Gracias a la impresión 3D, un grupo de niños ciegos no olvidará a sus amigos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Imagen: TechMind

Gracias a la impresión 3D, un grupo de niños ciegos no olvidará a sus amigos

La impresión 3D no tiene límites para la imaginación. Una empresa de Guadalajara encontró la forma de hacer que un grupo de niños ciegos nunca olvide a sus compañeros de generación: imprimir sus rostros.
Imagen: TechMind
Por Javier Bárcenas
16 de octubre, 2015
Comparte
Un anuario que no está compuesto por fotos es parte de un proyecto social muy interesante. //Imagen: TechMind

Un anuario que no está compuesto por fotos es parte de un proyecto social muy interesante. //Imagen: TechMind

Si quieres recordar a un amigo o a un viejo amor todo lo que debes hacer es ver alguna foto vieja. Para quienes viven con ceguera esto no es opción, pues utilizan principalmente su tacto y oído para interactuar con el mundo. Afortunadamente la impresión 3D ayudó a que un grupo de recién graduados tenga el anuario más apropiado para sus manos.

Esto ocurrió en la Escuela para Niños Ciegos en Guadalajara. Los miembros de TechMind – empresa que lleva operando tres meses y se dedica a la venta de equipos de impresión 3D – buscaban formas de promover el uso de la tecnología en cuestión y se toparon con la idea que, además de servirles como medio de publicidad, se convertiría en una labor social sin comparación.

“Uno de los papás nos comentó que le parecía fabuloso que su hija pudiera recordar el rostro de cuando era niña… también hay un par de maestras ciegas, una de ellas dijo que le hubiera gustado recordar su rostro de niña”, dijo a Animal Político Carlos Torreblanca, cofundador de Tech Mind.

No es cualquier anuario escolar

El proyecto consistió en visitar a los estudiantes en su escuela para escanear sus rostros, digitalizarlos e imprimir bustos de 12 cm de alto que fueran réplicas exactas de cada uno y que además llevaran escrito en braille el nombre de los alumnos. Sin embargo la misión no fue tan simple.

Carlos explica que el proyecto implicaba además la grabación de un comercial para dar a conocer esta labor, “la gente que se encargaba de la parte multimedia dejaba sus cables tendidos por el piso en el área de juegos y nos llamaron la atención pues los niños tienen bien memorizada esta área y cualquier cambio puede ser peligroso”, afirma.

Sin embargo las complicaciones no se detuvieron ahí. Primero se hizo la prueba de escaneo usando teléfonos inteligentes, pero no fue fructífera; posteriormente se utilizó un escáner portátil y al final se optó por contratar a una empresa que cumpliera con la tarea.

“El proceso duró unas dos horas para capturar a los cinco alumnos de la generación y su maestra…queríamos que los rostros quedaran lo mejor posible, por eso contratamos a otra empresa”, afirma el joven empresario quien también menciona que los niños llegaban a inquietarse, por lo que se debió escanear varias veces las caras y luego unir los elementos.

El producto final – 42 bustos – se tenía que entregar a tiempo para la graduación; es por eso que la parte más extenuante fue la impresión. Como se buscaba gran detalle se debió elegir el proceso más largo; cada busto tardaba cinco horas en imprimirse. “Tenía que poner alarmas sin importar que fuera de madrugada para poner el siguiente busto”, dice Carlos.

En cada busto los elementos más importantes a duplicar para que los niños pudieran identificar correctamente a sus compañeros fueron las cuencas de los ojos, la nariz, el mentón y el espacio que hay entre los ojos y orejas.

“Estoy sorprendida porque nos habían dicho que era un anuario y un anuario nosotros lo entendemos como un libro… al mencionar el realce nos preguntamos qué nueva técnica usarían. Entonces sí me sorprendí al ver a mi hija replicada… no pensé que habría algo tan maravilloso para ella”, dijo la madre de una de las niñas graduadas al recibir el anuario 3D.

Torreblanca, quien es ingeniero en mecatrónica, dice que hacia el futuro prevé que TechMind siga en contacto con esta y otras escuelas para promover una campaña llamada “Dona un rostro”, donde las personas que compren una impresora 3D con TechMind o que ya posean este tipo de tecnología se acerquen a las instituciones especializadas en personas con ceguera y colaboren en la impresión de bustos.

¿Y qué viene para la impresión 3D?

En TechMind, al igual que en otras empresas en México, se muestra a los clientes la forma de sacar todo el provecho a una impresora 3D; incluso si se pide asesoría se otorga de manera gratuita, dice Carlos, quien afirma: “lo que queremos es que la tendencia crezca en el país”.

¿Imaginas poder imprimir la tapa de las baterías del control remoto que perdiste tiempo atrás? En este aspecto, Torreblanca asegura que en el terreno del consumidor el futuro de las impresoras 3D está en las partes de reemplazo. “Mi mecánico, a quien le mostré la impresora que estaba en mi coche, me preguntó si sería posible imprimir una pieza descontinuada para un auto antiguo…esa sería una gran industria”, proyecta el empresario.

Sin embargo esto no es todo. En el terreno de la medicina también hay posibilidades emocionantes como la impresión de medicamentos, donde el compuesto podrá ser adecuado a la edad y peso del paciente para ‘imprimir’ una tableta que pueda ser más efectiva para reacondicionar su salud.

Las posibilidades pueden ser infinitas, pero apenas estamos viendo el comienzo de esto. Como dice Carlos: “actualmente me siento como Steve Jobs yendo de puerta en puerta con su computadora de madera.. estamos como al inicio de la era del cómputo, donde nadie sabía para qué querría una PC en casa… al rato van a ser ellos quienes nos busquen a nosotros”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Afganistán: una mujer afgana da a luz en un avión de evacuación de Estados Unidos

La mujer se puso de parto de camino a la base aérea de Ramstein, en Alemania, y dio a luz en el avión.
22 de agosto, 2021
Comparte

Una mujer que huyó de Afganistán dio a luz en un vuelo de evacuación estadounidense.

La mujer de origen afgano se puso de parto cuando el avión se dirigía a la Base Aérea de Ramstein, en Alemania, según publicó en Twitter el Comando de Movilidad Aérea de la Fuerza Aérea de Estados Unidos.

El personal médico abordó el avión una vez que este aterrizó y la mujer dio a luz al bebé en la bodega de carga del avión.

Tanto el bebé como la madre se encuentran en buenas condiciones en un centro médico cercano, informaron las fuerzas militares.

En un momento del viaje, la embarazada comenzó a tener “complicaciones”.

El piloto tuvo que descender para aumentar la presión del aire a bordo del avión, “lo que ayudó a estabilizar y salvar la vida de la madre”, se lee en la publicación de Twitter.

https://twitter.com/AirMobilityCmd/status/1429221286341980163


Miles de afganos se encuentran a las puertas del aeropuerto internacional de la capital, Kabul, días después de que los talibanes tomaran el control de la ciudad, esperando bajo el calor sofocante la oportunidad de huir del país.

Las fuerzas estadounidenses controlan actualmente el aeropuerto. Unas 17.000 personas han sido trasladadas en avión desde el lugar por el ejército estadounidense, dijo el sábado la Casa Blanca.”


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=6X6MQcydovo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.