Las grandes científicas olvidadas por la ciencia
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Las grandes científicas olvidadas por la ciencia

Si se busca en internet un listado de los científicos más importantes del mundo, uno ve que casi todos son hombres. Esto no refleja la realidad. Te presentamos a algunas mujeres cuyos aportes fueron claves para la ciencia.
Por BBCMundo
26 de junio, 2015
Comparte
Dorothy Hodgkin
Dorothy Hodgkin, el “ama de casa de Oxford” que se ganó un Nobel.

Una búsqueda rápida en internet de los científicos más famosos del mundo arroja como resultado, entre otros, los nombres de Galileo Galilei, Albert Einstein, Isaac Newton, Charles Darwin, Stephen Hawking y Alexander Fleming.

Una de las pocas mujeres que aparece es Marie Curie, la física y química que descubrió la radiación y contribuyó a su aplicación en el campo de los rayos x.

Curie ganó dos premios Nobel, en Física y Química. Sin embargo, en 1911 rechazaron su ingreso a la prestigiosa Academia Francesa de las Ciencias, el mismo año en que obtuvo su segundo Nobel.

null
Marie Curie, una de las pocas científicas reconocidas mundialmente.

Recientemente, el Nobel Tim Hunt fue criticado duramente por sus comentarios desdeñosos sobre las mujeres científicas. El revuelo que se creó a partir del comentario de Hunt reavivó el debate sobre qué lugar ocupan las mujeres en la comunidad científica.

Lo cierto es que las mujeres han hecho grandes e importantes descubrimientos. Solo basta pensar en Dorothy Hodgkin, la brillante cristalógrafa que mapeó la estructura de la penicilina, descubrimiento que le valió un Nobel en 1964.

Hodgkin fue la primera mujer en obtener la prestigiosa Medalla Copley, y sigue siendo la única mujer británica en conquistar un Nobel en categorías científicas.

No obstante, en su momento, los periódicos británicos titularon la noticia como “Ama de casa de Oxford gana un Nobel”.

Pero muchas mujeres científicas en el pasado ni siquiera recibieron el crédito que merecían por sus logros. Como resultado, sus nombres han desaparecido de la conciencia pública.

A continuación, les quiero recordar a algunas de ellas.

Esther Lederberg

Esther Lederberg, microbióloga estadounidense, condujo investigaciones pioneras en el campo de la genética.

null
Lederberg nació en el Bronx, en Nueva York.

Desarrolló técnicas básicas que se perfeccionaron más tarde y contribuyeron al entendimiento de cómo funcionan los genes.

Su trabajo ayudó a su marido, Joshua, a ganar un premio Nobel en 1958. Sin embargo, nadie la mencionó a ella.

Rosalind Franklin

La biofísica británica Rosalind Franklin fue una pionera en cristalografía de rayos x.

null
Franklin falleció en 1958, cuatro años antes de que Watson, Crick y Wilkins recibieran el Nobel.

Su imagen de una molécula de ADN resultó crítica para descifrar su estructura, uno de los avances científicos más importantes del siglo XX.

Pero fueron James Watson, Francis Crick y Maurice Wilkins quienes recibieron en 1962 el Premio Nobel en Fisiología o Medicina por su trabajo.

Ida Tacke

A esta investigadora alemana se le deben grandes progresos tanto en el campo de la química como en el de la física atómica.

Encontró dos elementos nuevos -renio y masurium- que Dmitri Mendeleev predijo formarían parte de la tabla periódica.

En los libros de ciencia se la cita como la descubridora del renio.

Pero el descubrimiento del masurium, que ahora se conoce como tecnecio, se atribuye a Carlo Perrier y Emilio Segre.

La comunidad científica ignoró la evidencia de Tacke hasta que Perrier y Segre crearon artificialmente el elemento en el laboratorio.

No obstante, a Tacke se le atribuye ser la primera persona que pensó en la posibilidad de la fusión nuclear.

Lise Meitner

La labor de la austriaca Meitner en física nuclear condujo al descubrimiento de la fisión nuclear, en la que el núcleo del átomo se divide en dos.

null
Al elemento Meitnerio se le dio su nombre por Meitner.

Esto abrió el camino para la creación de la bomba atómica.

Tras mudarse a Berlín en 1907, Meitner colaboró con el químico Otto Hahn por varias décadas.

Sin embargo, Hahn publicó sus hallazgos sin incluir el nombre de Meitner como coautora.

Hahn ganó el premio Nobel de Química en 1944 por sus contribuciones a la división del átomo.

Chien-Shiung Wu

La científica china-estadounidense Chien-Shiung Wu fue una de las físicas más importantes del siglo XX.

Pese a que participó en el desarrollo de la bomba atómica como parte del Proyecto Manhattan, muy pocos hoy en día han escuchado su nombre.

null
Muchos conocían a Chien-Shiung Wu como la “Madame Curie de China”.

En los años 50, dos físicos teóricos, Tsung-Dao Lee y Chen Ning Yang, le pidieron ayuda a Wu para refutar lo que en física se conoce como la ley de paridad.

Los experimentos de Wu dieron por tierra con esta ley.

Ese momento clave para la ciencia le valió un Nobel a Yang y a Lee pero no a Wu, a quien se dejó de lado aunque su participación fue vital.

Henrietta Leavitt

Otra pionera ignorada es la astrónoma estadounidense Henrietta Leavitt, que contribuyó a cambiar nuestra manera de ver el Universo.

null
La astronomía era uno de los pocos campos científicos considerados apropiados para mujeres.

Ella comenzó a trabajar midiendo y grabando estrellas en el Observatorio Harvard, uno de los pocos trabajos en el ámbito científico considerado apropiado para mujeres.

Leavitt descubrió un patrón entre el brillo de una estrella y su distancia a la Tierra.

Esto le permitió demostrar lo que se conoce como relación período-luminosidad, algo que le dio la posibilidad a los científicos calcular cuán lejos está una estrella de la Tierra en base a su luminosidad.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Deshielo en el Ártico: las imágenes de satélite que muestran la ruptura de la última gran plataforma de hielo de Groenlandia

Imágenes satelitales muestran cómo un inmenso bloque de hielo se se desprendió del mayor remante de hielo flotante del Ártico. Esto es una prueba más, dicen los científicos, de los rápidos cambios climáticos que están teniendo lugar en Groenlandia.
14 de septiembre, 2020
Comparte

Un inmenso bloque se separó de la mayor plataforma de hielo flotante del Ártico, conocido como 79N o Nioghalvfjerdsfjorden, en el nordeste de Groenlandia.

La sección que se desprendió tiene una superficie de cerca de 110 km2. Las imágenes satelitales muestran cómo se rompió en pequeños pedazos.

Esto es una prueba más, dicen los científicos, de los rápidos cambios climáticos que están teniendo lugar en Groenlandia.

“La atmósfera en esta región se ha calentado alrededor de 3 grados desde 1980. Y en 2019 y 2020, se registraron temperaturas de verano récord”, le dijo a la BBC News Jenny Turton, investigadora polar de la Universidad Friedrich-Alexander en Alemania.

Nioghalvfjerdsfjorden mide aproximadamente 80 km de largo por 20 km de ancho y es el extremo delantero flotante de la Corriente de Hielo del Nordeste de Groenlandia, que fluye desde la tierra hacia el océano para volverse flotante.

En su sección final, el glaciar 79N se divide en dos, con una rama más pequeña que vira hacia el norte. Es esta parte, llamada glaciar Spalte, la que se desintegró.

Flotilla de icebergs

La plataforma de hielo ya se había fracturado en 2019, y el calor de este último verano fue la estocada final. El glaciar Spalte se ha convertido ahora en una flotilla de icebergs.

Si miras de cerca las imágenes satelitales, las temperaturas del aire más altas registradas en la región son obvias por la gran cantidad de charcos de deshielo que se ven sobre la plataforma de hielo.

Glacier 79N

BBC

La presencia de este agua líquida suele ser problemática para las plataformas de hielo. Si se mete en las cavidades, pueden ayudar a que se abran. El agua puede empujar las fisuras hacia abajo, hasta alcanzar la base de la plataforma, un proceso que se conoce como hidrofracturación.

Esto debilitará a la banquisa de hielo.

Reducción de su grosor

Oceanógrafos también han documentado temperaturas más cálidas en el mar, lo cual significa que es casi seguro que la plataforma de hielo se esté derritiendo también por debajo.

“El 79N se convirtió en la ‘plataforma de hielo ártico más grande que queda’ sólo recientemente, después de que el glaciar Petermann en el noroeste de Groenlandia perdiera una gran cantidad de área en 2010 y 2012”, explicó Jason Box, profesor del Servicio Geológico de Dinamarca y Groenlandia (GEUS, por sus siglas en inglés).

“Lo que hace que 79N sea tan importante es la forma en que está adherido a la capa de hielo interior, y eso significa que algún día, si el clima se calienta como esperamos, esta región probablemente se convierta en uno de los principales centros de acción de la desglaciación de Groenlandia”, añadió.

La corriente de hielo del nordeste de Groenlandia drena aproximadamente el 15% de la capa de hielo interior. La corriente canaliza su hielo por el N79 o más al sur, por el glaciar Zachariae Isstrom, que ya ha perdido la mayor parte de su área de banquisa de hielo flotante.

Según Box, el glaciar N79 pudo resistir más porque su extremo final está contenido por algunas islas. Esto le da cierto grado de estabilidad.

Pero, añade, la plataforma continúa volviéndose más delgada en ciertas zonas.

“Esto llevará a que probablemente el N79 se desintegre desde la mitad, lo cual es algo único. Supongo, no obstante, que esto no pasará por los próximos 10 o 20 años. ¿Quién sabe?”, le dijo Box a la BBC.

Nivel del mar

En julio, otra gran plataforma de hielo en el Ártico perdió un área significativa: la plataforma de hielo de Milne, en el margen norte de la isla de Ellesmere en Canadá.

Iceberg

Getty Images
Oceanógrafos también han documentado temperaturas más cálidas en el mar, lo cual significa que es casi seguro que la plataforma de hielo se esté derritiendo también por debajo.

80 kilómetros cuadrados se separaron de Milne, dejando un segmento aún seguro de solo 106 km2 de tamaño. Milne fue el remanente intacto más grande de una plataforma más amplia que cubría 8.600 km2 a principios del siglo XX.

La rápida velocidad del deshielo en Groenlandia fue puesta en evidencia en un estudio el mes pasado que analizó datos de los satélites germano-estadounidenses Grace-FQ. Estas sondas pueden registrar cambios en la masa de hielos al percibir los cambios en la tracción de la gravedad local.

Básicamente, pesan la plataforma de hielo.

La misión Grace encontró que 2019 fue un año en que se rompieron récords. La plataforma de hielo perdió cerca de 530,000 millones de toneladas. Esto es una cantidad de agua suficiente como para elevar globalmente el nivel del mar en 1.5 milímetros.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=sVc_VPSn_FI

https://www.youtube.com/watch?v=Ujpo0T9Cz-0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.