En 2013, mando policial de Cocula fue detenido y liberado por el Ejército, según una denuncia
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Nayeli Roldán

En 2013, mando policial de Cocula fue detenido y liberado por el Ejército, según una denuncia

El secretario de Seguridad municipal declaró que denunció al exsubdirector Cesar Nava (hoy procesado) pero los militares lo liberaron junto con otros policías infiltrados. Fue pieza clave en desaparición de normalistas. La PGR sí ignoró el quinto autobús en su consignación ante el juez. Hay siete testigos protegidos en el caso.
Nayeli Roldán
Por Arturo Angel
30 de septiembre, 2015
Comparte
Protesta por Ayotzinapa en Zacatecas. Foto: Cuartoscuro

Protesta por Ayotzinapa en Zacatecas. Foto: Cuartoscuro

Cesar Nava González, el ex subdirector de la Policía de Cocula –implicado en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa–, fue detenido un año antes por el Ejército, pero horas después liberado, de acuerdo con una denuncia presentada ante la PGR por su entonces jefe, el secretario de Seguridad Pública de ese municipio, Salvador Bravo Bárcenas.

El expediente de la averiguación previa por el ataque en contra de los normalistas, que la Procuraduría General de la República (PGR) consignó en enero pasado ante un juez, contiene la declaración de Bravo Bárcenas, en la que asegura que en 2013 alertó al 27 Batallón de Infantería de la infiltración entre sus subordinados.

La revelación se encuentra en el tomo 81 de la versión pública del expediente caso Ayotzinapa, que la PGR desclasificó la semana pasada. Animal Político pudo revisarlo gracias a una solicitud de transparencia.

De acuerdo con lo asentado en la averiguación previa PGR/SEIDO/UEIDMS/1017/2014, Bravo Bárcenas rindió una declaración el 15 de octubre de 2014 donde denunció la actuación irregular del subdirector de la policía municipal.

Dijo que Nava se incorporó en el 2013 a la Policía de Cocula, pero en junio de ese año irrumpió en su oficina para decirle que él se haría cargo del control de toda la fuerza policial.

“’A partir de hoy yo voy a tomar las decisiones de la policía’, a lo que yo le pregunté (a Nava) por qué, y me dijo: ‘es lo que más te conviene, ya tengo ubicada a tu familia’”, declaró Bravo Bárcenas ante el Ministerio Público.

El secretario aseguró que Nava le mostró varias fotografías provenientes de teléfonos celulares que le habían tomado a su familia, por lo que consideró que las amenazas eran reales y decidió denunciar lo que había ocurrido ante el 27 Batallón de Infantería en Iguala. Bravo Bárcenas es mayor del Ejércitom, por lo que mantenía comunicación directa con el personal de la secretaría de la Defensa Nacional..

Militares, oídos sordos

Tras recibir las amenazas, el secretario de seguridad acudió con el 27 Batallón para denunciar a su subdirector, así como el control que había tomado de la corporación en favor del crimen organizado.

“Tú no te preocupes, yo me voy a hacer cargo a ver qué pasa”, le dijo el comandante del batallón militar, cuyo nombre no aparece en el expediente.

Ocho días después de la denuncia, continúa en su declaración Bravo Bárcenas, los militares irrumpieron en el cuartel de la policía municipal y separaron a Nava González, así como a todo el grupo de agentes que le rendían cuentas exclusivamente a él y no al secretario de Seguridad.

“Se los llevaron y en ese momento pensé que por fin ya mantendrían detenido a Cesar Nava y su gente pero, al poco rato, los militares llegaron de nuevo con Cesar Nava y sin decirme palabra alguna. Luego ya no pasó nada”, dijo el secretario.

De acuerdo con lo asentado en el mismo expediente del caso Ayotzinapa, Nava fue de los principales colaboradores del grupo criminal Guerreros Unidos, y prácticamente tenía a toda la fuerza municipal al servicio de los delincuentes.

Raúl Núñez Salgado, presunto operador financiero de la organización delictiva y cuya declaración también está asentada en el expediente, dijo que mensualmente se entregaban 350 mil pesos a Cesar Nava para que él lo administrara entre los agentes infiltrados.

Otros detenidos, como David Cruz Hernández, integrante de Protección Civil de Iguala, pero también jefe de espías de Guerreros Unidos, dijo que Cesar Nava operaba en varios casos las detenciones y desapariciones que efectuaba Guerreros Unidos en la región.

“Tenía pánico”

Tras ser detenido, Cesar Nava aceptó que él coordinó un grupo de policías de Cocula que intervinieron en el transporte de los normalistas retenidos en Ayotzinapa, pero dijo que fue por una solicitud de “apoyo” de Iguala tras recibir un reporte de disparos. Justificó que el “miedo” y “pánico” lo llevaron a cambiar el número de las patrullas involucradas.

Las declaraciones vertidas en el expediente de por lo menos cinco agentes municipales de Cocula confirman que la tarde del 26 de septiembre del 2014, se trasladaron en convoy a Iguala con Nava González al frente, para apoyar a los policías de Iguala por un presunto enfrentamiento con normalistas de Ayotzinapa.

Como ya se hizo público en su momento, los policías de Cocula apoyaron en el traslado de los normalistas hasta la zona de “Loma del Coyote” donde fueron entregados a sicarios del grupo criminal Guerreros Unidos que, según la investigación de la Procuraduría, los asesinaron e incineraron.

Nava González dijo que actuó pensando en que se trataba de una solicitud de apoyo y que las detenciones eran legales. Asegura que le preguntó al subdirector de la Policía de Iguala si los detenidos iban a ser llevados al Batallón 27 de Infantería o al CEFERESO, y que se le hizo “extraño” que el traslado fuera a Loma del Coyote.

“Cuando veo en las noticias lo ocurrido siento que me van a involucrar, me da miedo y es cuando cambiamos el número de las patrullas, el objetivo es que no me involucraran con las personas muertas”, dijo.

Cuando comenzaron a ser detenidos los policías de Iguala, Nava señaló que “le dio pánico” y que por eso ya no fue a trabajar sino que decidió irse hacia el centro del país a la Ciudad de México, donde finalmente fue detenido.

El quinto camión y los informantes

En la consignación que la PGR hizo ante un juez federal por el caso Ayotzinapa en enero de este año, queda confirmado que el Ministerio Público excluyó totalmente de la narrativa de los hechos lo relacionado con el quinto autobús de la línea Estrella Roja, que los normalistas también tomaron en la Central de Autobuses de Iguala.

En su informe sobre el caso Iguala, el Grupo Interdisciplinarios de Expertos Independientes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) reveló que los normalistas salieron con ese autobús de la terminal y en el mismo intentaron escapar de la ciudad. Lo que pasó con dicho autobús y sus ocupantes, no ha sido indagado a fondo por las autoridades.

La revisión que pudo hacer Animal Político del expediente de la averiguación previa PGR/SEIDO/UEIDMS/1017/2014, enviada al juez en enero de este año, no menciona en ninguna parte este autobús. Solamente se hace referencia a los otros cuatro de las líneas Estrella de oro y Costa Line.

“Ya afuera de la central se encontraron yéndose en caravana los camiones Estrella de Oro 1568 y 1531 y los de la empresa Costa Line danto un total de cuatro camiones, saliendo por la calle de Aldama donde tienen un roce con la Policía Municipal de Iguala”, señala la narración de los hechos de la PGR.

La descripción del Ministerio Público continúa hasta el presunto destino fatal que tuvieron los estudiantes en Cocula, sin hacer mención al quinto autobús.

El expediente de la averiguación revela también que la versión de los hechos ocurrida esa noche, no solamente está apoyada en lo dicho por estudiantes y por los ahora detenidos, sino en lo que refieren siete testigos cuya identidad fue protegida. En el expediente figuran con indicativos como “L.U,G.A.” o “C.A.N.C.A.”.

Dichos testimonios reforzaron por ejemplo la versión de que militares llegaron a un hospital particular para verificar el estado en que se encontraban normalistas heridos, y que varios de ellos huyeron y buscaron refugio en el cerro o en domicilios particulares luego del ataque. Además confirmaron que hubo un segundo ataque a la media noche.

“A la media noche llegaron varios carros particulares entre ellos una camioneta roja, doble cabina, de la cual bajó gente vestida de negro y armada los cuales dispararon por lo que los normalistas fueron a esconderse”, se señala en el expediente.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Teotihuacan: las obras que amenazan el sitio Patrimonio de la Humanidad en México

Arqueólogos y defensores del patrimonio cultural de Teotihuacan han alertado sobre la construcción de una obra que amenaza con destruir vestigios arqueológicos de la zona.
30 de mayo, 2021
Comparte

Una obra de construcción con maquinaria pesada iniciada hace meses amenaza con “arrasar” parte del patrimonio protegido de la ciudad prehispánica de Teotihuacan, en Ciudad de México.

El gobierno de México informó que se trata de una construcción “no autorizada” en terrenos que son parte de una zona protegida por la ley.

La construcción con excavadoras ha afectado unas siete hectáreas y “amenaza con arrasar vestigios arqueológicos”, alertó el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos), un organismo afiliado a la ONU.

Ante la denuncia de Icomos y de varios arqueólogos, la Secretaría de Cultura y el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) condenaron el martes las obras.

Las instituciones aseguraron que hace semanas habían identificado el problema y colocado sellos de clausura en la obra, los cuales fueron violados, por lo que presentaron denuncias.

Una vista aérea de la zona arqueológica de Teotihuacan

AFP
La zona arqueológica de Teotihuacan es un sitio protegido por la ley.

Teotihuacán es Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde 1987 y es una de las atracciones turísticas más populares de México.

En su época de esplendor, fue la ciudad prehispánica más grande de su tipo en América y sus ruinas han estado envueltas en misterio durante mucho tiempo.

¿Qué se construye?

A comienzos de este año, la oficina de Icomos en México había detectado la edificación realizada en la zona de Oztoyahualco, que es parte del municipio de Teotihuacan.

En los siguientes meses fue empleada maquinaria pesada en dos parcelas, cuando la supervisión de los alrededores de la zona arqueológica era limitada debido a la pandemia de covid-19.

Saúl Alcántara, presidente de la organización, señaló a Milenio Televisión que se está edificando un “centro recreativo”.

“Realmente es arquitectura chatarra que va a tergiversar la arquitectura completa de la zona arqueológica de Teotihuacan. Es completamente espuria esta construcción y está arrasando con el patrimonio de hace 2.000 años. Es sumamente alarmante lo que sucede”, señaló.

El terreno afectado está ubicado en el Área B de la Zona de Monumentos Arqueológicos de Teotihuacan, donde los propietarios comunitarios tienen acceso para realizar labores de agricultura y pastoreo, pero no edificaciones porque es “un espacio de alto potencial arqueológico”.

El INAH indicó que en el terreno se tienen detectadas “25 estructuras arqueológicas y grutas con vestigios prehispánicos”.

Según Icomos México, las excavaciones amenazan “restos arqueológicos, habitacionales y monumentales que también están siendo saqueados”.

Orden de suspensión

Las autoridades aseguran el que el pasado 5 de marzo se ordenó la suspensión de la obra y se colocaron sellos para evitar más daños.

“Debido a que los sellos de suspensión fueron violados y las obras continuaron, el 20 de abril se presentó denuncia penal ante el Ministerio Público Federal con sede en Texcoco, por el presunto delito de daño al patrimonio arqueológico“, indicó el INAH.

Un pastor en Teotihuacan

Getty Images
Los terrenos de propiedad comunitaria son usados para el pastoreo y la agricultura ligera, pero no se pueden hacer edificaciones.

“Nos enfrentamos a una conducta reiterada y soberbia por parte de quienes alientan esas obras irregulares, que afectan una zona rica en vestigios de los primeros asentamientos de la ciudad vieja de Teotihuacan”.

El arqueólogo Rogelio Rivero Chong, director de la zona arqueológica de Teotihuacán, dijo a un diario que los agentes de policía que habían ido a examinar la construcción habían sido amenazados por trabajadores con palos, piedras y tubos.

Las autoridades no han identificado quién es el responsable de la construcción.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=WhrDWNcNQEM&t=1s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.