El buque varado en México con el que buscan que Norcorea pague por el asesinato de un activista
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Cuartoscuro.

El buque varado en México con el que buscan que Norcorea pague por el asesinato de un activista

Una firma de abogados busca que la justicia mexicana embargue el 'Mu Du Bong', buque norcoreano anclado en aguas veracruzanas desde hace más de un año, para indemnizar a la familia de un activista asesinado en un campo de concentración de Corea del Norte.
Foto: Cuartoscuro.
Por Manu Ureste
19 de agosto, 2015
Comparte
El buque norcoreano “Mu Du Bong” y su tripulación están detenidos en el puerto de Tuxpan, Veracruz, confirmó la Misión de México ante las Naciones Unidas, situación que ha impactado en las relaciones con Corea del Norte quien acusó a México de haberlo detenido ilegalmente y que tomaría las "medidas necesarias" para que se libere la embarcación. //Foto: AVC/ Cuartoscuro.

El buque norcoreano “Mu Du Bong” y su tripulación están detenidos en el puerto de Tuxpan, Veracruz, confirmó la Misión de México ante las Naciones Unidas, situación que ha impactado en las relaciones con Corea del Norte quien acusó a México de haberlo detenido ilegalmente y que tomaría las “medidas necesarias” para que se libere la embarcación. //Foto: AVC/ Cuartoscuro.

Un activista asesinado en el año 2000 por ayudar a disidentes a huir de Corea del Norte; un buque norcoreano que, 14 años después, encalla frente a las costas de Veracruz; un roce diplomático entre los gobiernos de Los Pinos y Pyongyang; y una firma de abogados que acude a los tribunales mexicanos para que el régimen que actualmente lidera Kim Jong-un pague una sanción por crímenes contra la humanidad.

Estos son los elementos que dan forma a una rocambolesca historia con conexiones en Washington, Pyongyang, Yanji, y Veracruz, en la que un accidente con consecuencias medioambientales, y una resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, han involucrado a México como protagonista inesperado.

Pero comencemos por el principio.

¿Qué tiene que ver el homicidio de un activista en el año 2000 con un buque varado en Veracruz catorce años después?

El activista es Kim Dong-shik. Un reverendo que ayudaba a disidentes a huir del régimen norcoreano quien, de acuerdo con una sentencia dictada en Estados Unidos, fue secuestrado en enero del 2000 en China por agentes del gobierno de Corea del Norte, y posteriormente torturado y asesinado en un campo de concentración para disidentes.

Los familiares del activista, en colaboración con la organización defensora de derechos humanos Shurat HaDin, llevó en 2009 el caso a varios tribunales estadounidenses. Hasta que en abril de 2015, la Corte del Distrito de Columbia falló a favor de la familia del reverendo, condenando al gobierno norcoreano a pagar un total de 330 millones de dólares por el secuestro, tortura y muerte de Kim Dong-shik.

Hasta aquí, el caso estaría resuelto.

Sin embargo, tal y como señala en entrevista con Animal Político Alberto Mansur, abogado de la firma Mansur, Birman, Guakil y Wolff SC, el gobierno norcoreano no ha pagado ni un céntimo a la familia del activista asesinado, y todo apunta a que tampoco lo va a hacer en un futuro próximo ni lejano.

“El problema con países como Corea del Norte, que incurren en actividades como las perpetradas en el asunto del reverendo Kim, es que se esconden detrás de su condición de Estado soberano, creyendo que sus actos no van a tener consecuencias”, expone Mansur, quien representa en México el caso del activista.

“Otra dificultad –añade el letrado-, es que estos países normalmente mantienen sus activos en jurisdicciones donde es muy difícil, o que directamente no se prestan, a la ejecución de sentencias en su contra, por lo que no les pueden embargar ni quitar nada, y hace especialmente difícil obtener una indemnización económica para los afectados”.

Y ante esa dificultad de embargar bienes a Corea del Norte, es cuando un buque norcoreano varado en aguas de Veracruz se convierte en la clave de toda esta historia.

El buque norcoreano “Mu Du Bong”. // Foto: Cuartoscuro.

El buque norcoreano “Mu Du Bong”. // Foto: Cuartoscuro.

El buque, bajo sospecha de tráfico de armas

Procedente de La Habana, Cuba, el Mu Du Bong encalla en julio de 2014 en la zona conocida como ‘Lobos-Tuxpan’, ocasionando un grave daño a miles de metros cuadrados de arrecife de coral.

Ante el suceso, la Marina mexicana rescata al barco y lo remolca hasta el puerto de Tuxpan, donde recibe una sanción de las autoridades. En respuesta, la embajada de Corea del Norte emite una carta de garantía para cubrir los gastos derivados del daño al medio ambiente, y exige que México libere su navío.

Pero un nuevo actor irrumpe en escena: el 29 de julio de 2014, el consejo de seguridad de la ONU impone sanciones a la empresa Ocean Maritime Management Company, que administra el buque, indicando que ésta usa sus barcos para llevar cargas ocultas de armamento, tal y como sucedió en junio de 2013, cuando una embarcación también de bandera norcoreana fue detenida en Panamá con armas ocultas en su interior.

El ejecutivo mexicano no tiene más remedio que retener al Mu Du Bong, a pesar de que tras una revisión de la ONU no se encontró armamento en el navío, lo cual origina que en abril de este 2015 México y Corea del Norte protagonicen un fuerte encontronazo diplomático –el embajador norcoreano acusó a México de retener “a la fuerza” el buque bajo el dictado de Estados Unidos, mientras que la Secretaría de Relaciones Exteriores le contesta en un comunicado que sólo cumple con el mandato de Naciones Unidas-.

Como resultado, un año después, el Mu Du Bong continúa atracado en el muelle Duque de Alba del puerto de Tuxpan. Situación que los abogados de la familia del reverendo Kim Dong-shik consideran ideal para que la justicia mexicana embargue el buque norcoreano, lo venda, y con ese dinero se pague parte de la indemnización que Pyongyang se niega a dar por el asesinato del activista.

En otras palabras, México puede convertirse en el factor clave que resuelva este asunto. Aunque por el momento, los jueces no están dispuestos ni siquiera a estudiar el caso.

“México tiene una oportunidad histórica de refrendar su compromiso con los derechos humanos”

“Embargar y rematar un bien de otro país es algo que nunca se ha hecho en México. Es decir, nunca hemos ejecutado una sentencia en contra de otro país, dictada por otro país, en un caso de daños”, explica el abogado Alberto Mansur.

Tal vez por eso, y por las consecuencias diplomáticas que este caso podría tener entre México y Corea del Norte, los tribunales de primera instancia de Veracruz y el DF “no le quisieron entrar al asunto”, por lo que la firma de abogados presentó apelaciones y llevarán el caso al siguiente escalón, a los tribunales unitarios, y de ser necesario hasta la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

No obstante, Alberto Mansur asegura que a pesar del primer intento fallido está “optimista”, debido a que existen “numerosos elementos” por los que la justicia mexicana sí debería atraer el caso.

Por ejemplo, recalca el letrado, está la Convención Interamericana Sobre Eficacia Extraterritorial de las Sentencias y Laudos Arbitrales Extranjeros. O la Convención de las Naciones Unidas sobre las inmunidades jurisdiccionales de los estados y de sus bienes, adoptada en 2004.

“Esta convención de la ONU dice, básicamente, que cuando un país comete actos de lesa humanidad, como el genocidio, el terrorismo, o la tortura, deja actuar como país y por lo tanto no puede tener los mismos derechos y las mismas inmunidades que una nación. Es decir, ya no tiene inmunidad soberana, y está obligados a indemnizar a las víctimas”, argumenta Mansur, quien recuerda que aunque convención aún no entra en vigor –debido a que se requiere la firma de 30 países y aún no se han conseguido-, México ya se comprometió a respaldarla con su firma.

“En México aún no es ley esa convención, pero ya se firmó. Como también se han firmado diversos tratados en materia de derechos humanos y de combate a la tortura que sí están vigentes porque el Senado ya los aprobó, y que dicen que cuando un estado lleva a cabo actos de tortura debe indemnizar a las víctimas”, recuerda el abogado.

“Además, México elevó a rango constitucional los tratados en materia de derechos humanos –enfatiza Mansur para redondear su argumentación-. Y este caso es precisamente eso: un caso de violación de un país que actúa como delincuente, que secuestra y tortura a una persona, y que no puede quedar impune nada más porque es un país. Por eso México tiene una oportunidad histórica de refrendar el compromiso del derecho internacional con la defensa de los derechos humanos, embargando y rematando ese buque a Corea del Norte, para destinar los recursos a la reparación del daño sufrido”.

Mientras los jueces mexicanos toman una decisión, y mientras el Consejo de Seguridad de la ONU no decida lo contrario, el Mu Du Bong permanecerá anclado en el muelle del Duque de Alba, en Tuxpan. Donde los lugareños aseguran que el navío y su tripulación de 33 norcoreanos ya son parte del paisaje.

*Animal Político buscó a la embajada de Corea del Norte para que expresara su posición para este artículo, a lo que contestó que “por el momento” no hará ningún comentario.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El 'agujero negro' en el océano Pacífico detectado por Google Maps

Una imagen satelital publicada en Reddit se volvió viral y desató todo tipo de especulaciones en redes sociales.
20 de octubre, 2021
Comparte

Una imagen satelital tomada con la herramienta Google Maps se volvió viral tras ser publicada en la red social Reddit y desató todo tipo de especulaciones por su misteriosa apariencia.

La imagen original fue publicada sin coordenadas y los usuarios curiosos no tardaron en empezar a especular, ya que el accidente geográfico parece un “agujero negro”.

Posteriormente, gracias a la más rigurosa investigación de otros usuarios que identificaron la localidad en un mapa, se supo que en realidad su apariencia es solo un “efecto óptico”.

Pero la discusión en las redes sociales había generado ya un sinnúmero de teorías descabelladas.

Qué se ve

La foto muestra una formación geológica moldeada como un triángulo isósceles y rodeada del azul índigo del océano.

La periferia está enmarcada por el blanco de lo que parece ser la espuma del agua marina que es “tragada” por el oscuro centro de la formación.

Muchos no descartaron que se trataba de un agujero negro oceánico, pero también se ofreció la explicación de que podría ser un volcán subterráneo, cuyas rocas ígneas eran la causa de la profunda negrura.

“Es obviamente la entrada a la Tierra hueca”, escribió un usuario en Reddit, aludiendo a la teoría de que dentro de nuestro planeta hay civilizaciones subterráneas.

Una interpretación fue que se trataba de una gran laguna en el centro de una isla, mientras otra usuaria estaba convencida de que era el verdadero Triángulo de las Bermudas.

La idea de que era una isla fue tomando forma en la discusión online, y alguien comentó jocosamente que se había encontrado el escenario de la serie de televisión Lost (“Perdidos”), en la que unos sobrevivientes de un accidente de avión se ven forzados a convivir en una isla misteriosa.

Los adeptos a las teorías de la conspiración señalaron que la oscuridad de la isla se debía a la distorsión computerizada que Google aplica cuando no quiere mostrarte algo.

La isla de Vostok, Kiribati

Finalmente, alguien simplemente explicó que era una mala imagen satelital de una isla deshabitada en el Pacífico e incluyó un vínculo al sitio GeoEye que la muestra con claridad.

Se trata de la isla Vostok, parte de la República de Kiribati que está formada por una serie de atolones e islas coralinas.

Nombrada así por el barco del explorador ruso Fabian Gottlieb von Bellingshausen que la descubrió en 1820, la isla está protegida como un santuario que alberga importantes colonias de aves marinas.

Uno de los usuarios que la identificó escribe que no hay evidencia de que estuviera colonizada por humanos en algún momento de la historia. “Hasta los polinesios la pasaron por alto”, afirmó.

Parece ser también que los británicos la utilizaron únicamente para extraer copra -la pulpa seca del coco- y científicos estadounidenses estudiaron brevemente la fauna y flora del lugar.

Kiribati y sus islas han cobrado interés dentro de la comunidad científica que investiga el cambio climático.

La isla de Abaiang, Kiribati

Getty Images
Las islas de Kiribati no se elevan más de unos metros por encima del nivel del mar.

Se considera que será el primer país del mundo que desaparecerá a medida que suba el nivel del mar, como resultado del calentamiento global que derrite los glaciares.

Según los últimos datos, el nivel del mar ha subido 3,2 milímetros al año desde 1993, un aumento que, de mantenerse, será catastrófico para estas islas y otras regiones costeras con el paso de las décadas.

De alguna manera, la imagen apocalíptica que creó tanta especulación en las redes sociales podría no estar muy lejos la realidad.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ZfhoPrrOp20&t=65s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.