Los métodos más populares para que no espíen tus correos de trabajo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

Los métodos más populares para que no espíen tus correos de trabajo

Han pasado dos años desde que Edward Snowden filtró detalles de una operación masiva de vigilancia encubierta realizada por la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos (NSA) y por el británico Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno.
Especial
Por BBCMundo
7 de septiembre, 2015
Comparte
Una persona porta un cartel en apoyo a Edward Snowden

Nadie parece estar a salvo de los entrometidos ojos de los hackers.

Han pasado dos años desde que Edward Snowden filtró detalles de una operación masiva de vigilancia encubierta realizada por la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos (NSA) y por el británico Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno.

Desde entonces, desde la canciller alemana Ángela Merkel hasta la compañía de entretenimiento Sony, pasando por los usuarios de un sitio de citas para personas casadas han caído en manos de terceros que, con diferentes intenciones, han hecho público lo que se suponía privado.

Pero, ¿cómo han respondido las empresas ante esas revelaciones? ¿Qué están haciendo las compañías para fortalecer sus defensas contra los hackers? ¿Cómo blindar el necesario intercambio de información que ocurre a través, por ejemplo, del correo electrónico?

“Nerviosos”

Un estudio del Instituto Ponemon, realizado en abril, indica que ha habido un incremento de 34% en el uso de métodos de encriptación por parte de las empresas para proteger sus comunicaciones.

Matt Richards, vicepresidente de productos de OwnCloud, una compañía de seguridad de información, asegura que es indudable que los titulares de la prensa sobre los ciberataques han generado una gran demanda de privacidad.

“La gente se ha puesto nerviosa y hay muchas personas interesadas en hablar con nosotros”, afirma.

Los abogados que trabajan con información confidencial de sus clientes han estado, obviamente, al frente de la fila.

Chris Gulotta, un abogado que vive en Manhattan, indica que su empresa aplica el sistema de seguridad de correos de DataMotion para encriptar todos los emails de su personal.

“Creo que la gente ya se está acostumbrando a interactuar con canales seguros“, comenta.

Pero no sólo los abogados y las grandes compañías están reforzando sus fortalezas.

Cuando los emails del gigante del entretenimiento y la tecnología Sony fueron hackeados y publicados en 2014, muchas conversaciones privadas y embarazosas quedaron expuestas a la luz pública.

Según William Bauer, director de Royce Leather, una comercio minorista de New Jersey, este desastre de relaciones públicas “nos hizo pensar en cuán vulnerables somos las pequeñas empresas a sufrir esa misma experiencia”.

Un hacker atacando una computadora

La empresa de Bauer ahora entrena a todos sus empleados para que usen cuentas de correo encriptadas.

La clave del éxito

Una ventaja es que en esta época el uso de la tecnología es más sencillo.

Durante mucho tiempo, el uso de emails encriptados era un proceso interminable en el que los usuarios tenían que intercambiar claves de encriptación para poder intercambiar mensajes seguros.

“Desde nuestra perspectiva, eso realmente no nos ofrecía una solución práctica”, comenta Gavin Kearney, cofundador de la empresa de correo seguro, Jumble. “Le quitamos a los usuarios el tener que crear y manejar cualquiera de las claves de encriptación requeridas”.

Un hombre escribe fórmulas matemáticas en una pizarra

El proceso de encriptación de Jumble es automático. Los que no son usuarios de Jumble pueden desencriptar los mensajes que reciben a través de una página web y, mientras este proceso se realiza en el navegador nadie más puede ver su contenido.

“No necesitas ser mecánico para conducir un vehículo”, afirma Kearney.

“De igual modo, para lograr un uso seguro del email no deberías tener que conocer todos los pequeños detalles y complejidades, algoritmos, o tener que manejar y controlar las claves”.

ProtonMail, un proveedor de correo encriptado que opera en Suiza, también ha simplificado el proceso.

“Hemos pasado de hacer las encriptaciones en la parte del servidor a hacerlas en la parte del cliente”, comenta el cofundador, Andy Yen.

“Toda la encriptación ocurre en las máquinas de los usuarios antes de que la información suba a nuestros servidores”.

Imagen de Andy Yen, cofundador de ProtonMail.

“No tenemos formas técnicas de leer las comunicaciones de ninguno de nuestros usuarios”, añade.

Eso hace que el servicio sea popular entre abogados y médicos, así como con otros clientes que tienen que manejar información sensible.

“Además, gran parte de la comunidad empresarial en Rusia están muy activa en el uso de ProtonMail”, afirma Yen.

Redes privadas

El crecimiento de los servicios de información en la nube y el hecho de que muchos usuarios trabajen usando sus propios aparatos ha hecho del tema de la seguridad de la información un tema cada vez más apremiante para las empresas.

Acceder al correo corporativo desde el aeropuerto o en un café haciendo uso de un servicio gratuito de wifi crea un riesgo potencial de que la información corporativa pueda ser hackeada.

Aquí es cuando aparecen las redes virtuales privadas (VPN, según sus siglas en inglés).

Tradicionalmente preferidas por usuarios que buscan esconder su dirección IP y mantener sus hábitos de navegación privados y encriptados, las VPN están captando cada vez más el interés de las empresas, según explica Dan Gurghian, co-fundador de Amplusnet, casa matriz de la compañía Invisible Browsing VPN.

Por su parte, la empresa británica HideMyAss afirma que ahora cuenta con una parte de su personal dedicada a vender cuentas de este tipo al mayor para las empresas.

“Esto genera un buen ingreso”, dice el gerente de operaciones Danvers Baillieu. “No puedo mencionarlos, porque se trata de compañías privadas, pero tenemos empresas grandes y muy conocidas en internet usando nuestro servicio”.

Las VPN también están demostrando ser populares entre las empresas que operan en países donde existe censura, comenta Andre Elmoznino Laufer, jefe de desarrollo de SaferVPN.

Robert Knapp, jefe de CyberGhost, una empresa proveedora de servicios de VPN, considera que desde el caso Snowden las redes privadas virtuales han atravesado una especie de proceso de cambio de imagen.

“La gente siempre pregunta por qué hacemos anónimas a otra personas, si no tienen nada que esconder y nos acusan de trabajar para las malas personas. Pero no, nosotros ofrecemos nuestros servicios para las buenas personas”, afirma Knapp.

“Desde el caso Snowden…ya no tenemos que seguir educando al mercado”.

Liberando la velocidad

Pero, ¿acaso la encriptación no hace inevitablemente que todas estas comunicaciones sean más lentas en una época en la que la velocidad es esencial para los negocios?

William Bauer asegura que eso fue lo que le ocurrió inicialmente a Royce Leather. Hubo una pequeña caída en la productividad mientras los empleados se familiarizaban con el sistema, pero “los beneficios de la encriptación bien valían los sacrificios que había que hacer en el corto plazo”, concluye.

La tecnología aplicada en la encriptación del correo en esta época significa quecualquier disminución de la velocidad en el tráfico para encriptar y desencriptar es insignificante, asegura Ashish Patel, uno de los directores de Intel Security.

“Si te enviara un email que no estuviera cifrado y te enviara otro encriptado al mismo tiempo, para el momento en que lo recibieras y lo abrieras no notarías la diferencia”, apunta.

Sin embargo, cuando se trata del uso de VPN, Laufer reconoce que la comunicación “será inevitablemente un poco más lenta que sin el VPN, independientemente de lo que el proveedor de VPN asegure”.

Se trata de un pequeño precio que pagar para garantizar la seguridad de la información corporativa sensible”, afirma.

Por supuesto, nunca podremos saber si todo este esfuerzo adicional en seguridad ha sido exitoso en mantener a los espías a raya.

Podría ser necesario que surja otro Snowden, con todas las amenazas a la seguridad nacional que eso implica, para responder a esa pregunta de un millón de dólares.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué saben los científicos de lo que se siente en el momento en que morimos

¿Qué sucede cuando llega el momento de pasar de esta vida a lo que sea que sigue? ¿Sentimos algo o es una gran nada?
12 de julio, 2022
Comparte

¡Ah, la vida! Esa cosa en la que naces y te haces un poco más grande, te enamoras de una persona (o de pescar), tal vez produces algunas personas más pequeñas, y luego, antes de que te des cuenta, es hora de la siguiente parte: la muerte. La inevitable desaparición de nuestro ser.

Hay una gama ecléctica de formas en que podrías morir.

Comúnmente es por una enfermedad cardíaca o cáncer, pero hay incluso alrededor de 600 víctimas anuales de la asfixia autoerótica.

No importa cómo ocurra, en algún momento experimentarás la muerte clínica, que es algo así como la vida, pero sin respiración ni circulación sanguínea.

En otras palabras, es el comienzo del paso de esta vida a lo otro.

Para la mayoría de las personas, la muerte no es completamente instantánea.

Entonces, ¿qué puede decirnos la ciencia moderna sobre la experiencia de esos momentos finales?

¿Qué se siente al morir?

En la última etapa cuando se acerca la muerte, las personas suelen estar muy insensibles, por lo que normalmente imaginamos que la experiencia es un desvanecimiento somnoliento e inconsciente de la vida.

Pero algunos experimentos cuentan una historia muy distinta.

La Parca

Getty Images
Quizás sea más colorido…

En 2013, científicos de la Universidad de Michigan midieron la actividad cerebral de unas ratas de laboratorio mientras morían.

Y sucedió algo muy interesante.

Después de que las ratas experimentaran un paro cardíaco –sin latidos cardíacos ni respiración-, sus cerebros mostraron un aumento de la actividad global, con niveles de ondas gamma bajas que estaban más sincronizadas en todo el cerebro que en los estados normales de vigilia de las ratas.

E, increíblemente, ese tipo específico de actividad cerebral se ha relacionado con la percepción consciente de las personas en estudios anteriores.

En otras palabras, esas ratas podrían haber estado experimentando algo mientras estaban entre la muerte clínica y la muerte cerebral completa.

El experimento desafió la suposición de que el cerebro está inactivo durante la muerte.

Por el contrario, parecía que antes de la inconsciencia duradera podría haber un período de mayor consciencia y planteaba: ¿qué estaban experimentando las ratas mientras morían?, ¿podría ser lo mismo cierto para las personas?

Sorpresas

Los humanos tenemos cerebros más grandes y complejos que los de las ratas, pero un experimento muy interesante realizado en el Imperial College de Londres en 2018 arrojó algo de luz sobre cómo podría sentirse morir en los seres humanos.

Paisaje psicodélico

Getty Images
¿Un final psicodélico?

Los científicos querían investigar las similitudes entre dos fenómenos muy diferentes.

Por un lado, las experiencias cercanas a la muerte, o ECM, las alucinaciones experimentadas por alrededor del 20% de las personas que han sido reanimadas después de la muerte clínica.

Por otro lado, las alucinaciones provocadas por DMT, una droga psicodélica (que genera de manera confiable un amplio espectro de efectos subjetivos en las funciones cerebrales humanas, incluida la percepción, el afecto y la cognición).

Así que les administraron dosis de DMT a los sujetos del estudio y, una vez regresaron a la realidad, les pidieron que describieran sus experiencias utilizando la lista de verificación comúnmente utilizada para evaluar las experiencias cercanas a la muerte.

Y se sorprendieron al ver una cantidad increíble de puntos en común.

Tanto las experiencias de ECM como las de DMT incluyeron sensaciones como “trascendencia del tiempo y el espacio” y “unidad con objetos y personas cercanas”.

La experiencia de casi morir resultó ser sorprendentemente similar a un poderoso alucinógeno.

¿Un final psicodélico?

Cuando consideramos la muerte, pensamos en ella como un sombrío proceso de incorporación. Pero la ciencia pregunta: ¿y si es psicodélico?

Neurocientífico Chris Timmermann.

BBC
El neurocientífico Chris Timmermann dirigió en 2018 una investigación sobre la experiencia de la muerte.

Le preguntamos al doctor Chris Timmermann, quien dirigió la investigación en el Imperial College de Londres, qué podía decirnos este experimento sobre la muerte.

“Creo que la principal lección de la investigación es que podemos encontrar la muerte en la vida y en las experiencias de la vida”, señaló.

“Lo que sabemos ahora es que parece haber un aumento de la actividad eléctrica.

“Esas ondas gamma parecen ser muy pronunciadas y pueden ser responsables de las experiencias cercanas a la muerte.

“También hay regiones específicas en el cerebro, como lo que llamamos los lóbulos temporales mediales -áreas que se encargan de la memoria, el sueño e incluso el aprendizaje- que podrían estar relacionadas también con esas experiencias.

“En cierto modo, nuestros cerebros están simulando de alguna manera una forma de realidad”.

Alrededor del 20% de las personas que han sido pronunciadas clínicamente muertas y viven reportan ECM.

¿Será que todas las experimentan y solo unas pocas las recuerdan o que esas experiencias son muy raras?

“Es una gran posibilidad que haya una falta de recuerdo debido a diferentes razones”, explicó Timmermann.

“En nuestra experiencia con el DMT psicodélico hemos visto que, cuando les damos altas dosis, hay una parte de la experiencia que también se olvida.

“Lo que creo que pasa es que la experiencia es tan novedosa, que es inefable o difícil de poner en palabras.

“Cuando una experiencia trasciende la capacidad de describirla con el lenguaje, tenemos dificultades para recordarla.

“Pero también podría ser que algunas personas simplemente no la experimenten”.

¿Qué investigación adicional a partir de ahí podría ayudar a nuestra comprensión de la muerte?

“Es muy interesante lo que está sucediendo en estos días con los escáneres cerebrales y cómo podemos descifrar lo que está sucediendo en el cerebro, cómo eso se remonta a la experiencia”, respondió.

“Hay escaneos que se realizan en personas en los que puedes reproducir, si están viendo una película, qué tipo de película están viendo.

“Por lo tanto, es factible que en algún momento nuestras técnicas de imágenes cerebrales lleguen a ser tan avanzadas que podamos leer la mente de las personas para que nos acerquemos a comprender cuáles son los mecanismos cerebrales que sustentan estas experiencias tan extraordinarias e inusuales”.

Optimista

La ciencia de la muerte es un paisaje bastante turbio, pero lo que ya sabemos pinta una imagen sorprendentemente optimista.

Silueta en paisaje sereno

Getty Images

Por ejemplo, sabemos que las personas que han tenido experiencias cercanas a la muerte a menudo informan sentimientos de tranquilidad y serenidad y muestran una reducción duradera en el estrés asociado con la muerte.

También sabemos que las ECM se describen abrumadoramente como libres de dolor, lo que significa que esa mayor consciencia que podríamos experimentar al morir también es probable que sea indolora…

Y, tal vez, un poco divertida.

La investigación también muestra que las personas tienden a perder sus sentidos en un orden específico.

Primero, el hambre y la sed, luego el habla y la visión.

La audición y el tacto parecen durar más tiempo, lo que significa que muchas personas pueden escuchar y sentir a sus seres queridos en sus momentos finales, incluso cuando parecen estar inconscientes.

Y un escáner cerebral reciente de un paciente con epilepsia moribundo mostró actividad relacionada con la memoria y los sueños, lo que llevó a la especulación de que incluso podría haber algo de verdad en eso de que “ves la vida pasar ante sus ojos”.

Mano de mujer madura

Getty Images

Finalmente, sabemos por estos experimentos que la experiencia de la muerte podría involucrar una conciencia elevada, posiblemente alucinatoria. Un último viaje psicodélico antes de la nada.

“En una sociedad como la nuestra, en la que tendemos a negar la muerte y tratamos de ponerla debajo de la alfombra, creo que esta es una de las grandes lecciones que la investigación psicodélica puede darnos: cómo incorporarla en nuestras vidas“, concluyó Timmermann.

En última instancia, todos vamos a morir. Pero estos experimentos mostraron que la transición entre la vida y la muerte podría ser mucho más experiencial, emocional e incluso psicodélica de lo que podríamos esperar.

Estamos programados como animales a temerle a nuestra desaparición, pero comprender la muerte más profundamente ayuda a relajarnos un poco.

Esos últimos momentos pueden no ser aterradores. Son solo parte de un viaje inevitable con destino desconocido, probablemente indoloro y potencialmente psicodélico.

* Si quieres ver el video original de BBC Reel, haz clic aquí.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=eeU0dpGZPZ8&t=13s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.