Los 5 casos fallidos de la PGR de Peña Nieto
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Los 5 casos fallidos de la PGR de Peña Nieto

Pese al uso del arraigo y la intervención de nuevas áreas creadas en este sexenio, la Procuraduría ha fallado en imputar cargos o sostener juicios de alto impacto.
Cuartoscuro
Por Artuto Angel
3 de julio, 2015
Comparte
La PGR  debe hacer pública la investigación, instruyó el IFAI. // Foto: Cuartoscuro.

Jesús Murillo Karam, el primer procurador presentado por Peña Nieto. Foto: Cuartoscuro.

Al arrancar el sexenio el entonces procurador Jesús Murillo Karam anunció que la PGR se encontraba inmersa en un desorden general y casi desmantelada, con fiscalías aisladas o duplicadas que no se comunicaban, y que terminaban por entorpecer el trabajo de investigación y la calidad de las averiguaciones.

Para remediar lo anterior se anunció un proceso de reestructuración de fondo de la dependencia con la creación de algunas áreas nuevas, la desaparición de otras y el reclutamiento de nuevos funcionarios.

Pero llegada la mitad de esta administración, la actual Procuraduría ya enfrenta dificultades para sostener varias de las investigaciones anunciadas en su momento como grandes éxitos o golpes de alto impacto. Algunos casos incluso ya se cayeron en los tribunales.

Un común denominador en varias de estas investigaciones fue el uso del arraigo para intentar armar o reforzar una acusación, tal como se hacía en el sexenio pasado. Datos oficiales indican que de enero del 2013 a noviembre del 2014 la PGR sometió a 896 personas a esta medida privativa de la libertad.

Pero al menos en los casos de mayor impacto, el haber arraigado a los detenidos no ha dejado resultados positivos para la Procuraduría durante el gobierno de Enrique Peña Nieto.

Cabe recordar que en las primeras semanas al frente de la PGR Murillo Karam dijo que el uso del arraigo había generado un “efecto perverso” en el sexenio del presidente Felipe Calderón y prometió que este recurso se iría desechando. Meses más tarde se retractó y señaló que era útil para consolidar casos complejos

A continuación Animal Político menciona cinco ejemplos de estas investigaciones que han sufrido complicaciones o de plano ya naufragaron.

  • El atentado contra los Monreal

El 4 de abril del 2013 la PGR anunció que había frustrado un atentado en contra del diputado federal Ricardo Monreal Ávila y su hermano, el senador David Monreal Ávila, gracias a datos de inteligencia recabados en colaboración con el CISEN. El presunto ataque iba a ocurrir en la Ciudad de México.

Las investigaciones apuntaron al empresario zacatecano Arturo Cardona como presunto autor intelectual y a Juan Carlos Esqueda Hernández y a José Luis Vásquez Delgado, quienes supuestamente confesaron haber sido contratados para asesinar a los legisladores. Los detenidos fueron arraigados casi 40 días y luego consignados.

Pero en mayo pasado la juez federal Nadia Villanueva absolvió a todos los involucrados de los delitos de tentativa de homicidio y delincuencia organizada que se les imputaba al considerar que no había evidencia suficiente.

La juez además ordenó a la PGR investigar la presunta tortura y maltrato que sufrieron Esqueda Hernández y Vásquez Delgado para que confesaran su culpabilidad.

  • El “lavado” de Granier

Este sexenio se creó la Unidad de Análisis Financiero de la PGR y a la misma se le atribuyó la investigación que llevó al ex gobernador de Tabasco Andrés Granier a prisión en el 2013.

El 14 de junio de aquel año la Procuraduría pidió a un juez una orden de arraigo en contra del ex mandatario estatal para ser investigado por delitos federales y locales. Semanas después el Ministerio Público federal procedió en contra de Granier por los delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita (lavado de dinero) y defraudación fiscal.

Pero en los meses siguientes los abogados del ex gobernador obtuvieron varios amparos que fueron apelados por la Procuraduría, hasta que finalmente en mayo pasado un tribunal federal lo absolvió de forma definitiva del supuesto lavado de 35 millones de pesos que se le imputaba.

Granier sigue preso hasta ahora por el caso de defraudación fiscal el cual también ha isdo impugnado por su defensa. Además, sus abogados también buscan que sea liberado debido a su delicado estado de salud. El ex gobernador está recluido en la Torre Médica del penal de Tepepan en la capital del país.

  • El arraigo de El Cuini

Abigael González Valencia alias El Cuini es identificado por los Estados Unidos como el principal aliado de Nemesio Oseguera alias “El Mencho” líder del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), una de las organizaciones del narcotráfico más poderosas de la actualidad. Pero en México la PGR no ha podido imputarle un solo cargo.

El Cuini fue detenido a finales de febrero por elementos de la Marina durante un despliegue especial en Puerto Vallarta. En el comunicado 018/15 la Armada dijo que la Subprocuraduría Especializada en  Investigación de Delincuencia Organizada había emitido una orden de localización y presentación en contra de este sujeto por actividades de tráfico de drogas y armas.

Pero en los siguientes dos meses no se supo públicamente nada del destino de González Valencia hasta que en mayo, pasados dos meses, la PGR reconoció que lo había mantenido arraigado y que finalmente fue recluido en el penal federal del Altiplano.

Lo sorpresivo fue que la PGR no pudo fincarle acusación alguna a González pese a las semanas que lo tuvo arraigado. Como la misma procuradora Arely Gómez lo reconoció, se le encarceló solo por la orden de extradición derivada de los cargos que estados Unidos había imputado desde antes de su captura.

Además, el Juzgado Noveno de Distrito en Materia de Amparo otorgó una suspensión definitiva en favor de González lo que frenó, por lo menos de momento, su extradición.

  • La “no” desaparición forzada en Iguala

La PGR sostiene que los 43 normalistas dela Normal rural de Ayotzinapa fueron desaparecidos por órdenes del ex presidente municipal de Iguala José Luis Abarca. La operación contó con el apoyo de elementos de la policía de ese municipio así como de Cocula.

Pero hasta ahora ninguno de ellos ha sido consignado por el delito de desaparición forzada.

Murillo karam, quien a la postre renunciaría tras las críticas que originó este caso, prometió que se realizaría esa consignación. Organismos internacionales como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos han urgido para que se inicie este proceso que implica el reconocimiento de la responsabilidad del Estado en el caso.

La PGR ha intentado por lo menos en dos ocasiones obtener las órdenes de aprehensión correspondientes por desaparición forzada pero los jueces no las han concedido por falta de evidencia que las sustenten. Hasta el día de hoy, los implicados se encuentran presos solo por el delito de secuestro.

El delito de desaparición, como está actualmente contemplado en el Código Penal Federal, solo aplica para funcionarios que ilegalmente intervengan en la detención de una persona.

Por lo menos una decena de los ex policías municipales presos por este caso, y a los que podría imputárseles el delito de desaparición, fueron arraigados en su momento por la PGR.

  • La puerta giratoria de Oseguera

La PGR libra desde el 2014 una batalla por retener en prisión a Rubén Oseguera, hijo del líder del Cártel de Jalisco Nueva Generación. En los últimos 18 meses ha tenido que detenerlo en cuatro ocasiones luego de que los jueces han terminado por soltarlo al considerar que las pruebas en su contra son insuficientes o que se violaron sus derechos.

En enero del 2014 la Procuraduría detuvo por primera vez a Rubén, conocido con el alias de “El Menchito” pero un juez federal en Toluca ordenó su libertad por falta de evidencia. Luego en octubre de ese mismo año fue capturado nuevamente, arraigado y consignado al penal de Puente Grande, pero tres meses después fue liberado por segunda ocasión,

El 23 de junio agentes policiales detuvieron por tercera vez a Oseguera en Jalisco, lo trasladaron a la SEIDO en la Ciudad de México y se le consignó por tres delitos federales pero la juez federal Nadia Villanueva (la misma del caso Monreal) decretó el auto de libertad, tras considerar que se cometieron atropellos en su detención como la falta de un defensor de oficio o el ingreso a su domicilio sin orden judicial.

La anterior situación ocasionó que la PGR expidiera de urgencia una orden de localización para detener por cuarta vez a Rubén Oseguera, esta vez por la supuesta desaparición de dos personas en Michoacán, delito por el cual no podría ser consignado ya que solo es aplicable a servidores públicos.

La Procuraduría además apeló el auto de libertad decretado en favor de “El Menchito” tras considerar que no incurrió en las violaciones señaladas por la juez Villanueva.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Por qué los hombres usan menos los cubrebocas si corren más riesgo de morir por covid-19 que las mujeres?

Las tasas de mortalidad por covid-19 son considerablemente más altas entre los hombres. ¿Por qué entonces estos utilizan menos las mascarillas faciales que las mujeres?
15 de julio, 2020
Comparte
Mujer con mascarilla al lado de hombre sin mascarilla

Getty Images
La evidencia sugiere que en todo el mundo las mujeres acostumbran utilizar más las mascarillas faciales que los hombres.

Después de mucho pelear, Mónica* tomó una decisión drástica.

Mientras Brasil iba en camino de convertirse el segundo país del mundo en muertes por coronavirus, solo por detrás de Estados Unidos, su esposo, Eduardo, se negaba a usar una mascarilla.

Entonces decidió abandonar el departamento familiar en Niteroi, cerca de Río de Janeiro, y mudarse a casa de sus padres con su hijo de siete años.

“Soy asmática y eso me hace particularmente vulnerable al coronavirus. Pero para mi esposo estaba siendo paranoica“, le dice a la BBC.

No sabemos a cuántas otras parejas en todo el mundo les pasó lo mismo que a Eduardo y Mónica.

Pero su historia es un buen ejemplo de la brecha de género en las actitudes hacia el uso de máscaras faciales que se ha hecho evidente durante la pandemia.

Hasta el 14 de julio, la covid-19 ya había infectado a más de 13 millones de personas y matado a más de 570,000, según la base de datos de la Universidad Johns Hopkins.

Y en la gran mayoría de los países donde hay datos disponibles, las tasas de mortalidad son considerablemente más altas entre los hombres.

Pero, a pesar de eso, estudios y encuestas también han encontrado que los hombres son más renuentes que las mujeres a usar equipos de protección personal y cubiertas faciales, actitud que también se ha observado durante epidemias anteriores.

Jared Kushner e Ivanka Trump

Getty Images
También en la familia Trump hay diferencias de género en el uso de mascarillas.

El uso de mascarillas, sin embargo, es una medida ampliamente recomendada por las autoridades de salud para ayudar a prevenir la propagación del coronavirus.

La Organización Mundial de la Salud, por ejemplo, apoya el uso de mascarillas como “parte de una estrategia integral de medidas para suprimir la transmisión”. Y, aunque admite que hay evidencia limitada sobre la efectividad de las mascarillas no médicas para el público en general, alienta su uso cuando el distanciamiento social no es posible.

Varios países y ciudades también están promoviendo su uso, y algunos incluso las han hecho obligatorias en espacios confinados o abarrotados, como en el transporte público, bares y tiendas.

Orgullo y prejuicios

Pero si las mascarillas pueden ser una ayuda en la lucha contra el coronavirus, ¿por qué los hombres son menos propensos a usarlas?

Uno de los análisis más recientes y publicitados del comportamiento masculino fue realizado por Valerio Capraro, profesor titular de Economía en la Universidad de Middlesex, y la matemática canadiense Hélène Barcelo, del Instituto de Investigación de Ciencias Matemáticas de Berkeley.

Cementerio

Getty Images
Los hombres son más propensos a morir por covid-19 y también a negarse a usar mascarillas.

Los académicos encuestaron a casi 2,500 personas que viven en Estados Unidos y descubrieron que los hombres no solo estaban menos inclinados a usar máscaras faciales que las mujeres, sino que consideraban que ponerse una mascarilla era “vergonzoso” y “un signo de debilidad”.

Y la encuesta también encontró que las mujeres tenían casi el doble de probabilidades que los hombres de manifestar la intención de “usar una máscara facial fuera de su casa”.

“Los hombres tienen menos tendencia a cubrirse la cara, y una de las razones principales es que tienden a creer que la enfermedad no los afectará más que las mujeres”, explica Capraro.

“Pero eso es particularmente irónico porque las estadísticas oficiales muestran que en realidad el coronavirus impacta a los hombres más seriamente que a las mujeres”, agrega el científico.

Menos máscarillas, más muertos

Otros estudios también han demostrado consistentemente que los hombres también son menos obedientes al lavado de manos, una de las medidas básicas de higiene para ayudar a prevenir la propagación de enfermedades.

Una encuesta reciente, por ejemplo, encontró que el 65% de las mujeres dice lavarse las manos regularmente, por un 52% de los hombres.

Y aunque en EE.UU. las afiliaciones políticas también influyen fuertemente en el comportamiento de hombres y mujeres durante la pandemia, el género parece seguir siendo un factor más importante.

Simpatizante de Trump con máscara facial

Getty Images
Las mujeres republicanas utilizan más las mascarillas que los hombres de su mismo partido.

Según varias encuestas, los partidarios del Partido Republicano del presidente Donald Trump son menos propensos a usar mascarillas o mantener la distancia social que los partidarios del Partido Demócrata.

Pero la encuesta nacional más reciente, hecha en junio, mostró que mientras el 68% de las mujeres que apoyan a los republicanos utiliza mascarillas fuera del hogar de forma frecuente, solamente un 49% de los hombres dijo ponerse una al salir de casa.

Todo indica, sin embargo, que la importancia de las máscaras faciales solo irá en aumento: nueva evidencia sugiere que el coronavirus puede propagarse por pequeñas partículas suspendidas en el aire y no solo a través de las gotas más grandes expulsadas cuando las personas tosen o estornudan.

Y un reciente estudio de científicos japoneses, que aún no se ha publicado, encontró una correlación entre el uso de mascarillas faciales y las tasas de mortalidad en 22 países.

Mujer con mascarilla al lado de hombre sin mascarilla

Getty Images
Científicos sostienen que hay una correlación entre mortalidad y uso de mascarillas.

Al analizar las encuestas del instituto de investigación YouGov, los científicos Daisuke Miyazawa y Gen Kaneko descubrieron que los países donde más personas dicen usar mascarillas tenían menos muertes por millón de personas.

¿Exceso de confianza?

Christina Gravert, científica conductista de la Universidad de Copenhague, no se sorprende por la división de género en el uso de mascarillas evidenciada por investigaciones.

Después de todo, hay una gran cantidad de trabajo académico que muestra que hombres y mujeres parecen abordar el riesgo de una manera diferente.

Pero Gravert le dice a la BBC que una simple observación en la capital danesa le bastó para confirmar que las mujeres estaban siendo más conscientes de los esfuerzos por contener la propagación de la covid-19.

Mujer caminando

Getty Images
Las mujeres le ponen más atención a las indicaciones.

“Los senderos para caminar en Copenhague se convirtieron en calles de un solo sentido, para que la gente no se cruzara al correr o caminar”, cuenta Gravert.

“Y mi impresión es que más hombres que mujeres se equivocan (al desplazarse por los mismos)”, destaca.

La brecha de género también se ha observado en otros países durante epidemias anteriores.

Por ejemplo, un estudio sobre el comportamiento de los usuarios del metro de Ciudad de México durante el brote de gripe porcina de 2009, que mató a casi 400 personas, encontró una mayor proporción de mujeres que de hombres con mascarillas.

También hay diferencias de género incluso en los países asiáticos donde usar máscaras faciales es una norma social ampliamente establecida y ampliamente observada.

Y la mayor reticencia masculina no es algo reciente: durante la pandemia de gripe de 1918 que mató a decenas de millones de personas, los hombres y los niños fueron el principal blanco de las campañas de salud pública que recomendaban el uso de mascarillas.

¿Hombres menos cuidadosos?

Junto con el trabajo académico mencionado por Christina Gravert, la vida real también parece confirmar constantemente la percepción de que los hombres son menos cuidadosos.

Los proveedores de seguros de automóviles, por ejemplo, han cobrado históricamente a las mujeres primas más bajas, porque los hombres están detrás de la mayoría de los accidentes de tránsito en todo el mundo (aunque también es cierto que el mundo tiene más conductores masculinos que femeninos).

Otro ejemplo curioso es el llamado Premio Darwin, que destaca las muertes más absurdas (y evitables): de 1995 a 2014 casi el 90% de los “ganadores” fueron hombres.

Hombre lee el periódico en las vías del tren

Getty Images
Numerosos estudios indican que los hombres toman más riesgos.

E incluso el investigador Valerio Capraro, admite haber sido negligente en el uso de mascarillas faciales.

“Solo comencé a usar una hace unos meses, cuando fui de viaje a Italia, donde el uso de mascarillas es obligatorio en una serie de situaciones”, admite.

Capraro ahora cree que hacer que las máscaras sean obligatorias hará que más hombres sigan los consejos de salud pública.

“Los estudios han demostrado que la diferencia de género casi desaparece en los lugares en los que es obligatorio cubrirse la cara”, destaca.

Christine Gravert, sin embargo, ve más potencial en campañas de concientización dirigidas al público masculino.

Mascarilla abandonada

Getty Images
Para hacer que más hombres utilicen mascarillas los expertos recomiendan campañas dirigidas y regulaciones más estrictas.

“Si el problema es el exceso de confianza, podría ayudar a que los hombres conozcan las estadísticas y mostrarles que sufren más de covid que las mujeres”, explica.

“Y si tomamos en serio que los hombres son en promedio menos altruistas y más egoístas, entonces la comunicación debería centrarse menos en proteger a los demás y más en protegerse a uno mismo”, dice la experta.

Un final feliz

También hay evidencia de que la presión de grupo puede funcionar, como lo muestra la historia de Eduardo y Mónica, la pareja dividida por una máscara facial.

Después de darle un ultimátum a su esposo, Mónica vio un cambio radical que se tradujo en un final feliz: Eduardo lleva una mascarilla desde hace un tiempo.

“Todavía pienso que mi esposo cree que un hombre sano como él no se enfermará“, dice Mónica.

“Pero ahora es bastante consciente de que sus buenas acciones protegerán a su familia”, concluye.

* Los nombres de Mónica y Eduardo fueron cambiados a solicitud de la entrevistada.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=0LMiekyc95A

https://www.youtube.com/watch?v=RsrBdPxW3Xw

https://www.youtube.com/watch?v=B_Gzc2Z7uQY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.