Desaparece expolicía que denunció torturas del Ejército; Gobernación incumplió medidas para protegerlo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Desaparece expolicía que denunció torturas del Ejército; Gobernación incumplió medidas para protegerlo

Artemio Duarte Martínez es uno de los 23 ex policías que en 2009 fueron secuestrados y torturados por elementos del Ejército Mexicano. Recientemente había ganado su reinstalación en el cargo.
Cuartoscuro
Por Paris Martínez
21 de agosto, 2015
Comparte

Foto 1 (2)

Familiares y agrupaciones ciudadanas de Tijuana, Baja California, denunciaron la desaparición de Artemio Duarte Martínez, uno de los 23 ex policías que en 2009 fueron secuestrados y torturados por elementos del Ejército Mexicano, y quien recientemente había ganado, en tribunales, su reinstalación en el cargo.

La desaparición de Duarte Martínez es el último de los ataques denunciados por este grupo de ex policías de Tijuana, que comenzaron en enero pasado con el asesinato de otro de ellos, Jaime Berumen, quien fue estrangulado cuando realizaba labores de velador.

“No queremos especular –destacó el abogado Raúl Ramírez, de la Comisión Ciudadana de Derechos Humanos del Noroeste–, no queremos señalar a ninguna autoridad en especial como responsable de la desaparición de Artemio Duarte, lo que queremos es que se abra una línea de investigación que apunte a la desaparición forzada, considerando todos los antecedentes del caso.”

Artemio Duarte, junto con otros 22 policías municipales de Tijuana, fueron secuestrados entre marzo y abril de 2009 por elementos del 28 Batallón de Infantería, que los trasladaron al cuartel conocido como Aguaje de la Tuna –segunda Zona Militar en Tijuana–, donde fueron torturados durante tres días, con el objeto de que confesaran su participación en actividades criminales.

Tal como pudo comprobar la Comisión Nacional de Derechos Humanos (a través de su recomendación 87/2011), estos 23 policías fueron secuestrados por el Ejército, con la complicidad de Julián Leyzaola, militar en retiro que en ese momento ocupaba el cargo de secretario de Seguridad Pública en el gobierno municipal de Tijuana.

Tres días de torturas después –que incluyeron amordazamiento, golpes en todo el cuerpo, descargas eléctricas en genitales, asfixia, aplastamiento y agresiones sexuales–, estos 23 policías, junto con dos civiles, fueron extraídos del cuartel del 28 Batallón en Tijuana y trasladados por agentes de la PGR al penal federal de Tepic, Nayarit, donde se les fincaron cargos por delincuencia organizada, usando como pruebas las confesiones obtenidas por los militares.

Estos 23 policías, cabe destacar, obtuvieron después su libertad, al comprobarse que no existían pruebas en su contra, salvo las confesiones obtenidas mediante tortura. Sin embargo, nunca pudieron recuperar sus trabajos.

“La reinstalación en sus trabajos siempre ha sido una de las demandas centrales de este grupo de ex policías –destacó el abogado Raúl Ramírez–, no sólo quieren el pago de salarios caídos, no sólo quieren la indemnización por el daño económico, material, físico, psicológico que tiene cubrir la reparación integral que ordenó la CNDH, sino que ellos, además, han demandado siempre su reinstalación.”

En 2014, Artemio y otros integrantes del grupo de ex policías ganaron un amparo, mediante el cual un juez federal ordenó al Ayuntamiento de Tijuana reinstalarlos en sus puestos de policía, debido a las deficiencias presentes en el proceso de su remoción. Y luego de obtener este amparo, comenzaron los ataques.

Enero…

El 22 de enero de 2015, Jaime Berumen Borrayo fue encontrado muerto, dentro del inmueble donde trabajaba como velador. Había sido estrangulado.

Berumen había acumulado un expediente de 25 años de labor en la policía municipal de Tijuana, institución de la que fue expulsado tras el secuestro de que fue víctima a manos del Ejército, en 2009, y desde entonces luchaba por su reinstalación.

Tras su asesinato, explica el abogado Raúl Ramírez, la Comisión Ciudadana de Derechos Humanos del Noroeste y la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos solicitaron al gobierno federal decretar medidas de protección especial, en beneficio de los otros 22 ex policías.

Estas medidas cautelares, detalló el abogado, fueron otorgadas por la Secretaría de Gobernación en junio de 2015, aunque, aclara, “nunca fueron implementadas, en los hechos, no hubo nada por parte de Segob, y de haberse implementado dichas medidas de protección, seguramente Artemio Duarte (de 63 años) no estaría desaparecido”.

–¿Qué es lo último que se sabe de él?

–El 11 de agosto salió de su casa, anunciando a su familia que iría a realizar un trabajo de carpintería. Desde entonces, no sabemos nada de él.

–Y, ¿cuáles eran las medidas de protección que debía haberle otorgado la autoridad?

–El tipo de medidas cautelares que otorga la autoridad, en estos casos, son custodia por parte de agentes federales, además, se entrega un botón de pánico, que las personas bajo protección pueden accionar cuando se consideran en riesgo, para alertar a las autoridades. Sin embargo, nada de esto fue cumplido por Gobernación.

De hecho, días después de que estas medidas cautelares fueron decretadas, uno más de los integrantes de este grupo de ex policías secuestrados por el Ejército en 2009, René Huante, fue detenido por la policía municipal de Tijuana, y permaneció detenido en sus instalaciones durante varias horas, sin que se le fincara cargo alguno.

Según la denuncia que Huante formuló en junio, durante el tiempo que pasó detenido, recibió amenazas en su contra por parte del actual director de Seguridad Pública municipal, Alejandro Lares Valladares, quien le reclamó violentamente por la demanda de reinstalación en sus empleos.

Dos meses después, vino el tercer ataque del año en contra de este grupo de expolicías: la desaparición de Artemio Duarte.

Por esta ola de ataques a la integridad y seguridad de el grupo de 23 ex policías secuestrados por el Ejército y despedidos por el Ayuntamiento de Tijuana, a pesar de haberse comprobado su inocencia, cinco diputados federales alzaron la voz en el Congreso de la Unión, el pasado 14 de agosto, en demanda de que las autoridades estatales y federales emprendan una búsqueda exhaustiva para dar con el paradero de Artemio Duarte, y que se cumplan las medidas dictadas para la protección de su familia y del resto de sus compañeros.

–¿Desde la desaparición de Artemio Duarte, las autoridades han realizado alguna acción para su localización, o para proteger al resto de los policías amenazados?

–No –responde el abogado Raúl Ramírez–, las autoridades no han ofrecido hasta ahorita nada, de su parte sólo hay un silencio sepulcral.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Shinzo Abe: asesinan al exprimer ministro de Japón cuando daba un discurso

Shinzo Abe murió en el hospital después de que le dispararan mientras daba un discurso en la ciudad occidental de Nara.
8 de julio, 2022
Comparte

El exprimer ministro japonés Shinzo Abe fue asesinado este viernes cuando daba un discurso en la ciudad de Nara, en el sur de Japón.

El exmandatario de 67 años falleció en el Hospital de la Universidad Médica de Nara, donde estaba recibiendo tratamiento médico tras el incidente.

Colapsó inmediatamente tras los disparos y fue trasladado de urgencias al hospital, donde los médicos pasaron cuatro horas y media tratando de salvarle la vida.

El corresponsal de la BBC en Tokio, Yuko Kato, califica la noticia como “el peor desenlace posible“.

“Independientemente de lo que mucha gente piense de la gestión de Abe, Japón ahora está unido por el dolor, la ira y la conmoción”, agrega.

El tiroteo ocurrió sobre las 11:30 hora local (02:30 GMT) del viernes y su presunto autor, un hombre de 41 años, fue arrestado.

Tras el anuncio de su muerte, un médico del hospital confirmó en una rueda de prensa que había encontrado heridas en el lado derecho del cuello, pero dijo que no había encontrado ninguna bala.

Además, aseguró que su equipo no había detectado signos vitales cuando el ex primer ministro llegó al hospital.

El médico experto concluyó que, tras caer en un estado de paro cardiopulmonar en la escena del crimen, Shinzo Abe murió desangrado.

El primer ministro de Japón, Fumio Kishida, calificó el ataque como un acto de brutalidad y aseguró que estaba “sin palabras“.

“Tengo un gran respeto por el legado que dejó Shinzo Abe y le doy mi más sentido pésame”, agregó, y describió a Abe como un “amigo personal” y alguien con quien “pasaba mucho tiempo”.

“Recibí valiosos consejos y apoyo de Abe”, prosiguió.

Cómo ocurrió el ataque

  • Abe se encontraba haciendo campaña en la ciudad de Nara, en el sur de Japón, a dos días de las elecciones de la Cámara alta del Parlamento japonés previstas para el domingo.
  • Estaba dando un discurso de campaña en apoyo al candidato político Kei Sato, un miembro actual de la Cámara alta que se postula para la reelección en Nara.
  • Se escucharon dos disparos y se cree que Abe recibió uno de ellos en el cuello.
  • El exmandatario colapsó inmediatamente y fue trasladado de urgencia al hospital más cercano.
  • Los agentes de seguridad que se encontraban en la escena abordaron al atacante, quien está ahora bajo custodia.
  • Un arma no identificada fue filmada en el suelo después del ataque. Se cree que el atacante usó un arma casera, pero la policía no ha confirmado esta versión.

La policía incautó el arma del atacante, quien fue identificado como Yamagami Tetsuya.

Un hombre, que se cree que es sospechoso de disparar al primer ministro japonés Shinzo Abe, es retenido por agentes de policía en la estación Yamato Saidaiji en Nara.

Reuters

Tetsuya le dijo a los investigadores que no estaba contento con el ex primer ministro y que tenía la intención de matarlo, según fuentes policiales.

El atacante es exmiembro de la Fuerza de Autodefensa Marítima (fuerza naval) de Japón, reportaron los medios locales.

Los ataques de este tipo son muy raros en Japón, un país en donde existen estrictas restricciones sobre la posesión de armas de fuego y donde apenas se registran incidentes de violencia política.

Su legado

Abe fue primer ministro de Japón entre 2006 y 2007, y de nuevo entre 2012 y 2020, siendo el mandatario que más tiempo ha servido en ese cargo en la historia de Japón.

Hijo del excanciller Shintaro Abe y nieto del exprimer ministro Nobusuke Kishi, Abe pertenecía a la realeza política y todavía era considerado una figura poderosa en la política japonesa.

Era conocido por su agresiva política exterior y una estrategia económica característica que popularmente se conoció como “Abenomics”.

Shinzo Abe

EPA
Abe fue primer ministro de Japón entre 2006 y 2007, y de nuevo entre 2012 y 2020, siendo el mandatario que más tiempo ha servido en ese cargo en la historia de Japón.

Es, hasta el momento, el primer ministro con más años de servicio en el país asiático.

Su primera etapa como primer ministro fue breve, duró poco más de un año a partir de 2006, y estuvo marcada por el escándalo.

Pero hizo una reaparición política en 2012 y se mantuvo en el poder hasta 2020 cuando renunció por motivos de salud.

Abe renunció luego de semanas de especulaciones, revelando que había sufrido una recaída de colitis ulcerosa: la enfermedad intestinal que provocó su renuncia en 2007.

Fue sucedido por su aliado cercano en el partido Yoshihide Suga, a quien luego reemplazó Fumio Kishida, el actual primer ministro.

El exlíder japonés fue uno de los políticos más influyentes de Japón en los tiempos modernos.

Su asesinato ha provocado conmoción y condena tanto en Japón como en el extranjero.


Análisis de Rupert Wingfield-Hayes

Corresponsal de la BBC en Japón

La primera pregunta que mucha gente se estará haciendo es ¿qué arma usó el atacante y cómo la consiguió?

La respuesta parece ser que puede que él mismo la haya fabricado.

Las fotografías que han surgido del sospechoso mientras estaba siendo detenido muestran lo que parece ser una escopeta de dos cañones improvisada o hecha en casa.

Un arma no identificada en el suelo cerca de la escena del crimen.

Reuters
Un arma no identificada en el suelo cerca de la escena del crimen.

La violencia con armas de fuego es muy rara en Japón, donde es extremadamente difícil poseer una.

La violencia política también es extremadamente rara.

Abe contaba con un equipo de seguridad. Pero parece que el atacante aun así pudo acercarse a Abe sin ningún tipo de control o barrera.

El tiroteo de una figura tan prominente es profundamente impactante en un país que se enorgullece de ser tan seguro.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=D5BLb0wvWbE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.