Los planes de estudio en México evitan temas sobre "género" y "placer": estudio
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Los planes de estudio en México evitan temas sobre "género" y "placer": estudio

A siete años de que los países latinoamericanos firmaron la Declaración Ministerial “Prevenir con educación”, México carece de indicadores de las metas alcanzadas y los programas de educación sexual implementados son insuficientes
Cuartoscuro
Por Nayeli Roldán
7 de octubre, 2015
Comparte
Más 317 mil alumnos se registraron para el examen de ingreso al bachillerato. // Foto: Cuartoscuro.

Más 317 mil alumnos se registraron para el examen de ingreso al bachillerato. // Foto: Cuartoscuro.

A siete años de que los países latinoamericanos firmaron la Declaración Ministerial “Prevenir con educación”, México carece de indicadores de las metas alcanzadas y los programas de educación sexual implementados son insuficientes porque las currículas en las escuelas se difunde información sobre reproducción y VIH, pero se omite hablar de “género” y “placer”.

Estos son algunos resultados del estudio comparativo realizado por la Coalición Mesoamericana para la Educación Integral en Sexualidad, integrada por la Internacional Planned Parenthood Federetion (IPPF) y la Red Democracia y Sexualidad, entre otras. Se trata de un análisis de la implementación de programas de salud y educativos en los 17 países de América Latina que firmaron la declaración en 2008, durante la XVII Conferencia Internacional sobre SIDA.

En el análisis de cumplimiento de 17 países, México ocupa el noveno lugar al reportar 75% de avance en la implementación de programas para dos ámbitos: educación y salud dirigidos a jóvenes. Sin embargo, existen diferencias considerables entre cada rubro. Mientras que la meta de programas de salud tiene un avance de 90%, en educación apenas alcanzó 45%.

Las resistencias para incluir más temas de educación sexual en las escuelas tienen origen en “los acuerdos” de los gobernantes con la jerarquía católica y los grupos ultraconservadores. Se trata de una cuestión política, asegura José Aguilar, coordinador de la Red Democracia y Sexualidad.

Al presentar los resultados del estudio, Aguilar afirmó que aún existen tabúes al hablar de sexualidad en la región, pero un factor clave en México es “la constante y difícil lucha” con los grupos ultraconservadores.

Las organizaciones sociales han intentado incluirse en el debate, pero “son los gobernantes los que tienen sus propios acuerdos personales y políticos y hacen negociaciones con la jerarquía y eso da al traste con las propuestas”, insiste Aguilar.

En contraste los avances implementados en México en materia de salud incluye la Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo Adolescente (ENAPEA), toda vez que 55% de los embarazos en el país “no son planeados” y 23% de los adolescentes de 12 a 19 años han iniciado su vida sexual.

María Antonieta Alcalde Castro, directora de la Oficina para las Naciones Unidas en Nueva York de la IPFF, precisó que “esta evaluación no pretende evaluar el cumplimiento de las metas porque no tenemos información disponible”, por ello sólo pudieron monitorear el cumplimiento de programas de la Secretaría de Salud y Educación.

Este estudio pretende ser una herramienta de rendición de cuentas, pero también de exigencia para los países que se comprometieron a combatir las problemáticas como que América Latina y el Caribe una de cada cinco mujeres que viven en áreas urbanas y hasta una de cada tres de zonas rurales tienen su primer hijo antes de los 20 años, insistieron.

Gráfico: Omar Bobadilla.

Gráfico: Omar Bobadilla.

América Latina falla en la educación sexual

En el avance de implementación de la Declaración, Uruguay está por concluir su proceso al alcanzar el mejor resultado en la región con 92%; le sigue Costa Rica (90%), Argentina (83%). República Dominicana, Honduras, El Salvador y Colombia alcanzaron 79%. Le sigue Perú (78%); México (75%), Guatemala (68%), Paraguay (66%), Nicaragua (59%), Ecuador (59%), Panamá y Bolivia (52%), Venezuela (43%) y Chile (39%).

Los expertos coincidieron en que si bien ha habido avances en la materia, los países de América Latina y el Caribe han fallado en la educación sexual dirigida a los jóvenes.

Aguilar explicó que los presupuestos para salud en ocho de las 17 naciones evaluadas no existen recursos específicos para la implementación de la Declaratoria Ministerial Prevenir con Educación, y sólo nueve países reportaron tener montos destinados para Educación Sexual Integral.

Respecto a la currícula en las escuelas, los materiales didácticos ocupados en la región, “carecen de información suficiente y adecuada sobre temas de género y placer y relaciones interpersonales”.

La Coalición detectó que en 11 naciones hay un acceso prácticamente inexistente a servicios de aborto seguro para las y los jóvenes. Mientras que en Honduras está prohibida la anticoncepción oral de emergencia y en El Salvador y Panamá están prohibidas las pruebas de VIH a menores de edad.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Por qué dar positivo a COVID no siempre significa estar infectado

La mayoría de personas solo están infectados durante una semana, pero pueden seguir dando positivo semanas después.
Getty Images
7 de septiembre, 2020
Comparte

El test más común para diagnosticar el COVID-19 es tan sensible que podría estar detectando fragmentos del virus que ya están muertos, según algunos científicos.

Y es que la mayoría de personas solo permanecen infectadas alrededor de una semana. Sin embargo, el diagnóstico podría seguir dando positivo semanas después.

De acuerdo a un estudio de la Universidad de Oxford, este hecho podría estar sobreestimando la escala real y actual de la pandemia.

Pero por otro lado advierten que otro tipo de test, con menos sensibilidad, corre el riesgo de no detectar todos los casos.

El profesor Carl Heneghan, uno de los autores del estudio, afirma que en vez de arrojar un resultado positivo o negativo, las pruebas diagnósticas deberían tener un límite en el que pequeñas cantidades de virus no provoquen un positivo.

Según Heneghan, esta detección de virus muerto o viejo podría explicar cómo en varios de los países que se enfrentan a una segunda ola de infecciones las hospitalizaciones se mantienen estables.

El Centro de Medicina Basada en Evidencia de la Universidad de Oxford analizó 25 estudios en que se colocaron muestras de pruebas positivas sobre una placa de petri para ver si el virus crecía.

Investigador trabajando con placas de petri.

Getty Images
Los científicos de la Universidad de Oxford pusieron varias muestras positivas sobre una placa de petri para analizar si el virus crecía.

Este método, conocido como “cultivo viral”, indica si el virus hallado en un diagnóstico positivo puede reproducirse y propagarse en un laboratorio o persona.

Según Nick Triggle, corresponsal de salud de la BBC, la sensibilidad de las pruebas diagnóstico es un problema que se conoce desde el comienzo y que ilustra por qué las estadísticas de la COVID-19 están lejos de ser perfectas.

¿Cómo se diagnostica el coronavirus?

La prueba más común de diagnóstico, la llamada PCR, utiliza químicos que amplifican el material genético del virus para que pueda estudiarse.

Una vez se toma la muestra, esta pasa por varios ciclos de laboratorio para recuperar la mayor cantidad de virus posible.

El número de ciclos necesarios puede indicar qué tanto virus queda, si son pequeños fragmentos o varias cantidades del virus completo.

Realización de prueba PCR a un paciente en Barcelona.

Getty Images
El test PCR es la prueba más común para detectar el coronavirus.

Esta práctica parece revelar la probabilidad de infección del virus. Es decir, mientras más ciclos de amplificación sean necesarios, menos probabilidades de que el virus sea reproducible en el laboratorio.

El riesgo de falso positivo

Cuando uno se hace la prueba de coronavirus, se obtiene un “sí” o un “no”. Pero no hay un indicador de cuánto virus se detectó en la muestra y si se trata de una infección activa.

Una persona con mucha cantidad de virus activo y otra que solo tenga pequeños fragmentos restantes de una infección pasada dan el mismo resultado: positivo.

Sin embargo, Heneghan apunta que la “infectividad del coronavirus parece disminuir tras alrededor de una semana”.

Es decir, su capacidad para invadir un organismo y provocar una infección.

Añadió que, si bien no sería posible verificar todas las pruebas para detectar si el virus estaba activo o no, el número de falsos positivos podría reducirse si los científicos establecieran un punto de corte.

Mujeres con mascarilla en Italia.

Getty Images
La infectividad del virus es su capacidad para invadir un organismo y provocar una infección.

Esto podría prevenir que una persona dé positivo cuando en realidad solo se le ha detectado los restos de una infección ya pasada.

Para Heneghan, esto ahorraría cuarentenas individuales innecesarias y ofrecería una escala más adecuada de la pandemia.

La sanidad pública de Inglaterra coincidió en que los cultivos virales eran útiles a la hora de evaluar las pruebas de coronavirus y que estaban trabajando con laboratorios para reducir el número de falsos positivos.

Sin embargo, explican que establecer un punto de corte no es fácil porque se usan muchas pruebas con diferentes sensibilidad y formas de detección.

Pero el profesor Ben Neuman, de la Universidad de Reading, dijo que cultivar el virus de una muestra de un paciente “no es trivial”.

“Esta revisión corre el riesgo de correlacionar falsamente la dificultad de cultivar Sars-CoV-2 a partir de una muestra de un paciente con la probabilidad de que se propague”, dijo.

Toma de temperatura en Wuhan, China.

Getty Images
Varios estudios coinciden en que alrededor de un 10% de contagiados retiene virus vivo después de 8 días de infección.

El profesor Francesco Venturelli, epidemiólogo italiano, destaca que no existe “certeza suficiente” sobre cuánto tiempo el virus permanece infeccioso mientras se recupera el paciente.

Algunos estudios basados en cultivos virales indican que alrededor del 10% de infectados permanece con virus vivo después de ocho días de infección.

“En Italia sobreestimamos el número de casos por varias semanas” a causa de pacientes positivos que se habían infectado varias semanas antes, dice Venturelli.

El test PCR es un método muy sensible a la hora de “detectar material genético residual del virus”, explica el profesor Peter Openshaw, del Colegio Imperial de Londres.

“No hay evidencia de la infectividad del virus, pero existe un consenso clínico de que es bastante improbable que un paciente sea infeccioso más allá del décimo día de la enfermedad“, agrega Openshaw.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial



Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=sVc_VPSn_FI

https://www.youtube.com/watch?v=Ds3g70Jjv2E&t=14s

https://www.youtube.com/watch?v=UA_FDmt3k90&t=14s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.