¿Realmente la app Waze te ahorra tiempo?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Tamada de Waze.com

¿Realmente la app Waze te ahorra tiempo?

Los habitantes de la Ciudad de México son de los que más usan Waze, una app para conocer las condiciones actuales del tráfico, en América Latina.
Tamada de Waze.com
Por Daniel Pardo de BBC Mundo
3 de junio, 2015
Comparte
Así se ven los mapas de Waze. Cada ícono es un reporte de un usuario. // Foto: Tomada de Waze.com.

Así se ven los mapas de Waze. Cada ícono es un reporte de un usuario. // Foto: Tomada de Waze.com.

Mónica pelea prácticamente todos los días con su mamá por cuenta de Waze, la aplicación que permite ver el tráfico de la ciudad en tiempo real.

Es un dilema generacional: Inés, la madre, no le cree a Waze, pues dice que ella conoce mejores rutas que “el robot ese”.

Mónica, en cambio, es prácticamente adicta a la aplicación que le informa dónde hay tráfico en Bogotá, qué rutas alternativas hay y cuánto puede demorarse en llegar.

A no pocos les parece familiar esta discusión, sobre todo en América Latina, una de las regiones del mundo que más utiliza Waze.

“No solo tenemos una enorme y creciente comunidad en América Latina”, le dice a BBC Mundo Trak Lord, vocero de Waze.

“Sino que se trata de una comunidad sumamente leal, apasionada y proactiva”, añade.

Waze –una compañía que fue fundada por dos israelíes en 2008 y comprada por Google en 2013 por US$1.100 millones– depende de la contribución de sus usuarios.

Los datos que envía cada uno de ellos desde la calle se articulan en un mapa interactivo que reporta dónde hay atascos, bloqueos, construcciones y casi todo lo que puede interceder en el camino de un estresado usuario de las vías de una metrópoli.

Y nadie más interesado en un mecanismo de descongestión que las calles de América Latina.

Hasta en las invitaciones

“En San José de Costa Rica Waze ha sido un mecanismo óptimo para dilucidar las complicadas direcciones que dependen de referencias como la heladería o el poste de luz”, dice Lord.

De hecho, en la capital del país centroamericano, donde Waze tiene 400 mil usuarios, se ha vuelto frecuente que la gente comparta un link de la aplicación para indicar una dirección o ponga en la invitación de un evento el nombre con el que se encuentra el lugar en este mapa interactivo.

“Son ejemplos de la manera como Waze funciona en ciudades que se desarrollaron de manera espontánea, como las latinoamericanas”, dice Adrián Singer, administrador –uruguayo– de la comunidad de Waze en América Latina.

“Una revolución”

Carlos García es un biólogo de 34 años en la ciudad de Brasilia que, según dice, sufre de ansiedad.

“Cuando un amigo me habló de Waze lo que más me impresionó y me cautivó fue que te dice el estimado de llegada, algo primordial para mí que soy muy ansioso”, le dice a BBC Mundo.

“Con eso me di cuenta que no es necesario afanarme, porque da lo mismo si voy rápido o lento”, relata.

Carlos ahora es considerado por Waze como un Global Champ, un apelativo que les dan a los editores del mapa más activos.

En América Latina hay 6.000 de los 23.000 editores que tiene Waze en el mundo; gente que se comunica por foros para corregir, perfeccionar y editar los mapas interactivos.

Carlos le dedica varias horas del día a los mapas de su país, uno de los más activos del mundo en Waze.

Y lo hace –de manera voluntaria– porque cree que se trata de una revolución.

“Al anticipar las condiciones del camino, Waze permite la reducción en el número de muertes en carretera”, dice.

“Además, permite el ahorro de combustible, la planificación para ambulancias, la reducción de la emisión de contaminantes y el ahorro de energía”.

¿Funciona?

Según estudios de la compañía, Waze ahorra un promedio de 15% del tiempo que uno pasa en el carro.

Es decir: por 30 minutos de trayecto, reduce 5 minutos.

“Y si llevas eso a términos macro”, dice Carlos, “estimamos que 5 minutos de tráfico al día en 260 días hábiles del año equivale a 60 horas menos de gasto de combustible y emisión de gases”.

“Piensa lo que eso significa para una ciudad como Sao Pablo o Rio de Janeiro, donde las cifras oficiales estiman que el promedio de los ciudadanos dura 1 hora y 40 minutos en el carro al día”, dice.

Waze reporta que cada una de estas ciudades tiene entre 1 y 3 millones de usuarios activos, las de mayor actividad en América Latina.

——————

Ciudades en América Latina que más usan Waze:

  • Ciudad de México, México
  • San José, Costa Rica
  • Bogotá, Colombia
  • São Paolo, Brasil
  • Río De Janeiro, Brasil
  • Buenos Aires, Argentina
  • Santiago, Chile

Fuente: Waze

—————–

Para la visita del papa Francisco y el Mundial de fútbol, el gobierno de Río de Janeiro se alió con Waze para generar soluciones del tránsito.

Así, los datos de la alcaldía –basados en cámaras, centros de operaciones y policías en la calle– llegan al mapa.

Y lo que reportan los usuarios llega a la alcaldía.

Es una alianza que Waze está entablando con muchas otras gobernaciones del mundo.

Limitaciones

Esto, sin embargo, apunta a una de las preocupaciones que genera Waze entre varios analistas de la tecnología: la privacidad.

Al fin y al cabo, los usuarios están reportando los lugares donde se encuentran las 24 horas del día, al menos cuando tienen la aplicación abierta.

Sin embargo, la aplicación permite poner estatus de anónimo y las políticas de privacidad de la compañía son bastante restrictivas.

De hecho, Waze negó una solicitud de BBC Mundo más detallada del número y el perfil de los usuarios de la aplicación en América Latina.

Por otro lado, la aplicación puede ser una fuente de reportes falsos y la función de reportar la presencia de un policía puede ser un mecanismo para evadir multas.

Además, Waze se puede ver limitada la falta de usuarios, porque –como dice Singer– “entre más usuarios haya, mejor funciona”.

“Y algo parecido ocurre con la conectividad”, añade.

En Caracas, por ejemplo, donde según varios estudios el internet es uno de los más lentos de la región, Waze no funciona del todo bien.

“Hay muchos lugares de la ciudad donde no entra la señal de internet y a veces te encuentras con una cola (un atasco) que no estaba reportado en la aplicación”, dice Enrique, un taxista caraqueño.

Por eso él, como la mayoría de los habitantes de la capital venezolana, prefiere usar el sistema de la radio, que desde un helicóptero reporta las informaciones del tránsito.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Enmienda 25 o 'impeachment': ¿puede Trump ser destituido tras el violento asalto al Capitolio?

Demócratas del Comité Judicial de la Cámara de Representantes están pidiendo que se destituyan los poderes del presidente. Hay dos vías para hacerlo.
7 de enero, 2021
Comparte

Apenas faltan 13 días para que Donald Trump abandone oficialmente la Casa Blanca y arranque la legislatura del demócrata Joe Biden, cuya victoria electoral fue ratificada por el Congreso de Estados Unidos este jueves.

Pero tras el violento asalto al Capitolio por parte de seguidores de Trump, prolongado durante horas y que dejó cuatro muertos, los demócratas del Comité Judicial de la Cámara de Representantes están pidiendo que se destituyan los poderes del presidente.

Escribieron una carta al vicepresidente Mike Pence en la que le urgían a actuar y sacar a Trump de la presidencia, alegando que había cometido un acto de insurrección y “buscaba socavar” la democracia.

Para destituir al presidente de Estados Unidos hay dos mecanismos: el llamado juicio político –impeachment– o la enmienda número 25 de la Constitución, aseguran expertos.

Sin embargo, ambas vías pueden resultar difíciles e improbables de aplicar dado el poco margen de tiempo que le queda a Trump al mando.

“Creo que la mejor salida es que Trump renuncie, que los de su propio partido lo presionen para que renuncie. Él no lo hará, pero debería”, aseguró el politólogo de la Universidad de Harvard, Steven Levitsky, entrevistado por BBC Mundo.

El vicepresidente Mike Pence y la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi.

Getty Images
Tras los episodios violentos y el desalojo de los seguidores de Trump, el Congreso ratificó este jueves la victoria de Joe Biden en las pasadas elecciones presidenciales del 3 de noviembre.

Tras los violentos acontecimientos del miércoles, Trump ha asegurado que la transición de poder se ejecutará de forma “ordenada”, pero que está en desacuerdo con el resultado de las elecciones presidenciales del pasado 3 de noviembre, las que califica como fraudulentas a pesar de que el Departamento de Justicia estadounidense lo haya descartado.

Pero, ¿en qué consisten las dos vías principales por las que Trump puede ser destituido antes del 20 de enero?

Enmienda 25

Dicha enmienda recogida por la Constitución permite la transferencia de poder desde la presidencia a la vicepresidencia ya sea de forma temporal o permanente.

Convierte al vicepresidente en presidente si este se muestra incapaz de continuar con sus responsabilidades, por ejemplo, si sufre una enfermedad física o mental.

Asaltantes del Congreso.

Getty Images
El asalto al Capitolio y la intervención de las fuerzas de seguridad han dejado al menos cuatro muertos.

La sección número 4 de dicha permite al vicepresidente y la mayoría del gabinete declarar al mandatario incapaz de desarrollar su deber en el cargo.

Para ello necesitarían firmar y remitir una carta a los presidentes de la Cámara de Representantes y el Senado y declarar al presidente como no apto para gobernar o incapaz de desempeñar sus poderes y deberes.

De ser así, el vicepresidente Mike Pence asumiría automáticamente el poder hasta el próximo 20 de enero, cuando empezaría el mandato de Biden.

El presidente tiene la oportunidad de ofrecer una respuesta por escrito, y si impugna el hallazgo, entonces le corresponde al Congreso decidir. Cualquier voto en el Senado y la Cámara de Representantes que ordene la destitución del presidente requiere una mayoría de dos tercios.

Mientras se resuelve el caso, el vicepresidente actuaría como presidente.

Recientemente, cuando Trump fue diagnosticado con COVID-19 el pasado octubre, también hubo discusiones sobre invocar la enmienda 25 ante las preocupaciones de que pudiera estar demasiado enfermo para gobernar el país.

La enmienda 25 fue ratificada en 1967, cuatro años después del asesinato de John F. Kennedy, con el objetivo de resolver las disputas de sucesión presidencial en caso de incapacidad.

Funeral de John F. Kennedy.

Getty Images
La enmienda 25 fue ratificada en 1967, cuatro años después del asesinato de John F. Kennedy.

Por este motivo, varios presidentes han usado esta enmienda, específicamente la sección 3, porque les permite transferir temporalmente el poder a la vicepresidencia.

En 2002 y 2007, el presidente George W. Bush puso a su vicepresidente a cargo al ser sedado durante colonoscopias rutinarias.

El presidente Ronald Reagan hizo lo mismo en 1985, mientras estuvo ingresado en el hospital por una cirugía por cáncer.

Hasta la fecha, ningún presidente ha sido destituido del cargo usando la enmienda 25.

Juicio político o ‘impeachment’

El juicio político, también conocido como impeachment, tiene lugar en el Congreso de EU con el objetivo de llevar a cabo una posible destitución del presidente.

La Constitución estadounidense establece que el presidente “debe ser destituido de su cargo si es acusado de y condenado por traición, soborno, u otros crímenes o delitos graves”.

Es un proceso político, más que penal.

Seguidores de Trump alrededor del Capitolio.

Getty Images
Seguidores de Trump se congregaron e irrumpieron en el Capitolio de Estados Unidos este miércoles, reclamando fraude en las pasadas elecciones presidenciales.

Este proceso tiene lugar en dos etapas.

Tendría que ser iniciado por la Cámara de Representantes y solo necesita una mayoría simple para ser activado.

Luego, el juicio se celebra en el Senado, donde se necesitan dos tercios de los votos para destituir al presidente, y este hito nunca se ha alcanzado en la historia de Estados Unidos.

“Es un proceso bastante largo, a menos que lo hagamos al estilo peruano, de vacar al presidente de la noche a la mañana. Es poco probable que eso pase”, explicó Levitsky a BBC Mundo.

Donald Trump ya ha sido cometido a un proceso de impeachment una vez, y ningún presidente lo fue dos veces durante su mandato.

En diciembre de 2019, la Cámara de Representantes, de mayoría demócrata, aprobó dos artículos de impeachment tras acusar a Trump de abuso de poder y obstrucción al Congreso.

Los demócratas acusaron a Trump de retener US$391 millones en ayuda a Ucrania para presionar y forzar que el país europeo investigara al actual presidente electo, Joe Biden, y a su hijo.

En febrero de 2020, el Senado, de mayoría republicana, votó a favor de absolver a Donald Trump en el juicio político por dicho escándalo.

Si el presidente Trump fuera destituido a través de un juicio político, el vicepresidente Pence se haría cargo de la Oficina Oval.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=l2QCDx-bbAc&feature=emb_logo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.