close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro
Entre policías y sin observadores ciudadanos, así será la evaluación de 149 mil maestros
La evaluación para determinar si los maestros son aptos para seguir en las aulas se desarrollará entre operativos policíacos, ante la amenaza de la disidencia magisterial de boicotear la aplicación.
Cuartoscuro
Por Nayeli Roldán
13 de noviembre, 2015
Comparte
Esta es la primera vez que los maestros y directores tienen que demostrar suficientes capacidades para enseñar o dirigir una escuela. // Foto: Cuartoscuro .

Esta es la primera vez que los maestros y directores tienen que demostrar suficientes capacidades para enseñar o dirigir una escuela. // Foto: Cuartoscuro .

Este fin de semana inicia la evaluación al desempeño docente, es decir, los maestros que dan clase harán exámenes para determinar si son aptos para seguir en las aulas, pero el proceso ocurrirá entre operativos policíacos, ante la amenaza de la disidencia magisterial de boicotear la aplicación. El mensaje del secretario de Educación, Aurelio Nuño, es claro: “habrá suficientes policías federales en cada uno de los estados”.

Además, el Instituto de Evaluación de la Educación (INEE), rechazó a los observadores ciudadanos para vigilar el proceso, lo que significa un “regreso a la opacidad”, advierte la organización Mexicanos Primero.

Esta es la primera vez que los maestros y directores tienen que demostrar suficientes capacidades para enseñar o dirigir una escuela. De lo contrario, podrían ser removidos del cargo o despedidos, aunque tendrán hasta tres oportunidades para conseguirlo.

Si los maestros y directores reprueban la evaluación, deberán acudir a cursos de capacitación hasta en tres ocasiones y repetir el examen. En caso de reprobar, los maestros contratados antes de la aprobación de la Reforma Educativa (2013) serán asignados a otras labores y dejarán de dar clases. Mientras que los contratados después de esa fecha, serán despedidos.

Esto es resultado de la Reforma Educativa, que establece que las evaluaciones determinarían el ingreso, promoción y ascenso de los profesores en el sistema educativo según la Ley del Servicio Profesional Docente, uno de los reglamentos secundarios de la reforma constitucional.

De acuerdo con información de la Secretaría de Educación Pública, se inscribieron 149 mil 749 maestros, de los cuales 116 mil 825 son de educación básica, 29 mil de educación media superior y 3 mil 898 directores de preescolar, primarias y secundarias.

A partir de este sábado 14 y los fines de semana de noviembre se aplicarán las evaluaciones a maestros y directores de Aguascalientes, Baja California Sur, Campeche, Chihuahua, Durango, Estado de México, Guanajuato, Hidalgo, Jalisco, Morelos, Nayarit, Quintana Roo, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tabasco, Tamaulipas, Tlaxcala, Yucatán y Zacatecas. En Baja California y Veracruz se extenderá hasta el 5 de diciembre y Puebla el 6 de diciembre.

Las entidades donde la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) tienen mayor influencia aplicarán los exámenes el próximo mes. Se trata de Chiapas (12 y 13 de diciembre), Guerrero (3, 4, 5 y 6 de diciembre). Mientras que en Michoacán será el 21 y 22 de noviembre y en Oaxaca, 28 y 29 de noviembre.

La CNTE amenaza con boicotear la aplicación de los exámenes a través de movilizaciones y de impedir el paso de los maestros sustentantes a las sedes. Esto como una muestra de rechazo a la Reforma Educativa y por la pérdida de interlocución con el gobierno Federal y estatales para conseguir plazas automáticas.

Sin embargo, el titular de la SEP, Aurelio Nuño, afirmó que las evaluaciones se realizarán porque habrá “Policía Federal suficiente en cada uno de los estados” para resguardar el proceso.

Esto, como parte de los acuerdos que tomaron los gobernadores de Michoacán, Silvano Aureoles; de Chiapas, Manuel Velasco; de Oaxaca, Gabino Cué; el Secretario de Educación Pública de Guerrero, José Luis González de la Vega Otero, y el jefe de la Policía Federal, Enrique Galindo, en una reunión este jueves 11 de noviembre.

Sin embargo, los excluidos por el Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEE) fueron los observadores ciudadanos que vigilarían el proceso, como ha ocurrido en los concursos de ingreso docente.

El INEE no ha dado una respuesta pública oficial, pero este viernes emitirán un posicionamiento a través de un comunicado de prensa.

De acuerdo con Mexicanos Primero, organización dedicada a la política educativa, el argumento del INEE es que la Ley General del Servicio Profesional Docente no explicita la presencia de observadores; sin embargo, la decisión es una “decisión es contraria al espíritu de la ley”, advierte la ONG.

Al impedir la vigilancia ciudadana se limita la transparencia y rendición de cuentas en el proceso de selección de los mejores maestros para estar frente al aula. Con esa decisión, se impedirá que la sociedad civil podría dar información imparcial sobre incidencias e irregularidades que pudieran ocurrir en dicho proceso.

Las evaluaciones incluyen estos aspectos:

// Foto: Especial.

// Foto: Especial.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Refinería Dos Bocas: el polémico cambio de AMLO a favor del petróleo como motor económico
La idea es aumentar su producción de gasolina y reducir la importación del combustible que representa, en promedio, el 70% del consumo nacional.
12 de mayo, 2019
Comparte

Es uno de sus proyectos más polémicos. El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció que su gobierno construirá una refinería en el puerto de Dos Bocas, Tabasco, en el sureste del país.

La decisión se toma después que se declaró desierta la licitación a consorcios internacionales para llevar a cabo el proyecto.

Las propuestas que se presentaron, dijo López Obrador, superaban las condiciones de construir la planta de refinación en tres años y con un costo promedio de US$8.000 millones.

Así, en adelante la construcción queda a cargo de la empresa del estado Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Secretaría de Energía.

El anuncio de López Obrador revivió una controversia iniciada en la contienda electoral de 2018, cuando el ahora mandatario anunció sus planes para Pemex.

Pero más allá de la polémica, algunos ven en la construcción de Dos Bocas el primer paso en un viraje de la política energética del país.

A diferencia de los últimos gobiernos que incluyeron en su agenda el apoyo a proyectos de energías renovables, AMLO, como se conoce en México al presidente, tiene como prioridad la extracción de petróleo.

El gobierno de México construirá una nueva refinería en Tabasco, en el sureste del país.Derechos de autor de la imagenAFP
Image captionLa última refinería que se construyó en México fue en Salina Cruz, Oaxaca, inaugurada en 1979.

Una estrategia contraria a la de muchos países del mundo explica José Alberto Lara Pulido, director del Centro Transdisciplinar Universitario para la Sustentabilidad (Centrus) de la Universidad Iberoamericana.

“Teníamos una trayectoria en los últimos años de cumplir las metas sobre cambio climático. México se distinguía por eso”, asegura el académico a BBC Mundo.

“Pero creo que las prioridades de este gobierno son distintas, nos alejamos de esa trayectoria”.

“Energías fósiles”

Aunque oficialmente se mantiene el respaldo al uso de energías renovables, la política energética del gobierno de AMLO parece privilegiar la extracción de hidrocarburos, coinciden especialistas.

El objetivo es, insiste el director de Petróleos Mexicanos Octavio Romero Oropeza, asegurar la autosuficiencia energética como principio de seguridad nacional.

Así, además de construir la planta en Dos Bocas, el plan contempla modernizar las seis refinerías que actualmente existen en el país.

La idea es aumentar su producción de gasolina y reducir la importación del combustible que representa, en promedio, el 70% del consumo nacional.

La política energética de AMLO contempla reducir la importación de gasolina.Derechos de autor de la imagenAFP
Image captionLa política energética de AMLO contempla reducir la importación de gasolina.

En marzo pasado, la compra de gasolina en mercados internacionales fue de 440.000 barriles al día, según datos de la Secretaría de Energía.

“Es una contradicción, un absurdo que tengamos petróleo crudo y estemos comprando gasolinas”, insiste López Obrador.

Otra parte de la estrategia es aumentar la inversión pública en Pemex, especialmente en el área de exploración de nuevos yacimientos.

En abril pasado se extrajo un promedio de 1,7 millones de barriles de petróleo al día. La meta es que dentro de tres años la producción sea de 2,4 millones diariamente.

En el caso del sector eléctrico, la propuesta es aumentar el presupuesto en la gubernamental Comisión Federal de Electricidad (CFE).

También se pretende poner en funcionamiento la controvertida central termoeléctrica en Huexca, Morelos, que es rechazada por las comunidades vecinas.

Y adicionalmente el plan contempla aumentar las compras de carbón mineral para generar electricidad.

“Le pone énfasis a las fuentes fósiles de energía, por ahí va su apuesta”, dice el director del Centrus.

Pemex, el motor de México

Manuel López Obrador.Derechos de autor de la imagenREUTERS
Image caption“Vamos a transformar a Pemex y vamos a transformar a México”, dijo AMLO en marzo.

En el fondo, dicen especialistas, con la nueva estrategia López Obrador pretende que la extracción de hidrocarburos y la generación de electricidad se conviertan en el motor de la economía mexicana.

El presidente lo reconoció en marzo pasado durante la celebración por los 81 años de la expropiación petrolera.

“Estamos ante un nuevo paradigma, vamos a transformar a Pemex y vamos a transformar a México”, dijo.

“Vamos a rescatar esta industria tan importante para el desarrollo del país, va a ser palanca para el desarrollo de México”.

Sin embargo, algunas de las decisiones de AMLO preocupan a especialistas. Una de ellas es la determinación de que el gobierno se encargue de construir la refinería en Dos Bocas.

Y antes también cuestionaron que la Secretaría de la Defensa Nacional se responsabilice de la obra del nuevo aeropuerto internacional, en la Base Aérea Militar de Santa Lucía.

En los últimos cinco gobiernos esta clase de proyectos solían encargarse a corporaciones privadas.

Académicos como Carlos Elizondo Mayer-Serra, del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), encuentran rasgos de una política estatista en las decisiones.

AMLO saluda al equipo de bomberos que trabaja en la refinería de Pemex en Veracruz.Derechos de autor de la imagenREUTERS
Image captionPara analistas, AMLO quiere aplicar un modelo económico similar al de los años 60.

En un artículo publicado en la revista Letras Libres, el especialista asegura que López Obrador parece aplicar un modelo económico similar al de los años 60.

En esa época la economía del país creció a un promedio de 6% anual. A ese período se le conoce como Desarrollo Estabilizador donde la inversión pública permitía el desarrollo de grandes proyectos donde participaba el sector privado.

López Obrador coincide. El Desarrollo Estabilizador “ya se está poniendo en práctica, es que la inversión pública sea básicamente capital semilla y se complemente con la inversión privada”, dijo a finales de febrero ante el Consejo Coordinador Empresarial.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.