La historia detrás de la dramática foto de Alan, el niño ahogado en Turquía
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AP

La historia detrás de la dramática foto de Alan, el niño ahogado en Turquía

Una fotógrafa turca hacía tomas a un grupo de migrantes, de pronto, detectó algo que golpeó por completo todos sus sentidos: Sobre la orilla de la playa yacía el cuerpo sin vida de Alan Kurdi, ella tomó la foto sin saber que la daría la vuelta al mundo.
AP
Por Joel Gunter de BBC Mundo
6 de septiembre, 2015
Comparte
Fotografía facilitada por Tima Kurdi muestra a los hermanos sirios Alan (izquierda) y Galib Kurdi. El cadáver de Alan Kurdi, de tres años, fue hallado en una playa de Turquía después de que el bote inflable en el que viajaban él y su familia se hundió durante un intento desesperado de llegar de Turquía a Grecia.  // Foto: AP.

Fotografía facilitada por Tima Kurdi muestra a los hermanos sirios Alan (izquierda) y Galib Kurdi. El cadáver de Alan Kurdi, de tres años, fue hallado en una playa de Turquía después de que el bote inflable en el que viajaban él y su familia se hundió durante un intento desesperado de llegar de Turquía a Grecia. // Foto: AP.

La fotógrafa turca Nilufer Demir hacía tomas a un grupo de migrantes paquistaníes cerca de Bodrum, bordeando la costa suroeste de Turquía.

Rostros tras rostros de este drama humano desfilaban frente a su lente, con un efecto sobrecogedor.

De pronto, como si de una aparición absolutamente inexplicable se tratara, Nilufer detectó algo que le golpeó por completo todos sus sentidos.

Sobre la orilla de la playa yacía el cuerpo sin vida de Alan Kurdi, boca abajo y con sus pequeñas manos extendidas.

Lee también: Crisis migratoria europea: quién era Alan, el niño ahogado junto a su familia en Turquía

Sin pensarlo, Nilufer reaccionó como cualquier fotógrafo lo hubiese hecho: accionó su cámara.

La dura imagen que captó –y que no ha sido publicada por la BBC- mostrando al niño sirio de tres años inerme se ha clavado en lo más profundo de muchas personas.

“Tenía que tomar esa foto y no lo dudé”, dijo la fotógrafo a DHA, la agencia donde trabaja. “Lo único que podía hacer era que el mundo escuchara su grito”, comentó.

Sin embargo, Nilufer no imaginó lo alto que sonaría ese clamor que ha recorrido Europa y más allá.

“Nunca pensé que una fotografía pudiera tener semejante impacto. Me gustaría que pudiera cambiar el rumbo que tienen las cosas en este momento”, exclamó.

Pero ¿qué pudo generar ese impacto? ¿Por qué esta imagen logró lo que tantas otras no han podido?

Por qué

Will Wintercross es una galardonado fotógrafo de guerra que trabaja para el periódico inglés Daily Telegraph, y ha recorrido en Siria.

“Fotos como esta se toman todo el tiempo, pero generalmente son tan gráficas, que difícilmente se publican en los medios”, explica.

“En Siria ves cosas tan grotescas que comienzas a filtrar las fotos que realmente podrás utilizar y las que sabes que nunca será publicadas”.

Lee también: Austria y Alemania abren sus fronteras a la ola de migrantes proveniente de Hungría

El hecho que la foto de Alan fuera tomada en Turquía y no Siria, jugó un papel fundamental.

“Esta foto no fue tomada en una zona de guerra, ni en Siria. El que fuera tomada en una playa de Turquía provocó que la gente se detuviera y la viera”, señaló Wintercross.

Luego está la composición de la imagen, que es ciertamente es terrible pero no grotesca, como lo son muchas de las fotografías de guerra.

“Esta foto es impactante, pero la mitad de lo que ocurre pasa en tu subconsciente, tu mente complementa lo que le falta a la foto”, dice.

“Lo que ves es una foto bastante apacible y en cierta forma respetuosa, pero te hace pensar inmediatamente: ¿por qué pasó esto? ¿Por qué hay niño muerto en una playa?”.

Ese tipo de pensamientos tiene un efecto más penetrante en las personas que son padres.

Por ejemplo, la reacción pública del primer ministro de Reino Unido, David Cameron, a través de su cuenta en Twitter, fue hablando “como padre”.

Nicole Itano, de la organización Salven a los niños, tiene una pequeña de un año. “Mi primera reacción fue: Dios mío, ese pudo ser mi hija, tiene el mismo color de cabello y las piernas rellenitas”.

“Parte de la razón por la cual la foto ha tocado emocionalmente a tantas personas es que es impresionante, pero no es gráfica. No ves su cuerpo mutilado, o ensangrentado. De no ser por el contexto, luce como si estuviese durmiendo”, comentó Nicole.

Publicar o no publicar

Muchas organizaciones como la BBC se inclinaron por no publicar la foto donde se aprecia a Alan completamente. El diario inglés The Independent la colocó con amplio despliegue en su primera página.

El editor gerente del diario, Will Gore, explicó que “no fue una decisión fácil, pero en nuestra opinión esta imagen era claramente algo diferente al tipo de fotos que hemos visto, y vino justo en el momento cuando el debate sobre migrantes estaba estancado”.

“Tuvimos la clara certeza de que necesitábamos publicar esa imagen de la tragedia de ese pequeño niño. La imagen tomada cuando el niño es sacado de la playa es extraordinariamente poderosa, pero pensamos que si queríamos realmente mostrar el horror de lo que le ocurrió, esta era la mejor imagen”, resaltó Gore.

Es raro ver la foto de un niño muerto en un periódico.

Para Gore hay una buena razón para ello: “Creo que lo correcto es que rara vez publiquemos fotos de un niño muerto, de lo contrario pierden su poder”.

Lee también: La foto de Alan, el niño ahogado que aviva la polémica sobre la crisis migratoria en Europa

Wintercross coincide con ese criterio.

“Hay un balance que debes tener, y es difícil hacerlo porque no puedes bombardear a las personas. ¿Qué pasa si la semana que viene encuentran cinco niños? ¿A dónde vamos a llegar?”.

Además – agrega-, “en este momento no hay otra foto que pueda tener un mayor impacto”.

“La gente ha visto muchas imágenes y videos sobre la guerra en Siria. Pero parece que todo eso se resume en esta única foto”, advierte Wintercross.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Ómicron: ¿es realmente tan peligrosa la nueva variante del COVID?

La detección de una nueva variante del SARS-CoV-2 ha disparado una vez más las alertas a escala mundial, pero ¿qué tan preocupados debemos estar y cómo cambia eso la estrategia contra la pandemia?
29 de noviembre, 2021
Comparte

La identificación de una nueva variante del SARS-CoV-2 en Sudáfrica, caracterizada por un gran número de mutaciones (55 en todo el genoma, 32 en la proteína S o espícula) y el aumento vertiginoso de su incidencia relativa en esa población ha disparado una vez más las alertas a escala mundial.

Varios países han cerrado el tráfico aéreo con Sudáfrica y hay expertos que indican que es “la variante más preocupante que hemos visto hasta la fecha”. La OMS la ha elevado a la categoría de “variante preocupante” y la ha designado con la letra griega ómicron.

Pero, con los datos disponibles, ¿podemos aceptar la pertinencia de estas afirmaciones?, ¿se basan en demostraciones o son conjeturas?, ¿cuándo podemos definir una nueva variante como de preocupación y qué consecuencias tiene eso sobre nuestra estrategia frente a la pandemia? Intentaré en los siguientes párrafos arrojar un poco de luz sobre estos temas.

La secuencia genómica de la variante ómicron (linaje B.1.1.529 en el sistema PANGO, o linaje 21K de NextStrain) muestra 55 mutaciones respecto al virus original de Wuhan, 32 de ellas situadas en la proteína S o espícula, la más importante por su papel en la infección de las células y la respuesta inmunitaria.

Muchas de esas mutaciones se han detectado previamente en variantes de preocupación (VOCs) o de interés (VOIs) del virus, como las mutaciones N501Y (presente en las VOCs alfa, beta y gamma), las T95I, T478K y G142D (todas en delta), o se ha demostrado su papel en la interacción con el receptor celular ACE2 (S477N, Q498R), o se encuentran en regiones de unión de algunos anticuerpos (G339D, S371L, S373P, S375F).

Esta acumulación de mutaciones con efectos conocidos ya es motivo de interés y preocupación, pero todavía se tienen que realizar los experimentos adecuados para demostrar sus efectos cuando se encuentran simultáneamente.

Gráfico de la mutación.

BBC

Los efectos de dos mutaciones no son siempre aditivos y las interacciones (epistasias en lenguaje técnico) pueden ser tanto en sentido positivo (aumentando el efecto de cada una) como negativo (disminuyéndolo).

Hasta que no dispongamos de resultados de laboratorio y de datos epidemiológicos y de vigilancia genómica que nos demuestren una mayor transmisibilidad o mayores posibilidades de escape frente a la respuesta inmunitaria no es razonable pasar de vigilancia a alerta o, menos aún, a alarma.

La razón esgrimida por la OMS para declararla como VOC es que puede estar asociada a un mayor riesgo de infección, si bien no hay todavía información pública que respalde esta afirmación.

Vigilancia genómica sudafricana

Sin embargo, las señales de alerta se han disparado debido al rápido aumento de casos detectados en Sudáfrica con esta variante. No es extraño que una nueva variante se detecte en este país, uno de los que tiene mejor sistema de vigilancia genómica del SARS-CoV-2 y en el que, como en casi todos los países del continente africano, la vacunación no ha progresado de la misma forma.

Una mujer con mascarilla trabaja en el laboratorio de la empresa de biotecnología Afrigen, en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, 5 de octubre de 2021

Getty Images
Sudáfrica cuenta con uno de los mejores sistemas de vigilancia del virus que produce la covid-19.

Gracias a su vigilancia, rápidamente se obtuvo la secuencia del virus responsable de un brote de covid-19 observado en la provincia de Gauteng, en un momento con una incidencia acumulada muy baja de la infección (alrededor de 10 casos por 100.000 habitantes).

En esas circunstancias, cualquier variante asociada a un brote alcanza rápidamente una alta frecuencia relativa, lo que puede indicar una mayor transmisibilidad pero también que crece donde apenas había nada.

Si la principal causa de alarma es la transmisibilidad, otras propiedades asociadas a mutaciones en la espícula no dejan mucho lugar a la tranquilidad, como hemos indicado previamente. De nuevo nos planteamos la pregunta de cómo surge un virus con tantas mutaciones.

La respuesta no es definitiva, pero la principal sospecha es que ha evolucionado en un paciente con un sistema inmunitario debilitado infectado durante un periodo prolongado de tiempo, al cabo del cual se ha transmitido a otras personas en una cadena que nos es desconocida por ahora.

¿Qué podemos hacer frente a una nueva variante de preocupación?

Personas con mascarillas caminan por un centro comercial en España

Getty Images
Varios países ha vuelto a imponer el uso obligatorio de mascarillas y distanciamiento social.

Por el momento, tenemos las mismas herramientas que contra las demás: vacunar, usar mascarillas, mantener distancias, ventilar los recintos cerrados, es decir, reducir al máximo la exposición y circulación del virus, aumentar la población inmunizada en todos los países del planeta, limitando las oportunidades de que aparezcan nuevas mutaciones en el virus.

Aunque pensábamos que tras la variante delta sería difícil que aparecieran variantes de preocupación, la variante ómicron nos ha vuelto a sorprender.

Con independencia de que tenga o no las graves consecuencias que justifican su declaración como VOC, es evidente que la evolución del SARS-CoV-2 puede seguir deparando sorpresas. Cuanto antes reduzcamos esas posibilidades, mejor para todos.

*Fernando González Candelas es Catedrático de Genética. Responsable Unidad Mixta de Investigación “Infección y Salud Pública” FISABIO-Universitat de València. Su artículo original se publicó en The Conversation.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=VVpFyhF9iiY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.