Lo que se sabe de la tragedia del avión ruso que se estrelló en Egipto
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: AP

Lo que se sabe de la tragedia del avión ruso que se estrelló en Egipto

El avión volaba desde el resort turístico de Sharm el-Sheikh, en el Mar Rojo, hasta la ciudad rusa de San Petersburgo.
Foto: AP
Por BBC Mundo
31 de octubre, 2015
Comparte
Avión rusoImage copyrightAFP
Image captionTodos los pasajeros que iban en el avión murieron.

Un avión de pasajeros ruso se estrelló este sábado en la península del Sinaí (Egipto) causando la muerte a 217 pasajeros y 7 tripulantes, informan las autoridades egipcias.

El avión volaba desde el resort turístico de Sharm el-Sheikh, en el Mar Rojo, hasta la ciudad rusa de San Petersburgo.

¿Qué pasó?

El Airbus A321, operado por la aerolínea rusa Kogalymavia, despegó del aeropuerto de Sharm el-Sheikh a las 5.58 de este sábado.

El avión desapareció de los radares 22 minutos después, cuando volaba sobre la zona central del Sinaí, a una altitud de 9.450 metros, según informó el ministerio de Exteriores de Egipto en un comunicado.

Lee también: Avión ruso con más de 200 pasajeros se estrella en Egipto “sin sobrevivientes”

Aviones militares egipcios localizaron los restos del avión en la zona montañosa de Hasana, 35 kilómetros al sur del pueblo costero mediterráneo de el-Arish.

Un oficial de seguridad en el lugar le dijo a la agencia Reuters que el avión estaba partido en dos, “con una parte pequeña de la cola quemada y una parte mayor que se estrelló contra la roca”.

El convoy de ambulanciasImage copyrightAFP
Image captionEl convoy de ambulancias trasladó los cuerpos de los pasajeros y tripulantes a El Cairo.

Una cincuentena de ambulancias fueron enviadas al lugar del accidente.

La corresponsal de la BBC en El Cairo, Ranyah Sabry, dijo que se encontraron cuerpos esparcidos sobre un área de 2 kilómetros cuadrados.

¿Qué pudo causar el accidente?

Las autoridades egipcias han encontrado la caja negra del avión y han iniciado una investigación, a la que se unirá un equipo ruso que tiene previsto llegar al país en la tarde de este sábado.

Tanto las autoridades egipcias como las rusas afirmaron que hay que esperar a que finalice la investigación para determinar las causas de lo sucedido.

AviónImage copyrightReuters
Image captionEl aparato había pasado la revisión de seguridad del aeropuerto.
El avión quedó partido Image copyrightEPA
Image captionEl avión quedó partido en más de dos pedazos después de estrellarse con el suelo.
El avión desapareció de los radaresImage copyrightEPA
Image captionEl avión desapareció de los radares 22 minutos después de despegar.

Adel Mahgoub, presidente de la empresa estatal que gestiona los aeropuertos egipcios, declaró que el avión había pasado con éxito los exámenes técnicos en el aeropuerto antes del despegue.

Ayman al-Muqadem, miembro del Comité de Incidentes de Aviación de Egipto, le dijo a AP que el piloto reportó dificultades técnicas durante el vuelo antes de perder contacto con los controladores aéreos.

Sin embargo, no hubo confirmación de que el piloto hubiera informado de su intención de aterrizar en el aeropuerto más cercano.

La web de seguimiento de tráfico aéreo, Flightradar24, dijo que justo antes de que se perdió la señal de radar el avión empezó a descender con una velocidad de unos 1.830 metros por minuto.

El grupo autodenominado Estado Islámico declaró haber derribado el avión como venganza por la intervención rusa en Siria en un comunicado publicado en la app de mensajería Telegram.

El lugar del accidente está en una zona en la que el gobierno egipcio se enfrenta con insurgentes.

Pero el primer ministro egipcio, Sherif Islamil, dijo que no se cree que detrás de la caída del avión haya actividades “irregulares”.

Pedazos del avión en la arena.Image copyrightEPA
Image captionEl avión tenía una parte pequeña de la cola quemada y una parte mayor que se estrelló contra la roca.

El portavoz del ejército egipcio, Mohamed Samir, también rechazó esta posibilidad. “Pueden hacer las declaraciones que quieran pero no hay ninguna prueba de que terroristas sean responsables de este choque. Conoceremos las razones cuando la Autoridad de Aviación Civil, en coordinación con las autoridades rusas, completen la investigación”.

El ministro de Transportes ruso, Maksim Sokolov, dijo que la afirmación de que Estado Islámico derribó el avión “no puede considerarse precisa”.

Militantes de la rama local de Estado Islámico en la provincia del Sinaí cuentan con lanzamisiles tierra-aire portátiles. Según un experto en seguridad del centro Manama Dialogue, en Bahrain, la altura de vuelo del avión (31.000 pies) lo puso fuera del alcance de cualquier misil de este tipo.

Sin embargo, las aerolíneas Lufthansa y Air France anunciaron que no sobrevolarán el Sinaí hasta que no se clarifiquen la causas del siniestro. Otras, como Easy Jet y British Airways anunciaron que continuarán con las rutas establecidas.

¿Quiénes son las víctimas?

El avión llevaba a 214 ciudadanos rusos y tres ucranianos, dijo el gobierno egipcio.

FamiliaresImage copyrightEPA
Image captionFamiliares de las víctimas se trasladaron al aeropuerto ruso de San Petersburgo.

De los 217 pasajeros, 138 eran mujeres, 62 eran hombres y 17 niños.

La Asociación de Touroperadores de Rusia ATOR ha publicado en su página web una lista de los que afirma son los pasajeros y tripulación del vuelo.

Las autoridades egipcias han recuperado hasta el momento 129 cuerpos.

¿Qué se sabe del avión?

El motor A321 alcanza los 7.400 kilómetros, según Airbus. Puede transportar a hasta 220 pasajeros.

El avión que se estrelló era uno de los siete A321 de la flota de Kogalymavia. La aerolínea, basada en Siberia occidental, también opera con el nombre Metrojet.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Kate McHenry

'La pérdida de olfato por coronavirus hizo que la carne me sepa a gasolina'

Un fenómeno llamado parosmia ha dejado a algunos sobrevivientes de coronavirus en un mundo de esencias distorsionadas.
Kate McHenry
31 de agosto, 2020
Comparte

Perder la facultad de oler y degustar son dos síntomas asociados a la COVID-19.

Mientras muchos han recuperado sus sentidos, otros sufren un fenómeno llamado parosmia en el que tienen los sabores y olores distorsionados.

Para Kate McHenry, el agua de la pila deja un hedor horrible. Eso, junto a otro desagradable olor que destila al ducharse, significa que incluso el aseo se ha convertido en algo que debe enfrentar.

“Mi champú favorito tiene ahora el olor más asqueroso del mundo”, dijo McHenry.

Tras caer levemente enferma en marzo, esta inglesa de 37 años fue incapaz de oler algo durante cuatro semanas. Su sentido regresó poco a poco, pero a mediados de junio las cosas “empezaron a oler muy raras” y fueron reemplazadas por un “hedor químico horrible”.

Este hecho ha cambiado la vida de McHenry. Ha perdido peso, tiene ansiedad y añora el placer de comer, beber y socializar. Su problema es tan fuerte que este hedor le desborda incluso en lugares donde simplemente se cocina comida.

Le aterra pensar que ha perdido el sentido de olfato para siempre.

Kate McHenry y su pareja Craig Gordon.
Kate McHenry

Kate se siente culpable cuando su pareja le pregunta qué le apetece comer.

“Me encanta las buenas comidas, salir a restaurantes y beber con amigos, pero todo eso se ha ido. La carne me sabe a gasolina y el prosecco a manzana podrida. Si mi novio Craig se come un curry el olor es horrible. Le sale de sus poros y es difícil estar cerca de él”.

“Me entristezco cuando cocino en las tardes. Craig me pregunta qué quiero comer y me siento mal porque no hay nada que me apetezca. Sé que todo tendrá un sabor horrendo. Me asusta quedarme así para siempre”.

Comida que McHenry puede comer.

Kate McHenry
La pasta con queso es uno de los pocos platos que McHenry puede tolerar.

Las personas con covid-19 pueden perder su sentido del olfato porque el virus daña los nervios terminales de sus narices.

La parosmia puede producirse cuando esos nervios se regeneran y el cerebro es incapaz de identificar debidamente el olor real de algo.

Esta condición está habitualmente vinculada a los resfriados comunes, la sinusitis y las lesiones en la cabeza. Los que los sufren describen oler a quemado, humo de cigarro o carne podrida. En algunos casos el olor es tan fuerte que induce al vómito.

Aunque los profesionales reconocen que la parosmia es un signo de recuperación del olfato, para algunas personas puede tardar años en pasar.

Pasquale Hester

Pasquale Hester
Pasquale Hester afirma que lidiar con la parosmia le quita fuerzas.

Lavarse los dientes con sal

Para Pasquale Hester, también de Inglaterra, la pasta de dientes es uno de sus peores enemigos.

El gusto químico que desprende le produce tantas arcadas que ha empezado a lavarse los dientes con sal, que sabe normal para ella.

Como muchos otros afectados por coronavirus, pasaron semanas hasta que mejoró su sentido del olfato. Pero entonces comió curry por su cumpleaños en junio y se dio cuenta de lo distorsionado que estaba su gusto.

“Escupí la comida porque sabía a pintura. Algunas cosas se toleran mejor. El café, el ajo y la cebolla son lo peor. Puedo comer judías verdes y queso. Lo que me está pasando me afecta. No se lo desearía ni al peor enemigo”, dice Hester.

Lo que comer Pasquale Hester

Pasquale Hester
Un plato de judías verdes y queso es de lo poco que Pasquale puede comer.

Brooke Jones empezó con síntomas en abril y dio positivo por covid-19 una semana más tarde. Describe casi todo lo que huele como “carne podrida con algo sacado de una granja”.

Esta estudiante de 20 años hizo una lista de comida que puede tolerar: gofres tostados, pepino y tomate. Lo demás le disgusta.

“Trato de imaginarme el sabor de las cosas. Si como comida china, incluso si no sabe tan bien, me convenzo de que en realidad no está tan mal”.

Brooke Jones

Brooke Jones
Brooke Jones perdió el sentido del gusto y del olfato.

Impacto psicológico

Se desconoce el número de infectados por covid que han tenido parosmia, pero se estima que cientos de miles han perdido el olfato o gusto de forma temporal.

La profesora Claire Hopkis, presidenta de la Sociedad Rinológica Británica, advierte que hay una “creencia incorrecta generalizada” de que la pérdida de olfato por el virus es a corto plazo”.

“Sí, hay una gran probabilidad de recuperación, pero también muchas personas que perderán este sentido por un período largo de tiempo y ese impacto se está infravalorando“, agrega la especialista.

El olfato juega un rol importante en la memoria, el estado de ánimo y las emociones. Aquellos que sufren alguna disfunción se sienten recluidos.

“Cuando intento explicarlo, algunos piensan que es gracioso. Sé que las secuelas del coronavirus pudieron ser mucho peores, pero me afecta y asusta que nadie es capaz de confirmar si mejorará”, confiesa Jones.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PM9KBQyKHz8

https://www.youtube.com/watch?v=Zh_SVHJGVHw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.