ONU advierte crisis de refugiadas; México deporta a más mujeres desde que tiene registro
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Manu Ureste

ONU advierte crisis de refugiadas; México deporta a más mujeres desde que tiene registro

Durante la presentación del informe 'Women on the Run', el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) alertó sobre “una crisis de refugiados inminente en las Américas” debido al creciente número de mujeres de Centroamérica, y de "algunas partes de México", que huyen de sus países por la violencia de las pandillas y el crimen organizado.
Manu Ureste
Por Manu Ureste
30 de octubre, 2015
Comparte
Una mujer migrante reposa en el albergue de Arriaga, en Chiapas. //Foto: Manu Ureste (@ManuVPC)

La detención y deportación de mujeres migrantes batió récord en este 2015. En la imagen de archivo, una mujer centroamericana descansa en un albergue para migrantes en México. //Foto: Manu Ureste (@ManuVPC)

Larissa tiene 26 años y hace cuatro meses que salió huyendo de un pueblo de Honduras, del que prefiere no decir el nombre.

“La decisión de ir a Estados Unidos la tomé porque las pandillas están extorsionando al país entero –narra la hondureña, mientras con un cucharón de plástico mueve sin mucho ahínco el arroz blanco que fríe en un viejo sartén-. Allá en mi país hay que pagar siempre el ‘impuesto de guerra’ (la extorsión) a las maras (las pandillas). Y aunque no tengás dinero o empresa propia, ellos siempre andan cobrando a la gente ese impuesto”.

La centroamericana sonríe cansada. Lleva dos meses en el albergue de migrantes de Arriaga, en Chiapas, y aunque asegura que agradece la ayuda que le brinda el refugio, confiesa con voz sibilina que cuando junte unos cuantos pesos más reanudará el camino que la lleve hasta Virginia, en Estados Unidos. Allí, cuenta ahora con una sonrisa franca y sin reparar en los números obstáculos que aún la aguardan, espera encontrar para ella y sus dos hijas un refugio lejos de las extorsiones de las pandillas que las acosan.

“En Honduras la mara está multiplicada –explica, ahora con la mirada puesta en otra olla desconchada donde hierven un puñado de frijoles negros, que ella misma lavó hace unos minutos-. Hay maras por todo el país. Y no solamente una, son muchas. Demasiadas –puntualiza con los ojos negros muy abiertos-. Pero el gran problema son las dos principales, que son la MS13 (Mara Salvatrucha) y el Barrio 18. Entre ellos andan haciendo competencia para ver quién es más fuerte, y en todos eso enfrentamientos vamos incluidas las personas normales que nada tenemos que ver con ellos”.

A continuación, cuando se le cuestiona si en el camino se ha encontrado con otras mujeres centroamericanas que, como ella, también huyen de la violencia de las pandillas, Larissa asiente con la cabeza varias veces, y comenta bajando la voz que, además de las extorsiones, muchas de las jóvenes que vemos en albergues como el de Arriaga se han visto obligadas a huir simplemente porque un pandillero se fijó en ellas.

“En Honduras, cuando un marero le gusta una chica inmediatamente se hace dueño de ella. Así de fácil –chasquea los dedos-. No importa si no querés, porque solo tenés dos opciones: acceder a ser novia del marero, o van a por tu familia y luego a por ti. Y luego, una vez que ya seas su novia, te tatúan. Porque ya tenés que estar bien plaqueada. Allá la Mara lo identifica todo, es una mafia”, concluye la joven hondureña, que vuelve a mover el arroz en la sartén sin demasiado esmero.

Deportación de mujeres migrantes aumentó 59%

El testimonio de Larissa, que fue recabado por Animal Político durante un recorrido por la frontera sur para la elaboración de un especial sobre migrantes, es un ejemplo más de los miles de casos de mujeres, especialmente del Triángulo Norte de Centroamérica -Honduras, Guatemala y El Salvador-, que están abandonando sus países ante el aumento de la violencia perpetrada por las pandillas y el crimen organizado.

Una violencia descontrolada que, tal y como alertó ayer la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR, por sus siglas en inglés) ha llegado a tal punto que está generando “una crisis de refugiados inminente en las Américas”.

Durante la presentación en Washington DC del informe Women on the Run (Mujeres en Fuga), el cual recaba entrevistas a 160 mujeres que, como Larissa, huyeron de Centroamérica y también de “algunas partes de México”, el Alto Comisionado del ACNUR, Antonio Gutierres, advirtió que la crisis de refugiados que observa el mundo no está limitada sólo al Medio Oriente o a África, sino que también se desarrolla en las Américas.

“Este informe es una alerta temprana para crear conciencia sobre los desafíos que enfrentan las mujeres refugiadas y un llamado a la acción para responder a nivel regional a una crisis de refugiados que se anuncia inminente”, subrayó Gutierres.

Sin embargo, este llamado del ACNUR a que los países de Centroamérica y Norteamérica tomen medidas ante la crisis de refugiadas, como establecer “las capacidades adecuadas” para que en las fronteras se realice una correcta “identificación de personas en necesidad de protección internacional”, choca con las cifras de detenciones y deportaciones de mujeres migrantes en México.

Especialmente, con las registradas en este 2015, año en el que las autoridades migratorias mexicanas batieron el récord de detenciones y deportaciones de mujeres desde que se tiene registro.

De acuerdo con el último reporte de la Unidad de Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación, de enero a agosto de 2015, es decir, en ocho meses, se llevaron a cabo 30 mil 165 eventos de detención de mujeres migrantes; 63% más que en todo 2014, cuando se contabilizaron 18 mil 464 eventos; y hasta 230% más que 2013 (9 mil 115), el primer año de Peña Nieto en Los Pinos.

grafico-mujeres-migrantes-

En cuanto a los eventos de devolución de mujeres realizados por el Instituto Nacional de Migración (INM), es decir, las deportaciones, de enero a agosto de este año se realizaron 24 mil 655, 59% más que en 2014 (15 mil 502); y 171% más que en 2013 (9 mil 095).

grafico-mujeres-migrantes-2

De hecho, tanto el número de detenciones de mujeres de migrantes, como el de deportaciones registrado en ocho meses del presente año, es el mayor registrado en México desde que el INM comenzó a desagregar sus estadísticas por sexo en 2007; año que más se aproxima a las estadísticas actuales con 21 mil 633 eventos de detención (-39% en comparación con 2015) y 20 mil 121 deportaciones (-22%).

grafico-mujeres-migrantes-3

Peticiones de refugio aumentan 79%, pero 75% son rechazadas

Por el contrario, y también en contraste con la petición del ACNUR de que los países de la Región “reconozcan la creciente situación de refugiados en la región”, las peticiones de refugio en México aumentaron 79% en 2014, pero la estadística de personas extranjeras a las que se les brindó la protección del estado mexicano no aumentó de manera proporcional.

Así, de 2 mil 137 peticiones de refugio registradas en 2014, hasta el 75% (mil 607 casos) no obtuvo el reconocimiento por diversos motivos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Home Office: 3 formas de moverte más mientras trabajas desde tu casa

La pandemia ha forzado a muchas personas a trabajar desde casa. Eso no sólo aumenta el aislamiento sino que nos hace más sedentarios, en detrimento de nuestra salud. Aquí hay unos consejos para reincorporar la actividad a tus días.
28 de enero, 2021
Comparte

Aunque las personas que trabajan en oficinas están sentadas hasta un 80% de la jornada laboral, muchas todavía logran caminar un promedio de 3.616 pasos diarios, en gran parte gracias a varias pequeñas oportunidades de actividad durante el día.

Pero con tantos de nosotros obligados a trabajar desde casa durante la pandemia, esto significa que cualquier tipo de ejercicio que hubiéramos podido hacer durante el día -ya sea yendo en bicicleta al trabajo o caminando para conseguir el almuerzo- es posible que ya se dé.

A pesar de que la manera en la que trabajamos ha cambiado, eso no quiere decir que no podamos encontrar fácilmente formas de ser más activos durante la jornada laboral.

Aquí hay unas maneras en las que puedes tratar más actividad física mientras trabajas desde casa:

1. Trabaja de pie y muévete

Mantenerse de pie prolongadamente quema más calorías que sentarse. Aunque esto no se suficiente para rebajar de peso, reemplazar dos horas sentado al día con estar parado puede consumir hasta 130 calorías a la semana y podría mejorar la concentración.

Hombre trabajando de pie

Getty Images
Intenta trabajar dos horas de pie y, si puedes, llega hasta cuatro horas.

Pararse más frecuentemente durante el día también puede mejorar a largo plazo los niveles de glucosa e insulina, así como regular la presión arterial.

Te podría sorprender saber que estar inquieto también es bueno. Estos movimientos pequeños y regulares (como zapatear con el pie o cambiar de posición) mientras se está sentado también queman más calorías al aumentar el consumo de energía de 5% a 10%.

Los expertos recomiendan a los trabajadores de oficina que incluyan al menos dos horas de estar de pie o en movimiento durante la jornada laboral, que deberían aumentarse hasta cuatro horas, si es posible.

Para empezar, trata de añadir por lo menos de 30 a 60 minutos de pie durante el trabajo, tal vez alternando cada 15 minutos entre ponerte de pie y sentarte. O tal vez ensaya responder a todas tus llamadas o hacer todas las reuniones de pie.

Una mujer habla por teléfono parada

Getty Images
Cuando recibas una llamada telefónica, párate de tu puesto.

2. Toma “tentempiés de ejercicio”

Pequeñas actividades súbitas de ejercicio -o “tentempiés de ejercicio”- son beneficiosas para tu salud.

Con anterioridad, se creía que las sesiones de ejercicio tenían que durar más de diez minutos para tener algún beneficio para nuestra salud.

Sin embargo, investigaciones recientes indican que la actividad de cualquier duración es buena para la salud.

Una mujer de espaldas frente a una pantalla estira sus brazos.

Getty Images
Cualquier actividad es buena, pero entre más hagas es mejor.

El ejercicio regular tiene efectos que benefician al cerebro, mejorando la memoria y reduciendo la inflamación cerebral (que puede generar condiciones como el Alzheimer).

Toma recesos regulares de actividad o de tentempiés de ejercicio durante el día. Por ejemplo, tomar las escaleras puede ser un ejercicio útil, con estudios que demuestran que diez minutos de subir las escaleras pueden tener un efecto en los niveles de energía similares a los que una taza de café tiene en las personas que no han dormido mucho.

Subir vigorosamente tres tramos de escaleras (60 escalones) por lo menos tres veces al día -intercalado con entre una y cuatro horas de descanso- puede mejorar tu condición física.

Una mujer sube las escaleras rápidamente y un hombre la sigue detrás

Getty Images
Cuando termines de subir las escaleras ya no vas a necesitar esa taza de café que buscas para darte ánimo.

Una opción de menor impacto sería dar unas cuantas vueltas caminando alrededor de tu casa. Cosas tan simples como ir de un cuarto a otro para tomar un vaso de agua o una taza de té puede ayudarte a acumular ese movimiento adicional.

3. Haz ejercicio a la hora de almuerzo (al aire libre si es posible)

Está emergiendo evidencia que indica que hacer ejercicio durante el día en ambientes naturales (como parques, campos abiertos, ríos y costas) puede ser beneficioso para nuestra salud mental y habilidad cognitiva.

Muchas personas no tienen la suerte de vivir cerca de ambientes naturales. Afortunadamente, los estudios señalan que salir al aire libre a caminar o correr mejora la salud.

Una mujer camina por un parque

Getty Images
No hay nada mejor que una refrescante caminata al aire libre.

Recuerda, cualquier movimiento es mejor que nada, cuanto más hagas mejor.

Cuando estés trabajando desde casa, haz un esfuerzo especial para reincorporar la actividad a tu vida diaria, tanto para tu salud mental como física.

*Julie Broderick es profesora asistente de fisioterapia en la universidad Trinity College Dublin, Irlanda. Su artículo original fue publicado en The Conversation, cuya versión en inglés puedes leeraquí.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=jNWIWsKQ-o0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.