Pese al alza del boleto y millones en mantenimiento, el Metro registra 43 fallas en año y medio
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Pese al alza del boleto y millones en mantenimiento, el Metro registra 43 fallas en año y medio

El Sistema de Transporte Colectivo Metro (STC Metro) aseguró a Animal Político en un escrito que, debido "a la intensidad de la operación" a la que están sujetos los trenes, resulta "inevitable que sufran alguna falla”. Asimismo, resaltó que en el periodo 2013-2015 se han invertido, en promedio anual, mil 848 millones de pesos en el mantenimiento del Metro. A pesar de esta inversión, las fallas en el servicio siguen siendo una constante.
Por Manu Ureste
15 de julio, 2015
Comparte
El Metro de la Ciudad de México, a un año del aumento a la tarifa. // Foto: Cuartoscuro

El Metro de la Ciudad de México, a un año del aumento a la tarifa. // Foto: Cuartoscuro

Las fallas en el Metro de la Ciudad de México no cesan.

Luego de que hace poco más de un año se aprobara un controvertido aumento de 3 a 5 pesos en el precio del boleto, los accidentes, las fallas mecánicas en los trenes, y las negligencias por parte de los operadores, continúan siendo una constante.

De acuerdo con un conteo realizado por Animal Político (que puedes consultar aquí), desde el inicio del año 2014 hasta el 31 de junio del presente 2015, se han registrado un total de 43 incidentes.

Es decir, que los usuarios soportan, en promedio, más de dos fallas (2.3) al mes en el Metro de la Ciudad de México, a pesar de que desde diciembre de 2013 pagan por un boleto casi el doble.

Un dato que, además de los escándalos originados por el caso de la Línea 12 –que desde marzo de 2014 suspendió 12 estaciones por fallas graves, y que originó el pasado lunes 2 de julio la detención de tres exfuncionarios del Proyecto Metro-, tendrá sobre la mesa el jefe de gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, durante la evaluación que hará a los miembros de su gabinete, entre los que se encuentra el director del Sistema de Transporte Colectivo Metro (STC), Joel Ortega.

Línea Indios Verdes-Universidad, la que más fallas tiene

Según el conteo, la línea que registró un mayor número de fallas es la que va de Indios Verdes a Universidad (línea 3), con un total de 12 incidencias desde 2014 hasta el 31 de junio de este año.

Los reportes más comunes fueron por fallas en el cierre de las puertas de los trenes, problemas mecánicos, cortes en el suministro de energía eléctrica que provocaron retrasos y saturación en los trenes –el 14 de septiembre de 2014, por ejemplo, los usuarios reportaron que tardaron hasta 20 minutos para avanzar de una estación a otra-, y fallas en el sistema de frenado que provocaron desalojos por la emisión de humo.

La Línea B, que va de Ciudad Azteca a Buenavista a través de casi 24 kilómetros de vía, fue la segunda que reportó más incidentes, con un total de siete. Neumáticos que explotan o se ponchan, puertas del convoy que no cierran, o cortocircuitos como el que tuvo lugar el 18 de marzo de este año, que originó que se cancelara el servicio durante dos horas en las estaciones de Ecatepec, Olímpica, Plaza Aragón y Ciudad Azteca, afectando a miles de usuarios que tuvieron que buscar otro medio de transporte, fueron algunas de las fallas más habituales reportadas para este trayecto.

Las líneas 7 y 5, que cubren los trayectos El Rosario-Barranca del Muerto y Politécnico-Pantitlán, respectivamente, fueron otras de las que más fallas acumularon, con un total de cinco cada una.

Para el caso de la Línea 5, cabe recordar que el pasado 4 de mayo de este año tuvo lugar un choque de trenes en la estación de Oceanía, que originó 12 personas lesionadas.

El motivo del accidente, según argumentó el Sistema de Transporte Colectivo Metro, se debió a un “doble error humano” de los operarios, que tuvieron “fallas en el frenado”. Esto, junto con las condiciones climatológicas –ese día se registró una fuerte lluvia en la ciudad-, habrían originado el accidente. Aunque, de acuerdo con un reporte presentado por la periodista Denise Maerker en su programa Atando Cabos, uno de los trenes que chocó había registrado, previo al siniestro, 22 fallas en tan sólo 26 días. Asimismo, al día siguiente del suceso, un trabajador falleció cuando realizaba labores de rehabilitación, en la estación Oceanía.

Pocos días después del siniestro y de la versión del STC, un operario del Metro subió el 18 de mayo a la red social Youtube un video en el que evidencia las complicaciones que enfrentan los conductores en la línea 8, debido a la falta de luminarias en el trayecto Atlalilco-Escuadrón 201.


Video subido a Youtube por el usuario México Despierta

Fallas son “inevitables” por “intensidad de operación”: STC Metro

Ante este conteo de fallas, Animal Político contactó al departamento de comunicación social del Metro, para que ofreciera su versión al respecto. Por medio de un escrito, el Sistema de Transporte Colectivo señaló que los 285 trenes del Metro dan, en promedio, 3 mil 377 kilómetros en cada jornada, “por lo que resulta inevitable que sufran alguna falla derivada de la intensidad de su operación”.

En este sentido, el organismo resaltó que en el periodo 2013-2015 se han destinado mil 848 millones de pesos “en promedio anual para mantenimiento de trenes”, mientras que en el periodo 2000-2012 la inversión promedio anual en este rubro “fue de 630 millones pesos”; por lo que el organismo hizo hincapié en que la cantidad invertida en el mantenimiento “prácticamente se triplicó”.

“Aún si se compara lo invertido anualmente en promedio para mantenimiento de trenes entre 2013 y 2015, con lo asignado anualmente de 2007 a 2012 -756 millones de pesos-, resulta que la cantidad asignada en los últimos tres años equivale a 2.4 veces lo destinados en esos seis años”, subrayó el STC Metro.

En cuanto a los problemas mecánicos de los trenes contabilizados en el conteo, el STC apuntó que a finales de 2013 se invirtieron mil 717 millones de pesos para la adquisición de 730 mil 804 refacciones “de todo tipo”, “tanto para los trenes que estaban detenidos por la falta de algunas refacciones, como para los que estaban en servicio pero requerían la sustitución de algún componente”.

Aquí el documento del STC Metro, íntegro:

Inversión del STC Metro

 

Conductores ebrios

Otra de las fallas importantes que presenta el servicio del Metro, no tiene nada que ver con accidentes originados por la mecánica, o falta de mantenimiento en trenes, vías y estaciones. Se trata de los operadores que manejan en estado de ebriedad.

En poco más de un año, los usuarios denunciaron hasta en tres ocasiones que operadores del Metro se encontraban ebrios mientras hacían su trabajo, poniendo en riesgo la vida de cientos de pasajeros.

Uno de estos casos tuvo lugar el pasado 25 de abril de 2015, en la Línea B. En ese entonces, los pasajeros denunciaron a su llegada a la estación Nezahualcóyotl que el conductor manejaba en estado de ebriedad y operando con las puertas del tren abiertas.

Este caso tuvo lugar a pesar de que anteriormente, el 6 de septiembre de 2014, los pasajeros de la línea Indios Verdes-Universidad (Línea 3) denunciaron en un video que el operario manejaba en estado de ebriedad y también circulaba con las puertas del convoy abiertas.

Por su parte, el STC Metro refirió a Animal Político que aplican “constantemente” pruebas de alcoholemia en todas las áreas operativas y administrativas del Organismo, “a fin de prevenir casos de trabajadores que se encuentren en los centros de trabajo luego de consumir alguna bebida alcohólica”.

Además, informó que ha dado de baja a dos conductores “por operar un tren luego de consumir bebidas alcohólicas”, y que también se despidió a otro conductor “que jugaba con un aparato electrónico al tiempo que estaba a cargo de la conducción de un convoy”.

1 año, 11 promesas incumplidas

Además de las fallas en el servicio y de las negligencias de algunos operarios, Animal Político documentó el pasado mes de enero de 2015 que, a pesar de las promesa del director del Sistema Transporte Colectivo Metro, Joel Ortega, de mejorar los tiempos de traslado, aumentar la vigilancia y erradicar a los vendedores ambulantes, ninguno de estos objetivos se han conseguido hasta el momento, a un año y medio de la subida del boleto.

Lectores de este medio aportaron fotografías y mensajes sobre lo que se encuentran a diario, y aseguraron no percibir mejoría en la calidad del servicio, a pesar de pagar casi el doble por un boleto.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Martes 13 y otras situaciones, objetos y animales que ¿traen mala suerte?

Según las creencias, el 13 es mala suerte porque es el número de quienes participaron en la última cena de Jesús antes de ser crucificado.
13 de septiembre, 2022
Comparte

En martes, ni te cases, ni te embarques, ni de tu casa te apartes.

El dicho popular recomienda no hacer nada arriesgado el martes, por considerarse un día de mala suerte.

Se trata de un famoso refrán del idioma español que tiene su base en la superstición.

Según detalla la página web del Instituto Cervantes, esto se debe a que este día de la semana estaba consagrado a Marte, el dios de la guerra en la mitología latina, por lo que se consideraba un día de mal agüero para emprender algo importante.

También aclara que en la antigüedad tenía la misma connotación para los egipcios y los turcos y que algunos historiadores españoles relacionaban la superstición porque “los martes se produjeron algunas importantes derrotas de los moros a las tropas cristianas”.

La complicación del 13

Pero parece que, además de martes, el problema se agudiza cuando es 13.

Los países anglosajones tienen su versión también del día de mala suerte: el viernes 13.

Según las creencias, el 13 es mala suerte porque es el número de quienes participaron en la última cena de Jesús antes de ser crucificado.

También es el capítulo del Apocalipsis o Revelación de la Biblia y en el que habla de una bestia, la causa de todo mal.

Y hasta existe la fobia al número 13: la triscaidecafobia.

Número 13

Lo concreto es que no hay una bibliografía que respalde cada una de estas creencias populares que muchas de ellas se remontan a tiempos inmemoriales.

Pero la mala suerte no solo está representada en el número 13 (para muchos), sino que también se aparece en animales, acciones y determinadas situaciones, etc.

Pero, ¿por qué y cuáles son? En BBC Mundo hicimos un listado.

La sal derramada

sal

Durante siglos y siglos, la sal tuvo un rol importante en las culturas.

Desde utilizarla para condimentar y conservar los alimentos hasta utilizarla como una forma de moneda de intercambio que luego dio origen a la palabra salario.

Por eso, derramar sal es signo de mal presagio para muchos.

También existe la superstición de que no se debe pasar el salero de mano en mano, sino que se apoya en la mesa, por la misma razón anterior: por miedo a que se derrame.

¿Qué culpa tendrá el gato?

Gato negro

Muchas personas consideran que es mala suerte que un gato negro se cruce por delante.

Para el cristianismo, los gatos de color negro eran símbolos del mal y estaban asociados a las brujas.

Sin embargo, para la cultura egipcia eran animales de adoración.

La escalera

Mujer camina debajo de escalera

El origen de por qué pasar debajo de una escalera es de mala suerte también es variado.

Una escalera apoyada en una pared forma un triángulo, forma que el cristianismo representa la santísima trinidad, por lo que atravesarlo, era señal de desafiar lo sagrado.

Otra creencia sostiene que está relacionada a las ejecuciones por ahorcamiento, ya que el verdugo debía subir a una escalera para colocar la soga y luego para retirar el cuerpo.

Abrir paraguas bajo el techo

Este es otro caso de superstición que no tendría un origen común.

El paraguas es un antiguo invento chino que fue pasando de cultura a cultura para distintas funciones hasta la actualidad.

Pero en un principio el paraguas era utilizado por reyes como sombrilla para bloquear los rayos del sol, por eso abrirlo en un lugar con sombra era un sacrilegio.

Hombre sostiene un paraguas

Otra creencia sostiene que si una persona abre un paraguas bajo techo, se trata de una doble protección, por lo que trae mala suerte.

Y tal vez, el más racional de todos, es que si abres un paraguas dentro de tu casa, puedes causar un accidente.

Romper un espejo

Espejo roto

La creencia dice que si rompes un espejo tendrás 7 años de maldición.

Todo surge de la catoptromancia, que es la adivinación por medio del espejo.

El espejo era un elemento que se utilizaba para la magia por lo que si se rompía, el futuro sería aterrador.

La mala fama del pie izquierdo

Sin duda esta no aplicaría a los grandes jugadores de fútbol zurdos, pero es una creencia popular que la gente que se levanta por las mañanas de mal humor, es porque lo hicieron con el pie izquierdo.

Además, durante la historia, siempre se dio preponderancia a todo lo que sucedía a la derecha, por el movimiento de la tierra, la mayoría de las personas son diestras, los santos están a la derecha de Dios, etc.

Y, entre tantos otros motivos sobre lo malo del lado izquierdo, la mala suerte también estaría relacionada con que los pescadores no subían a una embarcación por babor, es decir por la izquierda.

Tijeras

Tijeras

La creencia popular sostiene que dejar las tijeras abiertas mientras no se usen son sinónimo de atraer mala suerte.

Otra sostiene que regalar tijeras equivale a desear el mal.

Si bien se desconoce su origen, en la mitología griega la Moira Átropos (una de las tres que decidían el destino) cortaba con tijeras el hilo de la vida.

Y hay más…

Si bien existen innumerables tradiciones que atraen la mala suerte, también existen muchas otras para evitarla y otras tantas que atraen la buena suerte.

Cruzar los dedos

Cruzar los dedos

Además de cruzar los dedos para protegerse de la mala suerte, también muchos lo hacen para pedir que un favor se cumpla, o cuando se quiere incumplir lo que se jura.

Aparentemente, en la antigüedad, existía la costumbre de que dos personas enlazaran sus dedos índices formando una cruz para expresar un deseo.

Tocar madera

Se cree que la madera es un elemento de protección, por eso cuando algo sucede muchos tocan madera para librarse de ese mal.

Su origen provine de los pueblos celtas en Europa que solían adorar a los árboles porque a través de ellos una persona se librara de una dolencia y la enviaba a la tierra.

Y tú, ¿crees en alguno?

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.