Expediente Ayotzinapa: ¿Cómo cayeron los detenidos clave de la "verdad histórica" de la PGR?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Manu Ureste

Expediente Ayotzinapa: ¿Cómo cayeron los detenidos clave de la "verdad histórica" de la PGR?

Capturados en ciudades distintas, las circunstancias de su detención fueron prácticamente idénticas con todo y “confesión espontánea”, según los informes oficiales del caso.
Manu Ureste
Por Arturo Angel
30 de septiembre, 2015
Comparte
El encuentro se realiza en la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa. // Foto: @CIDH.

El encuentro se realiza en la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa. // Foto: @CIDH.

Alcoholizados, con golpes que supuestamente ellos mismos se provocaron y “confesando espontáneamente”: así fueron capturados –según los informes oficiales– los cuatro presuntos integrantes de Guerreros Unidos, cuyas declaraciones fueron clave para que la Procuraduría General de la República (PGR) concluyera que los 43 normalistas de Ayotzinapa fueron asesinados, incinerados en un basurero en Cocula y sus restos arrojados al un río.

Los detenidos, quienes no tuvieron oportunidad de escapar porque no podrían ni sostenerse en pie debido al estado de ebriedad en el que estaban, fueron capturados el mismo día en los estados de Morelos y Guerrero, según reportaron los marinos y agentes federales que los capturaron.

La versión pública de las averiguaciones de la PGR sobre los hechos ocurridos entre el 26 y 27 de septiembre en Iguala, Guerrero, donde 43 estudiantes de la Normal de Ayotzinapa fueron desaparecidos, revelan las circunstancias en que fueron capturados Jonathan Osorio Cortez, el Jona; Patricio Reyes Landa, el Pato; Salvador Reza Jacobo, el Chava; y Benito Vázquez Martínez.

Aunque hay más de 111 detenidos, la investigación de la PGR hace énfasis en la detención de estos cuatro hombres, debido a que sus declaraciones fueron vitales para que el Ministerio Público Federal pudiera concluir que los estudiantes fueron quemados en un basurero de Cocula y luego sus restos arrojados en bolsas al río.

En noviembre del 2014, cuando el exprocurador Jesús Murillo Karam dio a conocer por primera vez la hipótesis que a la postre él mismo denominaría como “verdad histórica de los hechos”, sustentó lo dicho en los testimonios de algunos de estos detenidos, junto con el de Agustín Reyes, el Chereje, capturado también el mismo día que el resto.

Incluso estas personas fueron llevadas a Cocula para una “reconstrucción” de los hechos. La PGR lo mostró en un video. Sin embargo, para los expertos independientes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), lo que la PGR mostró no fue una reconstrucción de los hechos porque se usaron los señalamientos aislados de estas personas y en circunstancias distintas a las del día de los hechos.

La averiguación consignada ante el juez describe las circunstancias de la supuesta quema de los normalistas en Cocula con base en las declaraciones del Jona, el Pato y el Chava.

Como en el mismo expediente se reconoce, los detenidos comparecieron lesionados ante el Ministerio Público federal pero de acuerdo a los reportes de las detenciones, ellos se golpearon solos por el estado de ebriedad en el que se encontraban.

El Jona y el Pato

De acuerdo con lo asentado en la averiguación previa PGR/SEIDO/UEIDMS/1017/2014, Patricio Reyes Landa, el Pato, y Jonathan Osorio Cortez, el Jona, fueron capturados el 27 de octubre del año pasado en calles del municipio de Apetlanca, en Guerrero. Fueron elementos de la Policía Federal quienes hicieron la captura.

El informe de la detención (PF/DI/COE/2557/2014) detalla que la captura ocurrió aproximadamente a las 16:20 horas, cuando integrantes de un convoy federal, que seguía “líneas de inteligencia”, se percataron de la presencia de los sospechosos en la calle. 

“Afuera del inmueble frente a una puerta de color blanco se encontraban tres personas del sexo masculino quienes estaban consumiendo bebidas alcohólicas, motivo por el cual descendimos de la unidad”, detalla el parte de la policía federal.

El documento señala que, al ser cuestionados, los sospechosos confesaron su identidad. Además del Pato y el Jona, se encontraba con ellos Darío Morales Sánchez, también consignado por los mismos hechos.

“… Pero en el momento en que se les indicó que serían trasladados a la SEIDO en la Ciudad de México, las personas que responden a los nombres de Patricio Reyes Landa y Jonathan Osorio Cortez intentaron correr pero como estaban tomados tropezaron y cayeron al suelo, volviéndose a levantar para tratar de darse a la fuga”.

Ya en el trayecto, según el parte de la Policía Federal, los detenidos “manifestaron de forma espontánea” que pertenecían al grupo criminal de Guerreros Unidos y que “habían participado en la ejecución de los normalistas de Ayotzinapa, a quienes quemaron al fondo de un basurero en Cocula” para luego recoger las cenizas que “fueron arrojadas al Río San Juan”.

El parte precisa que las lesiones que presentaron los detenidos ante el Ministerio Público fueron las que se ocasionaron ellos mismos al tropezarse.

El Chava y Benito

El mismo 27 de octubre, pero a las 4 de la madrugada, fueron capturados Salvador Reza Jacobo alias el Chava y Benito Vázquez Martínez en la colonia Loma Bonita del poblado de Ahuetepec, en Cuernavaca, Morelos.

La captura estuvo a cargo de elementos de la Secretaría de Marina quienes, de acuerdo con un oficio sin número asentado en la averiguación previa, describen la captura bajo circunstancias que resultan muy similares con el otro caso, incluso en la redacción del mismo documento.

Los marinos detallan que los sospechosos se encontraban “consumiendo bebidas alcohólicas” junto con otra persona afuera de un domicilio. Tras ser interrogados sobre su identidad y advertírseles que serían llevados a la SEIDO, intentaron sin mucho éxito escapar de la inminente detención.

“En el momento en que se les indicó que serían trasladados estas dos personas intentaron correr pero como estaban tomadas tropezaron y cayeron al suelo, volviéndose levantar para tratar de darse a la fuga”.

Los marinos añaden en su reporte que, debido a que Reza Jacobo y Vázquez Martínez “estaban borrachos”, en “el trayecto a bordo de los vehículos venían golpeándose”.

Posteriormente el parte indica que uno de los detenidos “manifestó de forma espontánea” y “casi llorando” que eran colaboradores del grupo delictivo de Guerreros Unidos, y que incluso recibía un pago de 5 mil pesos por realizar trabajos como “halcón” bajo el mando del Terco o el Cepillo. 

De acuerdo con el parte de la Secretaría de Marina, un médico naval certificó ante el Ministerio Público que las lesiones de las detenidos se las causaron ellos solos por el estado en el que se encontraban.

El mismo día pero en otro punto de la ciudad, los marinos también reportaron la detención de Agustín Reyes “El Chereje”, cuyo testimonio también fue utilizado por la PGR en la reconstrucción de hechos del incendio en Cocula.

El CISEN supo la misma noche, según fiscal

Las declaraciones ministeriales del entonces Fiscal General de Guerrero, Iñaki Blanco, incluidas en la averiguación previa consignada por la PGR del caos Ayotzinapa, revelan que el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN) supo sobre el ataque a los normalistas de Iguala antes que las propias autoridades estatales.

En su testimonio, rendido el 22 de octubre del 2014, Blanco asegura que la noche del 26 de septiembre, al ir llegando a su “domicilio en el Distrito Federal” comenzó a recibir reportes, incluyendo uno del entonces gobernador de Guerrero Ángel Aguirre, sobre presuntos incidentes en Iguala.

Me comuniqué entonces con el delegado del CISEN de nombre ********** (su nombre se reserva), quien me confirmó que tenía datos de que se había suscitado un enfrentamiento en la ciudad de Iguala”, dijo Iñaki.

Lo anterior ocurrió, según el testimonio del fiscal, antes de la media noche, hora en que la movilización policial en Iguala y la huida de los normalistas todavía estaba en proceso.

De acuerdo con las declaraciones de Blanco y de otros funcionarios de Guerrero, aún cuando había conocimiento federal del caso, la contención del caos, el apoyo a las personas lesionadas y toda las investigaciones iniciales (incluidas la detención de 22 policías de Iguala) recayeron en las autoridades estatales.

Respecto a la declaración del líder de Guerreros Unidos, Sidronio Casarrubias, quien sostuvo que Blanco recibió miles de dólares de parte del grupo criminal de los Rojos, el exfuncionario estatal lo negó “categóricamente” y dijo que además era un “testimonio de oídas” del líder criminal.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'Es como si fumaran 20 cigarrillos al día': riesgos de los cigarros electrónicos de moda entre jóvenes

Los cigarrillos electrónicos se han promocionado como menos nocivos para la salud, pero son igual de adictivos y su consumo entre niños triplica sus posibilidades de acabar fumando en el futuro.
27 de julio, 2022
Comparte

Se promocionaban bajo el argumento de que serían menos nocivos para la salud y que servirían como tratamiento para personas que querían dejar de fumar.

Sin embargo, los cigarrillos electrónicos no solo son tan adictivos como el tabaco, sino que cada vez están enganchando a más adolescentes al hábito de fumar.

“Cada vez recibo en mi consultorio más jóvenes de 16 a 24 años que usan este producto y tienen un índice de nicotina en el cuerpo equivalente al consumo de más de 20 cigarrillos al día”, explica la cardióloga Jacqueline Scholz, que dirige el Ambulatorio del Tratamiento del Tabaquismo del Instituto del Corazón de Sao Paulo.

Estos productos “van dirigidos con frecuencia a niños y adolescentes en las promociones de las industrias tabacaleras e industrias conexas que los fabrican, mediante miles de aromas atractivos y afirmaciones engañosas”, afirma la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su último informe publicado en 2021.

Los niños que vapean, como se denomina al uso de estos dispositivos, tienen hasta el triple de posibilidades de acabar fumando en el futuro, según el organismo internacional, que recomienda a los gobiernos que los regulen para impedir que el hábito de fumar vuelva a normalizarse en la sociedad y para proteger a las generaciones futuras.

La venta o distribución de cigarrillos electrónicos está prohibida en 37 países, entre ellos Argentina, Colombia, México, Nicaragua, Panamá, Uruguay, Venezuela y Brasil.

Pero esto no impide que estos productos lleguen de contrabando y sin ningún control sanitario.

Líquidos de vapeo.

Getty Images
Los cigarrillos electrónicos se ofrecen en multitud de sabores que atraen a jóvenes y adolescentes.

“Si no nos ocupamos de este problema ahora, el uso de estos dispositivos tiene todo para convertirse pronto en una epidemia“, ha dicho Scholz a André Biernath, del servicio brasileño de la BBC.

La cardióloga señala que, desde la aparición de las primeras versiones hace unos 20 años, estos dispositivos siempre se han promocionado bajo el argumento de que son menos nocivos para la salud.

“Todavía se dice que, como no tienen combustión y no producen humo, estos aparatos supuestamente son más seguros”, explica.

La experta recuerda que esta información sirvió de base para vender cigarrillos electrónicos en muchos países como una especie de “reducción de daños” o un tratamiento para las personas que querían dejar de fumar.

¿Lobo con piel de cordero?

El gran problema, argumenta, es que no hay suficientes estudios científicos para respaldar tales afirmaciones, y toda la publicidad relacionada con estos productos parece estar más enfocada en ganar nuevos usuarios (especialmente los jóvenes), y prácticamente ignora este posible sesgo terapéutico.

“Varios países, como el propio Reino Unido, aceptaron este argumento y lanzaron los cigarrillos electrónicos. Lo que sucedió en estos lugares fue un aumento en la prevalencia de fumadores “, señala Scholz.

Para la médico, no tiene sentido ver el cigarrillo electrónico como un tratamiento médico y dejarlo solo en manos de las personas, para que ellas decidan cuándo y cómo usarlo. “Si el propósito de este producto fuera realmente terapéutico, no se podría vender en ningún lado, como se vende ahora”.

“Tendría que ser recetado después de una evaluación médica, en la que el profesional concluiría que el paciente no puede dejar de fumar con los otros métodos que tenemos para ofrecer. A partir de ahí, se podría indicar la dosificación y el uso correcto de esta sustancia. “.

Pulmones.

Getty Images
Los cigarrillos electrónicos pueden causar espasmos respiratorios e incluso enfermedades inflamatorias en los pulmones.

Ingredientes nocivos

Scholz señala que, además de no cumplir las promesas terapéuticas, los cigarrillos electrónicos pueden ir en sentido contrario y ser perjudiciales para la salud, y llama la atención sobre tres de los principales ingredientes que aparecen en estos dispositivos: propilenglicol, nicotina y sustancias aromáticas.

El propilenglicol funciona como una especie de vehículo, capaz de diluir y transportar la nicotina por nuestro organismo.

La nicotina, por su parte, es una sustancia psicoactiva que se encuentra originalmente en el tabaco, lo que provoca una dependencia muy fuerte.

Durante el uso de los cigarrillos electrónicos, se inhala por la boca, pasa por los pulmones, cae al torrente sanguíneo y acaba en el cerebro, donde provoca una sensación momentánea de bienestar.

Por último, están las sustancias aromáticas, que imitan los más diversos olores, desde la menta hasta las natillas.

Scholz señala que estos tres ingredientes pueden presentar riesgos para la salud de diferentes maneras.

“Para empezar, los olores hacen que estos dispositivos sean socialmente más aceptables. Después de todo, el olor a menta, miel o fresa es mucho más agradable que el de los cigarrillos convencionales”.

Y ese atributo, argumenta la doctora, aumenta la curiosidad y quita el miedo a un público más joven, que desde niño está acostumbrado a oír hablar de los efectos nocivos del tabaquismo “tradicional”.

“El propilenglicol, por otro lado, se usa ampliamente en la industria alimentaria, y la gente simplemente asumió que, dado que es seguro consumirlo en los alimentos, no hará daño cuando se inhale”, dice.

“Pero no tenemos suficientes estudios al respecto, sobre todo porque estos dispositivos hoy en día traen tantos aditivos que no tenemos una idea exacta de las reacciones químicas que se dan allí, a una temperatura alta”.

“Y ya hemos visto algunos estudios que han detectado sustancias cancerígenas en la vejiga y la orina de los usuarios de cigarrillos electrónicos”, agrega el especialista.

Para cerrar la lista, no podemos olvidar la nicotina.

Dependencia

“Las nuevas generaciones de cigarrillos electrónicos traen sales de nicotina cada vez más pequeñas y entregadas en grandes cantidades, lo que aumenta la dependencia”, dice Scholz.

La doctora asegura que, al recibir en el consultorio a un nuevo paciente que consume estos dispositivos, siempre le realiza un examen rápido de orina, que mide la cantidad de nicotina que tiene el individuo en el organismo.

“Es muy común que los pacientes jóvenes, de 16 a 24 años, tengan un nivel de nicotina equivalente a fumar más de 20 cigarrillos convencionales al día“, calcula.

Dos preadolescentes fuman un cigarrillo electrónico.

Getty Images
Los cigarrillos electrónicos van dirigidos con frecuencia a niños y adolescentes con aromas atractivos y afirmaciones engañosas según la OMS.

De hecho, el propio mecanismo de estos dispositivos facilita su uso constante. Además de no tener ningún olor desagradable, no es necesario encenderlo ni apagarlo. “Este es un producto que puedes usar una y otra vez. Lo guardas en tu bolsillo, le das una calada y lo guardas. Luego puedes volver a tomarlo cuando quieras”, explica Scholz.

“Esto crea una rutina, y la persona empieza a usar cigarrillos electrónicos en la calle, en el trabajo, en el baño de la escuela, acostado en la cama…”

Además de ser adictiva, la nicotina también tiene efectos sobre órganos importantes como el corazón y los pulmones.

“La nicotina no es una sustancia inocua. Aumenta el ritmo cardíaco, altera la presión arterial y puede dañar el endotelio, la capa interna de los vasos sanguíneos”, enumera.

“Por lo tanto, el riesgo cardíaco de un usuario de cigarrillos electrónicos es casi el mismo que el de alguien que fuma cigarrillos convencionales”.

“En los pulmones, las nanopartículas de nicotina pueden ingresar a los alvéolos, causar espasmos respiratorios e incluso enfermedades inflamatorias“, agrega la médico.

“Hace unos años tuvimos una serie de casos de este tipo, sobre todo en Estados Unidos , que llamaron la atención. Una parte de estos pacientes consumía otras sustancias, pero alrededor de un tercio consumía exclusivamente nicotina”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=boRYRczxKvg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.