Guatemala obliga a personas indígenas a cambiarse el nombre
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Plaza Pública

Guatemala obliga a personas indígenas a cambiarse el nombre

Al modo occidental, el apellido y nombre de Francisco son lo mismo. Pero los usos y costumbres del pueblo Q’anjob’al son diferentes: no existe diferenciación entre el nombre propio y los apellidos. El nombre se fija en base a una relación de parentesco lineal con la familia del padre, por lo que el hijo mayor recibe los mismos nombres que su papá, pero al revés
Plaza Pública
Por Daniel Villatoro
27 de junio, 2015
Comparte

* Daniel Villatoro (1993) es periodista guatemalteco de Plaza Publica. Es uno de los 16 integrantes de la Red Latinoamericana de Jóvenes Periodistas, iniciativa inédita para impulsar el periodismo regional y destacar nuevos talentos. 

La lucha de los pueblos originarios de Guatemala para defender sus nombres. Foto: Aida Noriega / Plaza Pública

La lucha de los pueblos originarios de Guatemala para defender sus nombres. Foto: Aida Noriega / Plaza Pública

Cuando Francisco Pedro Francisco se presentó a las autoridades para tramitar su nuevo documento de identificación recibió una propuesta que sonaba a orden: Cámbiese el nombre.

Sucedió en San Juan Ixcoy, un poblado de la región occidental de Guatemala, cercano a la frontera con México, en el que el 96% de los habitantes es indígena. Entre ellos, Francisco pertenece a una mayoría de la etnia Q’anjob’al, pueblo maya proveniente de las tierras de Chiapas desde antes de la colonia. La responsable de tramitar su documento le dijo que, antes de cualquier cosa, se tenía que cambiar el nombre, y al hacerlo tendría un documento plástico que incluye un chip, el cual al ser escaneado certificaría su nombre y su nacionalidad. Bondades de la modernidad.

Al modo occidental, el apellido y nombre de Francisco son lo mismo. Pero los usos y costumbres del pueblo Q’anjob’al son diferentes: no existe diferenciación entre el nombre propio y los apellidos. El nombre se fija en base a una relación de parentesco lineal con la familia del padre, por lo que el hijo mayor recibe los mismos nombres que su papá, pero al revés. Felipe Andrés Felipe. Conforme a la costumbre, la hija primogénita recibe el nombre de la mamá como primero y luego los nombres del papá. Eulalia Bacilio Juan.

El caso de Francisco no es único. Dos meses después Miguel Marroquín Miguel tuvo el mismo problema. Y así ha sucedido con otros q’anjob’ales que han tramitado su papelería.

Guisela Mayén —de tez blanca y pelo cano— socióloga, doctora en derecho indígena e investigadora cultural, escribe:

“En los pueblos Indígenas guatemaltecos, de habla Q´anjob´al , (…) prevalecen las formas de asignación del nombre, de acuerdo a las reglas utilizadas por las sociedades indígenas en el marco de su cultura. Sin embargo en Guatemala persiste el carácter de asimilación e integración forzada, a través del orden jurídico, que ha sufrido la población indígena desde la época colonial (…)

En las comunidades esto ayuda a reconocer a las personas y las familias de donde proceden.

(…) de esta manera ellos se perpetúan y se considera que así se le da respeto y se mantiene el origen de la familia”.

Mayén se ha encargado de estudiar la cultura maya, la manera en que se organizan políticamente y cómo encajan en el mundo legal del derecho. Sus análisis son parte del combustible de muchos procesos legales que buscan reivindicar las identidades no reconocidas de los mayas en el sistema jurídico oficial de Guatemala.

El acceso de los pueblos originarios a la justicia oficial está entrampado. Por ese recorrido es común encontrarse con pocos traductores que conocen pocas ramificaciones derivadas de los idiomas mayas. Es difícil encontrar a un operador de justicia que hable idiomas mayas. Las instituciones quedan lejos. Los trámites son tardados y costosos. Los ciudadanos desconocen sus derechos, tienen poca asesoría jurídica.

¿Son invisibles los pueblos originarios en Guatemala? Formalmente, no. El país centroamericano ha suscrito varios instrumentos jurídicos internacionales que defienden los derechos de la identidad de los pueblos indígenas y su Constitución establece que dichos tratados tienen preferencia sobre el derecho interno.

Por ejemplo, el Convenio 169 de la Organización Internacional de Trabajo establece en el artículo 13 que los pueblos indígenas tienen el derecho pleno de —entre su visión del desarrollo— atribuir nombres a sus comunidades, lugares y personas, y mantenerlos para la transmisión a generaciones futuras. El Estado guatemalteco está comprometido también a luchar contra toda discriminación al pleno derecho a tener registro de sus nombres propios.

La manera de nombrarse y las ideas detrás de la composición de un nombre varían entre las sociedades, pero forman parte de la identidad cultural de un pueblo.

La Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas apunta en la misma dirección. La igualdad entre pueblos y personas conlleva no ser objeto de discriminación en el goce de los derechos, en particular aquellos que se fundan en el origen o la identidad

Según la misma declaración, la libertad para determinar su propia identidad —de los q’anjob’ales en este caso— no menoscaba la garantía de poder obtener una ciudadanía en el Estado en el que vivan; y sin embargo ése es justo el problema de Francisco Pedro Francisco: el registro oficial. También el problema de Miguel Marroquín Miguel y muchos guatemaltecos más.

Waqib’aj es el nombre de la asociación que más ha luchado para que el Registro Nacional —a través de su política de identificación de personas— reconozca los nombres y las formas en que los pueblos se los asignan, a manera de sentar jurisprudencia. La lucha por este reconocimiento comenzó formalmente en el 2012 y tres años después continúa en fase de revisión y análisis por sus directores.

Las acciones legales que presentaron para demandar al Registro por la violación de los derechos de Francisco Pedro Francisco, Miguel Marroquín Miguel y Francisco Martín Méndez condujeron a una exhortativa de la Corte de Constitucionalidad de Guatemala: “Se le solicita a la autoridad recurrida, no violentar los derechos culturales en cuanto a la asignación de los nombres de los pueblos indígenas de ascendencia Maya, Q’anjob’al, Chuj, P’opti’, Akateka y Awakateka, al momento que soliciten el Documento Personal de Identificación”— leía el fallo de la corte.

La sentencia se logró en el segundo de tres casos documentados por Waqib’aj. El primero logró el reconocimiento del derecho agraviado, aunque declaraba sin materia la acusación a una empleada del registro por retardar el trámite de Francisco Pedro Francisco.

La audiencia de Francisco Pedro Francisco

En un salón largo de pisos de madera, con una mesa larga de madera tallada con el escudo nacional y un techo (de madera) con dinteles expuestos, se encuentran los encargados de velar por el cumplimiento de la Constitución de Guatemala.

Francisco Pedro Francisco se presentó ante ellos en audiencia el 24 de enero de 2013. En su idioma materno —el q’anjob’al— demandó a los magistrados respeto a su identidad, aduciendo que es su derecho. Señaló que tenía derecho al nombre propio y se le había violentado, así como el derecho a la igualdad ante la ley. Prescindió de la ayuda de un traductor. Le acompañó la abogada de Waqib’aj, Lorena Escobar. —¿A cuenta de qué el Estado va a obligarlo a él a cambiarse de nombre?— denunció Escobar al salir de la audiencia.

Francisco Pedro Francisco también salió de la Corte. Pantalones vaqueros, cincho de cuero y camisa a cuadros. Se volvió a colocar el sombrero que se quitó para hablar frente a la Corte y emprendió el camino de regreso a San Juan Ixcoy, el segundo pueblo con mayor población q’anjob’al de Guatemala y de toda América Latina. Sabía que la lucha por mantener su nombre es la lucha por conservar un mundo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Remdesivir: la polémica compra de EU de casi toda la existencia mundial del prometedor fármaco contra el COVID

En una transacción con la farmacéutica Gilead Sciences, Estados Unidos compró casi toda la existencia mundial del fármaco que combate el COVID-19 para los próximos tres meses.
2 de julio, 2020
Comparte

El gobierno de Donald Trump logró un polémico acuerdo para hacerse con todo el suministro mundial de los próximos tres meses de remdesivir, uno de los medicamentos más prometedores en el tratamiento del covid-19.

El medicamento, producido por la farmacéutica Gilead Sciences, es el primero en ser aprobado por las autoridades en EE.UU. para el tratamiento de la enfermedad.

Según el anuncio del Departamento de Salud y Servicios Humanos, el acuerdo con Gilead garantiza 500.000 tratamientos, equivalente al 100% de la producción de julio, 90% de la producción en agosto y 90% de la producción en septiembre.

La compra sucede cuando EE.UU. registra un alarmante repunte de nuevas infecciones de coronavirus. Es el país con más casos y con más muertes y lo expertos alertan de que el control total de la pandemia está lejos.

El acuerdo ha suscitado críticas por el acaparamiento del medicamento por un solo país que, además, cuenta con la mayor capacidad económica del planeta. Y hace pensar qué podría pasar cuando se descubra la vacuna contra la pandemia.

¿Qué es remdesivir?

Paciente tratado de covid-19

Getty Images
Se estima que remdesivir acorta la recuperación de covid-19 en cuatro días.

Remdesivir es un fármaco antiviral que ha sido utilizado contra el ébola. Actúa atacando una enzima que el virus necesita para replicarse dentro de nuestras células.

Su tratamiento ha sido aprobado en pacientes con covid-19 en Estados Unidos y Reino Unido, entre otros países.

Los resultados iniciales de pruebas clínicas indican que puede reducir el período de recuperación de la infección por unos cuatro días, pero todavía no hay evidencia que puede salvar más vidas.

Corea del Sur es uno de los países que ha empezado a distribuir sus existencias del medicamento para tratar pacientes con covid-19.

Según un comunicado de la agencia de control de enfermedades del país, la aplicación del tratamiento está “limitado a pacientes en estado severo de neumonía y que requieren terapia con oxígeno”.

¿Quién fabrica remdesivir?

Gilead

Getty Images
Gilead Sciences es una empresa farmacéutica estadounidense.

La empresa estadounidense Gilead Sciences produce el fármaco y tiene acuerdos con otras farmacéuticas en el sur de Asia para ampliar el suministro.

Gilead ha firmado pactos con cinco compañías de fármacos genéricos en India y Pakistán para producir dosis para 127 países.

Un tratamiento con remdesivir vale unos US$3.200 y consta de unas seis ampolletas en promedio.

La farmacéutica había donado el equivalente a 120.000 tratamientos del fármaco a Estados Unidos que empezaron a ser distribuidos el 29 de junio.

También donó cantidades de remdesivir a Corea del Sur, aunque no se sabe exactamente cuántas dosis. Según las autoridades surcoreanas, el gobierno está en negociaciones con la firma para comprar suministros en agosto.

El “increíble acuerdo” que logró Trump

Donald Trump hablando de remdesivir en abril de 2020

Getty Images
En abril, Trump declaró que los resultados clínicos de remdesivir eran “muy buena noticia”.

Este lunes, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU. (HHS, por sus siglas en inglés) anunció un acuerdo para garantizar grandes suministros del fármaco remdesivir para el país hasta fines de septiembre.

El HHS declaró que el presidente Trump había logrado “un increíble acuerdo para asegurar que los estadounidenses tengan acceso al primer tratamiento terapéutico de covid-19”.

Los hospitales podrán comprar el fármaco en cantidades que han sido asignadas por el HHS, que se encarga de distribuirlo a los departamentos estatales de salud según la carga de pacientes de covid-19.

El tratamiento se cobrará a los pacientes al costo, dicen las autoridades, y pagado a través de Medicare -el sistema de salud estatal para mayores de 65- o a través de seguro privado.

Una ampolleta de remdesivir

Getty Images
El tratamiento completo de remdesivir cuesta alrededor de US$3.200.

“Hasta donde sea posible, queremos asegurar que cada paciente estadounidense que necesite remdesivir pueda tenerlo”, dijo el HHS en su comunicado.

“La administración Trump está haciendo todo en su poder para aprender más sobre terapias contra covid-19 que puedan salvar vidas y asegurar el acceso a estas opciones del pueblo estadounidense”, añadió.

¿Qué reacciones ha habido?

La compra de EE.UU. de casi todo el suministro mundial de remdesivir ha generado preocupaciones de tipo ético sobre el comportamiento de gobiernos durante la crisis.

“En parte, era de esperarse”, expresó a la BBC el profesor Peter Horby, científico de la Universidad de Oxford, ya que la farmacéutica Gilead es una compañía comercial estadounidense que estaría bajo “ciertas presiones políticas locales”.

Trabajadora en un laboratorio en Egipto hace una prueba con remdesivir

Reuters
Muchos países colaboraron en las pruebas clínicas de remdesivir, dijo el profesor Horby.

No obstante señaló que el asunto “plantea dos preguntas muy importantes: ¿qué es el precio justo de un fármaco y qué es un acceso justo a un fármaco?

“Esos dos son asuntos comunes pero particularmente importantes en una crisis global como esta”, añadió.

El profesor Horby destacó que las pruebas clínicas que habían permitido que remdesivir saliera al mercado incluyeron la participación de pacientes en otros países.

Que EE.UU. ahora compre todo el suministro aborda serias consideraciones en caso de que se encuentre una vacuna contra el coronavirus.

“La empresas comerciales están hechas para comportarse así y necesitamos un marco mucho más fuerte si vamos a desarrollar estos productos y los vamos a usar para emergencias nacionales”, concluyó el académico.

Una boticaria sostiene una caja con el medicamento dexametasona

Getty Images
Reino Unido acaparó las existencias de dexametasona cuando se comprobó que beneficiaba a los pacientes graves de covid-19.

Por su parte, Nadhim Zahawi, subsecretario de Comercio en Reino Unido, manifestó que los gobiernos y las empresas deberían cooperar para garantizar el acceso a los tratamientos contra el virus.

El gobierno británico acaparó existencias de dexametasona, otro fármaco que ha probado ser efectivo en los pacientes más graves con covid-19, pero Zahawi indicó que la cooperación, en lugar de la competencia, debería ser el camino a seguir.

“El mejor resultado para todo el mundo es que trabajemos conjuntamente”, dijo el subsecretario.

“Al tratar de competir, creo que al final debilitamos todas nuestras estrategias”, afirmó.

¿Qué está pasando en EE.UU.?

Antony Fauci

Getty Images
El doctor Fauci dice que no le sorprendería ver 100.000 casos de coronavirus al día en EE.UU.

Estados Unidos se encuentra entre un grupo de países que enfrenta un auge alarmante de nuevas infecciones de coronavirus.

Los estados de Texas, Florida, Arizona y California son los más recientes epicentros del virus, aunque los líderes estatales y los funcionarios de las salud no concuerdan en la causa de los brotes.

Cuando este martes EE.UU. alcanzó un nuevo récord de infecciones diarias el principal experto en enfermedades infecciosas del país, manifestó su preocupación.

El doctor Anthony Fauci dijo que las cifras de más de 40.000 casos nuevos reportados cada día ponían a “todo el país en riesgo”.

Cuando se le preguntó cuántos casos se podrían esperar en EE.UU., dijo: “No estaría sorprendido si llegáramos a 100.000 al día”.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial



Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=mYv_EYYngC4

https://www.youtube.com/watch?v=-kpIq2W8Sqs

https://www.youtube.com/watch?v=yWqYCytyQS8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.