México, sin datos públicos sobre préstamos de organismos internacionales
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

México, sin datos públicos sobre préstamos de organismos internacionales

Estos préstamos representan el 30% de la deuda pública externa del país que, por lo tanto, se paga con los impuestos de los mexicanos.
Cuartoscuro
Por Tania L. Montalvo
30 de septiembre, 2015
Comparte
Jim Yong Kim, presidente del Banco Mundial, y Enrique Peña Nieto, presidente de México, durante la firma del convenio mediante el cual, el Banco Mundial prestará a México 350 millones de dólares para apoyar el principal programa social federal "Prospera". // Foto: Cuartoscuro.

Jim Yong Kim, presidente del Banco Mundial, y Enrique Peña Nieto, presidente de México, durante la firma del convenio mediante el cual, el Banco Mundial prestará a México 350 millones de dólares para apoyar el principal programa social federal “Prospera”. // Foto: Cuartoscuro.

Los datos de los préstamos que obtiene el gobierno federal de Organismos Financieros Internacionales no se transparentan, pese a que se trata de recursos públicos y una fuente importante de ingresos de la administración pública federal.

Estos préstamos representan actualmente el 30% de la deuda pública externa del país que, por lo tanto, se paga con los impuestos de los mexicanos. Sin embargo, el detalle de cómo se usan los recursos, en qué se invierten o los resultados de su ejercicio no está disponible para los ciudadanos, determinó Fundar. Centro de Análisis de Investigación tras realizar un diagnóstico sobre la transparencia de los préstamos para el desarrollo de México.

El Centro de Estudios se enfocó en 29 préstamos: 14 del Banco Mundial (BM) y 15 del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y realizó 147 solicitudes de información pública dirigidas la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y a las secretarías a cargo de implementar los recursos de los préstamos.

De esas solicitudes sólo se obtuvo respuesta satisfactoria en 3.4% de los casos, es decir, en cinco requerimientos de información. En el 51.7% se remitió a los sitios web de los organismos financieros internacionales, pero ahí no se encontraron los datos.

El resto declararon inexistencia de información o que no había injerencia en los préstamos, pese a que se solicitó los datos a las instancias ejecutoras de los recursos.

“A pesar de que el marco normativo que rige dichos préstamos es claro y completo, el gobierno no lo está cumpliendo cabalmente. La información que brinda la SHCP es insuficiente, por lo que no es posible conocer datos oportunos y veraces sobre la actuación gubernamental en este tema, sobre cómo gestiona los recursos públicos y el impacto de las decisiones que el gobierno toma”, concluye Fundar.

Actualmente México ocupa el segundo lugar de los prestatarios del BID, pues de los préstamos que realiza ese organismo, el 15% o 30 mil millones de dólares son para el país. En el caso del Banco Mundial, está en el tercer sitio con el 9.2% de los préstamos o 12 mil millones de dólares.

En ninguno de los casos existe información pública completa sobre cómo se utilizan los recursos o los cambios que implica para el desarrollo del país su ejercicio a través de distintos proyectos, programas o políticas públicas.

Los recursos que el gobierno mexicano obtiene de organismos financieros internacionales, detalla Fundar, forman parte de los ingresos públicos y por lo tanto son parte del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) que, en un debido ejercicio de transparencia, se somete a revisión de la ciudadanía sobre su ejercicio.

Pero además, el gobierno mexicano debe preparar reportes sobre la implementación, seguimiento y evaluación de estos recursos que son entregados a esos organismos y a los que debería tener acceso la ciudadanía.

“El marco normativo claramente establece que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) es la encargada de negociar, autorizar y contratar los préstamos con los organismos financieros internacionales. Por un lado, la SHCP es la responsable de supervisar y mantener el registro de los recursos y de concentrar y publicar la información que las secretarías a cargo de ejecutar los préstamos le deben brindar periódicamente. Por otro lado, las secretarías responsables de la ejecución deben informar a la SHCP sobre el ejercicio de estos recursos. Por lo que, tanto la SHCP, como cada una de las secretarías a cargo de los proyectos con financiamiento proveniente de OFIs, tienen la obligación de transparentar dicha información”.

A lo anterior se suma que tanto el Banco Mundial como el Banco Interamericano de Desarrollo no están cumpliendo sus Políticas de Acceso a la Información, pues ellos mismos no tienen disponible información completa sobre los préstamos a México.

Fundar realizó 28 solicitudes de información al BM y 45 más al BID y se encontró con que no respetan los plazos establecidos para entregar datos (por ejemplo, el BM demoró hasta 80 días hábiles en responder cuando su política establece un máximo de 20) o sólo los tienen disponibles en inglés (sólo el 47% estaba en español).

 

prestamos internacionales2

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué es la 'regla del silencio incómodo' que utilizan famosos emprendedores como Tim Cook o Jeff Bezos

Si alguna vez te has arrepentido de hablar sin pensar, te contamos cómo funciona una singular regla que algunos de los que manejan las mayores empresas del mundo han aplicado en su ambiente laboral y frente al público.
30 de septiembre, 2020
Comparte

Cuando nos apresuramos en dar una respuesta, las cosas pueden salir mal, y por eso no sería extraño que más de una vez te hayas arrepentido de hablar sin haber pensado lo que ibas a decir.

Hay una estrategia que conocidos emprendedores como Tim Cook, director ejecutivo de Apple, y Jeff Bezos, fundador de Amazon, han puesto en práctica, precisamente para concentrar toda su atención en sus palabras.

Se trata de la “regla del silencio incómodo”, un concepto desarrollado por Justin Bariso, consultor y autor del bestseller “EQ Aplicado, Guía para la Inteligencia Emocional en el Mundo Real”.

Consiste en que cuando te enfrentas a una pregunta desafiante, en vez de responder de inmediato, haces una pausa y piensas profundamente cómo quieres responder.

¿Por qué es incómodo?, porque la pausa puede ser de 10 segundos, 20, o incluso más tiempo, haciendo que el interlocutor se sienta desconcertado, si no está acostumbrado a este tipo de interacciones.

En diálogo con BBC Mundo, Bariso cuenta que Tim Cook es conocido por hacer largas pausas que, en el contexto de un diálogo, se pueden volver muy incómodas.

También lo hace Jeff Bezos, aunque su estilo -agrega Bariso- sigue una manera metódica: al principio de las reuniones se toma un tiempo largo para leer informes en silencio antes de iniciar el diálogo.

Mentes inteligentes como Tim Cook o Jeff Bezos acogen la regla del silencio incómodo”, dice Bariso.

Jeff Bezos

Getty Images
Jeff Bezos, fundador de Amazon, también utiliza largos intervalos de silencio al inicio de las reuniones, explica Justin Bariso.

“Esta regla siempre ha sido una herramienta valiosa de la inteligencia emocional, porque te permite equilibrar el pensamiento y la emoción, en vez de reaccionar basado solo en los sentimientos”.

El silencio de Steve Jobs

Tim Cook y Jeff Bezos no son los únicos directores de empresas que han utlizado la regla del silencio incómodo.

En una ocasión, Steve Jobs se tomó cerca de 20 segundos en contestar un ataque personal, entregando una respuesta contundente.

Era 1997 cuando Jobs -que recién había regresado a Apple- participaba en una conferencia con desarrolladores.

Una persona del público lo atacó diciéndole, “no sabes de lo que estás hablando“.

Lo primero que hace Jobs es quedarse sentado en silencio. Y pensar.

Steve Jobs

Getty Images
En 1997 Steve Jobs, respondió a un ataque en público utilizando la regla del silencio incómodo.

En un tiempo que seguramente parecía una eternidad para la audiencia en el contexto del ataque y la esperada respuesta, Jobs tomó un poco de agua y cerca de 10 segundos, comenzó a responder.

“Tú sabes”, le contesta. “Puedes agradar a algunas personas en algunas ocasiones, pero…”, Jobs vuelve a hacer una pausa como de ocho segundos.

Luego continúa con su respuesta. “Una de las cosas más difíciles cuando estás tratando de lograr un cambio es que, personas como este caballero tienen razón… en algunas áreas”.

Ese es el inicio de una larga respuesta que dejó al público deslumbrado. Pero más allá de las habilidades de Job para responder al ataque y plantear su visión a largo plazo, una de las cosas que destaca Bariso es la duración y efectividad de esa técnica discursiva.

8 beneficios

La inteligencia emocional, agrega, se refiere a la capacidad de entender y manejar las emociones.

Cuando estamos bajo presión, hablamos y actuamos de una manera diferente a cuando tenemos tiempo de analizar las cosas.

“Yo tiendo a hablar demasiado rápido y me he metido en problemas por eso“, cuenta el autor.

Imagen de un reloj

Getty Images
El silencio incómodo suele extenderse por un período de tiempo de entre 10 y 20 segundos.

Esa fue una de las razones por las que Bariso decidió entrar al campo de la inteligencia emocional.

Y cuando practicas la regla del silencio incómodo por un tiempo suficiente, agrega, dejarás de sentirte incómodo.

Estos son algunos de los beneficios que puede proveer la práctica regular de esta regla, según Bariso:

  • Silenciar el mundo exterior
  • Ejercitar tu pensamiento
  • Llegar a la raíz de los problemas con mayor efectividad
  • Dar respuestas mejor pensadas, más profundas
  • Equilibrar tus emociones
  • Estar en armonía con tus valores y principios
  • Decir lo que realmente quieres decir
  • Aumentar tu confianza

Una de las dudas que genera esta regla es si efectivamente cualquier persona puede implementarla.

No solamente por la capacidad personal de ponerla en práctica, sino porque en contextos formales puede generar un rechazo por parte de las demás personas.

Es decir, no todos somos Cook, Bezos o Jobs. Y lo que en algunas personas puede parecer muy interesante, en otras podría llegar a ser visto como insólito, inadecuado, o completamente fuera de lugar.

“Personas como Cook o Bezos no siempre estuvieron en posiciones de poder”, contesta Bariso.

“Una de las razones por las que llegaron donde están, es porque tenían confianza en sus habilidades”, agrega. “Seguir la regla te ayuda a desarrollar la autoconfianza”.

¿Puede la regla jugar en tu contra?

La regla no es una solución mágica y puede jugar en tu contra cuando enfrentas determinadas circunstancias, como cuando se requiere exactamente lo contrario: una respuesta rápida.

“Siempre habrá escenarios donde tienes que hablar o responder rápidamente”, responde Bariso.

“Pero esos escenarios son menores en número de lo que la gente piensa. La mayor parte del tiempo, tomarse 10 o 30 segundos antes de responder, no te hará mal”.

Y si los segundos de pausa se te hacen demasiado eternos, el autor recomienda resistirse a la tentación de contestar lo primero que se te viene a la cabeza y al menos dejar un pequeño espacio para pensar antes de hablar.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=6hsbyQAQcWw

https://www.youtube.com/watch?v=j5UTs94JcUE&t=17s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.