close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Cuartoscuro.

Imágenes satelitales: una mejor forma de medir la pobreza rural

Una forma de complementar los censos económicos puede ser el análisis de imágenes que rastrean cómo cambia el uso de luz artificial, que suele verse como un indicio de desarrollo.
Foto: Cuartoscuro.
Por Redacción Animal Político
10 de septiembre, 2015
Comparte
El movimiento convoca a los ciudadanos a "disminuir la pobreza y desigualdad en una generación". //Foto: Cuartoscuro.

Foto: Cuartoscuro.

El Banco Mundial presentó un programa piloto en el que se pretende demostrar que una mejor forma de medir la pobreza rural es a través de fotos satelitales donde se puede observar cómo se distribuye la iluminación eléctrica dentro de las comunidades para mejorar los indicadores de desarrollo.

Dado que en distintas zonas rurales hay obstáculos físicos que impiden estudiar satisfactoriamente la pobreza en ciertas comunidades, el proyecto empleó imágenes de Centro América. “Los resultados muestran que el complementar la información estadística con datos satelitales lleva a mejoras en los estimados”, dice el Banco Mundial en su reporte.

Este estudio se realizó concretamente en Guatemala. Para lograrlo se utilizaron imágenes extraídas de organizaciones especializadas que levantan datos sobre la iluminación y diferencian año con año la manera en que se va modificando este indicador. Esto quiere decir que no se usan fotos satelitales ‘estándar’.

Los resultados que se obtienen son contrastados con datos estadísticos obtenidos por el Instituto Nacional de Estadística en Guatemala, que recaba datos de 338 municipios en el país centroamericano. De esa manera se puede generar un balance entre los estudios tradicionales y la nueva implementación para censar la pobreza.

Arriba a la izquierda: Guatemala en 2001; el color negro indica dónde hay luz por la noche. A la derecha: el mismo territorio en 2008. Abajo: el color naranja muestra las luces nuevas o más intensas; el morado muestra las menos intensas. //Imagen: Banco Mundial

Arriba a la izquierda: Guatemala en 2001; el color negro indica dónde hay luz por la noche. A la derecha: el mismo territorio en 2008. Abajo: el color naranja muestra las luces nuevas o más intensas; el morado muestra las menos intensas. //Imagen: Banco Mundial

Uno de los hallazgos que destacan es que el cambio de la iluminación en zonas urbanas no permite determinar con tanta precisión cómo se distribuye la pobreza, es por eso que la técnica puede ofrecer mayor viabilidad en regiones rurales.

Finalmente, la organización concluye que “la luminosidad parece ser insuficiente para tener un buen indicio que permita predecir los cambios en las tasas de pobreza, pero varias medidas mostraron que al complementar datos de encuestas con información de luminosidad se obtuvo mejoría en los resultados”.

El informe completo se puede consultar aquí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La sexta extinción masiva que afectó a la Tierra y que acaban de descubrir los científicos

Si hoy hablamos de una pérdida de especies debido al cambio climático, entonces deberíamos decir que estamos enfrentándonos a la séptima extinción masiva (y no a la sexta, como muchos afirman). Así, al menos, lo dice un nuevo estudio.
13 de septiembre, 2019
Comparte

“Nos estamos enfrentando a la sexta extinción masiva y el ritmo de extinción es 10.000 veces más rápido de lo normal”, dijo Greta Thunberg, al borde de las lágrimas, frente al Parlamento europeo en abril de este año.

Si bien las palabras de la ambientalista causaron impacto en todo el mundo, estudios recientes podrían demostrar que la joven sueca está equivocada.

La razón no tiene que ver con que la Tierra no esté experimentando fenómenos como el derretimiento de los polos, la deforestación de los bosques, la contaminación del aire o la extinción de miles de especies.

La posible equivocación de la activista tiene que ver con algo totalmente distinto: científicos aseguran que la Tierra ya experimentó una sexta extinción masiva… pero hace unos 260 millones de años.

Magnitud de la extinción

Hasta ahora, se creía que en el planeta hubo cinco eventos importantes de extinción masiva, es decir, fenómenos en los cuales desaparecen sin descendencia una gran cantidad de especies a lo largo de un tiempo acotado.

Estas extinciones han definido los períodos geológicos: el Ordovícico (hace 443 millones de años), el Devónico Tardío (hace 372 millones de años), el Pérmico (hace 252 millones de años), el Triásico (hace 201 millones de años) y el Cretácico (hace 66 millones de años).

freta thunberg

Getty Images
Greta Thunberg ha dicho que hoy nos estamos enfrentando a la “sexta” extinción masiva. sSn embargo los científicos aseguran que se debería hablar de la “séptima”.

Sin embargo, esta semana un equipo de científicos del departamento de biología de la Universidad de Nueva York publicó un estudio que podría cambiar el orden de estos espacios geológicos.

La investigación -que también incluyó al científico Shu-zhong Shen, de la Universidad de Nanjing-, se centró en el período final del Guadalupian (o Pérmico Medio), cuando una gran extinción afectó la vida en tierra y en los mares.

“Las clasificaciones en términos de números de especies que sufrieron la extinción, y especialmente en términos del impacto ecológico, colocan al evento de Guadalupian (hace 259.8 millones de años) en la misma categoría con las otras extinciones masivas importantes. Por lo tanto, aparentemente hubo seis grandes extinciones”, dice la investigación.

tierra

Getty Images
Hasta ahora, se creía que en el planeta hubo cinco eventos importantes de extinción masiva.

El evento -agrega- ocurrió al mismo tiempo que la inundación de basalto (que se produce como resultado de una erupción volcánica gigante) que creó las trampas Emeishan, una extensa formación rocosa que se encuentra hoy en el sur China.

“Las erupciones masivas como esta liberan grandes cantidades de gases de efecto invernadero, específicamente dióxido de carbono y metano, que causan un fuerte calentamiento global, con océanos cálidos y pobres en oxígeno que no conducen a la vida marina”, señaló Michael Rampino, coautor de la investigación.

Con esta nueva información, agrega el estudio, los académicos y ambientalistas (entre ellos, Greta Thunberg), deberían comenzar a referirse a la pérdida actual de especies como a la “séptima extinción”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=1n31Ogeuvvw

https://www.youtube.com/watch?v=2UdkGCpO8eU

https://www.youtube.com/watch?v=6AMWU9EbdCU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.