados. Aunque los resultados no se han detallado, fuentes consultadas indicaron que casi la tercera parte de las denuncias que registró la Fiscalía el 7 de junio provinieron de la capital del país.

El titular de la FEPADE Santiago Nieto – el primero elegido por el Senado y no por el procurador de la República – dijo que poco más de 180 agentes del Ministerio Público participaron en el despliegue realizado el día de las elecciones para dar seguimiento a las denuncias que se presentaron.

Este despliegue fue prácticamente el mismo en cuanto a dimensiones del que se desarrolló en el 2012 cuando FEPADE movilizó a más de 170 agentes ministeriales en 118 unidades móviles y 67 módulos interactivos.

En ambas elecciones funcionaron los mismos canales de denuncia aunque este año se implementaron acciones, según lo señalado por funcionarios de la misma Fiscalía, para fortalecer el trabajo de investigación de campo.

Detenidos… por un rato

La FEPADE informó que 57 personas fueron detenidas como resultado de las denuncias presentadas a esa instancia solo durante la jornada de votación del domingo. Esto con independencia de las personas que también fueron presentadas ante las fiscalías electorales locales por otros hechos.

El fiscal Santiago Nieto detalló que el motivo de dichas detenciones fueron averiguaciones por denuncias de compra de votos y credenciales de elector, destrucción de material electoral y acciones para obstaculizar al Instituto Nacional Electoral en sus funciones.

Los ilícitos se encuentran contemplados en la Ley General en Materia de Delitos Electorales publicada apenas en 2014 y que por primera vez homologa este tipo de delitos así como las sanciones.

Aunque en todos los casos se contemplan penas de cárcel para los involucrados, se trata en su mayoría de delitos no graves que alcanzan libertad bajo fianza.

Por ejemplo, las personas que robaron el material de las casillas y luego lo destruyeron o quemaron en Oaxaca, Guerrero y Chiapas, alcanzan como mucho una pena de seis años y eso si se considera la agravante del uso de la violencia, según lo establecido en el artículo 7 fracción IV. En cualquier caso los eventuales consignados podrán salir bajo fianza.

En cambio, la ley castiga con mucha mayor severidad a quien utilice una credencial de elector falsa pues ahí la multa podría ser hasta de siete años de prisión de acuerdo con el artículo 1, aunque también existe la posibilidad de que la persona detenida alcanza la libertad bajo caución si es consignada.

De acuerdo con fuentes federales, la FEPADE tenía pruebas para proceder penalmente por alguno de los delitos mencionados en contra de la tercera parte de los detenidos, mientras que el resto quedarían en libertad bajo reservas de ley.

Por otra parte, a nivel Distrito Federal la Procuraduría General de Justicia informó oficialmente que detuvo a once personas durante la jornada de votación del domingo, la mayoría por intentos de compra de votos y anticipó ya que todos alcanzarán la libertad bajo fianza.

La única excepción es el caso de una presidenta de casilla en Coyoacán,  Bertha Hernández Gallegos , quien fue detenida luego de que sus compañeros la descubrieron ocultando pare de las boletas electorales. En este caso la Procuraduría dijo que envió el caso a la Fiscalía de la PGR por ser hechos de su competencia.

De acuerdo con el artículo 8 fracción IV, Hernández podría alcanzar una pena de hasta seis años de cárcel por el mal uso del material electoral aunque, como en la mayoría de estos casos, alcanzaría la libertad con el pago de una caución.

Los mensajes verdes

Una coincidencia entre la jornada de votación del 1 de julio el 2012 y el pasado 7 de junio fue la polémica generada por mensajes supuestamente atribuibles al Partido Verde Ecologista de México, sin que se haya comprobado todavía, si se cometió un delito electoral con la transmisión de los mismos.

En la votación de hace tres años los señalamientos surgieron por el envío de mensajes a través de teléfonos celulares, sobre todo mensajes tipo SMS, en los que se pedía el voto a favor del partido Verde. Además, figuras públicas difundieron en plena jornada electoral mensajes en Twitter donde promocionaban su voto por ese partido.

La entonces titular de la FEPADE Imelda Calvillo Tello, dijo que estos reportes serían investigados para esclarecer si se pudo haber cometido un delito con la difusión de los mensajes en plena jornada de votación. Pero en los meses siguientes ya no se dio a conocer resultado o avance alguno en torno a estos hechos-

La historia prácticamente se repitió el pasado 7 de junio sobre todo a través de Twitter con la difusión – todo parece indicar que orquestada – de múltiples mensajes de personalidades promocionando su voto en favor del “Verde”. El Instituto nacional Electoral anunció que investigaría estos hechos y pidió a los autores de los tuits que se abstuvieran de hacerlo.

En la Fiscalía indicaron que esperarán al reporte o denuncia que presente el INE en torno a estos mensajes para identificar si pudo cometerse algún delito en materia electoral e iniciar la averiguación previa correspondiente.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Gentileza familia Cañizare Simone

La familia argentina que quedó varada por el COVID en otro país y decidió no volver

Una pareja argentina con dos hijos viajaron en marzo a Palma, España, para la boda de un pariente. Los sorprendió la pandemia y quedaron varados. Por la cuarentena, los altos costos de los pasajes de avión y la situación económica en Argentina, decidieron quedarse en España a empezar una nueva vida.
Gentileza familia Cañizare Simone
24 de julio, 2020
Comparte

Muchas veces pensaron en emigrar, pero nunca se imaginaron que sería así, de una manera “brusca” y por una pandemia.

Esta es la historia de una familia argentina -mis cuñados para ser más precisos- que el pasado marzo viajó a España para la boda de una sobrina y quedó varada por la cuarentena del nuevo coronavirus.

Mientras los días transcurrían con las fronteras cerradas, con cada vez menos dinero en los bolsillos y sin certezas en el corto plazo tanto sobre la evolución del COVID-19 y la situación económica en Argentina, los Cañizare-Simone, un matrimonio de clase media en sus 40 años con dos hijos, decidieron dejar todo atrás y empezar una nueva vida en el país donde quedaron varados.

¿Cómo es abandonar todo de un día para otro y qué esperan en esta nueva etapa?

Un viaje planeado

Juan (43 años), Valeria (41), Agustín (21) y Julián (14) partieron el 3 de marzo de este año hacia Palma, en Mallorca, la más grande de las Islas Baleares, en España.

El motivo del viaje era la boda de la sobrina de Juan, el 14 de ese mes.

“Veníamos ahorrando para el viaje desde hacía un año”, me cuenta Valeria por teléfono.

Cala Mondragó, en el sur de Mallorca.

Gentileza familia Cañizare Simone
Cala Mondragó, una de las playas en el sur de Mallorca.

En Argentina, la familia vivía en Avellaneda, un barrio del sur del Gran Buenos Aires, donde Valeria trabajaba como empleada administrativa, Juan estaba como encargado en una tienda de arreglos de autos y Agustín, el mayor de los hijos, como repositor de supermercados.

En España los esperaba la familia de Juan: sus padres, hermanos y sobrinos, que, a su vez, emigraron de Argentina en 2001 durante la grave crisis político-económica que atravesó el país y que los había dejado sin empleo.

Cuando los Cañizare-Simone llegaron a Mallorca, a principios de marzo, empezaban a aparecer los primeros casos de COVID-19 en España.

Pero para cuando estaba prevista la ceremonia, “los chicos no sabían si se iban a poder casar porque estaban suspendiendo todo”, explican Valeria y Juan.

Map

Ellos cuentan que la policía llegó a salón de fiestas en Puerto Cristo, en el oeste de la isla, dos veces durante la noche del 14 de marzo, pero finalmente pudieron terminar la celebración.

Al día siguiente inició la cuarentena estricta en el país.

La pandemia

El gobierno español decretó el estado de alarma y la cuarentena nacional a partir del 15 de marzo en España. Argentina hizo lo propio el 19 de marzo.

La familia tenía pasaje de vuelta para el 21, pero las fronteras en Argentina se habían cerrado para esa fecha.

“Nos llenamos de dudas. Siempre pensamos que esto iba a ser algo de días y que íbamos a volver”, recuerda Valeria. “Pero ¿si no era así? ¿Qué hacíamos?”, se pregunta.

En ese momento, mientras cumplían la cuarentena en la casa de uno de los parientes en Manacor, un pueblo a unos 50 km al oeste de Palma, en medio de la angustia y la incertidumbre empezaron a pensar en soluciones alternativas.

La familia durante el casamiento.

Gentileza familia Cañizare Simone
La familia viajó a Mallorca para la boda de una sobrina.

“Más que nada por el tema de plata porque ¿cómo nos íbamos a mantener?”, dicen.

Tres miembros de la familia cuentan con doble nacionalidad (argentina-española), entonces, a finales de marzo, iniciaron los trámites para adquirir el DNI español con la idea de poder conseguir trabajo.

Las esperanzas de poder volver a Argentina no las perdían, pero se fueron diluyendo con las cuatro cancelaciones de vuelos que recibieron entre marzo y junio pasado.

Además estaba la cuestión del dinero. No podían hacerle frente a los 575 euros que les costaba cada pasaje para regresar.

“Los vuelos que podían salir eran los de Aerolíneas Argentinas, (ellos habían adquirido los tickets con Air Europa) y había que comprarlos. Era una plata que no teníamos”, cuentan.

Agustín Cañizare

Gentileza familia Cañizare Simone
Agustín espera encontrar pronto trabajo en su nuevo país.

Cuando les cancelaron el último vuelo en junio y les informaron que Argentina no abriría sus fronteras hasta septiembre, llegó el momento de decidir seriamente cómo seguir.

Los miedos

El momento clave llegó cuando Juan se contactó con su empleador en Argentina y se le informó que existía la posibilidad de tramitar el pase a la sucursal que tiene la compañía en Palma.

“A finales de junio, el mismo día que nos llamaron de recursos humanos de acá, nos avisan del consulado argentino que había un vuelo para volver y ahí les dijimos que no lo tomaríamos“, detalla Valeria.

Ella describe que fue una decisión que tomaron los cuatro integrantes de la familia, pero que los miedos siguen estando presentes.

“Tengo miedo de que los chicos no se adapten, a que seamos discriminados, a extrañar”, confiesa.

“Temo que los chicos el día de mañana se quieran volver. No sería grave, pero ya me hice a la idea de vivir acá con una mejor calidad de vida. Si yo me veía acá era por la inseguridad que sentíamos allá“, admite.

Si bien Buenos Aires cuenta con un índice de homicidios bajo con respecto a otras capitales de América Latina (4,7 por 100,000 habitantes) esto no quiere decir que el problema de la inseguridad no exista.

Valeria Simone

Gentileza familia Cañizare Simone
Valeria ansía que puedan alquilar una casa para volver a vivir los cuatro juntos.

“La mayoría de las actividades delictivas que ocurren en Buenos Aires se dan en la periferia de la ciudad. Específicamente en barrios formales e informales del Gran Buenos Aires y albergan a la mayoría de los grupos a cargo del tráfico de drogas al menudeo”, detalla Insight Crime, una organización dedicada al estudio del crimen organizado en América Latina y el Caribe.

“Estar con el corazón en la boca cada vez que los chicos salen no me gustaría volver a vivirlo”, dice Juan.

Otro factor que preocupaba a la familia era la incertidumbre laboral en Argentina.

Si bien ellos habían tomado vacaciones, en medio de la cuarentena el regreso a sus puestos de trabajo era incierto y su futuro laboral también.

Todo esto en medio de un país que registró una tasa de desempleo del 10,4% en el primer trimestre de este año, sin contar el impacto de la pandemia, y con más del 30% de la gente en la pobreza.

La esperanza

En Buenos Aires, los dos adolescentes jugaban al balonmano en el club Arsenal de Sarandí.

familia Cañizare Simone

Gentileza familia Cañizare Simone
Pese a las dificultades y la incertidumbre, la familia nunca pierde el humor.

Ahora en Palma, Julián el más pequeño, pudo retomar el entrenamiento en el club local, Sispal Marratxi, y el próximo mes lo hará Agustín.

“Por suerte pude arrancar y al menos puedo pasarla bien un rato“, me cuenta Julián que está empezando a conocer a los compañeros del club mientras espera ingresar a la escuela cuando se retomen las clases tras la pandemia.

“En este tiempo tengo que aprender catalán”, dice, que junto al castellano son las lenguas oficiales de las Islas Baleares.

“Tengo ganas (de empezar), pero más por tener amistades y a alguien para salir, pero por los estudios, no mucho”, asegura riéndose.

Agustín, por su parte, se está acostumbrando como puede y dice que el cambio le resulta extraño.

“Fue brusco, la adaptación me está costando”, reconoce.

Palma de Mallorca el 16 de julio.

Getty Images
La actividad sigue frenada en Malloca por la pandemia, una isla cuya actividad económica fuerte es el turismo.

Cuenta que está buscando empleo, pero con el DNI aún en proceso y en medio de la pandemia, las cosas no son fáciles.

“Estoy buscando trabajo de lo que sea. No estoy para elegir”, afirma.

Pero está esperanzado y le gusta su nuevo país.

“Acá se está bien, se vive de otra forma. Cuando estaba en la calle en Argentina estaba todo el tiempo pendiente de que no se ponga una moto al lado, que venga alguien con un cuchillo o un arma, y acá vas tranquilo. Claro que hay inseguridad, pero es otra mentalidad”, detalla.

“Si todo sale bien como lo pienso, me veo mucho mejor acá que en Argentina”, resume.

India, perra.

Gentileza familia Cañizare Simone
“India”, la perra beagle de 7 años que los espera en Buenos Aires.

La familia recién se está acomodando. Aún no tienen un lugar para vivir todos juntos, ni ropa de verano que ponerse.

Pero están más tranquilos con la decisión tomada y Juan se está adaptando a su nuevo trabajo. “La gente me recibió bien”, afirma.

En Buenos Aires quedó “India”, su perra beagle de 7 años.

“Si hoy tuviera la posibilidad de traspasar la mano por el teléfono y pudiera agarrar una sola cosa, agarro la perra”, asegura Valeria riéndose.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=FkdL3esx7t0

https://www.youtube.com/watch?v=CpXyvmEz-ts

https://www.youtube.com/watch?v=Fq8jbuaUW0M

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.