La productividad laboral avanza a paso lento: #SemáforoEconómico
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AP

La productividad laboral avanza a paso lento: #SemáforoEconómico

De acuerdo con la OCDE, la productividad es clave para impulsar el crecimiento económico, principalmente en economías con un nivel de desarrollo similar al de México; el #SemáforoEconómico reconoce que la productividad se ha incrementado.
AP
16 de septiembre, 2015
Comparte
La productividad laboral se mide con el Índice Global de Productividad Laboral de la Economía, que muestra qué tanto producto interno bruto se genera con las horas trabajadas por los mexicanos. // Foto: AP.

La productividad laboral se mide con el Índice Global de Productividad Laboral de la Economía, que muestra qué tanto producto interno bruto se genera con las horas trabajadas por los mexicanos. // Foto: AP.

De acuerdo con los últimos datos del #SemáforoEconómico de México ¿cómo vamos? la productividad laboral sigue avanzando a un paso muy lento, creciendo a tan solo una tasa anualizada de 1%. El bajo nivel de crecimiento de la productividad laboral tiene al semáforo económico en rojo desde el segundo trimestre de 2014, cuando había sido amarillo debido a que alcanzó una tasa de crecimiento de 3.6%.

Esto es preocupante pues, de acuerdo con la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), el crecimiento de la productividad es clave para impulsar el crecimiento económico, principalmente en economías con un nivel de desarrollo similar al de México. De hecho, es común que países como México enfrenten periodos de bajo crecimiento debido a la desaceleración del crecimiento de su productividad. Sin avances en productividad México está prácticamente condenado a no alcanzar los niveles de bienestar de las economías desarrolladas.

Un estudio realizado por los académicos Eichengreen, Donghyun, & Shin en 2011, que incluyó estudios sobre 74 países de 1950 a 1990, encontró que, en promedio, 85% de los periodos de bajo crecimiento económico se explican por la desaceleración del crecimiento de la productividad. En otras palabras, entre menor es la tasa de crecimiento de la productividad existen más probabilidades de una caída en el crecimiento económico.

La productividad laboral es una medida de qué tan eficientemente utilizamos nuestro trabajo para producir valor económico. La productividad laboral se mide con el Índice Global de Productividad Laboral de la Economía (IGPLE) que reporta el INEGI. El IGPLE muestra qué tanto producto interno bruto se genera con las horas trabajadas por los mexicanos.

El hecho de que la productividad laboral solo crezca al 1%, (muy por debajo del 4.8% al que en un escenario ideal crecería) muestra que no estamos logrando producir mayor valor económico con las horas que trabajamos. Es decir, a diferencia de lo esperado en una economía innovadora, no estamos logrando utilizar la tecnología y nuestras capacidades para poder producir más con el mismo tiempo de trabajo.

Aún así, debe reconocerse que la productividad se ha incrementado pasando de una tasa de crecimiento negativa en el primer trimestre de 2015 (tasa anualizada -3.5%), al 1% que el #SemáforoEconómico actualmente reporta. Ello deja la flecha del semáforo hacia arriba después de haber estado cuatro trimestres consecutivos hacia abajo.

Académicos y expertos de México ¿cómo vamos? estiman que es posible aumentar la productividad laboral si gobierno e iniciativa privada invierten en generar mayores capacidades para los trabajadores, esto mediante mejoras en la calidad educativa y proveer a los trabajadores de mejores herramientas tecnológicas. No debemos descartar que aumentos en los salarios puedan también incrementar la productividad laboral, pues las personas bien pagadas tienen mayores incentivos a permanecer en su trabajo y hacer una buena labor. Sin embargo, mientras la productividad laboral siga crecimiento al 1%, el semáforo económico permanecerá en rojo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Primeros resultados en Chile muestran amplia ventaja para rechazo en el plebiscito por una nueva Constitución

En una votación obligatoria los chilenos decidieron este domingo si aprueban o rechazan el texto propuesto para nueva Constitución.
4 de septiembre, 2022
Comparte

Los primeros resultados del plebiscito de este domingo en Chile por el texto para una nueva Constitución muestran una amplia ventaja para el “rechazo” sobre el “apruebo”.

Con el 23% de las mesas escrutadas, el “rechazo” tiene casi un 63% de votos por el 37% del “apruebo”.

Casi tres años después del estallido social de 2019, Chile celebró este domingo la última de las tres votaciones del proceso de cambio constitucional que se presentó como solución para resolver las tensiones desatadas hace tres años.

Tras aprobar redactar una nueva Constitución (en 2020) y elegir a los miembros de la Convención para escribirla (en 2021), el país decidió finalmente a través de un plebiscito obligatorio si aprueba o rechaza la Carta Magna propuesta.

El resultado de la Convención, compuesta de forma paritaria por mujeres y hombres, fue un texto que consta de 178 páginas, 388 artículos y 54 normas transitorias.

Conforme fue trabajando la Convención y tras conocerse el texto propuesto se agudizó la división en el país, que votó por una abrumadora mayoría de casi el 80% por cambiar la Constitución de 1980, solución que nació como respuesta al estallido social de 2019.

La coalición de gobierno que lidera el presidente Gabriel Boric propuso cambios incluso si la Constitución se aprueba, en un intento de mitigar los miedos de los partidarios del “rechazo” ante ciertas propuestas del texto que ven como “radicales”.

Si ganara la opción “apruebo”, la flamante Carta Magna empezaría a regir en el acto, y a medida que se crearan los nuevos órganos que contempla, como una Agencia Nacional de Aguas o la Cámara de las Regiones, que reemplazaría al Senado.

El gobierno y el Congreso trabajarían de inmediato en acuerdos para ciertas modificaciones.

Si ganara el “rechazo”, la Constitución de 1980 seguiría vigente, en contraste con la abrumadora mayoría (casi 80%) que votó por su reemplazo. Se espera en ese caso que haya algún tipo de acuerdo entre sectores políticos para modificar el texto actual o proponer la redacción de otra nueva versión de Carta Magna.

 


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=C0ydVmP8DCU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.