La Suprema Corte investigará un presunto feminicidio, cometido en 2012 en una discoteca de SLP
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

La Suprema Corte investigará un presunto feminicidio, cometido en 2012 en una discoteca de SLP

El de Karla Pontigo —quien falleció el 29 de octubre de 2012 dentro de una discoteca en SLP a causa de heridas en el cuello, las partes genitales y una pierna— es el segundo caso de un probable feminicidio que llega a la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
Cuartoscuro
Por Daniela Rea
31 de octubre, 2015
Comparte
La madrugada del domingo 28 de octubre de 2012, la joven Karla Pontigo fue encontrada por su hermano herida y moribunda. // Foto: Especial.

La madrugada del domingo 28 de octubre de 2012, la joven Karla Pontigo fue encontrada por su hermano herida y moribunda. // Foto: Especial.

La madrugada del domingo 28 de octubre de 2012, la joven Karla Pontigo, de 22 años, fue encontrada por su hermano herida y moribunda sobre un charco de sangre en la discoteca Play Club de San Luis Potosí, donde ella trabajaba. Horas más tarde murió en el hospital.

El Ministerio Público llegó 38 horas y media después al lugar de los hechos, cuando ya personal de la discoteca había limpiado una parte de la escena de muerte. La necropsia, realizada la madrugada del lunes, dictaminó 39 lesiones. La autoridad ministerial decretó que había muerto por un accidente, al estrellarse contra una puerta de cristal.

La Procuraduría General de Justicia de San Luis Potosí consignó el caso como homicidio culposo y permitió al dueño de la discoteca salir libre bajo fianza. Esto, pese a que varias de las heridas de Karla eran en genitales, labios, ojos y cráneo y zonas cóncavas que difícilmente se habría hecho al estrellarse contra una superficie plana.

La Procuraduría General de Justicia de San Luis Potosí consignó el caso como homicidio pulposo. // Foto: Especial.

La Procuraduría General de Justicia de San Luis Potosí consignó el caso como homicidio culposo. // Foto: Especial.

El caso de Karla Pontigo llegó a la Suprema Corte de Justicia de la Nación que, por unanimidad, en julio pasado, decidió atraerlo para verificar si el Ministerio Público cumplió con los estándares ya establecidos para investigar un feminicidio y verificar también si se cumplieron los estándares nacionales e internacionales para la atención a familiares de víctimas y el acceso a la justicia.

“El análisis que hará la Corte será en dos ámbitos muy importantes para la investigación de feminicidios y para la atención a víctimas en todo el país, no sólo en el caso de Karla, ayudará a sentar jurisprudencia”, explica el abogado Marco Barrera.

¿Accidente?

Karla tenía 22 años, había terminado las carreras de estilista y sistemas computacionales y estudiaba masaje terapéutico, que practicaba en un spa. En agosto del 2012 entró a trabajar como edecán a la discoteca Play.

Todos los domingos su hermano Fernando la recogía en la discoteca al salir del trabajo. Esa madrugada del día 28 de octubre él le llamó para avisarle que había llegado, pero no contestó. Los empleados no lo dejaron entrar al lugar hasta que escuchó que Karla había tenido un accidente y entró a la fuerza, llegó hasta el tercer piso —ahí estaba la cocina, la oficina del jefe y no había acceso a clientes— donde la encontró tirada en el piso, en un charco de sangre. Karla alcanzó a decirle sus últimas palabras: “Ayúdame”, después fue trasladada al hospital por paramédicos.

Esperanza Lucciotto, mamá de Karla, recuerda que al hospital su hija llegó inconsciente y de inmediato fue sometida a una operación para amputarle una pierna por la profundidad de una lesión. Karla murió a las 1:15 horas del lunes.

“Cuando llegué al hospital pedí explicaciones, nadie me decía nada, pasaban los segundos, las horas y nadie me decía nada, sólo ‘está estable’. Luego me dijeron que tenían que operar de emergencia por la herida en su pierna, un médico del hospital, el que la operó, me dijo que había sido herida con un arma punzocortante porque le había cercenado hasta el hueso”, recuerda la señora Esperanza.

Cuando Karla murió, los doctores le dijeron a Esperanza que Karla era candidata a donar órganos.

Al llegar al hospital, Karla fue sometida a una operación para amputarle una pierna por la profundidad de una lesión. // Foto: Especial.

Al llegar al hospital, Karla fue sometida a una operación para amputarle una pierna por la profundidad de una lesión. // Foto: Especial.

El abogado Barrera explica que el Ministerio Público llegó al hospital para insistir y presionar que aceptaran la donación de los órganos de su hija, a pesar de que ella y su esposo insistían en querer presentar una denuncia por homicidio.

“Querían sepultar cualquier posibilidad futura de revivir el caso”, dice el abogado Barrera.

Durante varios meses la familia intentó aportar pruebas y acceder a la averiguación previa, pero no se lo permitieron. Cuando lograron revisar el documento, gracias a un juicio de amparo, encontraron irregularidades. La historia creada ahí, dice el abogado Barrera, fue que Karla corrió en la noche a oscuras por su mochila que dejó en la oficina del dueño, que no vio la puerta de 6 centímetros de espesor, que se estrelló con ella y murió.

En abril del año 2013, la PGJ de San Luis Potosí exhumó el cuerpo de Karla, a la familia le avisaron 5 horas antes y no accedió a los resultados. La Procuraduría de Justicia del Estado de Guanajuato aportó una valoración, que determinó que Karla no murió en un accidente, como decían las autoridades locales.

En la revisión del cuerpo y del expediente, se encontraron 39 lesiones, la más grande de quince centímetros en la cabeza, la de la pierna y otras que se pueden considera defensivas, palmas de la mano, a hombros antebrazo, cuello, punzo cortantes y tiene heridas de índole sexual interior y exterior vaginal.

“La forense de Guanajuato le dice a la de San Luis Potosí que la muerte de Karla no pudo ocurrir por accidente, pues es imposible que habiendo chocado con una superficie plana, tuviera heridas en zonas cóncavas como el cuello, las partes genitales. Si hubiera sido así, tendría heridas en la frente, en la nariz, en las rodillas o las manos”, explicó Marco Barrera.

Investigación alterada ante la Corte

Entre los errores de la PGJ de San Luis, además de llegar 38.5 horas después de la muerte, está el no preservar la escena de la muerte, el no investigar el acoso laboral que Karla sufría por parte de su jefe Jorge Pedro Vasilakos Reyes, que ella denunciaba incluso en Facebook, no indagar las heridas que pudieron ser intencionadas, no permitir a la familia de la víctima aportar pruebas ni acceder a la averiguación previa.

Este es el segundo caso de un probable feminicidio que llega a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el primero es el de Mariana Lima que fue asesinada por su esposo, un policía federal, en el Estado de México.

“Este caso le permitirá a la Suprema Corte seguir desarrollando su jurisprudencia sobre los protocolos que el Ministerio Público debe atender al investigar un caso de feminicidio y decidirá hasta dónde llega la protección para las víctimas cuando se violan derechos humanos en la etapa de la investigación”, señala un escrito de la Fundación para la Justicia y el Estado de Derecho que coadyuva la defensa de la familia de Karla.

La SCJN decidirá en su discusión, que aún no tiene fecha, si la PGJ de San Luis Potosí debe abrir una nueva investigación y hacerlo con los estándares de feminicidio.

La señora Lucciotto reconoce que el logro de su familia servirá para que muchas víctimas no sean ignoradas cuando se investiguen crímenes, y no se viole su derecho a la justicia, la verdad y la reparación integral.

“Para nosotros ha sido una batalla muy dura. Al dolor hay que cargarle además la impunidad. No es justo que las muchachas en edad de ir a una disco, quieran ir y nomás porque le gusta a un hombre él cree que tiene derecho a hacer lo que quiera. No, que sepan los que las lastiman que también serán castigados, que no tienen el poder de hacer y deshacer a quien quieran”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cinco de los métodos más prometedores para vivir más (y mejor)

Alargar la esperanza de vida es un objetivo que se plantea la ciencia y, al parecer, no es imposible de lograr.
29 de octubre, 2021
Comparte

La mayoría de la gente quiere vivir una vida larga y feliz, o al menos evitar una corta y miserable. Si te encuentras en esa mayoría, estás de suerte. Durante la última década, se ha producido una revolución silenciosa en la investigación sobre nuestra comprensión de la biología del envejecimiento.

El desafío es convertir este conocimiento en consejos y tratamientos de los que podamos beneficiarnos. Aquí rompemos el mito de que alargar la esperanza de vida saludable es ciencia ficción y mostramos que, en cambio, es un hecho científico.

1. Nutrición y estilo de vida

Hay mucha evidencia de los beneficios de hacer las cosas aburridas, como comer bien.

Un estudio de grupos grandes de personas comunes muestra que mantener el peso, no fumar, restringir el alcohol a cantidades moderadas y comer al menos cinco porciones de frutas y verduras al día puede aumentar tu esperanza de vida de siete a 14 años en comparación con alguien que fuma, bebe demasiado y tiene sobrepeso.

Mujer

Getty Images

Reducir aún más las calorías, en aproximadamente un tercio, la llamada restricción dietética, mejora la salud y prolonga la vida en ratones y monos, siempre que coman las cosas correctas, aunque eso es algo difícil de pedir a lo seres humanos, que están expuestos constantemente a la tentación de la comida.

Se cree que las versiones menos extremas del ayuno intermitente o de tiempo restringido (solo comer durante un período de ocho horas cada día o ayunar durante dos días a la semana) reducen el riesgo de que las personas de mediana edad contraigan enfermedades relacionadas con la edad.

2. Actividad física

A nivel mundial, la inactividad causa directamente aproximadamente el 10% de todas las muertes prematuras por enfermedades crónicas, como la enfermedad coronaria, la diabetes tipo 2 y varios cánceres.

Si todos en la Tierra hicieran suficiente ejercicio mañana, el efecto probablemente sería un aumento de la esperanza de vida humana saludable en casi un año.

Pero ¿cuánto ejercicio es óptimo?

Los niveles muy altos son de hecho malos para ti, no solo en términos de músculos desgarrados o esguinces de ligamentos. Pueden inhibir el sistema inmunológico y aumentar el riesgo de enfermedad de las vías respiratorias superiores.

Un poco más de 30 minutos al día de actividad física de moderada a intensa es suficiente para la mayoría de las personas. Eso no solo te hace más fuerte y te pone en forma, se ha demostrado que reduce la inflamación dañina e incluso mejora el estado de ánimo.

3. Estimular el sistema inmunológico

Por muy en forma que estés y por más que comas bien, tu sistema inmunológico, desafortunadamente, se vuelve menos efectivo a medida que envejece. Las malas respuestas a la vacunación y la incapacidad para combatir las infecciones son consecuencias de esta “inmunosenescencia”.

Todo comienza a ir cuesta abajo a principios de la edad adulta cuando el timo, un órgano en forma de corbatín en la garganta, comienza a marchitarse.

Gráfico

Getty Images

Eso suena mal, pero es aún más alarmante cuando te das cuenta de que el timo es donde los agentes inmunes llamados células T aprenden a combatir las infecciones.

El cierre de un centro educativo tan importante para las células T significa que no pueden aprender a reconocer nuevas infecciones o combatir el cáncer de manera eficaz en las personas mayores.

Puedes ayudar, un poco, asegurándote de tener en tu cuerpo suficientes vitaminas clave, especialmente A y D.

Un área de investigación prometedora está analizando las señales que el cuerpo envía para ayudar a producir más células inmunes, particularmente una molécula llamada IL-7.

Es posible que pronto seamos capaces de producir medicamentos que contengan esta molécula, lo que podría estimular el sistema inmunológico en las personas mayores.

Otro enfoque es utilizar el suplemento alimenticio espermidina para activar las células inmunitarias para eliminar su basura interna, como las proteínas dañadas. Esto mejora tanto el sistema inmunológico de los ancianos que ahora se está probando como una forma de obtener mejores respuestas a las vacunas contra la covid-19 en las personas mayores.

4. Rejuvenecimiento de células

La senescencia es un estado tóxico en el que entran las células a medida que envejecemos, causando estragos en todo el cuerpo y generando inflamación y enfermedad crónica de bajo grado, lo que esencialmente causa el envejecimiento biológico.

En 2009, científicos demostraron que los ratones de mediana edad vivían más y se mantenían más saludables si se les administraba pequeñas cantidades de un medicamento llamado rapamicina, que inhibe una proteína clave llamada mTOR que ayuda a regular la respuesta de las células a los nutrientes, el estrés, las hormonas y el daño.

Hombre y mujer

Getty Images

En el laboratorio, medicamentos como la rapamicina (llamados inhibidores de mTOR) hacen que las células humanas senescentes (envejecidas) se vean y se comporten como si fueran más jóvenes.

Aunque es demasiado pronto para recetar estos medicamentos para uso general, acaba de empezar un nuevo ensayo clínico para probar si la rapamicina en dosis bajas realmente puede retrasar el envejecimiento en las personas.

Descubierta en el suelo de la isla de Pascua, en Chile, la rapamicina tiene una mística significativa y ha sido aclamada en la prensa popular como un posible “elixir de juventud”. Incluso puede mejorar la memoria de ratones con una enfermedad similar a la demencia.

Pero todos los medicamentos tienen sus pros y sus contras, y dado que demasiada rapamicina inhibe el sistema inmunológico, muchos médicos son reacios a considerarla incluso para evitar enfermedades relacionadas con la edad.

Sin embargo, la dosis es fundamental y los medicamentos más nuevos, como el RTB101, que funcionan de manera similar a la rapamicina, refuerzan el sistema inmunológico en las personas mayores e incluso pueden reducir las tasas y la gravedad de la infección por covid.

5. Deshacerse de las células viejas

Deshacerse por completo de las células senescentes es otro camino prometedor.

Un número creciente de estudios de laboratorio en ratones que usan medicamentos para matar células senescentes, las llamadas “senolíticas”, muestran mejoras generales en la salud y, como los ratones no mueren de enfermedades, también terminan viviendo más tiempo.

La eliminación de células senescentes también ayuda a las personas. En un pequeño ensayo clínico, personas con fibrosis pulmonar grave informaron una mejoría general, incluida la distancia y la rapidez con la que podían caminar, después de haber sido tratadas con fármacos senolíticos.

Señoras mayores

Getty Images

Pero esto es solo la punta del iceberg.

La diabetes y la obesidad, así como la infección con algunas bacterias y virus, pueden desencadenar la formación de más células senescentes.

Las células senescentes también hacen que los pulmones sean más susceptibles a la infección por covid, y la covid hace que más células se vuelvan senescentes.

Es importante destacar que deshacerse de las células senescentes en ratones viejos les ayuda a sobrevivir a la infección por covid.

El envejecimiento y la infección son una vía de doble sentido. Las personas mayores contraen más enfermedades infecciosas a medida que su sistema inmunológico comienza a perder fuerza, mientras que la infección acelera el envejecimiento a través de la senescencia.

Dado que el envejecimiento y la senescencia están indisolublemente vinculados con enfermedades crónicas e infecciosas en las personas mayores, es probable que el tratamiento de la senescencia mejore la salud en todos los ámbitos.

Es emocionante que algunos de estos nuevos tratamientos ya se vean bien en los ensayos clínicos y puedan estar disponibles pronto para todos nosotros.

*Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation y reproducido aquí bajo la licencia Creative Commons. Haz clic aquí si quieres leerlo en su versión original.

*Richard Faragher es profesor de biogerontología de la Universidad de Brighton, en Reino Unido. Lynne Cox es profesora de bioquímica de la Universidad de Oxford, Reino Unido


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=qytQz_lCevk&list=PLLhUyPZ7578eok-8–DpsTmkXaK8WZokl

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.