Cyranoides y ecoborgs: las personas "poseídas" por computadoras
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AP

Cyranoides y ecoborgs: las personas "poseídas" por computadoras

Se prestan a los experimentos en los que hacen y dicen lo que les dicta otra persona o las computadoras ¿Cuál es su propósito?
AP
Por David Robson de BBC Mundo
2 de agosto, 2015
Comparte
Los robots de la actualidad se parecen muy poco a los del pasado... Pero todavía tienen una apariencia inquietante. // Foto: AP.

Los robots de la actualidad se parecen muy poco a los del pasado… Pero todavía tienen una apariencia inquietante. // Foto: AP.

Sophia Ben-Achour parece una típica estudiante londinense. Tiene el pelo corto castaño, ojos bailones y una gran sonrisa.

Nunca pensarías que su mente está siendo controlada por una serie de procesadores situados a más de 320 kilómetros.

Estar poseído por una computadora no es tan desconcertante, me explica ella. “Hoy es la primera vez que he pensado, eh, soy solo un cuerpo y nada más”.

En términos técnicos, Sophia es un “ecoborg”, una persona que respira y vive y funciona como la portavoz de un robot.

Todo lo que dice se originó en un robot hablante Internet. Las palabras le llegan a ella a través de una pequeña pieza en el oído.

Parece una historia de ciencia ficción distópica, pero en realidad este experimento tiene un objetivo serio.

Apariencia e inteligencia

Investigadores de la London School of Economics quieren entender cómo el cuerpo y la apariencia de la inteligencia artificial pueden condicionar nuestra percepción.

Esto es crucial para nuestro entendimiento de la Inteligencia Artificial, porque en el futuro puede ser que estemos rodeados de máquinas que sean indistinguibles de nosotros mismos, y necesitamos saber cómo reaccionar.

“La mayor parte de las veces que nos enfrentamos con la Inteligencia Artificial hoy en día es en una interface muy mecánica”, dice Kevin Corti, uno de los investigadores.

Su respuesta fue utilizar un cuerpo humano con una mente de robot. “Se hace de forma que la gente crea que está en realidad hablando con otra persona”.

Cori y su supervisor, Alex Gillespie, se inspiraron en el trabajo sobre “cyranoides”, un experimento inventado por el controvertido psicólogo Stanley Milgram.

Milgram es famoso por un experimento sobre la obediencia, en el que pidió a los sujetos que infringieran descargas eléctricas de cada vez más intensidad a otras personas.

Al final de su vida, sin embargo, Milgram se dedicó al tema más ligero de la percepción corporal.

¿Cuando hablamos con alguien, escuchamos de verdad lo que nos dicen? ¿O nuestras opiniones se forman previamente, en base solo a la apariencia de esa persona?

Para averiguarlo, simuló la obra Cyrano de Bergerac, del siglo XIX.

Cyranoides

De Bergerac es un buen soldado, un poeta ingenioso y un músico capacitado, pero se considera a sí mismo demasiado feo para conquistar a su hermosa prima Roxane.

Por eso, se ofrece a ayudar a su bello pero tonto rival Christian para que la conquiste, diciéndole exactamente qué es lo que debe decir a Roxane para conseguirlo.

Un truco similar, se dio cuenta Milgram, sería perfecto para comprobar cómo nuestros cuerpos dan forma a las percepciones de nuestra mente.

Así que realizó experimentos en los que un “cyranoide” recibe palabras de otra persona situada en otra habitación a través de un pequeño radiotransmisor en el oído.

Como Roxane en la obra, los participantes no saben nada del experimento.

Milgram se sorprendió al descubrir que la mayor parte de la gente tenía conversaciones largas de 20 minutos con el cyranoide sin darse cuenta de que algo no iba bien.

“Que todo lo que la otra persona decía se originaba en un lugar lejano… simplemente no entraba en su cabeza”, escribió.

Milgram murió en 1984 antes de finalizar sus investigaciones, y sus experimentos con cyranoides permanecieron en el olvido durante dos décadas antes de que Gillespie decidiera recuperar la idea.

Zombis vivientes

El argumento filosófico es que la gente es muy mala juzgando si alguien actúa por propia voluntad, o si es un “zombi” a las órdenes de otro.

Es fácil ser escéptico, pero yo también caí en la trampa cuando visité los laboratorios y Gillespie me presentó a Corti.

La mujer joven que estaba enfrente de mí no se parecía en nada a las fotos que había visto de Kevin, pensé.

Me dije que quizás Kevin era transgénero. De hecho, Kevin estaba en otra habitación y yo estaba hablando con Sofía (que, en la vida real, es una estudiante de LSE que ha realizado sus propios experimentos con la misma instalación).

Para mí, esto es una muestra de lo fácil que es caer en la trampa incluso cuando te la puedes esperar.

Claramente, conocer la ilusión cyranoide no es suficiente para romper su magia.

Ecoborgs

Con estos éxitos, Corti y Gillespie empezaron a pensar en otros extremos para el experimento, y entonces llegó el momento en que tuvieron la idea.

“Pensamos que podíamos llevarlo más allá de forma que ya no necesitásemos a una persona para generar las palabras”.

El resultado fue un “ecoborg”, una nueva cría de cyranoide en la que una persona transmite las palabras originadas por un programa, en lugar de una persona real.

En uno de los experimentos, los participantes no sabían que estaban hablando con un robot. Como hubiera predicho Milgram, tampoco se dieron cuenta incluso tras largas conversaciones.

Es raro pensar que nuestra primera emoción al enfrentarnos a robots futuros no será el terror que predice la ciencia ficción, sino la vergüenza”

Hay una trampa, sin embargo. El equipo intentó luego replicar el clásico “Test de Turing” de inteligencia artificial. Así que en otro intento, se les dijo a los participantes que podrían o no estar hablando con un robot, y tenían que averiguar cuál de ellos era.

Sorprendentemente, en esta situación el robot hablante no tenía más posibilidades de pasar el Test de Turing que si hubiesen estado hablando con una pantalla.

Es una especie de paradoja: sin saber que podríamos estar hablando con un robot, simplemente asumimos que nuestro interlocutor simplemente forma parte de una extraña parte del espectro de comportamiento humano.

Pero en cuanto sabemos que puede no ser humano, nos volvemos extra críticos con sus fallos.

¿Inquietante o embarazoso?

Gillespie está interesado en los dilemas que comporta este tipo de encuentro cara a cara.

No puedes simplemente marcharte si los ojos te están mirando“, dice Gillespie.

“Hay una obligación, y eso es lo que hace que la gente se vuelva rara, mientras que nunca te sentirías raro hablándole a una pantalla”, dice Gillespie.

Lo entiendo. Cuando visité los laboratorios y hablé con Sophia, se le dio muy bien hablar de forma natural.

De hecho, si hubiésemos estado hablando en internet, me hubiera engañado(aunque puede ser que yo hubiera asumido que se trataba de una confabuladora)”.

Pero cara a cara con sus respuestas extrañas, cualquier pausa o hipo se volvía insoportable, de una forma que no hubiera experimentado si hubiésemos estado chateando por Messenger.

Por eso, Gillespie cree que los robots hablantes pueden tener el problema del efecto del “valle inquietante“.

Cuanto más realistas son las réplicas computerizadas de humanos, más extrañas parecen, un fenómeno que se ve en algunas películas de animación.

Si añades capacidad de conversación, se vuelve aún más raro. “A medida que la inteligencia artificial se acerca más a lo humano, no es solo inquietante, es también incómodo”, dice.

Es raro pensar que nuestra primera emoción al enfrentarnos a robots futuros no será el terror que predice la ciencia ficción, sino la vergüenza.

Superar este problema será crucial si la Inteligencia Artificial pasa a ser parte de nuestras vidas, por eso Corti y Gillespie quieren continuar con sus experimentos con los ecoborg.

En su esencia, estos experimentos pueden incluso cuestionar qué significa estar vivo. Consideremos que haya un robot que se parezca a Sophia el ecoborg, pero sin esa conversación poco natural.

“¿Hay algo más en las personas que su comportamiento?”, se pregunta Corti,

Porque si una máquina puede copiar nuestras dimensiones físicas y nuestro comportamiento, ¿por qué no llamaríamos a eso humano?

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

"Si me hubieran dicho que para ser maestra en EU se requiere estar armada, no me habría convertido en maestra"

Los ataques masivos en escuelas en Estados Unidos reavivan el debate sobre qué medidas tomar. ¿Es armar a los maestros la solución a la violencia? Se lo preguntamos a una maestra de Cleveland.
11 de junio, 2022
Comparte

El ataque masivo en la escuela primaria Robb, en Uvalde, Texas, que dejó como saldo 19 niños y dos maestras muertas el pasado 24 de mayo, reavivó el debate sobre qué medidas tomar para frenar la violencia.

El Congreso del estado de Ohio reaccionó rápidamente y aprobó el pasado 1 de junio una polémica ley que permitirá a los maestros y otro personal escolar portar armas en la escuela.

La norma anula una decisión de la Corte Suprema estatal de 2021 que requería que los maestros recibieran un entrenamiento con armas equivalente al que reciben los agentes de policía.

Si el gobernador promulga la ley, los maestros que voluntariamente elijan portar armas en las escuelas deberán cumplir con una capacitación de solo 24 horas.

Homenaje a las víctimas de la escuela Robb, en Uvalde, Texas.

Reuters

Los legisladores aprobaron también un paquete de 105 millones de dólares dirigido a prevenir tiroteos en escuelas.

Pero, ¿qué opinan los maestros sobre llevar armas a la escuela?

Se lo preguntamos a la docente puertorriqueña Rosa Morales Cruz, quien desde hace una década enseña español como segundo idioma en Cleveland, Ohio, y que es directora ejecutiva para temas educativos del gremio de maestros de esa ciudad.


Rosa Morales Cruz.

Rosa Morales Cruz

Después de este último tiroteo masivo en Texas, ¿tiene miedo de dar clases?

No porque hemos creado un ambiente positivo en la escuela. Nos hemos encargado de prevenir estas situaciones construyendo una buena conexión con nuestros estudiantes. Entonces, no temo que ellos ataquen la escuela.

Es muy terrible y lamentable lo que pasó en Texas, pero creo que se necesita una conexión entre la comunidad, la escuela y los estudiantes para que ellos se sientan bien y para prevenir estas cosas. Pero sí tengo miedo porque no nos sentimos seguros en general. Estos hechos no solamente han ocurrido en escuelas. Están ocurriendo en el cine, en las plazas, en los centros comerciales, en las iglesias, en los hospitales, en los lugares donde te tienes que sentir seguro.

¿Es armar a los maestros una buena solución?

Absolutamente no, no, no, no y no. Armar a los maestros es una malísima idea. Ya tenemos la preocupación de cumplir con los estándares que exige el Estado que son, por ejemplo, asegurarnos de que los estudiantes tengan un nivel de lectura apropiado.

Nuestro deber como maestros es educar a los estudiantes. Si me hubieran dicho que para ser maestra se requiere estar armada, no me hubiese convertido en maestra. Hoy en día los maestros nos hemos convertido en psicólogos, padres para nuestros estudiantes, hemos cocinado cuando tienen hambre, hemos sido doctores… el rol de maestro no es simplemente de maestro. Nos siguen exigiendo más y más y nos agota.

Es muy triste porque ya se le pide tanto al maestro, que ahora también se nos exige que carguemos con un arma. Nos sacan esa ambición y pasión que tenemos por ser educadores.

"No puedes solucionar un problema de armas con más armas"", Source: Rosa Morales Cruz, Source description: Maestra de español en Cleveland, Ohio. , Image: Ilustraciòn de un arma con una escuela.

El gobierno es rápido para armar un plan y dar los fondos necesarios para tener este entrenamiento, pero no los fondos necesarios para que nuestros estudiantes tengan los recursos para una buena educación. Estamos hablando de entrenar individuos en un área educativa para llevar armas letales. Si yo hubiera querido entrenar para matar o proteger, hubiese sido militar.

Ya tenemos un protocolo por si ocurre una cosa así y saber qué hacer. Pero cargar una arma en las horas que estamos en nuestro ámbito educativo es peligroso. ¿Usted se imagina que un estudiante nos robe el arma o pelee con nosotros para tenerla? ¿O que nosotros dejemos el arma descuidada un momento y que otra persona la tome? ¿O que la escuela se convierta en un campo de batalla?

No puedes solucionar un problema de armas con más armas. Decirles a los maestros que necesitan tener pistolas y armas para proteger a los estudiantes y para prevenir los tiroteos masivos es como decirles a las víctimas que se pongan más ropa para que no sean violadas.

El problema no es la víctima. El problema es la ley que tenemos con la que personas adquieren armas. ¿Por qué un estudiante a los 18 años puede comprar armas pero no alcohol?

Homenaje a las víctimas de la escuela Robb, en Uvalde, Texas.

EPA

Si el gobernador promulga esta ley, ¿usted se sentiría obligada a portar un arma?

No. Dejaría de ser maestra. Y me obligaría a sacar a mis hijos de la escuela pública y ponerlos en una escuela privada donde yo sé que existe un sistema de seguridad con personas entrenadas para proteger a mis hijos y que los maestros puedan enseñar y proveer la educación que se merecen.

Es tan triste que nuestros jóvenes hoy en día vean tanta actividad de armas en la comunidad que también tengan que ver a su maestro portando armas. No creo que eso haga que un estudiante se sienta seguro, sino que se preguntará: ¿por qué lleva un arma? ¿Estaré seguro en esta escuela?

Rosa Morales Cruz.

Rosa Morales Cruz

¿Conoce a maestros que sí se armarían?

No. Yo soy parte del sindicato de maestros y del comité ejecutivo del distrito escolar, y ningún maestro está dispuesto a tener armas en la escuela. Aun aquellos que tienen armas en sus casas dicen que no se sienten seguros de traer sus armas aquí.

Yo creo que no estaríamos preocupados por educar a nuestros estudiantes, sino preocupados por nuestra arma. Son una distracción en un ámbito que se supone que es positivo y acogedor. (El razonamiento es) yo llevo un arma porque si alguien viene te voy a proteger. Pero esa persona no debería llegar a mi salón. Las áreas de entrada y salida son las que tienen que estar protegidas. Se necesitan policías alrededor de las escuelas que aseguren que esto no pase.

¿Y por qué cree que para mucha gente, incluso para los legisladores, armar a los maestros es la solución?

Recientemente hubo un ataque masivo en un hospital. ¿Les pidieron a los doctores que tengan armas? No. Ellos adquirieron más policías y más seguridad para los hospitales.

¿Por qué a estos gobernantes les gustan las armas y buscar una solución rápida sin estudios, sin análisis y sin pruebas? Ellos crean leyes que no les afectan. Ellos no son las personas que están dentro de los salones escuchando las historias y el trauma que sufren nuestros estudiantes.

"Decirle a los maestros que necesitan tener armas para proteger a los estudiantes (…) es como decirle a las víctimas que se pongan más ropa para que no sean violadas"", Source: Rosa Morales Cruz, Source description: Maestra de español en Cleveland, Ohio. , Image: Ilustración de un arma con una escuela.

¿Qué le pediría a las autoridades?

A las autoridades que gobiernan les pediría que este programa que están imponiendo a los maestros lo implementen en el departamento de seguridad del sistema educativo. No hay fondos para recursos escolares pero los hay para entrenamiento de armas. Que les den ese entrenamiento y licencia de portar armas a las personas que se encargan de la seguridad. Esa es la solución.

Cada uno tiene una responsabilidad. La responsabilidad de mantener las escuelas seguras no es de los maestros.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=IyD55w5yihM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.