Los activistas que luchan en México contra el exorcismo de la Iglesia al matrimonio gay
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Manu Ureste

Los activistas que luchan en México contra el exorcismo de la Iglesia al matrimonio gay

Un grupo de activistas de la diversidad sexual entregó una carta en la Secretaría de Gobernación en la que exigen que se respete el Estado laico, y que la Iglesia católica cese "sus mensajes de odio" contra el aborto y el matrimonio homosexual.
Manu Ureste
Por Manu Ureste
11 de julio, 2015
Comparte
La marcha para exigir que se respete el estado laico tuvo lugar el pasado jueves 9 de julio, en la Ciudad de México. //Foto: Manuel Ureste (@ManuVPC)

Integrantes de la comunidad de la diversidad sexual marcharon el pasado jueves 9 de julio, en la Ciudad de México, para exigir que se respete el estado laico y que la Iglesia no intervengan en las decisiones de los jueces. //Foto: Manuel Ureste (@ManuVPC)

Son pocos.

Tan pocos, que en pleno paseo de la Reforma el grupo de nueve personas pasa desapercibido entre el ir y venir de la ciudad capital, que a esa hora del mediodía bulle frenética.

Pero la escasa respuesta a la convocatoria, ni la nula atención de los medios informativos, los desanima. Al contrario, aseguran. Están convencidos de que en su demanda está la fuerza de millones de personas de la comunidad de la diversidad sexual en México, quienes repudian los pronunciamientos de la jerarquía católica contra la resolución que el pasado 12 de junio emitió la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), la cual determina que cualquier ley que prohíba en el matrimonio entre personas del mismo sexo es inconstitucional.

“La Iglesia ha lanzado una cruzada en contra de la jurisprudencia de la Suprema Corte”, se apresura a señalar ante la grabadora Manuel Amador, activista de la organización civil Foro Hombres Gay, quien junto con el resto de activistas se prepara la mañana del jueves 9 de julio para marchar desde el monumento de El Caballito hasta la Secretaría de Gobernación. Ahí buscarán, como una medida de varias que llevarán a cabo a nivel nacional, entregar una carta firmada por más de 20 organizaciones civiles y cientos de ciudadanos a Miguel Ángel Osorio Chong, titular de la dependencia, y a Omar de la Torre, subsecretario de Asuntos Religiosos, en la que exigen que la Iglesia no intervenga en los “asuntos políticos”, ni en las decisiones de los jueces.

“Es una estrategia de la Iglesia –insiste Amador-, porque ya son varios jerarcas los que han hablado en contra de esta decisión de la Suprema Corte. Están mandado desde diferentes puntos del país un mensaje de odio e intolerancia hacia las personas de la comunidad LGBTI, y por eso las organizaciones civiles estamos pidiendo que se haga valer el estado laico. Porque no se puede fomentar el odio y luego que aquí no pase nada”.

“La Iglesia hizo un exorcismo, nosotros invocamos a la Constitución”

A continuación, Mario Roberto Arteaga, de la Red Ciudadana por la Diversidad Sexual, deja que otro compañero termine de escribir sobre una manta de tres metros de longitud el lema “Respeto al estado laico”, y saca de la mochila una lista con los últimos “mensajes de odio” de algunos jerarcas mexicanos.

Uno de esos mensajes, detalla Arteaga, lo lanzó el arzobispo emérito de Guadalajara, Juan Sandoval Íñiguez, quien afirmó en el canal católico María Visión que el matrimonio “según la revelación cristiana” es entre un hombre y una mujer, y que “lo demás es cosa desviada”. Además, el jerarca agregó que “lo que se salga de esta institución divina, atenta contra ella y es una aberración y no puede caber en la mente de un católico”.

También Luis Felipe Gallardo, obispo de Veracruz, llamó “aberrante” el matrimonio entre personas del mismo sexo y calificó como “ridícula” a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, porque estaría “cayendo en el ridículo de los ridículos” al violentar “las leyes naturales” de Dios.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación determinó que cualquier ley que prohíba en el matrimonio entre personas del mismo sexo es inconstitucional. //Foto: Manu Ureste (@ManuVPC)

La Suprema Corte de Justicia de la Nación determinó que cualquier ley que prohíba en el matrimonio entre personas del mismo sexo es inconstitucional. //Foto: Manu Ureste (@ManuVPC)

La lista continúa.

Gustavo Rodríguez Vega, recién nombrado arzobispo de Yucatán, dio un paso más allá, y expresó abiertamente que no acatará la decisión de la Suprema Corte, aún y cuando lo obligara la ley y pudiera ir a la cárcel.

“Esta ley (de la SCJN) no puede obligar a la Iglesia; la Iglesia no puede ir contra sus principios y de hecho vendrán a la Iglesia, solamente quienes compartan nuestros principios. Que la Suprema Corte meta a la cárcel a los obispos y a los sacerdotes, a quien quiera, pero la Iglesia no puede ir contra la ley de nuestro Señor Jesucristo”, retó el religioso, con unas declaraciones que recoge el portal Notidiócesis. 

Mientras que Norberto Rivera, arzobispo primado de México, criticó la “visión miope” de los magistrados de la Suprema Corte, pues “se niegan a reconocer que sólo el matrimonio entre hombre y mujer puede generar un sentido de responsabilidad social contrario al anarquismo de las uniones entre personas del mismo sexo”.

Por si fuera poco, también se llevaron a cabo dos eventos masivos en diferentes partes de México para solicitar que “el Señor ilumine” a los diputados y jueces “en bien de la familia según las leyes de Dios”.

El primero fue en la Catedral de San Luis Potosí. Ahí, según informó en una rueda de prensa el arzobispo emérito Juan Sandoval, el pasado 20 de mayo se llevó a cabo un “Magno Exorcismo” –al que vino incluso un ‘demonólogo’ y un exorcista español- para alejar “al maligno” de México, y para pedir que se ponga fin en el país a las prácticas que la Iglesia considera atentan contra la vida, como el aborto y el matrimonio homosexual.

El segundo evento se realizó en Chihuahua, donde el arzobispo Constancio Miranda invitó a la ciudadanía a una jornada de oración el pasado martes 23 de junio, mientras se desarrollaba la sesión en la que los diputados locales discutían sobre los matrimonios igualitarios en la entidad.

“Hace unas semanas se hizo un famoso exorcismo en San Luis Potosí y una jornada de oración en Chihuahua. Y nos parece muy preocupante que, poco después de esa jornada de oración para evitar los matrimonios homosexuales, apareciera en Chihuahua una compañera transexual asesinada y envuelta en una bandera nacional. Esto nos parece que es un mensaje claro por parte de gente que sí está respondiendo a estos llamados de odio que está haciendo la jerarquía católica”, advierte Mario Roberto Arteaga.

Por eso, enfatiza el defensor de derechos humanos, exigen que la Secretaría de Gobernación “cumpla con su función” y defienda los artículos 1 y 24 de la Constitución mexicana, que establecen los principios fundamentales de la libertad de convicciones éticas, de conciencia y de religión, en el país.

“La Iglesia hizo un exorcismo contra el aborto y el matrimonio homosexual. Nosotros, en cambio, sólo invocamos a la Constitución para que se cumpla la ley”, piden casi al unísono Mario Roberto y Manuel Amador.

El grupo de activistas marchó a través de la avenida Bucareli, escoltado por un agente de Tránsito del DF. //Foto: Manu Ureste (@ManuVPC)

El grupo de activistas marchó a través de la avenida Bucareli, escoltado por un agente de Tránsito del DF. //Foto: Manu Ureste (@ManuVPC)

La marcha llegó hasta la Secretaría de Gobernación, donde una comitiva entró a las instalaciones. //Foto: Manu Ureste (@ManuVPC)

La marcha llegó hasta la Secretaría de Gobernación, donde una comitiva entró a las instalaciones. //Foto: Manu Ureste (@ManuVPC)

“Fuera los rosarios de nuestros ovarios”

La pancarta ya está lista.

Lentamente, los nueve integrantes de la marcha comienzan a enfilar la avenida Bucareli con banderas arcoíris en las manos.

A pesar de que son pocos, hacen ruido.

“¡Fuera los rosarios de nuestros ovarios!”, gritan mientras un mar de coches los rodean, como un furioso caudal que bordea a una piedra, y un policía de tránsito los sigue casi al trote a unos metros de distancia, para evitar algún accidente.

El trayecto es corto. En menos de 10 minutos los activistas llegan a las inmediaciones de la Secretaría de Gobernación, donde otro movimiento social tiene también instalado de manera permanente su plantón a modo de protesta.

-No hay paso –los reciben unos granaderos con el gesto aburrido y cansado-.

Pero Manuel Amador, que es quien viene lanzando las consignas a viva voz por toda la avenida, no se da por vencido.

“No venimos a ocasionar problemas, sólo queremos entrar y que nos reciban y escuchen nuestras demandas. Exigimos que se respete la Constitución y el estado laico”, dice el activista sin perder el ímpetu, mientras uno de los elementos de seguridad lo escucha con desgana, y comunica por el radio a alguien la exigencia de los manifestantes.

****

Tras insistir en su intención de acceder al inmueble de la Segob, finalmente los funcionarios Juan Carlos García Azcona, subdirector de Conciliación, y Flavio Hernández Peralta, subsecretario de Análisis e Información Política, recibieron a una comitiva de los activistas, quienes les entregaron la carta dirigida a Miguel Ángel Osorio Chong y a Omar de la Torre.

 

En las próximas semanas, el grupo de activistas informa que planea llevar a cabo nuevas acciones para exigir que se respete el Estado laico en México.  

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'Mi mamá va a morir el domingo a las 7 de la mañana. Y está feliz': el testimonio de muerte digna en Colombia

Martha Sepúlveda es la primera paciente en Colombia que accederá a la eutanasia sin tener una enfermedad terminal. Federico, su único hijo, cuenta en un conmovedor relato por qué ayudó a su madre a cumplir su último deseo.
9 de octubre, 2021
Comparte

Martha Sepúlveda está feliz porque pondrá fin a su vida el domingo 10 de octubre a las 7 de la mañana.

Se ríe frente a las cámaras comiendo patacón con guacamole y tomando cerveza en un restaurante de Medellín, a pesar de que se enfrentará a la muerte.

Está feliz precisamente porque logró que la justicia le diera la autorización para someterse a una eutanasia.

En Colombia la eutanasia fue despenalizada en 1997, pero solo se convirtió en ley en 2015. En julio pasado, la Corte Constitucional del país extendió el derecho a una muerte digna a quienes padezcan “un intenso sufrimiento físico o psíquico” por causa de una lesión o enfermedad incurable,

Y el de Martha Sepúlveda es el primer caso en que se autoriza una eutanasia en un paciente que no tiene una enfermedad terminal.

Según la agencia EFE, que cita al Ministerio de Salud, en el país se han realizado 94 procedimientos de eutanasia desde abril de 2015 hasta el 8 de mayo de 2020

Para Martha, desde que fue diagnosticada con esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad grave e incurable, su vida se había transformado en un tormento.

Como sabía que la suya iba a ser una muerte lenta y dolorosa que se extendería por varios años, el futuro le parecía desgarrador.

Hasta que un día le dijo a Federico, su único hijo de 22 años, que quería luchar por conseguir su eutanasia.

Los médicos no le dieron muchas esperanzas porque una de las condiciones establecidas por la legislación colombiana para acceder al procedimiento, es que la expectativa de vida del paciente sea inferior a seis meses.

En el caso de Martha, la agonía podía prolongarse al menos por tres años más. Sin embargo, ella dio la batalla judicial hasta que finalmente logró su objetivo.

Paradójicamente, conseguir la muerte, le devolvió la vida.

Mi mamá está tranquila y feliz desde que le dijeron que podía morir porque su vida era literalmente un infierno”, cuenta su hijo en diálogo con BBC Mundo.

Y así se le ve, contenta porque va a morir.

“Tengo buena suerte”, dice en su última entrevista televisiva con Caracol TV. “Me río más, duermo más tranquila”.

“Soy una persona católica, me considero muy, muy creyente. Pero Dios no me quiere ver sufrir a mi“.

“Con una esclerosis lateral en el estado que la tengo, lo mejor que me puede pasar es que me vaya a descansar”.

Este es el testimonio de su hijo, Federico Redondo Sepúlveda, contado a BBC Mundo en primera persona.


A mi mamá le diagnosticaron la esclerosis lateral amiotrófica a fines de 2018.

Ella lo tomó de una manera bastante particular. Su reacción fue reírse. Dijo “vea, tengo esta enfermedad y me muero en tres años”. Pero lo dijo de manera muy jocosa, muy divertida, haciendo bromas.

Mi mamá siempre ha sido una persona muy abierta a la muerte. Ella siempre ha dicho “yo no tengo miedo a partir, sino a la forma en la que voy a partir”, que es precisamente por lo que buscó que le reconocieran el derecho a una muerte digna.

Martha Sepúlveda

Martha Sepúlveda

Ella no concebía la vida postrada en una cama. El final de la esclerosis lateral amiotrófica es sin poder hablar, sin poder tragar… es algo sumamente doloroso e indigno para ella.

Se tomó muy olímpicamente el diagnóstico. Posteriormente ya empezó a perder fuerza en las piernas, a requerir apoyo para caminar en distancias más o menos largas. Ya luego requería apoyo para todo tipo de caminatas incluso dentro de la casa.

Y a principios de este año empezó a requerir apoyo para ir al baño. Después, había que bañarla, había que vestirla. En ocasiones se le dificultaba comer o cepillarse porque las manos estaban perdiendo demasiada fuerza.

Lo peor para ella es ver cómo se deterioraba a tal punto que no puede ser independiente para lo más básico de las actividades cotidianas.

Un día ella me dijo: “Sería tan bueno que yo pudiera solicitar la eutanasia”. Y pues yo no lo tomé como muy en serio.

Pero cuando me dijo que quería hacerlo, yo estuve en negación por unos días. Yo decía, “no, mi mamá no, todavía no”. Le decía, “mami, por favor no”.

Martha Sepúlveda

Martha Sepúlveda
Martha y su hijo Federico.

Yo me considero una persona muy liberal, pensaba que el derecho a la eutanasia es un derecho que hay que proteger, pero nunca lo vi como algo cercano.

Pero ya luego, concientizándome un poco de la condición precaria en la que ella estaba, y de su desespero, y de la indignidad en la que estaba, yo dije: “Creo que demuestro más mi amor si la apoyo en esta decisión que ella tomó“.

Yo sí necesito a mi mamá y quiero que esté conmigo en cualquier condición. Pero en ese caso solo estaría pensando en mí, en mis necesidades.

Llevamos 22 años juntos. Mi vida giraba alrededor de ella y la de ella alrededor mío. Luego de su partida, yo tendré que inventarme otra vida. Por eso fue tan difícil al principio.

Cuando yo la cuidaba tenía sentimientos encontrados. Por un lado me gustaba, porque sentía que le estaba regresando a mi mamá de alguna forma, todo el apoyo y todo lo que ha hecho por mí a lo largo de la vida.

Pero también pensaba en lo que ella me decía. Me decía: “Hijo, esto no es vida, esto no es digno”.

Martha Sepúlveda

Martha Sepúlveda

Claramente yo estoy triste. Claramente estoy ansioso, claramente estoy… de alguna forma desesperado. Sería muy raro que no lo estuviera.

Pero también de alguna manera me reconforta el hecho de que mi mamá haya podido terminar su vida de la forma que ella quería.

El día y la hora que ella quería.

Desde muy joven dijo que nunca quería estar postrada en una cama, absolutamente dependiente en todo momento.

Nosotros coincidimos en que vivir es decidir y desde que la esclerosis empezó a condicionar físicamente a mi mamá, ella ya no puede decidir por sí misma.

Muchas personas se sorprenden porque la ven muy tranquila y muy feliz.

Martha Sepúlveda

Martha Sepúlveda

Mi mamá está tranquila y feliz desde que le dijeron que podía morir porque su vida era literalmente un infierno. Ella antes no era así. Antes estaba desesperada, triste y con pocas esperanzas de cara al futuro.

Pero ahora, mi mamá va a morir el domingo a las 7 de la mañana. Y está feliz. Está feliz desde que sabe que le van a aplicar el procedimiento eutanásico.

El domingo se va a hacer una cremación, se va a celebrar una eucaristía y… y ya, porque básicamente eso es lo que quiere.

La voy a extrañar mucho. Yo creo que no hay nada que no vaya a extrañar porque nada volverá a ser lo mismo. Nada.

Desde su sonrisa y su berraquera y su buena actitud ante lo bueno y lo malo de la vida… hasta sus regaños.

Todo me hará falta.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ZdWiKvBoZeA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.