En México se usa la ley para perseguir a defensores de derechos humanos y no para apoyar sus causas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

En México se usa la ley para perseguir a defensores de derechos humanos y no para apoyar sus causas

Expertas independientes de América y Europa que estudiaron la situación de defensores en México alertan que el Estado los criminaliza para obstaculizar su labor.
Cuartoscuro
Por Tania L. Montalvo
10 de octubre, 2015
Comparte
Las autoridades mexicanas impulsan la criminalización de los defensores de derechos humanos y con la judicialización de su labor inhiben la denuncia de la población, indicaron los expertas en el reporte. // Foto: Cuartoscuro.

Las autoridades mexicanas impulsan la criminalización de los defensores de derechos humanos y con la judicialización de su labor inhiben la denuncia de la población, indicaron los expertas en el reporte. // Foto: Cuartoscuro.

El sistema judicial mexicano no es útil para investigar y perseguir las violaciones que denuncian los defensores de derechos humanos del país, pues sus casos se quedan encarpetados por años. En cambio, ese sistema sí es eficaz cuando se trata de criminalizar a los mismos activistas e iniciar procesos penales en su contra.

Las denuncias en contra de defensores de derechos humanos avanzan velozmente en el sistema penal, lo cuál contrasta con la “ausencia de apoyo” de autoridades de los tres niveles de gobierno cuando es necesario investigar su misma labor de defensa, concluyeron expertas independientes de América y Europa que analizaron la situación de defensores en México.

“(Se) considera preocupante que se realicen los trámites de denuncia de manera expedita cuando se trata de acciones en contra de las personas que defienden derechos humanos, en contraste con el bajo nivel de investigación y sanción cuando se tratan agresiones en su contra. Esto genera temor y desincentiva la participación de las personas en la defensa de los derechos humanos, además, pone en duda tanto la imparcialidad del gobierno como el derecho al debido proceso para las personas defensoras”, cita el informe En Defensa de la Vida. Conclusiones de la Misión de Observación Civil sobre la situación de las personas defensoras en México 2015.

Las mismas autoridades mexicanas impulsan la criminalización de los defensores de derechos humanos y con la judicialización de su labor inhiben la denuncia de la población, indicaron los expertas en el reporte.

Según los datos disponibles, sólo en el Distrito Federal entre 2013 y 2014 se dio el caso de 220 defensores criminalizados, pero durante la Misión de Observación Civil que se realizó durante noviembre de 2014 se constató que escenarios similares se repiten en Guerrero, Oaxaca, Baja California, Veracruz o Sonora.

Actualmente existen al menos 25 averiguaciones previas en contra de defensores que se oponen a proyectos eléctricos, en donde destacan las denuncias interpuestas por la misma Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Iniciar procesos judiciales en contra de defensores de derechos humanos se ha convertido en una estrategia para obstaculizar su labor, “dado el impacto que tienen en su vida personal y laboral, así como el desgaste que le genera”.

“La criminalización y judicialización inhibe la denuncia de la población, genera un efecto amedrentador en las demás personas defensoras y debilita el movimiento de defensa de los derechos humanos desde la sociedad civil”.

La Misión detalla que los defensores contra los que se inicia un proceso penal tienen que invertir un “tiempo considerable” en su propia defensa y ello disminuye su capacidad para atender otras causas.

Fallas en el Mecanismo de Protección

Una de las herramientas institucionales para desde el Estado proteger la labor de defensores es el Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de derechos humanos y Periodistas, coordinado por la Secretaría de Gobernación.

Las expertas independientes alertan en su informe 2015 que en México no existe una coordinación entre el gobierno municipal, estatal y federal para asegurar la protección de defensores.

Lo mismo ocurre entre instituciones de gobierno, la misma Junta encargada de manejar el mecanismo de protección y las autoridades que deben investigar y sancionar a quienes atenten contra la labor de estos activistas.

“Durante las reuniones sostenidas por la MOC (Misión de Observación Civil) las autoridades se desligaban de su responsabilidad, recordando las acciones que habían tomado y alegando que el problema o el obstáculo era otra autoridad u otro nivel de autoridad. Esta falta de compromiso debilita gravemente la definición de medidas de prevención y protección en respuesta a violaciones contra personas defensoras, asimismo, facilita la continuación y repetición de las violaciones”, se lee en el reporte que se presentó en Ginebra, Suiza, en el contexto de la Sesión 30 del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

Las expertas concluyen que esta faltas son consecuencia de “una carencia de claridad en los roles y responsabilidades” de cada instancia y nivel de gobierno en la misión de garantizar la labor de defensores de derechos humanos.

A ello se suman los errores técnicos dentro del Mecanismo: falta de respuesta a los llamados a través del botón de pánico, la ausencia de cobertura de los teléfonos satelitales, e incluso hostilidad de los agentes de seguridad hacia las personas que deben proteger.

En sus recomendaciones, las expertas indican que el gobierno mexicano debe implementar campañas para visibilizar el trabajo de los defensores para contrarrestar la ola de intimidaciones y ataques en su contra. Pero sobre todo, que exista un reconocimiento oficial y público a su labor.

Sobre el Mecanismo, se recomienda fortalecer su estructura no sólo capacitando al personal sino entregando información clara y precisa sobre las responsabilidades de cada institución y asegurar la correcta implementación de éstas.

Las expertas independientes alertan sobre el enorme reto que enfrenta el gobierno mexicano para combatir la impunidad en el país y garantizar que en el caso de los defensores de derechos humanos queden atrás acciones de “hostigamiento, desprestigio, vigilancia, robo de información, judicialización indebida, amenaza de muerte e incluso asesinato y desaparición forzada” de las que actualmente son víctimas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Adam Schemm

Lo que podemos aprender de la foto de un hombre que quiso tomar una cerveza antes de morir

Norbert Schemm, de 87 años, bebió una cerveza con sus seres queridos antes de morir. Su foto provocó que otras personas comenzaran a compartir sus historias de despedida.
Adam Schemm
27 de noviembre, 2019
Comparte

¿Por qué una foto de un hombre mayor tomando una cerveza antes de morir llama la atención de tantos extraños en todo el mundo?

Todo lo que quería Norbert Schemm, estadounidense de 87 años, en sus últimos momentos, era estar rodeado de sus seres queridos mientras tomaba una cerveza.

Juntos, los integrantes de la familia hablaron, se rieron y recordaron cómo había sido ese momento antes de tomar la foto que el hijo de Schemm, Tom, compartió con el grupo familiar en Whatsapp.

Pero horas después, cuando Schemm murió y su nieto Adam publicó la foto en las redes sociales, toda la familia quedó abrumada por la cantidad de extraños que comentaron esa última imagen.

Este martes, la foto había superado los 4.000 comentarios, 30.000 retuits y 317.000 favoritos solo en Twitter. Y se compartió en Reddit y otras redes sociales.

“Mi abuelo estuvo relativamente sano en el transcurso de su vida, pero fue el domingo de la semana pasada mientras estaba en el hospital cuando se dio cuenta de que sería el final”, contó Adam.

“Entonces el lunes llamó a sus nietos para informarnos. Tomamos la foto el martes por la noche y el miércoles murió de cáncer de colon en etapa cuatro”, añadió.

“Mi papá nos dijo que el abuelo quería una cerveza y ahora, cuando miro esa foto, me consuela. Puedo decir que mi abuelo está sonriendo. Él está haciendo lo que quería hacer: fue un momento improvisado“.

Mi abuelo murió hoy.Anoche, todo lo que quería hacer era tomar una última cerveza con sus hijos“, escribió Adam Schemm en su cuenta de Twitter.


Sentimiento de comunidad

Adam dijo que dudó en publicar la foto en redes sociales por el contexto agridulce, pero decidió hacerlo porque era un momento hermoso.

“En realidad nos ayudó con nuestro dolor. Es reconfortante ver que mis abuelos y sus hijos estuvieron todos juntos en sus últimos momentos“, aseguró el nieto.

También dijo que la familia había estado rastreando para ver qué tan lejos había llegado la imagen y les encantó que tanta gente la estuviera compartiendo.

“Parece haber tocado un sentimiento de comunidad y claramente es un momento con el que muchas personas se sienten identificadas. Los comentarios (que recibimos) fueron muy amables y hemos visto fotos de personas levantando botellas de cerveza en su honor”.

“Pensé que personas que lo conocían podrían querer verlo y responder, pero no tenía idea de a cuántas personas parece haber ayudado” esta foto, agregó Adam.

“Me llevó al pasado”

Ben Riggs fue uno de esos extraños que sintió el impulso de responder a la foto en Twitter. Publicó una imagen de su propio abuelo Leon Riggs, de 86 años, disfrutando de un último cigarro y una cerveza.

Ben le dijo a la BBC que vio la foto de Adam en la red social y le recordó el pedido final de su abuelo cuando murió en 2015.

“No borro las fotos de mi teléfono. Volví a mirarla y me sentí obligado a responder y compartir mi propia foto. Me llevó al pasado y ver a alguien más experimentar esa última felicidad antes de la muerte fue un lindo sentimiento”, comentó.

No te conozco... pero te entendí. Días antes de que mi abuelo muriera, nos dijo a mi papá y a mí que quería un cigarro y una cerveza. Lo hicimos realidad. Lo siento por tu pérdida. ¡La sonrisa de tu abuelo es para el recuerdo!, escribió Ben Riggs en Twitter.


Ben contó que su abuelo tenía mal de Alzheimer y que su memoria era inestable, pero hacia el final, él y su padre sintieron que era importante cumplir su último deseo.

“Si bien la muerte nunca llega en el momento adecuado, creo que es importante siempre tratar de encontrar el lado positivo”.

Ben recordó que la noche en que murió su abuelo, él, sus hermanos y su padre se reunieron para conmemorar el fallecimiento y celebrar la vida.

Tomaron otra foto familiar. Trágicamente, el padre de Ben, Mike, murió inesperadamente al día siguiente de insuficiencia cardíaca. Él dice que ambas imágenes finales le trajeron mucho consuelo.

De izquierda a derecha: Michael Riggs JR, Ben Riggs, Mike Riggs, Alex Riggs.

Ben Riggs
Ben Riggs perdió a su padre y a su abuelo en el lapso de 48 horas, pero encuentra consuelo en que él y sus hermanos se tomaron una foto con su padre horas antes de morir.

Un último trago

Brigid Reilly también respondió al tuit original de Adam con una imagen de su abuela Theresa Meehan, quien murió en octubre de este año por insuficiencia cardíaca y renal a los 84 años.

“A mi abuela la pusieron en cuidados paliativos, así que sabíamos que pronto moriría”, le contó Brigid a la BBC.

“Hacia el final de su vida, mi familia quería llevarle sus cosas favoritas, que incluían sushi, música de Frank Sinatra, su bebida preferida, que era Baileys y estar todos juntos. Cuando se acercó el momento, ella pidió que todos bebiéramos un trago final”.

Brigid relató que imprimieron esa foto y la mostraron en el funeral de su abuela.

“Hicimos un video conmemorativo de su vida y la incluimos en él. Creo que tengo mucha suerte de haber tenido esos últimos momentos con ella”.

rodeada por su familia mientras todos toman un trago de licor Bailey.

Meehan family
Theresa Meehan quería beber el licor Baileys con su familia cuando llegó al final de su vida.

Pero ¿qué tiene la imagen de Adam que llevó a cientos de miles de personas a comentar?

¿Por qué la foto se hizo popular?

Para Ann Neumann, autora de The Good Death (La buena muerte), la foto “ha resonado porque es algo que todos anhelamos.

“La imagen nos da la oportunidad de pensar en nuestros seres queridos y unirnos a la familia Schemm en este momento tan profundo”, agregó Neumann.

“Pero también nos da la oportunidad de llorar con ellos. Al hacerlo, podemos pensar en nuestros propios seres queridos, ancianos, enfermos, moribundos y muertos”.

Neumann opinó que la imagen captura lo que todos querrían en su última noche: estar rodeados de seres queridos.

“Pocos de nosotros conocemos el momento de nuestra muerte. Vivimos vidas remotas, con miembros de nuestra familia que residen en otros estados o países. Hay millones de historias de hijos adultos que pierden la muerte de sus padres debido a la distancia”, describió.

Perder la oportunidad de decir adiós es un gran temor humano. La oportunidad de compartir esta rara y hermosa última reunión resuena porque es una versión de un ideal muerte”.

“Si hay una lección en esta foto, es marcar y apreciar todo el tiempo que tenemos con los que amamos. Levantar una cerveza, tomarse de las manos, compartir historias. El tiempo es finito“, reflexionó.

Una mujer sostiene un teléfono y le da me gusta a una foto.

Getty Images
Para el especialista en duelo Kenneth J Doka, en la actualidad usamos la tecnología para lidiar con la muerte como en el pasado los egipcios usaban las pirámides.

¿Por qué compartimos fotos de gente en su lecho de muerte?

El doctor Kenneth J Doka, consejero de duelo en la Fundación Hospice of America y expresidente de la Misión del Grupo Internacional de Trabajo sobre la Muerte y Duelo, dijo que no hay nada correcto que decir o hacer cuando se trata de los momentos finales de una vida.

“Creo que la clave es escuchar y cuando alguien se muere dejar que compartan su momento de importancia”.

Describió la foto como una imagen encantadora y agregó que no le sorprendió que Adam publicara en las redes sociales lo que podría haberse considerado un momento privado.

“Siempre hemos usado la tecnología para lidiar con la muerte. Los antiguos egipcios usaban pirámides; lo que estamos haciendo ahora es adaptar nuestros rituales a la tecnología disponible”.

Adam opinó por su parte que su abuelo habría encontrado toda esta atención sorprendente.

“No creo que le hubiera importado. Se hubiera reído“.

“Creo que la mayor lección que se debe aprender y lo que creo que diría mi abuelo es ‘ser amable, amarse y que la familia es importante’“, concluyó.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=NphJULxY5ng

https://www.youtube.com/watch?v=qd1YehNpbV4

https://www.youtube.com/watch?v=Tp_aP5MRVvE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.