Corte frena la soya transgénica de Monsanto, pero deja daño ambiental de lado
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Corte frena la soya transgénica de Monsanto, pero deja daño ambiental de lado

25 mil familias mayas derrotaron a la empresa en la suprema Corte, tras un proceso de cuatro años, pero sus abogados advirtieron que el daño ambiental, causado con permisos presuntamente ilegales, quedó impune, al menos por el momento.
Cuartoscuro
Por Arturo Ángel
5 de noviembre, 2015
Comparte
Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN). // Foto: Cuartoscuro.

Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN). // Foto: Cuartoscuro.

Fue unánime. Los cinco ministros de la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación le dieron la razón a 25 mil familias de las comunidades mayas de Campeche y Yucatán afectadas por la  producción de soya transgénica de la empresa Monsanto, y anularon el permiso dela gigante trasnacional para continuar con la siembra, hasta que sometan a consulta pública la información y las afectaciones que esta actividad genera.

Aunque los efectos totales del amparo aún están por conocerse, el abogado de las comunidades afectadas Jorge Fernández confirmó que una vez notificada la sentencia, la empresa estaría obligada a detener la producción de  soya modificada.

“Los ministros por unanimidad decidieron que se había violado el derecho que tienen las comunidades y que está  consagrado en la Constitución y en tratados internaciones, para que se les consulte con toda la información disponible y en su idioma de cualquier tema que afecte su entorno y ellos decidan si dan su autorización o no” dijo en entrevista con Animal Político.

Sin embargo, agregó el abogado, en su debate y pronunciamiento los ministros no abordaron la otra parte del amparo relacionada con el daño ambiental que ya causó la empresa, luego de que el gobierno federal le expidió permisos para  sembrar la soya transgénica pese a dictámenes ambientales que advirtieron del riesgo para el ecosistema.

“A reserva que revisemos el documento completo de la sentencia tenemos que lamentar que una vez más el tema de los derechos ambientales quede de lado aun en la Corte; creemos que los ministros se quedaron cortos al no tratar el tema ambiental  que sí abordaron en un inicio los jueces de los amparos originales” señaló Fernández.

Araceli Pech Martin, originaria de la comunidad de Hopelchen en Campeche,  y que acudió a la sesión de la Corte en representación de todas las familias afectadas por la siembra de la soya, advirtió que los tiempos en los que se podían pisotear los derechos de las comunidades indígenas ya quedaron atrás.

“El haberle ganado a Monsanto es un referente muy importante para nosotros y es tiempo de que las comunidades indígenas defendamos nuestros derechos porque por años nos hemos acostumbrado  que pasen sobre ellos y no reclamamos. El camino se está abriendo para ello” dijo en entrevista.

La sentencia de la Segunda Sala, agregó Francisco Martínez Esponda, director Regional de la organización no gubernamental Centro Mexicano de Derechos Ambientales, también servirá de referente para otros procesos que ya se encuentran en curso relacionados con daño provocados en comunidades indígenas, principalmente de Chiapas y Quintana Roo.

Ni siquiera les preguntaron

El derecho mexicano e internacional respalda a las comunidades indígenas para que sean consultadas y tomadas en cuenta si su entorno pretende ser intervenido en cualquier forma. El articulo 2 de la Constitución y en el 108 de la Ley de Bioseguridad, subrayan que las comunidades tienen la garantía de ser consultadas de forma libre e informada.

De la misma forma el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la declaración de Naciones Unidas sobre seguridad de los Pueblos Indígenas, refirman el derecho de información y consulta de las comunidades.

Pero nada de eso ocurrió en el caso de Monsanto. Los ministros de la Segunda Sala concluyeron que las 25 mil familias de las distintas regiones mayas de Yucatán y Campeche donde se siembran la soya transgénica nunca fueron consultadas sobre lo que se iba a hacer en el territorio donde viven.

El resultado a los pocos meses fue una afectación considerable en las zonas de cultivo y trabajo de las que dependen las comunidades, pues no hubo ningún tipo de previsión ni preparación al respecto.

“Nosotros tenemos que estar en la consulta porque no pueden consultar a quien no está afectado.  Y el tema no es si solo siembra o no esta soya sino como protegen a las comunidades mayas e indígenas con todos sus recursos naturales y la biodiversidad que tanto daño se está haciendo con esta agricultura industrial y como nos pueden proteger” señaló Pech Martin.

Uno de los daños de mayor consideración fue para las actividades de apicultura de la región, es decir de la producción de miel, actividad fundamental de la que dependen la mayoría  de las familias de las regiones afectadas.

Las abejas, explicó Pech, comenzaron a  morirse por las fumigaciones aéreas hechas para los cultivos de la soya transgénica.

“Tenemos también  el riesgo de la contaminación de la miel con el rastro del polen transgénico… estamos disminuyendo el volumen de producción y esto se debe a que hay grandes extensiones de deforestación y a que hay una pérdida de especies que necesitan las abejas para el néctar y el polen” señaló.

En ese contexto, la segunda Sala de la Corte, que preside el ministro Alberto Pérez Dayan, determinó que los permisos para la producción de la soya no pueden continuar hasta que se haga la referida consulta.

El abogado Jorge Fernández explicó que no se trata de una encuesta al vapor ni de un proceso sencillo, pues la consulta pública no solo conlleva preguntas sino información clara y honesta sobre las afectaciones que se produzcan en el medio ambiente, y que  debe ser presentada en los idiomas y dialectos de los pueblos.

“Hay toda una serie de mecanismo y metodología y es por eso que se dará vista a varias instancias de gobierno entre ellas la Comisión para los Pueblos Indígenas, para que se comience a trabajar en este procedimiento” agregó el litigante.

Impunidad ambiental

En 2011,  tres instancias especializadas, la Comisión Nacional para el Uso y Conocimiento de la Biodiversidad (Conabio), la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) y el Instituto Nacional de Ecología (INE) emitieron dictámenes en los que identificaron el daño tanto al agua, como a la flora y fauna que podría originar la siembra de transgénicos en Campeche y Yucatán.

Pese a lo anterior, Monsanto recibió los permisos oficiales de instancias como Semarnat y Sagarpa para iniciar la siembra y cosecha de la soya genéticamente modificada.

En 2012, tres jueces federales de Campeche y Yucatán concedieron distintos amparos a las comunidades, en los que se reconocía que hubo una violación no sólo por la  falta de consulta sino en el derecho que establece la Constitución para poder vivir en un medio ambiente sano.

Sin embargo, según lo explicado por el abogado Fernández, los ministros de la segunda Sala de la Corte dejaron de lado esta situación en el debate que  sostuvieron, y abordaron únicamente lo relacionado con la falta de consulta en las comunidades.

Tenían que haberse tomado en consideración los dictámenes ambientales que había en el expediente y que no acataron las autoridades federales (…) nosotros consideramos que es una violación trascendental que tenía que haber analizado la Corte, sobretodo porque si lo vieron los jueces de distrito. Falta ver en engrose pero parece se run tema que no le entraron” dijo el abogado.

Consideró que aun cuando la Corte ha tenido resoluciones favorables hacia las comunidades indígenas como la del caso Monsanto, sigue quedando como pendiente el tema del derecho ambiental en varios expedientes.

Martínez Esponda, del Centro Mexicano de Derecho Ambientales, dijo que no es un dato  menor que las zonas mejor conservadas en temas ambientales del país son aquellas en las que precisamente habitan comunidades indígenas, por lo que cualquier intervención unilateral es de la mayor relevancia.

“Cuando el estado mexicano toma decisiones como las de este caso (Monsanto), es decir expedir un permiso para la siembra de soya transparencia sin medir lo que esto implica y las afectaciones que genera, violenta el paradigma de los derechos humanos pero también el patrimonio cultural y ambiental” dijo.

En ese contexto subrayó que esperarán para ver si en el documento final del amparo se considera el tema ambiental, luego de que en el debate no se hizo mención al mismo.

Aun con lo anterior, Martínez Esponda celebró el que se esté avanzando con estas sentencias a un Estado que reconoce los derechos de las comunidades indígenas y su entorno, sobretodo en vísperas de nuevos procesos que vienen como los relacionados con as actividades minera so de uso de agua también en áreas protegidas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

El misterio de cómo en Sudáfrica los casos de COVID-19 dejaron de crecer de forma abrupta

Durante las últimas dos semanas, Sudáfrica ha experimentado una situación excepcional que los médicos todavía no logran explicar: una caída dramática e inesperada en la tasa diaria de contagios por coronavirus.
Getty Images
13 de abril, 2020
Comparte

Durante las últimas dos semanas, Sudáfrica ha experimentado una situación excepcional que los médicos todavía no logran explicar: una caída dramática e inesperada en la tasa diaria de contagios por coronavirus.

Las camas en los hospitales están listas, se han preparado salas enteras, las operaciones no urgentes han sido reprogramadas y las ambulancias, equipadas.

Mientras, los equipos médicos han estado ensayando sin parar los protocolos durante semanas y las autoridades de salud se han pasado largas horas en reuniones en línea elaborando y ajustando sus planes de emergencia.

Pero hasta ahora, y contra la mayoría de las predicciones, los hospitales de Sudáfrica permanecen calmados: el “tsunami” de infecciones que muchos expertos auguraron no se ha materializado. Al menos, no todavía.

“Es un poco extraño, misterioso. Nadie está seguro de qué está pasando”, cuenta el doctor Evan Shoul, especialista en enfermedades infecciosas en Johannesburgo.

Tom Boyles, otro médico especialista en enfermedades infecciosas en el Hospital Helen Joseph, uno de los centros de salud públicos más grandes de Johannesburgo, también aseguran que están “un poco perplejos”.

“Lo hemos estado llamando la calma antes de la tormenta durante aproximadamente tres semanas. Estábamos preparando todo aquí. Y simplemente no ha llegado. Es extraño“.

Sudafrica

EPA
Sudáfrica implantó el confinamiento desde marzo pasado.

Los expertos en salud advierten, sin embargo, que es demasiado pronto para ver esto como un avance significativo y les preocupa que incluso pueda desencadenar una peligrosa sensación de complacencia.

El presidente Cyril Ramaphosa ha sugerido que las dos semanas de confinamiento son las responsables y ha extendido las restricciones a nivel nacional, que estaban programadas para finalizar dentro de una semana, hasta fin de mes.

Sin embargo, pese a que otros países también han impuesto confinamientos severos, no han obtenido resultados semejantes.

Así, a medida que el país y el continente continúan preparándose para el impacto potencialmente devastador de la pandemia, los médicos luchan por explicar lo que está sucediendo en Sudáfrica.

Rastreo agresivo de contactos

Han pasado casi cinco semanas desde el primer caso confirmado de covid-19 en Sudáfrica, y hasta el 28 de marzo, el gráfico diario que rastrea el número de nuevas infecciones siguió una curva ascendente acelerada.

Hasta ese momento, todo era similar a lo que ocurría en la mayoría de los países donde también se habían detectado casos por iguales fechas.

Pero ese sábado, la curva repentinamente cayó bruscamente: de 243 casos nuevos en un día, bajó a solo 17.

Desde entonces, el promedio diario se ha establecido en alrededor de 50 casos nuevos.

¿Podría ser que el confinamiento temprano y estricto de Sudáfrica y su agresivo trabajo de rastreo realmente estén funcionando?

Síntomas de la covid-19

BBC

¿O es solo una pequeña pausa ante una debacle?

A finales de la pasada semana, el presidente Ramaphosa dijo que era “demasiado pronto para hacer un análisis definitivo”, pero consideró que desde que se introdujo la cuarentena, el aumento diario de infecciones se redujo del 42% a “alrededor del 4%“.

“Creo que a cuantas más personas les hagamos las pruebas, más revelaremos si es una aberración o si es real. Las cifras aún no están ahí”, advirtió Precious Matotso, un funcionario de salud pública que está monitoreando la pandemia en Sudáfrica en nombre de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Temores de complacencia

En Sudáfrica es un criterio compartido el argumento de que es peligrosamente temprano para tratar de llegar a conclusiones firmes sobre la propagación del virus.

“Es difícil predecir qué camino vamos a tomar: una tasa de infección alta, media o baja. No tenemos pruebas generalizadas”, indica Stavros Nicolaou, un ejecutivo de atención médica que ahora coordina elementos de la respuesta del sector privado.

sudafrica

Getty Images
En Sudáfrica, hasta el 11 de abril, se habían reportado 2,028 casos y 25 muertes de coronavirus.

“Puede haber signos tempranos que sean positivos, pero mi temor es que las personas comiencen a sentirse complacidos (y bajen la guardia), en base a datos limitados”, agrega.

La sensación de vacío causada por esta pausa prolongada, la “calma potencial antes de una tormenta devastadora”, como lo describió el ministro de Salud Zweli Mkhize la semana pasada, se está llenando inevitablemente de especulaciones.

Anticipación nerviosa

La suposición generalizada ha sido que el virus, introducido en Sudáfrica y en muchos otros países africanos en gran parte por viajeros más ricos y visitantes extranjeros, inevitablemente se trasladaría a barrios más pobres y abarrotados y se extendería rápidamente.

Según los expertos, esa sigue siendo la próxima etapa más probable del brote y ya se han confirmado varias infecciones en varios municipios.

Pero los médicos aquí y en algunos países vecinos han notado que los hospitales públicos aún no han visto ningún indicio de un aumento en los ingresos por infecciones respiratorias, la indicación más probable de que, a pesar de las pruebas limitadas, el virus se está propagando rápidamente.

Una teoría es que los sudafricanos podrían tener una protección adicional contra el virus.

Algunos alegan que podría deberse a una variedad de posibles factores médicos, que van desde la vacuna contra la tuberculosis, que es obligatoria y todos los ciudadanos la reciben al nacer, hasta el impacto potencial de tratamientos antirretrovirales o el posible papel de diferentes enzimas en diferentes grupos de población.

Pero estas suposiciones no han sido verificadas.

“Estas ideas han estado ahí por un tiempo. Me sorprendería si fuera resultado de una vacuna… eso son teorías. Probablemente no sean ciertas”, indica Boyles.

sudafrica

Getty Images
Sudáfrica envió al Ejército a la calle para reforzar la cuarentena.

El profesor Salim Karim, principal experto en VIH de Sudáfrica cree que se tratan de “hipótesis interesantes”, pero nada más que eso.

“No creo que nadie en el planeta tenga las respuestas”, indicó.

Shoul, por su parte, afirmó que el país aún está “planeando como si se acercara un tsunami”.

“La sensación sigue siendo de gran anticipación nerviosa”, comentó.

La incertidumbre

Lo cierto es que esta situación, ajena a lo que pasa en la mayor parte del mundo, ha llevado a los expertos a plantearse si se trata de una pausa menor antes de lo que un médico consideró “un aumento intergaláctico” de los casos.

Varios críticos han señalado la preocupación de que el sistema de salud estatal ha tardado en implementar un régimen de pruebas agresivo y actualmente depende demasiado de clínicas privadas.

sudafrica

Getty Images
Se desconoce el motivo de que los casos hayan disminuido.

Documentos internos del Departamento de Salud al que tuvo acceso la BBC apuntan a las crecientes preocupaciones sobre la mala gestión y la disfunción dentro del sistema estatal, en particular con respecto a la lenta tasa de pruebas.

Pero esas preocupaciones se equilibran con la creciente confianza en que el enfoque “basado en evidencia” del gobierno para la pandemia pueda también estar dando resultado.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial



Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=B_Gzc2Z7uQY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts