La niña mexicana que se saltó la seguridad para dar una carta al Papa
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AP

La niña mexicana que se saltó la seguridad para dar una carta al Papa

Una niña de origen mexicano saltó la barrera de seguridad para saludar al Papa y entregarle una carta en la que le pide al pontífice que ayude a los migrantes en Estados Unidos.
AP
Por BBC Mundo
24 de septiembre, 2015
Comparte
Sophie Curz nació en Estados Unidos, pero es hija de jornaleros mexicanos. // Foto: AP.

Sophie Curz nació en Estados Unidos, pero es hija de jornaleros mexicanos. // Foto: AP.

Con pelo negro recogido en dos trenzas y un colorido huipil, la pequeña Sophie Cruz se convirtió en una de las protagonistas del primer paseo del papa Francisco en el papamovil por Estados Unidos.

La niña de 5 años, hija de inmigrantes oaxaqueños en Estados Unidos, consiguió saltar la valla de seguridad que separaba el paso del vehículo del Papa de la gente que esperó durante horas en el centro de Washington D.C. y logró llamar la atención del pontífice, que pidió a los agentes de seguridad que llevaran a la niña hasta su auto.

Y ahí se produjo la escena que se viralizó a través de las redes: los agentes alzan a la niña que recibe un abrazo y una bendición del Papa.

Pero ella, no contenta con el saludo, volvió a pedir a los agentes que la levantasen para entregarle al líder religioso una camiseta y una carta con una petición: que interceda ante el Congreso y el presidente Barack Obama por los inmigrantes que, como sus padres, están en situación irregular en Estados Unidos.

“Quiero contarte que mi corazón esta triste por el odio y la discriminación hacia los inmigrantes de este país. Te pido que hables con el presidente Barack Obama y con los congresistas para que APRUEBEN LA REFORMA MIGRATORIA para los inmigrantes”, se podía leer en la carta escrita a mano que le escribió Sophie al máximo representante de la Iglesia Católica.

“Tengo miedo de que se lleven a mi familia”

“Ellos son buenas personas. Saben trabajar en los campos cultivando naranjas, sandías, cebollas y muchos vegetales. Por lo tanto merecen salir de la oscuridad”, escribió la niña que viajó con su padre y los miembros de una organización de inmigrantes a la capital de EE.UU. para ver al papa Francisco.

Posteriormente, en entrevista con la agencia AP, la menor confesó que teme cada día que deporten a sus padres.

“Tengo miedo de que el ICE se lleve a mi familia”, afirmó la niña en referencia a la agencia fronteriza estadounidense.

“Creo que tengo derecho a vivir con mis padres, a ser feliz. Mi padre trabaja muy duro todos los días en una fábrica de metal. Todos los inmigrantes como mi padre se merecen vivir con dignidad, con respeto y se merecen una reforma migratoria”, sostuvo la niña en la entrevista.

Por su parte, el padre de Sophie, Raul, que lleva diez años viviendo en EE.UU., calificó la jornada de este miércoles de extraordinaria:

“Fue un milagro que el Papa mirara a mi niña y que la eligiera para darle su bendición”, dijo.

Raul Cruz carga a su hija, Sophie, de 5 años. // Foto: AP.

Raul Cruz carga a su hija, Sophie, de 5 años. // Foto: AP.

Pero Sophie no fue la única niña hispana que recibió la bendición papal. En otro momento de su viaje en el papamovil, el pontífice tomó en brazos a un niño de cinco meses, hijo de inmigrantes salvadoreños, y le dio un beso en la cabeza.

Además, el Papa hizo referencia a la inmigración en su visita a la Casa Blanca y recordó que él mismo es hijo de una familia italiana inmigrante en Argentina.

“Estoy feliz de ser un invitado en este país, que fue en gran parte construido por familias parecidas”, sostuvo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'Luna Azul': el raro evento cósmico que podrá verse este 31 de octubre (y no se repetirá hasta 2023)

El de la "Luna azul" es un fenómeno inusual que se produce cada 2.5 años aproximadamente debido al tiempo que duran los ciclos lunares.
27 de octubre, 2020
Comparte

En realidad no es azul. Es una Luna llena, como cualquier otra, del color que se ven la mayoría de las Lunas llenas: entre gris pálido, blanco lechoso o plateado.

Lo que hace raro a este fenómeno, que el folclor bautizó como “Blue Moon” o “Luna azul”, es que se dan dos Lunas llenas en un solo mes, cuando lo normal es ver una.

Un ciclo lunar, el período en el que ocurren todas las fases de la Luna, se repite cada 29,5 días aproximadamente.

Si coincide que la Luna llena se produce el primer o segundo día y el mes tiene 31 días, es entonces cuando es probable que aparezca una segunda Luna llena.

Esta es la conocida como “Luna azul”.

El mes de febrero, que tiene 28 días, nunca verá una.

Luna en el Capitolio

Getty Images
Así se vio la Luna Azul detrás del domo del Capitolio, en Washington D.C. en 2015.

¿Cuándo es la “Luna azul” de 2020?

Es un fenómeno inusual que se da cada 2,5 años.

La última vez que ocurrió fue el 31 de marzo de 2018.

Este año aparecerá en el cielo en la noche del 31 de octubre al 1 de noviembre, cuando muchos países celebran Halloween y en México empieza la festividad del Día de Muertos.

Ya hubo una Luna llena el 1 de octubre y a finales de mes podremos ver la segunda.

Calabaza de Halloween

Getty Images
Este año coincide con Halloween.

¿Por qué azul?

Tal como explica la NASA en su sitio web, la definición de Luna azul surgió en la década de los 40 del siglo XX.

En esa época el Maine Farmer’s Almanac (la fuente más confiable en todo lo relacionado con el clima desde hace casi 200 años) ofrecía una definición de la Luna Azul tan enrevesada que muchos astrónomos tenían dificultades para entenderla.

Para poder explicar las Lunas azules en lenguaje llano, la revista Sky & Telescope publicó un artículo en 1946 titulado ‘Una vez cada Luna Azul’. El autor, James Hugh Pruett (1886-1955) citó al almanaque de Maine de 1937 y dijo: “La segunda (Luna llena) en un mes, tal como yo la interpreto, se llama Luna Azul”.

Esto no era correcto -asegura la NASA- pero por lo menos pudo entenderse.

Y así nació la Luna Azul moderna.

El volcán Krakatoa

Getty Images
El volcán Krakatoa, en Indonesia, volvió a expulsar cenizas el pasado 11 de abril de 2020.

Lunas y volcanes

Aunque la que veremos no fue una verdadera Luna azul, sí existen las lunas de este color.

Pero sólo pueden verse azules después de una erupción volcánica.

En 1883, después del terremoto del volcán Krakatoa en Indonesia, la gente dijo que casi cada noche se podían ver Lunas azules.

Con la fuerza de la erupción, similar a una bomba nuclear de 100 megatones, se elevaron hacia lo más alto de la atmósfera terrestre nubes de ceniza cuyas partículas hicieron que la Luna se viera azul.

También hubo informes de Lunas azules en México en 1983, tras la erupción del volcán El Chichón, y en el estado de Washington en 1980, tras la erupción del Monte Santa Helena.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=24JaHawe-RM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.