close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Chirimbote/Sudestada

Las antiprincesas, las nuevas heroínas de los cuentos infantiles en Argentina

Dos editoriales crearon la colección antiprincesas, cuyas protagonistas son Frida Kahlo, Violeta Parra y Juana Azurduy.
Chirimbote/Sudestada
Por Veronica Smink de BBC Mundo
2 de septiembre, 2015
Comparte
Los libros están pensados para niños de entre 6 y 12 años e incluyen actividades para hacer en la casa o en la escuela. // Foto: Chirimbote/Sudestada.

Los libros están pensados para niños de entre 6 y 12 años e incluyen actividades para hacer en la casa o en la escuela. // Foto: Chirimbote/Sudestada.

Cansados de los clásicos cuentos infantiles en los que la protagonista es una princesa bella que debe ser rescatada, dos editoriales en Argentina lanzaron una propuesta que consideran revolucionaria: la colección de antiprincesas.

Queríamos romper con el estereotipo de la mujer cuya belleza está basada en su aspecto externo y mostrar ejemplos de mujeres que tienen belleza interior”, le explicó a BBC Mundo Nadia Fink, la autora de los libros.

Libertad, creatividad, la búsqueda de justicia, de amor… estas son algunas de las características de las antiprincesas de esta colección.

A diferencia de las clásicas historias infantiles, que son ficción, estas antiprincesas no son de fantasía. Son algunas de las mujeres más destacadas de la cultura y la historia latinoamericana.

Vea también: Fotos de princesas de cuentos de hadas con problemas de hoy

La colección fue inaugurada en junio pasado con un libro sobre la pintora mexicana Frida Kahlo, una figura que no se suele asociar con lo infantil.

La segunda antiprincesa de la serie fue Violeta Parra, la cantautora y artista chilena que fue una de las folcloristas más importantes de América Latina.

Y las editoriales (Sudestada y Chirimbote) trabajan en el tercer cuento de la colección, que será sobre Juana Azurduy, la heroína boliviana de las luchas de independencia.

“Queríamos mostrar ejemplos de mujeres que no se quedaron estáticas esperando que un príncipe las salve, sino que cambiaron sus propias vidas”, contó Fink.

Luchadoras

La idea de la colección surgió en el seno de la redacción de Sudestada, una prestigiosa revista política y cultural en la que trabaja Fink.

“Había investigado las vidas de Frida y Violeta para la revista, y me preguntaba cómo podíamos hacer para contar sus historias a los niños”, recordó.

Así, en combinación con Chirimbote, una nueva editorial infantil, decidieron lanzar esta colección que busca cambiar los paradigmas: “Que las chicas tengan otro tipo de modelo en el que verse reflejadas”.

Cuento sobre Frida Kahlo.
Image captionEl libro sobre Frida Kahlo cuenta que ella y Diego Rivera “tuvieron otros amores, aun estando juntos”.

Uno de los desafíos fue cómo contar las historias de estas mujeres, que fueron bastante sufridas y tuvieron finales trágicos.

Las dos vivieron tumultuosas historias de amor, ambas trataron de quitarse la vida (Violeta se suicidó y Frida hizo varios intentos), y las dos murieron antes de llegar a los 50 años.

Los libros evitan el dramatismo, aunque no esconden algunos de los hechos más polémicos de las vidas de estas artistas.

Por ejemplo, el cuento sobre Frida afirma que ella y Diego Rivera “tuvieron otros amores, aun estando juntos”.

Y habla sobre la bisexualidad de la mexicana: “Para Frida el amor se reflejaba en hombres y en mujeres”, señala.

En el caso de Violeta, cuenta que su primer marido, Luis, “quería una esposa que se quedara en su casa” y por eso abandonó a la cantante, que era famosamente nómada.

Nada más alejado de los típicos cuentos en los que un príncipe jamás abandonaría a la heroína y esta nunca osaría dejar el castillo para ir cantando por todo el país.

Kisco de revistas
Image captionLos cuentos se venden en kioscos y librerías a US$7,50. En octubre, saldrá el tercer libro de la colección, sobre la vida de la libertadora Juana Azurduy.

Anti-Disney, anti-Barbie

Fink admite que la intención de esta nueva colección fue hacerle frente a los modelos clásicos que admiran las niñas: Barbie y las princesas de Disney.

Vea también: Disney presenta a su primera princesa latina

Por eso, los cuentos aportan una refrescante aunque inusual cuota de realismo.

El libro sobre Violeta Parra relata en un momento que la cantante necesitaba ropa linda para poder actuar en público.

“A Violeta no se le apareció ninguna hada madrina para regalarle un supervestido”, aclara la historia, que cuenta en vez cómo su madre solucionó el problema transformando una cortina en una falda.

Lo que más distingue a los libros de antiprincesas es que se enfocan no en la vida romántica o sentimental de las protagonistas sino en su obra.

El cuento sobre Frida muestra algunos de sus cuadros más famosos y explica su origen.

Cuento sobre Violeta Parra.
Image captionLos libros se concentran en las obras de Violeta Parra y Frida Kahlo y no tanto en su vida romántica.

El de Violeta relata cómo viajó recolectando el arte popular perdido de Chile y la región, y cómo les dio nueva vida.

Ambos libros incluyen al final una serie de actividades que invitan a los chicos a hacer arte, inspirados en el trabajo de esas dos heroínas.

Pero aunque la idea sea mostrar algo distinto, la pregunta es si los niños estarán interesados.

Damián y Martín, dos amigos de treinta y tantos con hijos chicos, le dijeron a BBC Mundo que estarían encantados de que sus hijos conocieran otras historias más allá de las princesas y los superhéroes.

“A mí me encantaría que mi hija viera otra cosa, otros modelos de vida, pero tiene ocho años y tiene locura por las princesas de Disney, es difícil que vea otra cosa”, admitió.

Según Martín, que tiene un varón de cuatro, parte del problema es que “las princesas y los superhéroes están en todos lados, en el cine, en los dibujitos en la tele, te venden las figuritas, los muñecos, los chicos están rodeados y es lo que quieren ver y leer”.

Opciones

Sin embargo, todos los adultos consultados para esta nota apoyaron la idea de las antiprincesas.

“A mí me hubiera gustado conocer estas historias cuando era niña”, admitió Agostina, una abogada de 26 años a quien BBC Mundo encontró sentada cerca de unas hamacas en una plaza de Buenos Aires.

“Está bueno porque no todas las niñas tienen el aspecto de princesitas. Algunas lo tienen pero otras no, y se sienten excluidas”, opinó.

“Las que quieren ser princesas tienen esa opción pero también hay otras opciones y está bueno”, concluyó.

Teresa, una contadora pública de 71 años, con hijos grandes, coincidió e incluso sugirió que los próximos cuentos de la colección podrían incluir a “las heroínas anónimas de nuestra sociedad, como las enfermeras”.

Fink admitió que aún no tienen claro quiénes serán las próximas antiprincesas.

Algunas de las mujeres consideradas, como las poetisas argentinas Alfonsina Storni y Alejandra Pizarnik, tuvieron vidas “demasiado trágicas” como para contar a un público infantil.

Pero aunque aún no se sepa quiénes son, lo que es seguro es que las nuevas antiprincesas serán “mujeres antisistema que sufrieron mucho por romper con los moldes de la sociedad”.

En ese sentido, Fink consideró que es bueno mostrarles a los niños que “la vida también es eso”, que hay dolor, que no todo es color de rosa.

“Los cuentos clásicos transmiten que la quietud te preserva de las situaciones difíciles. Nuestras antiprincesas enseñan a romper los estereotipos y a trascender lo impuesto”.

Cuento de Violeta Parra
Image captionEl libro sobre Violeta cuenta algunas cosas de su vida privada, pero no su final trágico. En vez, invita a los niños a investigar qué pasó con ella en otros libros.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

La universidad destacada en ingeniería que solo contratará a mujeres

La Universidad de Tecnología de Eindhoven, en Holanda, solo considerará currículums de hombres si no encuentra primero mujeres aptas para sus puestos académicos.
Getty Images
8 de julio, 2019
Comparte

A algunos puede parecerles una medida extrema, pero para el rector de la Universidad de Tecnología de Eindhoven era necesaria.

Este centro holandés, destacado en el campo de la ingeniería en Europa, decidió que durante al menos el próximo año y medio solo contratará a mujeres para sus puestos académicos.

Los hombres solo podrán optar a los nuevos puestos si durante los primeros seis meses en que la posición está abierta no aparece ninguna mujer apta.

La nueva política entró el vigor este 1 de julio.

“Es claramente un paso radical”, afirmó el rector de la universidad, Frank Baaijens, pero “sentimos que era necesario ya que medidas más sutiles que hemos intentado en los últimos 10 años no han funcionado”.

A pesar de que el centro tiene una política según la cual debe haber siempre al menos dos mujeres en los paneles de selección, en la actualidad solo el 16% de las catedráticas son mujeres.

Es uno de los porcentajes más bajos en Holanda y en toda Europa, según el rector.

“Lo que ha quedado claro es que durante los procesos de selección y reclutamiento, todos nosotros —tanto hombres como mujeres— tenemos un sesgo inconsciente que significa que gravitamos hacia candidatos masculinos”, escribió el rector en un artículo en el diario británico The Guardian.

“Esto hace más difícil a las mujeres empezar y desarrollar sus carreras académicas.

“Para abordar esta situación injusta, teníamos que llevar a cabo acciones de discriminación positiva, incluso con el riesgo de enfadar a algunos candidatos hombres”.

El objetivo de la universidad es aumentar la representación femenina hasta al menos el 20% de aquí al 2020 y hasta el 30% durante la siguiente década.

“No es solo una cuestión de justicia”, afirma el rector.

En Holanda, al igual que en otros países europeos, hay escasez de ingenieros. “Simplemente, no podemos permitirnos excluir a la mitad del potencial intelectual de nuestra población. Además, la ingeniería es una disciplina que es todo sobre inteligencia, sin importar el género”, afirmó Baaijens.

La UNESCO celebró recientemente la ceremonia de entrega de sus premios "Mujeres en la Ciencia". En la foto (de izq. a derecha) la profesora premiada Ingrid Daubechies, de Estados Unidos; la directora general de la UNESCO, Audrey Azoulay, y la también premiada profesora argentina Karen Hallberg.

Getty Images
La Unesco celebró recientemente la ceremonia de entrega de sus premios “Mujeres en la Ciencia”. En la foto, la profesora premiada Ingrid Daubechies, de Estados Unidos, la directora general del organismo de la ONU Audrey Azoulay y la también premiada profesora argentina Karen Hallberg.

La proporción de vacantes abiertas solo a mujeres se revisará después de un año y medio, para reflejar los resultados que haya obtenido el programa hasta ese momento.

En esta misma universidad la proporción de alumnas mujeres sobre el total es del 25%.

La institución otorgará unas 150 plazas en los próximos años.

La Universidad Tecnológica de Eindhoven ocupa el puesto 69 en el Times Higher Education World University Rankings en las áreas de ingeniería y tecnología.

Por su parte, la Universidad de Tecnología de Delft, que ocupa el puesto 19 en este ránking y es también holandesa, lleva varios años abriendo hasta 10 plazas por año solo para mujeres.

Algunos datos

En 2016, la proporción de mujeres con Grado A —la posición más alta para llevar a cabo investigación académica, el parámetro que utiliza la Comisión Europea para poder comparar entre países— iba del 13% en Chipre al 54,3%, en Rumania.

Mujer dando clase

Getty Images
En Estados Unidos, las mujeres son el 45% del profesorado a tiempo completo en la educación superior.

La proporción media de mujeres entre la plantilla académica de todos los países de la UE, sin importar el rango, era del 41,3%, según el informe She figures 2018 de la Comisión.

Los países con menor presencia de mujeres son República Checa (34,4 %), Grecia (35,1 %) y Francia (36,5%).

En Estados Unidos, las mujeres son el 45% del profesorado a tiempo completo en la educación superior, según datos citados por Bridget Turner Kelly, profesora de la Universidad de Maryland.

Pero “cuanto más alto en el escalafón miras, menos mujeres titulares hay, lo cual muestra que persisten las desigualdades de género”, escribió Turner Kelly en un post en la página web de Brookings Institution, una organización sin ánimo de lucro de investigación en políticas públicas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.