La peligrosa zona donde el ejército de Egipto mató a dos turistas mexicanos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AP

La peligrosa zona donde el ejército de Egipto mató a dos turistas mexicanos

El gobierno egipcio ha dicho que las fuerzas de seguridad llevaban a cabo una operación de seguridad en el área.
AP
Por BBCMundo
14 de septiembre, 2015
Comparte
Ejército egipcio en foto de archivo

El gobierno egipcio ha dicho que las fuerzas de seguridad llevaban a cabo una operación de seguridad en el área. (Foto de archivo)

“Altamente sensitiva”, “Una zona de alto contrabando particularmente de armas”, “un escondite para militantes radicales islámicos”.

Así es calificada la zona de Egipto, cercana a la frontera con Libia, donde al menos 12 personas, entre ellas 2 turistas mexicanos, resultaron muertos al ser confundidos con terroristas.

Egipto ha confirmafo que el ejército atacó al grupo conformado por turistas y guíasen la región de Wahat, o oásis, en el Desierto Occidental, cerca de la frontera con Libia.

La operación militar de Egipto se produce un día después de que militantes extremistas afiliados al autodenominado grupo Estado Islámico, EI, dijeron tener presencia en el desierto cerca de la frontera con Libia.

La región es muy popular entre los turistas, pero debido a su proximidad con Libia se ha convertido en una zona de gran contrabando de armas, según dijo a BBC Mundo Mahmoud Elkassas, editor del servicio árabe de la BBC.

Paisaje extraordinario

La periodista marroquí Sarah Zaaimi, que ha visitado con frecuencia el lugar, señala que se trata de una zona de belleza extraordinaria.

Sarah señala que aunque está fuera del circuito tradicional turístico de egipcio, los turistas van ahí a ver el paisaje caracterizado por formaciones rocosas espectaculares y montañas de gran belleza.

“Van a ver las llamadas montañas negras y las montañas blancas”.

“Hay también baños termales que son increíblemente fríos y calientes al mismo tiempo. Es una gran zona para hacer turismo de aventura”, explicó Zaaimi.

La periodista explica que aún antes de la revolución en la que fue derrocado Hosni Mubarak, y antes de los problemas que existen en la actualidad con grupos insurgentes, no era posible visitar la zona sin un permiso oficial.

“Todo el desierto egipcio es considerado área sensitiva y por lo tanto había que pedir permiso de las autoridades”.

“Normalmente la agencia de viajes toma los pasaportes de los turistas y entrega copia a las autoridades y tramita el permiso para la visita. Es un procedimiento común y corriente”.

Contrabando de armas

En los últimos tiempos y particularmente debido a la inestabilidad política en Libia, se ha intensificado el contrabando en esa zona, señaló el editor del servicio árabe de la BBC, Mahmoud Elkassas.

“Hay frecuentes contactos entre los grupos tribales a ambos lados de la frontera. Del lado egipcio vive una comunidad que tiene su propia lengua y que tiene fuertes lazos con comunidades de todo el norte de África”, explicó.

“Hay muchos Bereberes allí, como en el resto del Norte de África”, explicó la periodista marroquí Sarah Zaaimi.

A las autoridades egipcias les preocupa en particular el contrabando de armas, que teme vaya a parar a manos de grupos insurgentes presentes en otras zonas de Egipto, como en el Sinaí.

La corresponsal de la BBC en Egipto, Orla Guerin, señala que “es una zona de gran atractivo para militantes islámicos. A las autoridades egipcias les preocupa que estos grupos se vinculen con organizaciones similares en Libia y en el Sinaí”.

La presencia de grupos insurgentes en Egipto es más fuerte en otras zonas del país, como la mencionada la península del Sinaí, pero muchos expertos señalan que militantes de Estado Islámico están usando el Desierto Occidental como escondite.

“El vasto desierto occidental, muy popular con los turistas por sus oasis y sus rocas, es también una guarida de grupos armados”, dice un análisis de Al Jazeera.

“El mes pasado, el grupo afiliado a EI en Egipto, decapitó a un joven croata que estaba trabajando para una compañía francesa y ha lanzado también numerosos ataques a las fuerzas de seguridad egipcias”, señaló Al Jazeera.

Algunos países advierten a sus ciudadanos de evitar viajar esa zona.

En su página de internet, el gobierno británico señala que “se debe evitar viajar a esta zona, a menos que sea absolutamente esencial”.

Cita el hecho de que el 19 de julio pasado un grupo armado perpetró un ataque en un puesto se seguridad en la zona, matando a 19 guardias fronterizos. Se trata, según el gobierno británico, del segundo ataque de este tipo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Tsunamis en el Ártico: la nueva y peligrosa amenaza del cambio climático

Geólogos advierten que Alaska está en puertas de un deslizamiento de rocas tan grande que puede ser capaz de provocar un tsunami no visto nunca antes.
28 de octubre, 2020
Comparte
Hielo en Alaska

Getty Images
Millones de toneladas de roca pueden deslizarse hasta el océano por el derretimiento del permafrost.

Barry Arm es una estrecha brecha de costa en el sur de Alaska.

No es muy grande si se la compara con el extenso borde de Norteamérica que colinda con el océano Pacífico, pero el lugar provoca una particular preocupación.

En Barry Arm, advierten geólogos, se puede llegar a producir un deslizamiento de hielo y roca capaz de desatar un tsunami catastrófico para la región.

Y ese sería solo uno de los posibles efectos del cambio climático que amenazan a Alaska y otras regiones del Ártico.

Por ello diferentes autoridades, científicos y activistas ambientales quieren llamar la atención sobre el peligro.

¿Alaska en peligro?

“Posibles efectos devastadores” es como califica Anna Liljedahl a lo que puede pasar en Alaska, que algunos científicos hablan incluso de en 12 meses o tan solo algunos años.

La geóloga le señala a BBC Mundo que su preocupación es muy grande debido a que existen condiciones para un deslizamiento mucho más grande que todos los vistos en el siglo XX.

“Se trata de fenómenos diferentes a los que conocimos antes. Y lo peor es que pensamos que se volverán cada vez más frecuentes”, señala la experta del Woods Hole Research Center de Alaska.

 

Liljedahl añade que la energía de un deslizamiento como el que considera es posible en Barry Arm puede superar al de un terremoto de magnitud 7.

“Se trata de una combinación muy peligrosa y es apenas un ejemplo de los peligros que tenemos en Alaska”, afirma.

Ante este tipo de advertencias, la División de Estudios Geológicos y Geofísicos de Alaska ha querido expresar cautela y señala que monitorea de manera permanente los posibles movimientos de tierra en la zona.

La entidad señala que se generaron modelos para el estudio de la geología de la región para predecir qué tan grande podría ser un tsunami y cómo se propagaría.

Se utilizan monitores con el sistema GPS (sistema de posicionamiento global) que funcionan con energía solar para detectar el potencial de deslizamientos que son los que preceden a los eventos sísmicos.

La preocupación

El estrecho de Barry Arm se encuentra en la bahía de Prince William Sound, en el golfo de Alaska.

Se trata de una zona con frecuente presencia de pescadores y que, antes de la pandemia, también recibía turistas en cruceros.

Ártico

Getty Images
El Ártico es una de las zonas que mayores riesgos corre ante el cambio climático.

Un deslizamiento de millones de toneladas de roca tiene potencial para eliminar esas actividades económicas en el lugar por un tiempo indeterminado.

Así lo advierte Steve Masterman, director de la División de Estudios Geológicos y Geofísicos de Alaska.

“El más notable de los tsunamis fue en 1958, cuando un deslizamiento de tierra generó una ola que se elevó a 1.700 pies (520 metros)”, señala el experto.

Masterman apunta que las rocas liberadas en esa ocasión eran apenas una décima parte del tamaño de un hipotético deslizamiento en Barry Arm.

Es por ello que la entidad dirigida por Masterman expresó su preocupación sobre los peligros geológicos que corren los habitantes de la zona.

Montañas de Alaska

Getty Images
Alaska puede estar a muy poco de un fenómeno climático devastador, advierten los expertos.

El paulatino del derretimiento del permafrost, la capa de suelo congelado existente en regiones como Alaska, el noreste de Canadá, Groenlandia (Dinamarca) o Siberia (Rusia), es apuntado como uno de los principales factores de riesgo de tsunamis en esa zona.

“El permafrost mantiene unida a la tierra y cuando ese hielo se convierte en agua de manera repentina cambian las condiciones y el suelo puede moverse”, explica Liljedahl.

La geóloga apunta que se trata de un asunto muy complejo porque es difícil hacer un diagnóstico de las condiciones en las que se encuentra esa capa congelada en la región, pese a las numerosas simulaciones con computadores que se realizan.

“Realmente necesitamos saber un poco más para determinar qué tan peligroso es el deslizamiento que se avecina. Por eso creemos necesario que se conozca de esta amenaza”, indica.

Liljedahl, al igual que Masterman y un grupo de científicos escribieron una carta pública a mediados de año advirtiendo del peligro de que un deslizamiento y un tsunami devastador se produzca en Alaska.

Otros peligros

Alaska no es la única región que se encuentra en peligro, explica la geóloga del Woods Hole Research Center.

También Columbia Británica, una provincia en el noroeste de Canadá, y Noruega se encuentran ante la posibilidad de deslizamientos y tsunamis por causa del cambio climático.

Terremoto Alaska

Getty Images
En 1964, Alaska vivió un terremoto que dejó decenas de muertos.

“A medida que el calentamiento global continúe derritiendo los glaciares y el permafrost, los tsunamis creados por deslizamientos de tierra están emergiendo como una amenaza mayor”, explica.

Durante el siglo pasado, 10 de los 14 tsunamis más altos registrados ocurrieron en áreas montañosas glaciares.

En 1958, el deslizamiento de tierra en la bahía de Lituya, en Alaska, creó una ola de más de 520 metros, la más alta jamás vista en la zona.

También, después de un el terremoto en Alaska en 1964, la mayoría de las muertes se debieron a tsunamis provocados por deslizamientos de tierra bajo el agua.

190 personas fallecieron aquella vez y se lo registra como el movimiento sísmico más poderoso en Estados Unidos.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=hBN2H-E3KAc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.