Qué hace que la bolsa de valores de China sea diferente de las de otros grandes mercados
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: AP

Qué hace que la bolsa de valores de China sea diferente de las de otros grandes mercados

Las repercusiones de este "lunes negro" siguieron sintiéndose el martes en los mercados globales, pero las bolsas comenzaron a recuperarse cuando el gobierno en Pekín redujo las tasas de interés.
Foto: AP
Por BBC Mundo
25 de agosto, 2015
Comparte
En el "lunes negro" la bolsa china perdió 8,5% de su valor. //Foto: AP

En el “lunes negro” la bolsa china perdió 8,5% de su valor. //Foto: AP

Los medios estatales chinos lo describieron como “lunes negro”: una caída de 8,5% de la bolsa de valores del gigante asiático, la mayor desde 2007.

Junto a ella, las bolsas de valores en todo el mundo también cayeron drásticamente por los temores de los inversores de una desaceleración económica en China.

Las repercusiones de este “lunes negro” siguieron sintiéndose el martes en los mercados globales, pero las bolsas comenzaron a recuperarse cuando el gobierno en Pekín redujo las tasas de interés.

Lea: Quién gana, quién pierde y quién debe preocuparse por la nueva caída de la bolsa en China

Para muchos la situación puede parecer incomprensiblemente compleja. Pero el mercado de valores de China, la segunda economía del mundo, opera de forma diferente a los grandes mercados de Occidente.

Intervenciones

La principal diferencia es que aunque el país se ha convertido esencialmente en una economía de libre mercado, una parte significativa de su economía sigue estando controlada por el gobierno.

La bolsa de Shanghai fue establecida en 1990. //Foto: Wikimedia

La bolsa de Shanghai fue establecida en 1990. //Foto: Wikimedia

“Esto quiere decir que las bolsas de valores chinas no están puramente basadas en las fuerzas del mercado, como ocurre en Occidente”, explica Zhuang Chen, economista del servicio chino de la BBC.

“Y cuando hay signos de volatilidad, económica o social, el gobierno toma medidas e interviene para apoyar los mercados, como ocurrió en julio pasado, en el primer desplome de la bolsa”, agrega. Antes de las recientes caídas estrepitosas las bolsas de valores de China continental -la de Shanghai y la de Shenzhen- tenían uno de los mejores rendimientos del mundo.

En junio pasado alcanzaron un alza sin precedentes en los últimos siete años. El mercado de valores de Shanghai aumentó más de 150% en 12 meses.

Pero estos son mercados relativamente jóvenes. El de Shanghai fue establecido en 1990 y comparado con el resto del mundo se le consideran “inmaduro”.

Poca experiencia

Otra diferencia con Occidente -dice Zhuang Chen de la BBC- es que las acciones de los mercados chinos pertenecen casi en su totalidad a inversores domésticos.

Se calcula que sólo 2% de los inversionistas en los mercados chinos son extranjeros.

También está el factor de la dimensión de la bolsa china comparada con las de países desarrollados: el valor bursátil chino es un tercio del PIB mientras que en la mayoría de las economías desarrolladas es más del 100%.

En comparación con Estados Unidos, en que la mitad de la población invierte en acciones, sólo un 6% de los chinos lo hacen.

“El gobierno en los últimos años ha estado alentando al público a invertir y muchos de los inversores son gente común y corriente con poca experiencia en los mercados”.

Y esta falta de una base amplia de inversores experimentados y profesionales significa que el mercado es mucho más volátil.

Sólo 6% de los chinos invierten en acciones. //Foto: George Hodan/Public Domain

Sólo 6% de los chinos invierten en acciones. //Foto: George Hodan/Public Domain

También hay regulaciones, establecidas en 2004, que permiten que los empresarios e inversores obtengan beneficios con sus inversiones, pero todo dentro de los límites de control del Estado.

Así, en la última década China ha experimentado un crecimiento económico extraordinario, pero en los últimos meses algunos habían estado expresando temores de una desaceleración económica importante.

Para aliviar los temores, el Banco Central había estado repetidamente apoyando a las bolsas para asegurar su estabilidad.

“En julio, para aliviar el desplome de la bolsa el gobierno tomó medidas importantes: redujo la tasa de interés y compró acciones para evitar su caída” explica Zhuang Chen.

“También lanzó una amplia investigación para descubrir si hubo ventas al descubierto que condujeron a la caída. Y bloqueó ventas de accionistas mayoritarios”.

El yuan

Tras estas medidas, muchos esperaban que el viernes, cuando comenzaron los signos de otra gran caída, Pekín tomaría medidas drásticas similares.

Pero esto no ocurrió, lo cual causó pánico y el lunes los mercados chinos vivieron su peor derrumbe desde 2007.

El yuan no se cotiza libremente como otras monedas. //Foto: Peter Griffin/Public Domain

El yuan no se cotiza libremente como otras monedas. //Foto: Peter Griffin/Public Domain

Otra de las diferencias que distinguen a China es que, a diferencia de otras monedas, el yuan no se cotiza en base al número de compradores y vendedores en los mercados internacionales.

El Banco Central establece una tasa diaria frente al dólar estadounidense y durante las operaciones del día el yuan puede negociarse sólo a un 2% más alto o más bajo que la tasa establecida.

A principios de agosto, el Banco redujo casi 2% la tasa de cambio lo cual condujo a una ola de temores en los mercados porque se vio como un intento de ayudar a las exportaciones chinas.

El Banco también anunció que establecería una tasa de cambio diaria basada en las operaciones del yuan del dìa anterior, lo cual podría conducir a una caída de su valor en el futuro.

Prueba de fuego

Los mercados globales también sufrieron caídas contagiados por China. //Foto: Charles Rondeau/Public Domain

Los mercados globales también sufrieron caídas contagiados por China. //Foto: Charles Rondeau/Public Domain

Pero ahora, después del “lunes negro”, Pekín decidió no tomar ninguna medida para frenar la caída del mercado. Fue hasta el martes, después de que continuó la inestabilidad, que el gobierno redujo la tasa central de interés.

“Sí, esta vez Pekín decidió dejar que fueran las fuerzas del mercado las que dirigieran las bolsas”, afirma Zhuang Chenn del servicio chino de la BBC.

“Quizás porque Pekín quería ver hasta dónde podía llegar el mercado sin que se dieran riesgos de inestabilidad. También pudo haber estado más cauteloso tras la costosa intervención de julio”.

“Pero creo que la principal razón es que el gobierno decidió permitir esta caída para que el mercado se estabilizara y corrigiera, porque lo que muchos consideran es que había una sobrevaluación artificial de las acciones, algunas de las cuales estaban hasta 200% sobrevaluadas”.

“Lo cierto es que los hechos de los últimos días han sido una prueba de fuego para el gobierno”, asegura Zhuang Chen.

“Y también ha sido una prueba para la comunidad internacional, que ha visto, no sin cierta inquietud, qué tan real es la promesa que las autoridades chinas hicieron hace unos años de convertir su economía en una verdadera economía de mercado”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Viruela del mono: ¿es hora de preocuparse o de ignorar el brote detectado en varios países?

Muchos de los casos que han aparecido en el mundo parecen no estar relacionados, por lo que faltan enlaces en una cadena que se extiende ya por varias regiones.
22 de mayo, 2022
Comparte

Si sientes que el mundo aún se está recuperando de la pandemia de COVID-19, lo siento, pero hay otro virus con el que lidiar.

Esta vez se trata de la viruela del mono y hay más de 90 casos confirmados en al menos 14 países donde normalmente no se esperaría que se registrara esta enfermedad.

¿Qué está pasando? ¿Es hora de preocuparse o nos estamos alterando demasiado por haber vivido la COVID?

Seamos claros: esto no es otra pandemia de COVID-19 y no estamos cerca de volver a ver confinamientos para contener la propagación de la viruela del mono.

Sin embargo, este es un brote inusual y sin precedentes que tomó completamente por sorpresa a los científicos que se especializan en la enfermedad y siempre es una preocupación cuando un virus cambia su comportamiento.

Hasta ahora, la viruela del mono era bastante predecible.

El hogar natural del virus son los animales salvajes, y en realidad se cree que son roedores y no monos los que lo están transmitiendo.

Cuando alguien en las selvas tropicales de África occidental y central entra en contacto con una criatura infectada, el virus salta entre especies. Su piel estalla en una erupción, que se ampolla y luego se forma una costra.

El virus ahora está fuera de su hogar habitual y se esfuerza por propagarse, por lo que necesita un contacto cercano prolongado para reproducirse. Por lo tanto, los brotes tienden a ser pequeños y a desaparecer por sí solos.

Una pequeña cantidad de casos surgieron antes en otras partes del mundo, pero todos podían vincularse inmediatamente con alguien que había viajado a un país afectado y lo había traído a casa.

Ese ya no es el caso

  • Por primera vez, el virus se encuentra en personas sin una conexión clara con África occidental y central.
  • No está claro de quién se está contagiando la gente.
  • La viruela del mono se está propagando durante actividades sexuales y la mayoría de los casos tienen lesiones en los genitales y el área circundante.
  • Muchos de los afectados son jóvenes gays y bisexuales.

“Estamos en una situación muy nueva; eso es una sorpresa y una preocupación”, me dijo Peter Horby, director del Instituto de Ciencias de la Pandemia de la Universidad de Oxford (Reino Unido).

Si bien dijo que esto “no es COVID 2, acotó que “debemos actuar” para evitar que el virus se afiance, ya que esto es “algo que realmente queremos evitar”.

El médico Hugh Adler, que ha tratado a pacientes con viruela del mono, está de acuerdo: “No es un patrón que hayamos visto antes, es una sorpresa”.

Entonces, ¿qué está pasando?

Sabemos que este brote es diferente, pero no sabemos por qué.

Hay dos opciones amplias: el virus cambió o el mismo virus antiguo se encontró en el lugar correcto en el momento adecuado para prosperar.

La viruela del mono se contrae por un virus de ADN, por lo que no muta tan rápido como la covid o la gripe.

Partícula del virus de la viruela del mono.

Science Photo Library
Partícula del virus de la viruela del mono.

Un análisis genético muy temprano sugiere que los casos actuales están muy estrechamente relacionados con las formas del virus observadas en 2018 y 2019. Es demasiado pronto para estar seguros, pero por ahora no hay evidencia de que se trate de una nueva variante mutante en juego.

Pero un virus no tiene que cambiar para aprovechar una oportunidad, como hemos aprendido de los grandes brotes inesperados de los virus ébola y zika en la última década.

“Siempre pensamos que el ébola era fácil de contener, hasta que no fue así”, dijo el profesor Adam Kucharski, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

No está claro por qué los hombres gays y bisexuales se ven afectados de manera desproporcionada. ¿Los comportamientos sexuales facilitan la propagación? ¿Es solo una coincidencia? ¿Es una comunidad más consciente de la salud sexual y de hacerse chequeos?

También puede ser que se haya vuelto más fácil la propagación de la viruela del mono.

Costras en las manos de una persona debido a la viruela del mono.

Getty Images
La viruela del mono causa una erupción que puede provocar mucha picazón, que cambia y pasa por diferentes etapas antes de formar una costra.

Las vacunaciones masivas contra la viruela en el pasado pueden haber brindado a las generaciones mayores cierta protección contra la viruela del mono, estrechamente relacionada.

“Probablemente se está transmitiendo de manera más efectiva que en la era de la viruela, pero no vemos nada que sugiera que podría extenderse”, dijo Adler, quien todavía espera que este brote se desvanezca por sí solo.

¿Cuál es la conexión?

Comprender cómo comenzó este brote ayudará a predecir lo que sucederá a continuación.

Sabemos que solo estamos viendo la punta del iceberg, ya que los casos que se detectan no encajan en una imagen clara de “esta persona se la pasó a esta otra”.

En cambio, muchos de los casos parecen no estar relacionados, por lo que faltan enlaces en una cadena que parece extenderse por toda Europa y más allá.

Un reciente evento masivo de superpropagación, en el que un gran número de personas se reunieran y contrajeran la viruela del mono en el mismo lugar, como un festival, y luego se la llevaran a diferentes países, podría explicar la situación actual.

La explicación alternativa para que tantas personas no conectadas se infecten es si el virus realmente estuvo merodeando desapercibido durante bastante tiempo e involucrando a muchas personas.

De cualquier manera, podemos esperar que se sigan encontrando más casos.

Viruela del mono bajo el microscopio.

SPL

No creo que la gente en general deba preocuparse en esta etapa, pero tampcoo creo que hayamos descubierto todo y no tenemos el control de esto”, dijo el profesor Jimmy Whitworth, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

Pero recuerde que no estamos en la misma situación que estábamos con la covid-19.

Este es un virus conocido, no uno nuevo, y ya tenemos vacunas ytratamientos. En la mayor parte de los casos se pasa como una enfermedad leve, aunque puede ser más peligroso en niños pequeños, mujeres embarazadas y personas con sistemas inmunológicos débiles.

Pero se propaga más lentamente que la covid-19, y el sarpullido distintivo y doloroso hace que sea más difícil pasarlo por alto que una tos que podría ser cualquier cosa.

Esto facilita el trabajo de encontrar a personas que puedan haberse contagiado y vacunar a quienes corren el riesgo de contraerla.

Sin embargo, el director regional para Europa de la Organización Mundial de la Salud, Hans Kluge, lanzó una advertencia: “A medida que entramos en la temporada de verano (…) con reuniones masivas, festivales y fiestas, me preocupa que la transmisión pueda acelerarse”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=lDXkbkXYtjo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.