close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Paris Martínez

Las tablillas de Lugalkuzu, tesoro sumerio redescubierto en bodega de museo mexicano

No se trata de una réplica, sino de una pieza original, que por más de 47 años permaneció olvidada en las bodegas del museo, junto con otros diez ejemplos de escritura cuneiforme, de entre los cuales pudo ser identificada una segunda pieza auténtica, gracias a una revisión detallada de cada objeto, emprendida a raíz del descubrimiento de Alejandra Gómez Colorado.
Paris Martínez
Por Paris Martínez
18 de agosto, 2015
Comparte

Es el año quinto del reinado de Amar-Suen, y el escriba Lugalkuzu, hijo de Urnigar el escudero, mira crecer ante sí la montaña de grano que 57 trabajadores han acarreado, durante un día entero, desde el campo de Isalla hasta el templo de la vieja Umma, una de las primeras ciudades en la historia del mundo.

Lugalkuzu cuenta a los trabajadores: 35 al mando de inspector Gutar, y otros 27 a las órdenes del inspector Enunna, y escribe los datos sobre el barro fresco, hundiendo en él un carrizo acuñado; luego añade su nombre y su cargo, “responsable”, estampa el sello de su familia y remata con la fecha: “Mes tercero del año en que Enunugal fue nombrado sumo sacerdote de Inanna, año quinto de Amar-Suen”.

Lugalkuzu no sólo vive en una de las primeras ciudades en la historia de la humanidad, Umma, sino que es, también, uno de los primeros hombres en dominar la escritura, una invención de su mismo pueblo, los sumerios, usada a veces como herramienta administrativa, otras como arma de control, y finalmente también como espejo para reflejar el alma de las personas.

Desde entonces han pasado 4 mil 54 años, y Alejandra Gómez Colorado recarga las manos sobre la vitrina, como una niña, y mira sonriendo los guijarros de barro que aún conservan las palabras de Lugalkuzu.

“Umma, Ur y Uruk –explica Alejandra– son las ciudades donde se sentaron las bases para el desarrollo de la civilización occidental: la forma en la que nosotros vivimos hoy, la forma en la que se organizan las urbes, este mismo modo de vivir en ciudades, es un modelo que se desarrolla en Mesopotamia, y los primeros pueblos de esta civilización fueron los sumerios… ”

Alejandra es antroplóloga social, especialista en estudios de Medio Oriente, curadora de la sala de Oriente Medio del Museo Nacional de las Culturas, y es también la persona que redescubrió, en 2006, aquella tablilla milenaria en la que Lugalkuzu, habitante de la primera civilización del mundo, registró, con fines administrativos, los detalles de una jornada agrícola en los campos de Isalla.

No se trata de una réplica, sino de una pieza original, que por más de 47 años permaneció olvidada en las bodegas del museo, junto con otros diez ejemplos de escritura cuneiforme, de entre los cuales pudo ser identificada una segunda pieza auténtica, gracias a una revisión detallada de cada objeto, emprendida a raíz del descubrimiento de Alejandra.

En esta segunda tablilla original, Lugalkuzu es también mencionado, como capataz a cargo de 17 trabajadores, cada uno de los cuales cosechó 20 litros de cebada, en el quinto día del segundo mes “del año siguiente al que se hizo el trono de Amar-Suen”… es decir, alrededor del 2040 antes de Cristo.

Ese día, destaca la tablilla, el inspector Ur-Nintu se encargó de vigilar a 17 mujeres campesinas y a sus más de 30 hijos que, junto a los trabajadores de Lugalkuzu, cosechaban los campos de Manu, en Umma, al sur de lo que hoy se conoce como Irak.

En total, esta segunda tablilla original registra el trabajo de más de 140 campesinos: 69 hombres, 41 mujeres y más de 30 niños (el número exacto no pudo ser traducido), que fueron vigilados por siete capataces: Lugalkuzu, Dadumu, Lugal-emahe, Lusig, Basag, Ur-Nintu y Lubalasig.

De Pensilvania con cariño…

– ¿Cómo fue que encontraste estos objetos arqueológicos, olvidados por casi 50 años? –se pregunta a Alejandra– ¿Qué sentiste cuando te diste cuenta de que eran originales?

– Estas tablillas estaban en las bodegas del museo, confundidas con una colección mayor de réplicas –detalla la especialista en Oriente Medio antiguo–, los acervos del museo son muy ricos, y estábamos haciendo el inventario.

Corría el año 2006, cuando el Museo Nacional de las Culturas cerró sus puertas, por reestructuración, y de hecho, las fichas técnicas que en ese momento se realizaron sobre estas dos tablillas originales, las describen como “réplicas” hechas en “yeso”.

Sin embargo, narra Alejandra, “yo las empecé a ver y me di cuenta de que no tenían barniz, que la textura misma daba una idea de que eran distintas del resto. Empezamos a analizarlas un poco más y descubrimos que tenían pequeñas fisuritas, un simple examen a lupa permitió ver que la manufactura era distinta al resto de las que sí eran réplicas confirmadas… entonces les tomamos fotos con un lente macroscópico, para ver las cuñas (las hendiduras con forma triangular en las que se basaba la escritura de los antiguos sumerios), y buscamos algún especialista que pudiera ayudarnos a confirmar si eran originales”.

A través de expertos sudamericanos, detalla Alejandra, el Museo Nacional de las Culturas pudo entrar en contacto con Manuel Molina, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de Madrid, experto en escritura cuneiforme y en las distintas lenguas del complejo sirio-mesopotámico, quien en 2011, logró traducir ambas tablillas.

Antropóloga Alejandra Gómez Colorada, curadora de la sala de Oriente Medio del MNC, y quien encontró e identificó las tablillas de Lugalkuzu. Foto: Paris Martínez

Antropóloga Alejandra Gómez Colorada, curadora de la sala de Oriente Medio del MNC, y quien encontró e identificó las tablillas de Lugalkuzu. Foto: Paris Martínez

El profesor Molina, de hecho, no sólo pudo confirmar la autenticidad de estas tablillas, sino también determinar su condición de “inéditas”, es decir, que su existencia no estaba registrada en la base de datos mundial sobre escritura cuneiforme.

“Por supuesto que el profesor Molina estaba muy emocionado –narra Alejandra–, nos pidió permiso de publicarlas y de investigar más, debido a que estaban inéditas. Esto se estudia como si se fuera escribiendo poco a poco un gran diccionario, entonces, cada vez que aparece en el mundo una tablilla inédita, porque están desperdigadas por el mundo, se le pone un número de catálogo y se van su mando. Así, poco a poco se pueden ir completando textos, con otras tablillas que hayan salido del mismo sitio arqueológico o de la misma zona.”

Las tablillas descubiertas por Alejandra, por ejemplo, ahora se sabe que fueron otorgadas en intercambio por la Universidad de Pensilvania, de Estados Unidos, en 1964, y fueron enviadas a México por intermediación de la arqueóloga Beatriz Barba de Piña Chán, que por entonces colectaba acervo para el Museo Nacional de las Culturas, que estaba a punto de abrir sus puertas.

Cabe destacar que, aunque la Universidad de Pensilvania esperaba, en reciprocidad, que México les enviara piezas prehispánicas de Teotihuacán, dos vasijas de Tlatilco, así como “un buen ejemplo de policromado Mixteca-Puebla”, entre otras piezas, no existen registros que comprueben que dicho compromiso fue cumplido por las autoridades mexicanas.

De hecho, lo único que se sabe es que, el 20 de agosto 1964, la arqueóloga Beatriz Barba pidió al doctor Alfred Kidder II, de la Universidad de Pensilvania, una prórroga para cumplir dicho acuerdo: “Permítanos –reza la misiva enviada– dos o tres meses más para que se organicen en la nueva bodega los materiales, para comenzar a separar lo que usted solicita”.

–Si la Universidad de Pensilvania pidiera, hoy, cumplir ese acuerdo, ¿habría que enviarles esas piezas prehispánicas? –se pregunta a la profesora Alejandra Gómez Colorado.

Ella lo medita.

–En la actualidad –responde– la ley prohíbe que cualquier pieza arqueológica se vaya del país. Sin embargo, en los años 60, cuando ese acuerdo se estableció, eso era perfectamente legal y normal. Gracias a esos acuerdos, por ejemplo, el Museo Nacional de las Culturas cuenta con una estupenda colección de vidrio y cerámica de la zona de Levante, de alrededor de 1700 a 1500 antes de Cristo. Esa colección fue enviada por el Museo de Jerusalén, y ellos recibieron piezas prehispánicas, de la cultura mexica y algo de la costa de Nayarit que, hasta la fecha, tienen exhibidas de manera destacada.

El valor de las réplicas

Aunque sólo dos de las diez tablillas sumerias que exhibe el Museo Nacional de las Culturas son originales, el resto de la colección posee un valor museístico incalculable, destaca Alejandra. “La civilización que hoy se conoce como Complejo Sirio-Mesopotámico es la cuna de lo que hoy somos como sociedades humanas, aquí se fundó la vida urbana, como puntos de poder centralizado político y religioso, aquí se creó la división del conocimiento que hasta la fecha rige, en ciencias naturales y ciencias sociales, la división sexagesimal del tiempo, la escritura, las bibliotecas, todo eso aquí comienza, y los humanos del presente somos sus herederos”.

En la colección donada por la Universidad de Pensilvania, por ejemplo, está la réplica de una tablilla en la que se narra el mito del diluvio –luego retomado por la tradición judeo-cristiana–, está la réplica de una tablilla con la tabla de multiplicación del número 9, una réplica más de un índice de títulos literarios de la antigüedad, una más que registra la venta de un esclavo, y otra con diversas fórmulas para preparar medicina herbolaria.

Las distintas épocas en que fueron escribiéndose estas tablillas, además, permite ver la evolución de la escritura cuneiforme, a lo largo de los siglos.

– El hecho de que estas tablillas, y muchas de las piezas de civilizaciones antiguas exhibidas en el museo, sean réplicas, ¿les resta valor?

– Depende de cómo lo veas. Por ejemplo, en la Sala de Oriente Medio, los visitantes pueden apreciar piezas que, si quisieran conocer en original, tendría que visitar varios museos ubicados en distintas partes del mundo. Unas piezas están en el museo de L’ouvre, en París; otras están en el Museo Británico, en Londres. Y otras piezas estaban en el Museo de Bagdad, saqueado en 2003, y han desaparecido o fueron destruidas.

La especialista detalla, con coraje: “Aquí tenemos, por ejemplo, el Plato de Arpachiyah. Se trata de una réplica exacta, copiado directamente de original, que tiene una antigüedad de entre 4 y 5 mil años. Este plato estaba en el Museo de Bagdad, y fue robado, junto con otros 13 mil objetos.”

La antropóloga Gómez Colorado muestra la reproducción del Plato de Arpachiya que se resguarda en México. El original fue robado en 2003 del Museo de Bagdad.Foto: Paris Martínez

La antropóloga Gómez Colorado muestra la reproducción del Plato de Arpachiya que se resguarda en México. El original fue robado en 2003 del Museo de Bagdad.Foto: Paris Martínez

En la misma línea, en el Museo Nacional de las Culturas puede ser admirada una copia exacta del Jarrón Sagrado de Warka (también conocido como Vaso de Uruk), labrado alrededor del año 3200 antes de Cristo, y robado también del Museo de Bagdad.

Tan pronto como se detectó que esta pieza estaba entre el botín del saqueo, los expertos supieron también que el jarrón había sido destruido, ya que el pedestal en el que se sostenía aún guardaba restos de los intentos por arrancar la pieza a la fuerza. Un año después, esto se confirmó al ser recuperados algunos fragmentos del vaso, a partir del cual se intentó una recostrucción.

“Tener estas réplicas –subraya Alejandra– nos hace entonces partícipes directos de la conservación del patrimonio de la humanidad“, sobre todo del más amenazado.

Según reportes de la Interpol, al menos 50 esculturas, estatuas y placas grabadas de la antigüedad fueron robadas durante el saqueo de 2003.

Además, se tiene detectado el robo de al menos 2 mil 176 sellos cilíndricos (que eran rodados sobre barro para crear figuras), así como otros 114 sellos simples y cinco tablillas con escritura, todos de la era mesopotámica.

El resto de las 13 mil piezas robadas no han podido ser identificadas hasta la fecha, debido a que los saqueadores destruyeron los archivos del Museo de Bagdad.

 El Jarrón Sagrado de Warka, antes y después de ser robado del Museo de Bagdad en 2003. En el Museo Nacional de las Culturas aún se preserva una réplica exacta.

El Jarrón Sagrado de Warka, antes y después de ser robado del Museo de Bagdad en 2003. En el Museo Nacional de las Culturas aún se preserva una réplica exacta.

Pero el museo de la capital iraquí no es el único punto de saqueo. Umma, la ciudad en la que Lugalkuzu nació, vivió y aprendió a escribir sobre barro, una de las primeras ciudades de la humanidad, cuna de las primeras versiones de escritura cuneiforme, en donde se encuentra uno de los mayores yacimientos de tablillas sumerias de lo que fuera el complejo Sirio-Mesopotámico, hoy es un lugar perforado por miles de puntos ilegales de extracción de joyas arqueológicas.

“Lo que está pasando en toda esta región –lamenta Alejandra– ha sido descrito por especialistas como una lobotomía a la humanidad… es como si nos estuviéramos haciendo una cirugía en la que retiramos una de las más importantes secciones de nuestra memoria como especie, de nuestro pasado más antiguo, y todo eso que está siendo retirado en esta cirugía, se pierde… por mucho que se haya estudiado esta que es la cuna de la civilización, mucho más falta por descubrir, como lo prueban las mismas tablillas de Lugalkuzu, que sólo pudieron ser leídas 4 mil años después de que fueron escritas.”

Epílogo: curiosidades

Además de las tablillas sumerias originales de Lugalkuzu, del Plato de Arpachiyah o el Jarrón Sagrado de Warka, la sala de Oriente Medio del Museo Nacional de las Culturas ofrece al visitante otras piezas de gran valor histórico e, incluso, que destacan por su rareza.

En el ala destinada a la cultura Persa, que se desarrolló en lo que hoy es Irán, puede apreciarse una reproducción del Cilindro de Ciro, mediante el cual dicho rey persa concedió la libertad a los pueblos cautivos por Persia, reconociendo su derecho a volver a sus lugares de origen y profesar los cultos que escojan, y por lo que es considerado el primer tratado de derechos humanos del mundo.

Aunque el original de esta pieza se encuentra en el Museo Británico, la réplica mexicana fue donada por el gobierno de Irán (país en el que, paradójicamente, en el presente los derechos humanos no son reconocidos en plenitud).

Asimismo, los amantes del clásico de la filmografía de horror puede apreciar en este museo una figurilla de barro de Pazuzu, la deidad a la que se atribuyen dotes diabólicas en la película El Excorcista, lo mismo que una reproducción de los frisos persas que representan a la Guardia de los Inmortales, el selecto grupo de 100 guerreros que protegían a los reyes persas, retratados recientemente en la película ‘300’, fime que recrea “un churro de los griegos, porque, en realidad, en la confrontación entre griegos y persas, los persas impusieron su poderío la mayor parte del tiempo”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

SLS, el cohete más poderoso de la NASA con el que EU quiere volver a mandar humanos la Luna

La primera etapa del megacohete SLS, el más poderoso que la NASA haya construido, salió de la fábrica en Nueva Orleans y ahora se someterá a unas exhaustivas pruebas para preparar sus viajes a la Luna.
11 de enero, 2020
Comparte

El “megacohete” SLS, el más poderoso que la NASA ha construido hasta ahora, está un paso más cerca de salir al espacio por primera vez.

La primera parte del núcleo salió de la fábrica en Nueva Orleans para someterse a pruebas cruciales y prepararse para su lanzamiento.

El Sistema de Lanzamiento Espacial (SLS) es una parte crítica del programa Artemis de la agencia espacial estadounidense, cuyo objetivo es volver a llevar humanos a la Luna para 2024.

Este núcleo es la pieza central del nuevo cohete y se someterá a evaluaciones exhaustivas en el estado de Misisipi, en el sureste de Estados Unidos.

El miércoles, se montó en una barcaza que lo llevará a su destino.

El cohete, que será más alto que un edificio de 30 pisos, está siendo construido para la NASA por Boeing.

Jim Morhard, administrador adjunto de la NASA, asistió al despliegue del núcleo del cohete este miércoles en el centro de ensamblaje de Michoud, donde se construyó.

Núcleo del megacohete

NASA / Danny Nowlin
El núcleo del megacohete ayudará a impulsar la primera misión Artemis a la Luna.

Morhard dijo que representaba “un salto emocionante hacia adelante en el programa Artemis, ya que los equipos de la NASA siguen avanzando hacia la plataforma de lanzamiento”.

Pruebas

El programa, que se anunció en 2010, se ha visto afectado por demoras y sobrecostos.

Algunos en la comunidad espacial creen que sería mejor lanzar misiones al espacio profundo en cohetes comerciales. Pero los partidarios del programa dicen que la NASA necesita su propia capacidad de lanzamiento de carga pesada.

Después de salir del centro de ensamblaje Michoud, este miércoles, el núcleo se montó en la barcaza Pegasus de la NASA para viajar por agua al Centro Espacial Stennis, en Misisipi.

Núcleo del megacohete

NASA / Jared Lyons
El núcleo del cohete será transportado por agua desde la fábrica en Nueva Orleans.
Núcleo del SLS

NASA / Jared Lyons

La etapa de prueba en Stennis, llamada “Green Run”, implicará operar todos los sistemas del núcleo simultáneamente por primera vez.

Los cuatro poderosos motores RS-25 se activarán durante unos ocho minutos (o tal vez un poco menos) y serán acelerados en diferentes configuraciones. La NASA imitará los niveles de empuje necesarios durante el lanzamiento.

El núcleo del SLS contiene dos tanques propulsores: uno para almacenar oxígeno líquido y otro para hidrógeno líquido. Juntos, poseen una combinación de 2,7 millones de litros de propelente para los motores.

Proyecto anterior

El SLS fue diseñado para reutilizar la tecnología desarrollada originalmente para el programa de transbordadores espaciales de la NASA que operaron entre 1981 y 2011.

Centro de pruebas B-2

NASA
La zona de pruebas B-2 en el Centro Espacial Stennis de la NASA será usado para evaluar el núcleo del megacohete SLS.

Los propulsores RS-25 pertenecieron a otro orbitador y el núcleo del SLS se inspira en el tanque externo que almacenaba el propelente para los motores de los transbordadores (aunque con modificaciones significativas).

El cohete proporcionará la potencia necesaria para enviar a la nave espacial Orión, de la NASA, a la Luna.

Se espera que el lanzamiento inaugural del cohete (misión Artemis-1) ocurra en algún momento en 2021.

SLS

NASA
El SLS proveerá la potencia necesaria para enviar a la nave espacial Orión a la Luna.

En 2019, John Shannon, jefe del programa SLS de Boeing desde 2015, dijo: “Sospecho que una vez que el SLS esté listo, no habrá necesidad de otro vehículo de carga pesada en muchos años. Así que esta es una oportunidad única para toda una generación”.

El núcleo es el artefacto más grande que la NASA haya construido en la fábrica de Luisiana, contando al Saturno V del programa Apolo (desarrollado entre 1961 y 1972 y que llevó al hombre a pisar la Luna por primera vez en 1969).

Orión

Mientras tanto, la nave espacial Orión, para la primera misión de Artemis, ya está construida.

Nave espacial Orión

NASA
La nave espacial Orión, que llevará a la tripulación de la misión Artemis, está siendo probada en Ohio.

Actualmente está atravesando las pruebas finales en la estación de Plum Brook en Ohio, en el noreste de EE.UU.

Durante la misión Artemis-1, Orión volará alrededor de la Luna para probar el equipo en el espacio profundo. La nave espacial no llevará tripulación.

La primera misión tripulada será Artemis-2, que llevará a cuatro astronautas a orbitar la Luna.

Artemis-3, programada para 2024, llevará a un hombre y una mujer al polo sur lunar.

Será la primera vez que Estados Unidos ponga a sus astronautas en la superficie lunar desde 1972.

.


https://youtu.be/H8NO-TEa5QQ

https://youtu.be/-NSjnc3NL2k

https://youtu.be/24JaHawe-RM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.