La nueva Ley de Obra Pública: ¿procorrupción? Organizaciones sostienen que sí por 4 motivos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Manu Ureste

La nueva Ley de Obra Pública: ¿procorrupción? Organizaciones sostienen que sí por 4 motivos

Organizaciones civiles especializadas en materia de transparencia critican que el nuevo borrador que se discute en el Senado sobre la Ley de Obra Pública fomenta la opacidad y la discrecionalidad en los procesos de licitación y contratación. "No es una ley de obra pública, es la ley del compadre. La Ley OHL", denuncian.
Manu Ureste
Por Manu Ureste
23 de septiembre, 2015
Comparte
Obras en el Distrito Federal. //Fotografía: Manu Ureste (@ManuVpC)

El nuevo borrador de la Ley de Obras sostiene que se dará mayor transparencia y certeza a los procesos de licitación de obras.  //Fotografía: Manu Ureste (@ManuVpC)

El pasado 31 de agosto, las comisiones de Desarrollo Urbano y de Estudios Legislativos del Senado presentaron un nuevo borrador de dictamen de la Reforma a la Ley de Obras Públicas, el cual incluye una serie de modificaciones a la propuesta original que el presidente Enrique Peña Nieto envió a la Cámara de Diputados en noviembre de 2014.

Según el dictamen elaborado por los legisladores, con esta reforma legal se combatirá a la corrupción y se garantizará una mayor eficiencia en el gasto en infraestructura pública, además de que se “dará mayor transparencia y certeza jurídica a los procesos de licitación”.

Hasta aquí todo son buenas noticias.

Sin embargo, tras analizar el nuevo borrador que se encuentra en fase de discusión en el Senado, organizaciones civiles especializadas en materia de transparencia y rendición de cuentas aseguran que no lo tienen tan claro. Al contrario, la red integrada por hasta 10 organizaciones, entre las que se encuentran México Evalúa, Causa en Común, Transparencia Mexicana o la Red por la Rendición de Cuentas, alerta que el nuevo dictamen propuesto “pone en riesgo conquistas del Sistema Nacional Anticorrupción”, ya que fomenta la opacidad y la discrecionalidad en los procesos de licitación y contratación de obra pública.

Mariana Campos, coordinadora del Programa de Gasto Público y Rendición de Cuentas de México Evalúa, explicó durante un encuentro con medios de comunicación que el nuevo borrador de dictamen del Senado presenta cuatro problemas clave, a partir de los cuales concluyen que se trata de una ley procorrupción.

El primer problema: las excepciones a la Ley

La investigadora de México Evalúa advirtió que el borrador mantiene un amplio régimen de excepciones a la misma Ley, por lo que, dijo, “no se garantizan mecanismos ni procedimientos para promover las mejores formas de contratación para el Estado mexicano en cuanto a precio, calidad y oportunidad de las obras”.

O como lo apuntó de manera más contundente Edna Jaime, directora general de México Evalúa: “Con las excepciones a la ley, esta reforma permitiría esquemas para eludir las licitaciones públicas, facilitar contrataciones amañadas y evadir obligaciones de transparencia”.

Dentro de este primer problema, Mariana Campos hizo hincapié en que otro punto que les preocupa es que la nueva Ley de Obras Públicas, de ser aprobada tal y como está, permitiría la formación de 300 ordenamientos de contratación diferentes. Esto es, abundó la investigadora, que “cualquiera de los entes de carácter federal puede ser exceptuado de cumplir con la Ley de Obras y contar con un su propio régimen”.

“De esta forma –subrayó- se estaría fragmentando la Ley en 300 ordenamientos, dificultando la comprensión de las reglas del juego para los actores relevantes, perdiéndose además certeza jurídica ya que al no tener carácter de Ley, los regímenes podrían cambiarse continuamente”.

Segundo problema: persisten grandes áreas de opacidad

Mariana Campos alertó que con el nuevo borrador se permite que se exceptúe el uso de CompraNet, a criterio de la Secretaría de la Función Pública (SFP), sin establecer en qué tipo de casos esto sería pertinente.

Cabe recordar que CompraNet es un sistema electrónico desarrollado por la Secretaría de la Función Pública para transparentar los procesos de contratación de servicios, bienes y obra públicas por parte de las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal.

Para Max Kaiser, consultor en contrataciones públicas, el hecho de que la SFP pueda decir qué compra puede no hacerse pública “abre una nueva puerta a la discrecionalidad para dificultar la fiscalización de los recursos y el escrutinio público que efectúen los terceros”.

“Nos preocupa mucho que CompraNet se planteé sólo como algo opcional. Deberíamos estar fortaleciendo esta herramienta y hacer obligatorio su uso”, opinó por su parte Edmundo Gamas, director del Instituto Mexicano de Desarrollo de Infraestructura, quien además sugirió que este herramienta se separe de la Secretaría de la Función Pública y pase a formar parte de un “organismo técnico” independiente, “con capacidad de sancionar a aquellos funcionarios que no transparenten la información”.

Obras en la ciudad de México, en una imagen de archivo. //Foto: Manu Ureste

Obras en la ciudad de México, en una imagen de archivo. //Foto: Manu Ureste

Tercer problema: la Ley preserva vicios que merman la competencia

De acuerdo con la investigación de México Evalúa, la nueva Ley beneficiaría a las contrataciones por adjudicación directa o por invitación a tres participantes, al no establecer obligaciones de transparencia para ellas.

Y el cuarto problema: la Reforma a la Ley mantiene abiertas las puertas a la discrecionalidad.

Mariana Campos indicó que en el borrador de dictamen se reduce el universo de procedimientos obligados a publicar el proyecto de convocatoria y de los días en que debe ser público.

“Esto contribuye a restringir la ventana de la oportunidad para retroalimentar dichas convocatorias y, además, amplia la posibilidad de manipulación de las convocatorias para dirigir los resultados de una licitación”, dijo Edmundo Gamas.

“Esta no es una Ley de Obra Pública; es la ley del compadre, la ley OHL”

Tras la exposición de los cuatro principales problemas que plantea el nuevo borrador de Ley de Obras Públicas, Juan Pardinas, director del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), criticó duramente que la Cámara de Diputados aprobara el pasado 9 de diciembre de 2014, sin discusión y términos muy similares a los presentados por la Presidencia, una primera Minuta de Proyecto para reformar la Ley.

“Resulta paradójico que la misma Cámara de Diputados que votó la reforma constitucional del Sistema Nacional Anticorrupción, vote una ley que es un retroceso y un acto legislativo que empeora las condiciones de desconfianza sobre las instituciones del país. Esta no es una ley de obra pública; es la ley del compadre. La ley Higa, la ley OHL”, ironizó Pardinas, al hacer referencia a dos de los últimos escándalos en materia urbanística en los que se han visto envueltos autoridades federales y estatales.

“Ahora el Senado tiene la enorme responsabilidad de cambiar esta Ley pensando en los ciudadanos y en la infraestructura que necesita este país, y no en el compadre al que se busca premiar con determinado contrato de obra pública”, agregó el director del IMCO.

En esta misma dirección también se pronunció Edna Jaime, quien instó a los legisladores a modificar la ley “a ser posible en este periodo de sesiones”.

“No queremos ser señalados como los que están parando al país. Estamos cambiando la configuración de nuestro sistema de rendición de cuentas y no podemos aceptar este borrador que promueve prácticas pro-corrupción”, enfatizó la directora de México Evalúa, quien concluyó alertando que de no modificarse el proyecto de dictamen, se incrementa el riesgo de que se repitan experiencias como las de la Estela de Luz o la Línea 12 del Metro, “donde la ineficiencia y la discrecionalidad en la contratación y ejecución de los contratos derivaron en malos resultados”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Martes 13 y otras situaciones, objetos y animales que ¿traen mala suerte?

Según las creencias, el 13 es mala suerte porque es el número de quienes participaron en la última cena de Jesús antes de ser crucificado.
13 de septiembre, 2022
Comparte

En martes, ni te cases, ni te embarques, ni de tu casa te apartes.

El dicho popular recomienda no hacer nada arriesgado el martes, por considerarse un día de mala suerte.

Se trata de un famoso refrán del idioma español que tiene su base en la superstición.

Según detalla la página web del Instituto Cervantes, esto se debe a que este día de la semana estaba consagrado a Marte, el dios de la guerra en la mitología latina, por lo que se consideraba un día de mal agüero para emprender algo importante.

También aclara que en la antigüedad tenía la misma connotación para los egipcios y los turcos y que algunos historiadores españoles relacionaban la superstición porque “los martes se produjeron algunas importantes derrotas de los moros a las tropas cristianas”.

La complicación del 13

Pero parece que, además de martes, el problema se agudiza cuando es 13.

Los países anglosajones tienen su versión también del día de mala suerte: el viernes 13.

Según las creencias, el 13 es mala suerte porque es el número de quienes participaron en la última cena de Jesús antes de ser crucificado.

También es el capítulo del Apocalipsis o Revelación de la Biblia y en el que habla de una bestia, la causa de todo mal.

Y hasta existe la fobia al número 13: la triscaidecafobia.

Número 13

Lo concreto es que no hay una bibliografía que respalde cada una de estas creencias populares que muchas de ellas se remontan a tiempos inmemoriales.

Pero la mala suerte no solo está representada en el número 13 (para muchos), sino que también se aparece en animales, acciones y determinadas situaciones, etc.

Pero, ¿por qué y cuáles son? En BBC Mundo hicimos un listado.

La sal derramada

sal

Durante siglos y siglos, la sal tuvo un rol importante en las culturas.

Desde utilizarla para condimentar y conservar los alimentos hasta utilizarla como una forma de moneda de intercambio que luego dio origen a la palabra salario.

Por eso, derramar sal es signo de mal presagio para muchos.

También existe la superstición de que no se debe pasar el salero de mano en mano, sino que se apoya en la mesa, por la misma razón anterior: por miedo a que se derrame.

¿Qué culpa tendrá el gato?

Gato negro

Muchas personas consideran que es mala suerte que un gato negro se cruce por delante.

Para el cristianismo, los gatos de color negro eran símbolos del mal y estaban asociados a las brujas.

Sin embargo, para la cultura egipcia eran animales de adoración.

La escalera

Mujer camina debajo de escalera

El origen de por qué pasar debajo de una escalera es de mala suerte también es variado.

Una escalera apoyada en una pared forma un triángulo, forma que el cristianismo representa la santísima trinidad, por lo que atravesarlo, era señal de desafiar lo sagrado.

Otra creencia sostiene que está relacionada a las ejecuciones por ahorcamiento, ya que el verdugo debía subir a una escalera para colocar la soga y luego para retirar el cuerpo.

Abrir paraguas bajo el techo

Este es otro caso de superstición que no tendría un origen común.

El paraguas es un antiguo invento chino que fue pasando de cultura a cultura para distintas funciones hasta la actualidad.

Pero en un principio el paraguas era utilizado por reyes como sombrilla para bloquear los rayos del sol, por eso abrirlo en un lugar con sombra era un sacrilegio.

Hombre sostiene un paraguas

Otra creencia sostiene que si una persona abre un paraguas bajo techo, se trata de una doble protección, por lo que trae mala suerte.

Y tal vez, el más racional de todos, es que si abres un paraguas dentro de tu casa, puedes causar un accidente.

Romper un espejo

Espejo roto

La creencia dice que si rompes un espejo tendrás 7 años de maldición.

Todo surge de la catoptromancia, que es la adivinación por medio del espejo.

El espejo era un elemento que se utilizaba para la magia por lo que si se rompía, el futuro sería aterrador.

La mala fama del pie izquierdo

Sin duda esta no aplicaría a los grandes jugadores de fútbol zurdos, pero es una creencia popular que la gente que se levanta por las mañanas de mal humor, es porque lo hicieron con el pie izquierdo.

Además, durante la historia, siempre se dio preponderancia a todo lo que sucedía a la derecha, por el movimiento de la tierra, la mayoría de las personas son diestras, los santos están a la derecha de Dios, etc.

Y, entre tantos otros motivos sobre lo malo del lado izquierdo, la mala suerte también estaría relacionada con que los pescadores no subían a una embarcación por babor, es decir por la izquierda.

Tijeras

Tijeras

La creencia popular sostiene que dejar las tijeras abiertas mientras no se usen son sinónimo de atraer mala suerte.

Otra sostiene que regalar tijeras equivale a desear el mal.

Si bien se desconoce su origen, en la mitología griega la Moira Átropos (una de las tres que decidían el destino) cortaba con tijeras el hilo de la vida.

Y hay más…

Si bien existen innumerables tradiciones que atraen la mala suerte, también existen muchas otras para evitarla y otras tantas que atraen la buena suerte.

Cruzar los dedos

Cruzar los dedos

Además de cruzar los dedos para protegerse de la mala suerte, también muchos lo hacen para pedir que un favor se cumpla, o cuando se quiere incumplir lo que se jura.

Aparentemente, en la antigüedad, existía la costumbre de que dos personas enlazaran sus dedos índices formando una cruz para expresar un deseo.

Tocar madera

Se cree que la madera es un elemento de protección, por eso cuando algo sucede muchos tocan madera para librarse de ese mal.

Su origen provine de los pueblos celtas en Europa que solían adorar a los árboles porque a través de ellos una persona se librara de una dolencia y la enviaba a la tierra.

Y tú, ¿crees en alguno?

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.