close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Cuartoscuro

A medias, la infraestructura de Grupo México para evitar derrame en Sonora: organizaciones

Afectados por el derrame en el río Sonora interponen amparos por la violación a derechos humanos.
Foto: Cuartoscuro
Por Nayeli Roldán
4 de agosto, 2015
Comparte
Limpieza del Río Sonora. // Foto: Cuartoscuro.

Limpieza del Río Sonora. // Foto: Cuartoscuro.

La infraestructura que debía retener los químicos utilizados en la mina Buenavista del Cobre estaba a medio construir y carecía de un sistema de detección y control de derrames, lo que permitió la contaminación del río Sonora en agosto de 2014, según consta en las inspecciones de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA).

Esto forma parte de la investigación realizada por los Comités de Cuenca del Río Sonora y la organización PODER, en la cual también se revela que la mina opera desde 2011 sin un “Plan de Manejo de Residuos” que debería ser aprobado por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT).

Ante ello, los pobladores afectados interpusieron cinco amparos para denunciar las irregularidades cometidas por el gobierno federal y la empresa tras la contaminación de 40 millones de litros de solución de sulfato de cobre acidulado (CuSO4) proveniente de la mina Buenavista del Cobre, la cuarta más grande del mundo y subsidiaria de Grupo México.

La Alianza Méxicoleaks, de la que Animal Político forma parte, participa en la difusión de la investigación iniciada en 2013 por las organizaciones y que se dará a conocer este martes 4 de agosto.

Julieta Lamberti, investigadora de Poder, explica que el área donde se manejaban los lixiviados (químicos para obtener el cobre) era “un de lámina que aún estaba en construcción”, sin los aditamentos, como una válvula que contuviera los líquidos, pudo llegar hasta el río Sonora.

Según los representantes de la mina, esta área estaba en reparación, pero las fotografías  de las inspecciones –obtenidas a través de solicitudes de información-demuestran que “ni siquiera estaban construidos”.

Además, la PROFEPA detectó que la mina no contaba con sistemas de detección y control de derrames, lo que “explica que no existieron los elementos para controlar un derrame” a los que estaban obligada la empresa, según la Ley Minera.

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, señaló en otra inspección que “el terreno en donde se encuentran los represos -en los que desde mayo y junio de 2014 se captan y procesan lixiviados- tiene un avance de 50% en la construcción”, explica la investigación.

Aunque la empresa aseguró que el derrame fue causado por un exceso de lluvia, la

SEMARNAT, la PROFEPA y la Secretaría de Salud desmintieron esa versión, toda vez que el 6 de agosto se registró una precipitación de 5 milímetros y en los tres días previos no llovió. En cambio, para que ocurriera una inundación, se requerirían entre 50 y 100 milímetros de nivel pluvial .

Violaciones a derechos humanos

Los Comités de Cuenca del Río Sonora interpusieron cinco amparos contra la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) y la mina Buenavista del Cobre, por la violación de los derechos humanos de los habitantes de siete municipios de Sonora.

Se trata de una estrategia jurídica que podría “cambiar el estándar de actuación de la autoridad y las empresas”, afirma el abogado de la organización Poder, Luis Miguel Cano López.

Esto porque los amparos están basados en la defensa de los derechos humanos según los tratados internacionales, pues las leyes en el país son “insuficientes” para hacer que los responsables reparen de daño causado, explica el litigante en entrevista.

Los cinco amparos ya fueron aceptados por distintos juzgados de Sonora entre el 30 de abril y la primera quincena de julio y de ganarlos, el caso de los afectados sería “emblemático” y repercutiría en otras situaciones similares.

Los comités de Cuenca denuncian que no fueron consultados para que la minera Buenavista del Cobre obtuviera una concesión en Cananea, por lo que el amparo busca que se obligue a la autoridad a hacerlo.

“Los tienen que tomar en cuenta para que participen y sus opiniones sean tomadas en cuenta”, porque, como se vio en el derrame en el río Sonora, los habitantes son los primeros afectados, asegura el abogado.

Otro amparo es por el incumplimiento del programa de remediación ambiental, que solo ha avanzado en una de las cinco fases previstas y del cual, la SEMARNAT ni siquiera tiene el proyecto, según respondió en una solicitud de información.

El amparo contra la SAGARPA es por la “omisión” para instrumentar el Programa de Reactivación Agropecuaria que prometió a los productores agropecuarios de los siete municipios afectados el 14 de septiembre de 2014.

Aunque la violación de derechos humanos es cometida por el Estado y sus instituciones, el equipo jurídico de Poder también incluye a la minera Buenavista del Cobre en un amparo de esta naturaleza, pues la reforma a la Ley de Amparo permite señalar a una empresa con una concesión como “autoridad”.

El agua, ¿se puede tomar?

Aunque la Comisión Federales para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) confirmó que el agua del río Sonora es apta para el consumo humano al registrar un nivel de metales aceptables de acuerdo a las normas de la Comisión Nacional del Agua, los 22 mil habitantes de los siete municipios afectados se niegan a consumirla.

Precisamente por eso es que otro de los amparos se refiere a que se garantice “agua de calidad”, explica el abogado Cano López. Esto, porque la “normatividad en México es poco exigente” y más bien debía medirse y compararse con los más altos y “protectores” estándares interpuestos por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Jesús Armando Enríquez, agricultor e integrante del Comité de Cuenca Sonora, asegura que 22 mil habitantes de los siete municipios perdieron cultivos en 2013 y en 2014, los alimentos de sus cosechas tienen un crecimiento anormal.

“El cacahuate no se dio. El sorgo es más pequeño y las plantas no se ven con la misma vida”, dice. Además, a su hijo de cinco años le salieron llagas alrededor de la nariz, luego manchas en los brazos poco después del derrame. Aunque no ha sido analizado sus niveles de metales en la sangre, los médicos locales afirman que la contaminación del río podría ser un factor. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Por qué deberías definir con tu pareja qué es una infidelidad

Pese a su prevalencia, muchas parejas no hablan de las infidelidades. Los psicólogos sugieren que deberíamos tener conversaciones mucho más abiertas sobre el tema.
Getty Images
2 de julio, 2019
Comparte

Mike Pence se niega a cenar solo con ninguna mujer que no sea su esposa. Para el vicepresidente estadounidense es un signo de respeto hacia su esposa, Karen, y una regla guiada por sus fuertes convicciones religiosas.

Lo que para algunos es una solución para los hombres que no pueden controlarse, otros lo consideran condescendiente, sexista e insultante. (Sin embargo, no es una actitud tan extraña: en un estudio, alrededor del 5.7% de las personas encuestadas pensaban que comprar comida para alguien del sexo opuesto se puede considerar un acto de infidelidad).

Cualquiera que sea tu opinión sobre las justificaciones de Pence, al menos él y su esposa tienen límites claros sobre lo que consideran apropiado hacer con personas del sexo opuesto. Eso es más de lo que pueden decir muchas parejas heterosexuales.

Prevalencia

Mucha gente no tiene claro lo que significa ser infiel, y se subestima enormemente la probabilidad de que ocurra algún tipo de traición. Tampoco tienen mucha idea de cómo lidiarían con una infidelidad si ocurriera (la reacción de muchas personas es sorprendente).

La falta de comunicación y comprensión está causando mucha angustia, y muchos psicólogos sugieren que deberíamos tener conversaciones mucho más abiertas sobre la infidelidad.

Descubrir cuántas personas son o han sido infieles es un desafío, sobre todo porque los investigadores dependen de las confesiones honestas de los infieles. Como resultado, las estimaciones de infidelidad pueden variar enormemente y a menudo se ven afectadas por la forma en que se recopilan los datos.

Pareja comiendo una hamburguesa.

Getty Images
Alrededor del 5,7% de las personas encuestadas pensaban que comprar comida para alguien del sexo opuesto es un acto de infidelidad

En el extremo superior de las estimaciones, el 75% de los hombres y el 68% de las mujeres admitieron haber sido infieles de alguna manera, en algún momento, en una relación (aunque investigaciones más actualizadas de 2017 sugieren que hombres y mujeres tienen tasas similares). Una de las tasas más bajas de infidelidad publicadas es del 14%, un número considerable.

Sin embargo, solo el 5% de las personas cree que su pareja ha sido infiel o lo será en algún momento de su relación, lo que significa que incluso las estimaciones más conservadoras sugieren que sucede con mucha más frecuencia de la esperada. Quizás confiamos demasiado en nuestras parejas.

“Aquellos que generalmente no estamos deprimidos tenemos una idea muy exagerada de que sucederán cosas buenas y una sensación demasiado baja de que sucederán cosas malas”, dice Susan Boon, de la Universidad de Calgary, en Canadá.

“Una posibilidad es que la baja presunción de que nuestras parejas nos engañarán es una manifestación de eso. Alternativamente, cuando estás en una relación, podría ser útil tener fe en la pareja porque sería poco saludable monitorear su comportamiento todo el tiempo”.

Qué significa ser infiel

Este es uno de los problemas: la infidelidad significa diferentes cosas para diferentes personas.

Los investigadores pueden predefinir qué constituye ser infiel, pero todo el mundo tiene una interpretación diferente, por lo que los entrevistados podrían no estar de acuerdo con ellos.

“La gente sobreestima el grado en que otros aprueban y se involucran en una infidelidad”, dice Boon.

“No estoy segura de por qué la gente no habla de ello teniendo en cuenta la frecuencia con la que lo ves en películas o canciones. Parte de esto es que no somos conscientes de la variabilidad de los estándares. Suponemos erróneamente que lo que yo considero como una infidelidad es lo que consideras tú también”.

Hombre quitándose anillo de casado.

Getty Images
En el extremo superior de las estimaciones, el 75% de los hombres y el 68% de las mujeres admitieron haber sido infieles de alguna manera, en algún momento, en una relación.

Alrededor del 70% de las personas no han discutido con sus compañeros lo que cuenta como infidelidad. ¿La descarga de una aplicación de citas cuenta, por ejemplo?

Entre el 18% y el 25% de los usuarios de Tinder están en una relación mientras usan la aplicación de citas. Presumiblemente, quedar con personas que conoces en Tinder cuenta. Como era de esperar, los usuarios de Tinder que ya están en relaciones tienen más probabilidades de tener sexo casual.

Las personas que respondieron a la pregunta sobre si creían que su pareja había sido infiel alguna vez, eran libres de interpretar la infidelidad de la forma que eligieran. Tal vez eso hace que la estadística del 5% sea aún más sorprendente. Para algunas personas, ser infiel puede incluir solo sexo, pero para otras ya lo es coquetear con alguien.

Con la libertad de interpretar la infidelidad como deseemos, aún así somos muy optimistas al pensar que nunca nos sucederá.

Infidelidad emocional

Definir la infidelidad emocional es particularmente difícil. Un lugar donde pueden ocurrir transgresiones emocionales es en el puesto de trabajo, donde los intereses personales y profesionales se superponen y resultan en relaciones cercanas. Por tanto, es posible que se presenten oportunidades para transgredir, desde amistades inocuas a algo más íntimo.

En un estudio, investigadores entrevistaron a mujeres sobre sus actitudes hacia las relaciones en el lugar de trabajo. A estas mujeres, todas entre los 30 y 40 años y comprometidas en relaciones, se les preguntó cuándo sentían que las líneas entre las relaciones apropiadas e inapropiadas en el lugar de trabajo se difuminaban.

“No puedo mentir, espero verlo en el trabajo”, dijo una entrevistada. “Te sientes como una colegiala estúpida, sabes, como cuando te enamoras de alguien y lo ves y ‘¡oh!’ te emocionas”.

Pareja con sus teléfonos en cama.

Getty Images
Entre el 18% y el 25% de los usuarios de Tinder están en una relación mientras usan la aplicación de citas.

Las entrevistadas concluyeron que la intimidad física no es necesaria para provocar sentimientos de infidelidad emocional. Retener información, confiar en otra persona, incluso pensar en la otra persona si te impide pensar en tu pareja es suficiente. Estas son todas cosas que podrían suceder teniendo en cuenta la cantidad de tiempo que pasamos en el trabajo y la naturaleza de establecer relaciones cercanas con los compañeros de trabajo.

Los entrevistados hablaron de “salvaguardar las relaciones”: predefinir reglas básicas sobre qué es y qué no es apropiado. También dijeron que la elección de confiar en sus parejas era importante para mantener una relación saludable.

El comportamiento de parejas amigas puede ser esclarecedor en cuanto a tus propias actitudes sobre la infidelidad. Cuanto mayor sea la proporción de amigos que crees que han sido infieles en sus relaciones, es más probable que hayas sido infiel en el pasado y tienes más probabilidades de decir que podrías serlo de nuevo en el futuro. Tendemos a rodearnos de personas igualmente adúlteras o no adúlteras.

¿Admitirlo?

Está claro que la mayoría de las personas en relaciones monógamas piensan que engañar es moralmente incorrecto. Pero, si alguien ha sido infiel, ¿es mejor admitirlo?

Cuando los investigadores hacen esta pregunta, las personas tienden a decir que sí. De hecho, más del 90% de las personas encuestadas dicen que querrían saber si su pareja las había engañado.

Una investigación sugiere que la importancia de parecer leal y puro es una razón clave por la cual las personas hacen esos juicios morales. De hecho, mantener la lealtad es más importante que proteger los sentimientos de alguien.

Pareja.

Getty Images
La infidelidad es la causa número uno de divorcio en Estados Unidos.

Pero si lo más importante era no causar daño, entonces la gente diría que mantener el asunto en secreto era más ético que confesar.

Si en realidad es o no lo mejor que podemos hacer es otro asunto. La infidelidad es la causa número uno de divorcio en Estados Unidos.

Admitir el engaño claramente dañará los sentimientos de tu pareja, pero varía mucho la forma cómo reacciona la gente.

Greg Tortoriello, psicólogo de la Universidad de Alabama, en EE.UU., ha estudiado los efectos de lo que se percibe como un fracaso, particularmente en gente cuya personalidad hace que reaccionen mal ante el fracaso. Un ejemplo son los narcisistas, que buscan la aprobación de los demás y son muy conscientes de cómo se presentan en público.

“Evaluamos dos tipos de narcisistas: narcisistas grandiosos y narcisistas vulnerables“, dice Tortoriello.

“Un narcisista grandioso tiene un sentido inflado de autoestima vinculado a una mayor autoestima, mientras que un narcisista vulnerable es sensible a los juicios de otros y generalmente tiene una menor autoestima. En ambos casos, las amenazas leves pueden activar un comportamiento agresivo”.

En un estudio realizado por Tortoriello, los participantes imaginaron que su pareja estaba involucrada en varios tipos de infidelidad. Algunas de las infidelidades imaginarias estaban basadas en experiencias emocionales -tu pareja habla tarde por teléfono con otra persona y responde a su mensaje en lugar de al tuyo- y otras eran sexuales.

“Los narcisistas grandiosos querían afirmar su poder y control sobre sus relaciones cuando existía una amenaza de infidelidad emocional”, dice Tortoriello. “Esto tomaba la forma de amenazas verbales, amenazas físicas y vigilancia”.

Los narcisistas vulnerables pasaron más tiempo preocupándose y tenían más emociones negativas después de la infidelidad emocional.

Mujer

Getty Images
Rasgos de la personalidad como el narcisismo pueden influir fuertemente en cómo las personas responden a una infidelidad.

En términos clínicos, los diagnósticos de narcisismo como un trastorno patológico tienden a ser extremos: o eres narcisista o no lo eres. La mayoría de los psicólogos del comportamiento, como Tortoriello, ven el narcisismo como una escala: todos tenemos algunas de estas cualidades en mayor o menor grado.

En este estudio, observó específicamente a personas que estaban por encima del promedio en estos rasgos pero que no eran patológicamente narcisistas.

“Si estás en una relación con una de estas personas y la engañas sexualmente, parece que tratarán de afirmar el dominio y eso se manifestará en conductas bastante destructivas, pero se complica más con la infidelidad emocional”, dice Tortoriello.

“Es posible que los narcisistas vulnerables no comuniquen que existen estas preocupaciones en torno a la relación y que se genere una confusión. Si tuviera que proponer algo, diría que encontrar formas de cultivar la comunicación, específicamente en estas relaciones donde hay muchas emociones negativas interiorizadas, es importante”.

El perdón es más probable cuando el engaño es un incidente aislado y cuando se ofrece una disculpa.

Sin embargo, Tortoriello y Boon reiteran que las personas reaccionan de manera muy diferente en situaciones hipotéticas y en la realidad. “Por unanimidad, la gente dice que romperían con alguien por una infedilidad, pero no es la manera en la que responde la gente en la realidad”, dice Boon. “A veces es el fin de los matrimonios, pero no siempre”.

Tortoriello ha comenzado a pensar en recopilar datos de la vida real y está interesado en explorar la versión de los eventos de los dos miembros de la pareja. ¿Nuestras parejas creen que estamos siendo más infieles que nosotros? ¿Ven engaño donde otros ven flirteo inofensivo?

Una cosa a considerar es que, aunque la prevalencia de la infidelidad durante toda la vida es alta -es probable que le ocurra a muchas personas en algún momento-, las probabilidades de que se dé en un año en particular probablemente sean bastante bajas.

Por eso no parece particularmente apremiante hablar de eso ahora.

Puedes leer la nota original en inglés en BBC Future.


https://www.youtube.com/watch?v=WHVHsbI4oYs&t=

https://www.youtube.com/watch?v=d4L-tZXPhxY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.