“Trump representa un peligro para toda sociedad democrática”: Mario Vargas Llosa

Aunque el nobel peruano cree que el multimillonario Donald Trump no tiene opciones siquiera de ganar las primarias en el Partido Republicano, no oculta su preocupación por la buena acogida que su “demagogia de tipo racista” ha tenido en un sector de la sociedad estadounidense. “En ocasiones los prejuicios son más profundos que la racionalidad”, dice.

AMLO es representante de una “democracia populista y demagógica, con recetas que están absolutamente fracasadas en el mundo entero”: Vargas Llosa.
AMLO es representante de una “democracia populista y demagógica, con recetas que están absolutamente fracasadas en el mundo entero”: Vargas Llosa. Cuartoscuro
“Trump representa un peligro para toda sociedad democrática”: Mario Vargas Llosa. Foto: Cuartoscuro
“Trump representa un peligro para toda sociedad democrática”: Mario Vargas Llosa. Foto: Cuartoscuro

“A Donald Trump no hay que considerarlo un mero payaso, sino alguien que representa, aunque sea a pequeña escala, un peligro para toda sociedad democrática”. Es la respuesta que este sábado 3 de octubre dio en  Charleston, Estados Unidos, el premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, cuando se le cuestionó por la creciente popularidad de Trump.

Vargas Llosa se despachó a gusto contra el precandidato republicano: dijo que “está haciendo una demagogia de tipo racista”, que sus argumentos son “estupideces con carga publicitaria”, y hasta lo adjetivó como “enfervorizado” y “payaso”.

El multimillonario aspirante a la Casa Blanca (la revista Forbes estima su fortuna en 4,500 millones de dólares; él dice que son 10,000 millones) lidera las encuestas para las primarias republicanas, y entre sus propuestas está la de expulsar a más de 11 millones de indocumentados que residen en Estados Unidos, y reforzar las medidas de seguridad en la frontera Sur.

Vargas Llosa, sin embargo, está convencido de que Trump no accederá a la Casa Blanca. Estados Unidos es, según el escritor, un país “profundamente democrático”, por lo que “alguien que presenta algo tan profundamente antidemocrático no puede ser presidente”.

No creo que haya ninguna posibilidad de que se convierta siquiera en el candidato del Partido Republicano”, respondió tajante el premio Nobel de Literatura cuando el entrevistador con el que compartía tarima, el periodista argentino Andrés Oppenheimer, le preguntó si le asustaba el “fenómeno Trump”.

Pero a pesar de descartar que Trump vaya a ser la carta republicana en las presidenciales de 2016, explicitó su preocupación por el fenómeno: “Es triste que un personaje así haya llegado a entusiasmar a un sector; minoritario, sí, pero realmente hay un sector que lo apoya, porque se identifica con su visión de la inmigración, el creer que los migrantes son asesinos, violadores o asaltantes… es el viejo racismo, de las cavernas, un sentimiento que desgraciadamente siempre circula en todas las sociedades, incluso en las más avanzadas”.

El escritor peruano dijo, escudado “en todas las estadísticas”, que los migrantes “traen riqueza y crean trabajo, que dan mucho más que lo que reciben en los países en los países de acogida”. “Pero desgraciadamente ninguna sociedad está vacunada contra el racismo, contra la xenofobia, contra ese patrioterismo ingenuo y tonto”, agregó.

Cuando Oppenheimer le preguntó si existe el peligro de que Trump, aunque pierda las primarias, lleve al resto de candidatos a derechizarse, el nobel lo descartó: “El Partido Republicano ya está muy a la derecha, y muchos republicanos lo han entendido y sienten la necesidad de que el partido se centre un poco más… si quieren ganar las elecciones; obstinarse en el extremismo solo los está alejando de esa gran mayoría de centro, que es la que determina el triunfo o el fracaso electoral”.

Mario Vargas Llosa hizo estas valoraciones en el 71º Congreso de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), que ha congregado el primer fin de semana de octubre a docenas de propietarios de medios de comunicación, ejecutivos y periodistas.

Nota publicada originalmente en El Faro (El Salvador).

Close
Comentarios