Arte y cultura por Ayotzinapa, en fotos y videos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Manu Ureste

Arte y cultura por Ayotzinapa, en fotos y videos

La marcha en la Ciudad de México por el primer aniversario de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa dejó expresiones culturales y artísticas como forma de protesta pacífica.
Foto: Manu Ureste
Por Manu Ureste
27 de septiembre, 2015
Comparte

La marcha por el primer aniversario de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa dejó múltiples expresiones culturales, artísticas, e incluso religiosas, como forma de protesta pacífica contra las desapariciones y la violencia en México.

Música para “hacerle un justo homenaje a la memoria”

Te estamos esperando en casa

Hay una cama caliente y un guisado de mamá

Hay un grafitti de Cabañas, creo que está mirando al mar

Y hay un día con nubes claras en que quiero

Verte regresar

Música frente a la Estela de Luz que proviene de una Combi con una piñata de Enrique Peña Nieto y unas bocinas en el techo. Suena “Verte regresar” de Belafonte Sensacional y Paulina Lasa, una de las 16 canciones que forman parte del disco De vuelta a casa.

El álbum “lo empezamos por indignación, por hacerle un justo homenaje a la memoria”, dice Luis Alberto González Arenas de RIPmx.

Este colectivo cultural y la disquera independiente Pedro y el Lobo lanzaron una convocatoria a través de redes sociales a nivel nacional y fuera de México para que músicos compusieran y donaran una canción para hacer un disco por Ayotzinapa.

Lo lograron. Luis cuenta que recibieron unas 180 canciones, y aunque sólo pudieron incluir 16 en el disco, la intención es lanzar todas en algún momento.

De vuelta a casa puede adquirirse por 120 pesos en iTunes o por 10 pesos en la página www.devueltaacasa.org. “Las ganancias van directamente, sin intermediarios, a una cuenta de los familiares, padres y madres de Ayotzinapa”, dice Luis. “La primera vez que escucharon el disco todo tomó sentido, fue un momento muy especial.”

Escucha aquí el disco completo:

Bordando por la paz

El Colectivo Fuentes Rojas también estuvo presente en la Estela de Luz. Es un grupo de hombres y mujeres de todas las edades que con hilos, agujas y telas se han convertido en “tejedores por la paz”.

“Cada uno de estos pañuelos que bordamos representa a una víctima”, explica Tania Andrade, integrante del colectivo.

“En rojo ponemos el nombre de los asesinados y en verde el de los desaparecidos. Y lo hacemos en espacios públicos con la intención de visibilizar estos casos de desapariciones y trabajar así contra la indiferencia social”, detalla Andrade, mientras sostiene entre sus manos un pañuelo que reza: “Felipe Arnulfo Rosa, de Ayutla, con 20 años de edad. Estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa que junto con sus compañeros fue secuestrado por la policía municipal y desaparecido en Iguala, el 26 de septiembre de 2014”.

“Además de todos los nombres de los estudiantes de Ayotzinapa –agrega la activista-, también estamos bordando los de otros muchos desaparecidos y asesinados por la violencia en México. La idea es transmitir que no se trata solo de cifras, sino que son nombres con una historia”.

Improvisación y son jarocho por Ayotzinapa

“Deja me echo un verso”, dice Enrique Morán antes de responder unas preguntas mientras requintea en su jarana. El Contingente Jaranero se reúne desde que se dio a conocer la desaparición de los normalistas y las convocatorias se han realizado, sin excepción, a través de redes sociales, especialmente Facebook.

“No necesitamos practicar porque como son sones de dominio público, los que asistimos a los fandangos, a Veracruz y a donde se toca esta música, ya los conocemos. Es una base y lo demás es improvisación. La mayoría de los que están cantando son versos improvisados”.

“Están cuarteando el futuro de México: los jóvenes”

Cuatro miembros de la Convención metropolitana de artistas y trabajadores de la cultura convocaron a sus amigos a trabajar con diversos temas, entre ellos la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

“Cuando vemos que hay necesidad de hacer análisis político a través de la gráfica nos reunimos, definimos coyuntura, temas y hacemos análisis”, cuenta Mario Arturo “Rama”, quien precisa que para esta marcha escogieron diez pinturas que no necesitan de texto ni dar explicaciones. Lo que buscan es que la gente pueda reflexionar con lo que ve y sacar sus propias conclusiones.

“Ayotzinapa, como el 2 de octubre y otros acontecimientos muestran que se está cuarteando el futuro de México. ¿Quiénes pueden luchar? Los jóvenes son los que tienen la fuerza y energía, nosotros vamos de salida. Si matan a los jóvenes, el mensaje que está mandando el sistema, el Estado, es: vamos por ustedes y éste es un escarmiento”.

“El arte habla para los que no han encontrado cómo decir las cosas”

El caso Ayotzinapa “nos despertó al terror que implica la desaparición forzada en Guerrero y en todo México”, dice Silvia Solís Hernández, miembro del colectivo Arte Consciente y de la asociación civil Equidad de Género.

Esta instalación estuvo frente al Hemiciclo a Juárez para reflejar “esta República llena de fosas con cuerpos que no se sabe a quiénes pertenecen”, explica Solís.

La artista plástica Atziri Carranza retomó las ilustraciones del movimiento Ilustradores por Ayotzinapa para esta instalación, la cual ha sido presentada en otras protestas, aunque con ligeras variantes. Además, el colectivo hizo un audio específicamente sobre Julio César Mondragón, el normalista detenido, torturado y asesinado por la policía municipal en Iguala la misma noche que sus 43 compañeros desaparecieron.

“Creemos que a través del arte se tocan de otra manera los temas, aquellos que a la gente le duelen tanto, que están blindados”, dice Carranza. “Lo pones, te callas, haces que hable una imagen, una música…y la gente se siente reflejada”.

La serpiente que devora al águila

Guillermo, de la organización Constituyente Ciudadana y Popular, carga junto con otro compañero una enorme y colorida serpiente de cascabel que devora la cabeza de un águila imperial. Símbolo, explica, “de la ocupación territorial nacional”.

Mientras va caminando a paso lento por el paseo de la Reforma, Guillermo detalla que las escamas de la serpiente están formadas por los rostros de cientos de jóvenes, los cuales representan a todos los desaparecidos y desaparecidas en el país.

“El problema de Ayotzinapa refleja cuál es nuestra realidad nacional. Por eso esos jóvenes nos están representando a todos”, apunta.

Foto: Manu Ureste

Foto: Manu Ureste

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Atentados del 11S: la icónica foto de la "dust lady" cubierta de polvo tras los ataques a las Torres Gemelas

Marcy Border fue fotografiada cuando logró refugiarse en un edificio cercano a las torres. Te contamos su historia.
11 de septiembre, 2021
Comparte

En agosto de 2015 fallecía a consecuencia de un cáncer Marcy Borders, recordada como la “dust lady” (dama del polvo) y cuya fotografía se convirtió en una de las más icónicas de los ataques contra las Torres Gemelas de Nueva York del 11 de septiembre de 2001.

Fue fotografiada cuando logró refugiarse en un edificio cercano a las torres.

Tenía su rostro y todo su cuerpo cubierto por el polvo que envolvió la Zona Cero después de que los edificios se vinieron abajo.

Dieciocho años después de los atentados, recordamos la historia detrás de esta emblemática imagen.

La fotografía

El 11 de septiembre de 2001, Borders recién cumplía su primer mes de trabajo en el Bank of America, cuyas oficinas se encontraban en el piso 81 de la Torre Norte del World Trade Center.

Lady Dust

Getty Images
En 2002 Marcy Borders posó con el fotógrafo que tomó su imagen cubierta por el polvo en la Zona Cero.

“El edificio comenzó a temblar y balancearse. Yo perdí todo el control. Luché a mi manera por salir de ese lugar”, dijo Borders al diario Daily Mail en 2011.

Desafiando las instrucciones de su jefe de que no debían salir, huyó por las escaleras y se refugió en el vestíbulo de un edificio cercano. Allí su imagen fue capturada por el fotógrafo Stan Honda.

El autor de la instantánea recordó aquel momento en una publicación de Facebook en el décimo aniversario de los ataques.

“Una mujer entró completamente cubierta de polvo gris. Se notaba que estaba muy bien vestida para el trabajo y por un segundo se detuvo en el lobby. Pude hacer una toma de ella antes de que un agente de policía comenzara a dirigir a la gente hacia las escaleras”, escribió Honda en 2011.

Borders, nacida en Nueva Jersey, no se dio cuenta que había sido fotografiada hasta que su madre vio la imagen al día siguiente y se puso en contacto con Stan Honda.

Complicaciones

Ataques del 11 de septiembre de 2001

Getty Images
Miles de personas que se encontraban en la Zona Cero el 11-S fueron diagnosticadas con cáncer en años posteriores,

En los años posteriores a los ataques, Borders sufrió cuadros de depresión severa y adicción a las drogas. Incluso perdió la custodia de sus dos hijos.

“No trabajé en casi 10 años y en 2011 era un completo desastre”, le dijo a The New York Post en ese entonces. “Cada vez que veía un avión me entraba el pánico”.

Sin embargo, después de una temporada en rehabilitación, logró desintoxicarse y recuperó la custodia de sus hijos.

En noviembre de 2014 se conoció que padecía de cáncer de estómago.

Borders afirmó que su mal fue el resultado de lo que vivió en 2001. “Definitivamente lo creo porque no tenía ninguna enfermedad”, dijo al diario estadounidense New Jersey Journal.

“Yo no tengo la presión arterial alta, ni el colesterol alto, ni diabetes”.

Miles de personas que se encontraban en la Zona Cero el 11-S fueron diagnosticadas con cáncer en años posteriores, particularmente los rescatistas que trabajaron en los escombros de los edificios en los días y semanas posteriores a los atentados.

Eso llevó a la creación de un fondo compensatorio durante el gobierno de Barack Obama.

Smoke from the burning World Trade Center towers fills up the downtown Manhattan skyline

Getty Images
Muchas personas sufrieron las consecuencias físicas y psicológicas de los ataques del 11S.

Fallecimiento

En entrevistas en los años que siguieron al ataque, Borders culpó de su cáncer al polvo y las sustancias contaminantes que aspiró mientras escapaba del World Trade Center.

Tras su fallecimiento en 2015, Juan Borders, primo de Marcy, la llamó “heroína” y aseguró que “sucumbió a las enfermedades que cargó en su cuerpo desde el 11-S”.

“Además de la pérdida de tantos amigos, compañeros de trabajo y colegas durante y después de ese trágico día, los dolores del pasado han encontrado una manera de resurgir”, dijo.

Noelle, hija de Marcy Borders, le dijo al diario estadounidense New York Post que su madre “peleó una batalla increíble”.

“Ella no sólo es la ‘dust lady’, es mi heroína y vivirá para siempre a través de mí”, concluyó.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.