Ellas y ellos son las víctimas de los ataques en París
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AP

Ellas y ellos son las víctimas de los ataques en París

La cifra de muertos subió a 132 con el fallecimiento de tres personas la madrugada del domingo, de acuerdo con un reporte de BBC.
AP
Por AP
17 de noviembre, 2015
Comparte
Velas y dibujos hechos por niños colocados en una ofrenda afuera de la embajada francesa en Lituania, en memoria de las víctimas de los atentados en París. Foto: AP

Velas y dibujos hechos por niños colocados en una ofrenda afuera de la embajada francesa en Lituania, en memoria de las víctimas de los atentados en París. Foto: AP

Una mujer que marchó en París a comienzos de este año en protesta por el ataque a la revista Charlie Hebdo. Una mujer, apasionada de la música, que telefoneó desesperadamente a la policía. Ellas se encuentran entre las más recientes víctimas nombradas, mientras las autoridades siguen con la enorme tarea de identificar a los 129 fallecidos durante los atentados terroristas coordinados del viernes pasado en París.

Leer más: Mueren dos mexicanas en ataques de París

Entre los fallecidos están:

– Anne y Pierre y Yves Guyomard, de 29 y 32 años respectivamente, estudiaron música antes de trabajar en un centro de cuidado infantil, según Le Parisien. Antes de establecerse en el suburbio parisino Emmanuel Lamy, vivieron en la isla Reunión en donde familiares de Anne Guyomard le dijeron a la agencia de noticias L’Info que pasaron un día y medio preocupados por el destino de la pareja antes de enterarse que habían muerto en la sala de conciertos Bataclan.

Marie Lausch y Mathias Dymarski amaban la música e iban a conciertos como cualquier otra pareja. El día de los atentados fueron al Bataclan a ver al grupo Eagles of Death Metal. “Los dos tenían tremenda energía y entusiasmo”, dijo en un comunicado un grupo de amigos cercanos y que fue entregado por uno de ellos, Pierre Charton. Ambos de 23 años, llevaban cinco años juntos y acababan de mudarse a París hace apenas dos meses. Lausch estaba a punto de graduarse en negocios y Dymarski era ingeniero civil.

Ciprian Calciu, de 32 años, y Lacramioara Pop, de 29 años, eran parte de los millones de rumanos que en años recientes habían migrado al Occidente en busca de un trabajo mejor. Llegaron de forma separada a París, en donde se conocieron, se hicieron pareja y tuvieron un hijo, Kevin de 18 meses. Murieron en el restaurante Belle Equipe en donde celebraban el cumpleaños de un amigo, informó Ancuta Iuliana Calciu, prima de Ciprian.

Raphael Hilz, 28 años, arquitecto originario del pueblo alemán Garmisch-Partenkirchen, fue una de las dos víctimas alemanas en los ataques. Murió en un restaurante cerca de su oficina. Llevaba seis meses trabajando en París para el despacho internacional de arquitectos Renzo Piano, su tío le contó a Suedtirol News. Agregó que otros dos colegas, uno de México y otro de Irlanda, resultaron heridos pero ya están bien.

Fanny Minot, de 29 años, se fue directo de su trabajo en un programa de noticias al concierto en el Bataclan. El domingo el presentador del programa, Ali Baddou, anunciaba su muerte al aire. Minot era editora en el programa “Le Supplement”. Artística y de espíritu libre, disfrutaba hacer películas independientes y, sobre todo, las nuevas experiencias, le dijo a The Associated Press su amigo Stephen Fox.

Mohamed Amine Ibnolmobarak, de 29 años, era un arquitecto marroquí quen estudiaba y trabajaba en París. Murió en el restaurante Le Carillon mientras cenaba con su nueva esposa, de acuerdo a una publicación en Facebook de su primo Akram Benmbarek, en San Diego. La esposa, Maya Nemeta, recibió tres tiros y está hospitalizada en condición crítica. Ibnolmobarak nació en Rabat, Marruecos, y completaba sus estudios en Francia.

Kheireddine Sahbi, de 29 años, era un violinista argelino que había llegado a París a perfeccionar su arte en la universidad Sorbona de París. Nacido en las afueras de Argelia, el violinista estudiaba la maestría en etnomusicología y era parte del conjunto de música tradicional de la universidad, informó la escuela. Agregó que Sahbi murió mientras regresaba a su casa en el 10mo distrito cuando terroristas atacaron un restaurante.

Sebastien Proisy, de 38 años, había iniciado una carrera prominente como consultor en negocio internacional. Murió en un restaurante en la calle Bichat al recibir un tiro en la espalda, de acuerdo con el sitio web de noticias Liberation. Proisy había estudiado ciencias políticas y después de un viaje a Florida con su esposa e hijo, se asentaron en Noisy-Le-Grand en las afueras de París, contó la familia. También había ocupado un puesto en el Parlamento europeo en Bruselas.

Lola Salines, de 28 años, era una joven editora de París en Editions First-Gründ y murió en la sala de conciertos Bataclan. Su padre Georges Salines y hermano Clément Salines acudieron a las redes sociales tras los ataques en una búsqueda desesperada de Lola, quien no respondía a sus llamadas. La familia después publicó en Twitter y Facebook que las autoridades confirmaron que Salines estaba entre las víctimas.

Francois-Xavier Prevost, de 29 años, era cabeza de publicidad en la agencia francesa de publicidad LocalMedia y también trabajaba para otra compañía de comunicación, Havas Media Group. Murió en el Bataclan, de acuerdo con Yannick Bolloré, director general de Havas Group.

Marie Mosser, de 24 años, amaba la música y por eso se encontraba en la sala de conciertos Bataclan en donde murió. Originaria de la ciudad francesa de Nancy, trabajaba para la disquera Universal Music, de acuerdo con el sitio web de noticias “20 minutes”. Trabaja en el área de comunicación y marketing digital. Pascal Negre, presidente de Universal Music France, tuiteó sobre su muerte y la de otras dos víctimas: “La familia de Universal Music está de luto”, reportó “20 minutes”.

Bertrand Navarret, de 37 años, vivía en la comunidad francesa Capbreton cerca de la frontera española y pasaba unos días en París con amigos. Decidieron ir a un concierto de rock en donde Navarret murió. Él inició con la tradición familiar de dedicarse al derecho que dejó por una nueva vida en Canadá, en donde aprendió a trabajar con la madera. Regresó a Francia con nuevas habilidades y se rehízo como carpintero, de acuerdo con el sitio web de noticias Liberation.

Gregory Fosse, de 28 años de Gambais, Francia, murió en el Bataclan. Trabajaba para la estación televisiva D17. La compañía publicó un comunicado que decía, “Todos conocíamos su bondad, su sonrisa especial y su pasión por la música”, de acuerdo con el diario Liberation. El alcalde de Gambais, Régis Bizeau, dijo que la comunidad estaba “muy alterada”.

Fabian Stech, de 51 años y originario de Hannover, Alemania. Vivía en Francia desde 1994, enseñaba en una escuela privada de arte en Dijon y trabajaba para la revista de arte alemana Kunstforum International. “Que Fabian tuviera una muerte tan horrible e innecesaria hace que nuestro dolor y aflicción sea insoportable”, dijo su familia en Alemania en una declaración publicada en el periódico Hannoverische Allgemeine. Le sobreviven su esposa y dos hijos.

Nick Alexander, de 36 años y originario de Colchester, Inglaterra, quien trabajaba en la sala de conciertos Bataclan vendiendo mercancía del grupo Eagles of Death Metal. “Nick no era sólo nuestro hermano, hijo y tío, era el mejor amigo de todos, generoso, gracioso y muy leal”, declaró su familia en un comunicado. “Nick murió trabajando en lo que le gustaba y nos resulta de gran consuelo saber lo mucho que lo querían sus amigos en el mundo”.

Thomas Ayad, de 32 años, gerente de producción del sello discográfico Mercury Music Group y aficionado a la música que perdió la vida en el Bataclan. Era un ferviente seguidor del equipo de hockey sobre césped de su ciudad de origen, Amiens. Lucian Grainge —presidente de Universal Music Group, al que pertenece Mercury Music— dijo el sábado que la pérdida era “una tragedia terrible e inenarrable”, en un comunicado dirigido a los empleados y facilitado a Los Angeles Times.

Elodie Breuil, estudiante de diseño, 23 años. Su hermano Alexis confirmó la muerte de su hermana menor a la revista Time. Dijo que fue al concierto en el Bataclan con un grupo de amigos que lograron sobrevivir al tiroteo. Alexis dijo a la revista que su hermana y su madre marcharon en París en protesta por el ataque a la revista satírica Charlie Hebdo. “Lo hicieron para mostrar su apoyo”.

Asta Diakite, prima del futbolista francés Lassana Diarra, quien jugó el partido amistoso del viernes contra la selección alemana en el Estadio de Francia, tiempo durante el cual tres atacantes suicidas se hicieron explotar afuera del estadio la noche del viernes. Diarra, quien es musulmán, puso un conmovedor mensaje en Twitter tras la muerte de su prima en los ataques, diciendo que “ella fue como una hermana mayor para mí”.

Guillaume Decherf, de 43 años y periodista que cubría música de rock para la revista cultural francesa Les Inrocks. Se encontraba en el concierto de Eagles of Death Metal luego de haber escrito sobre el último disco de la banda.

Fabrice Dubois, quien trabajó para la agencia de publicidad Publicis Conseil. La agencia indicó en un comunicado a través de Facebook que Dubois murió en la sala de conciertos y que “toda la agencia está conmocionada. Él fue un gran hombre en todos los sentidos de la palabra. Nuestros pensamientos están con su familia, su esposa, sus hijos, sus amigos, y aquellos con quienes trabajó”.

Michelli Gil Jaimez, de Tuxpan, una localidad del estado mexicano de Veracruz, estudió en la escuela de negocios de Lyon, Francia y vivía en París. También tenía la nacionalidad española. Acababa de comprometerse con su novio italiano, según su página de Facebook. Las autoridades mexicanas no informaron de su edad ni en qué ataque murió.

Nohemí González, de 23 años y estudiante de último año en la Universidad Estatal de California en Long Beach. La universidad dijo que González, originaria de El Monte, California, asistía un semestre a Strate College of Design en París, en un programa en que se cursa un semestre en el extranjero. González estaba en el restaurante Petit Cambodge con otra estudiante de Long Beach State cuando fue baleada a muerte, informaron el domingo autoridades de Cal State. Las autoridades educativas francesas avisaron a la universidad de la muerte de González y a su vez la escuela confirmó el fallecimiento con los padres de la víctima. González vivía en El Monte, suburbio de Los Ángeles.

Alberto González Garrido, de 29 años y originario de Madrid, estaba en el concierto del Bataclan. La televisora española TVE dijo que la víctima era un ingeniero que vivía en Francia junto a su esposa, también ingeniera. Ambos estaban en el concierto, pero se separaron en medio del caos.

Mathieu Hoche, de 38 años, un técnico en el canal noticioso France24 y que también murió en el concierto. Su amigo Antoine Rousseau tuiteó que Hoche era un apasionado del rock and roll.

Djamila Houd, de 41 años, residente de París, originaria del pueblo de Dreux al suroeste de la capital. El diario de Dreux —L’Echo Republicain— dijo que Houd murió en un café en rue de Charrone en París. De acuerdo con los mensajes de Facebook de sus amistades, trabajaba para Isabel Marant, una prestigiosa casa de moda prêt-à-porter con sede en París.

Cédric Mauduit, director de modernización del departamento francés de departamento of Calvados. El departamento emitió un comunicado anunciando su muerte en la sala de conciertos, diciendo que Mauduit “encontró un placer en compartir este concierto con sus cinco amigos” y que la tristeza de aquellos que lo conocieron eran “inmensa”.

Aurélie de Peretti, 33 años. Su padre Jean-Marie y su hermana mayor, Delphine, confirmaron su fallecimiento a la revista Time después de una llamada telefónica de la policía. Delphine, quien vive en Londres, dijo que su hermana escribió en Facebook que acudiría al concierto en el Bataclan el viernes y ella le respondió en broma “disfruta de tu gran noche escuchando música basura”.

Valentin Ribet, de 26 años, abogado en la oficina en París del despacho legal internacional Hogan Lovells. Estaba entre quienes fueron asesinados en la sala de conciertos Bataclan. En 2014, Ribet obtuvo un título de maestría en Derecho en la Escuela de Economía de Londres, y antes realizó estudios de posgrado en la universidad de la Sorbona en París. El despacho de abogados donde laboraba informó que Ribet estaba en un equipo litigante especializado en delitos de cuello blanco.

Patricia San Martín Núñez, de 61 años era una exiliada chilena, y su hija, Elsa Veronique Delplace San Martín, de 35 años. Ambas asistieron al concierto del Bataclan con el hijo de cinco años de Elsa, que de acuerdo con las autoridades chilenas logró sobrevivir. San Martín Núñez fue exiliada de Chile durante la dictadura del general Augusto Pinochet y su hija nació en Francia. En un comunicado, la cancillería chilena informó que eran la sobrina y sobrina nieta del embajador de Chile en México, Ricardo Núñez.

Valeria Solesin, de 28 años y estudiante italiana de doctorado en La Sorbona. Tenía varios años viviendo en París y asistió al concierto del Bataclan con su novio. Se separaron intentando escapar y él y sus amigos la buscaron en varios hospitales con la esperanza de localizarla entre los heridos. Solesin había estado trabajando en La Sorbona como investigadora mientras terminaba su doctorado. Mientras estuvo en una universidad en Italia, Solesin trabajó como voluntaria para el grupo italiano de ayuda humanitaria Emergency.

Luis Felipe Zschoche Valle, residente chileno en París de 33 años. De acuerdo con la cancillería chilena, vivía en París desde hace ocho años con su esposa francesa y murió en el Bataclan, a donde asistió con su esposa. Era músico y miembro del grupo de rock Captain Americano.

Algunos gobiernos anunciaron la muerte de sus ciudadanos sin proporcionar nombres. El Ministerio del Exterior de Alemania informó sobre la muerte de dos alemanes. El corresponsal de París de la televisora pública de Alemania ARD, Mathias Werth, escribió en Twitter que el hombre estaba sentado en la terraza de un café al momento de su muerte.

El primer ministro de Suecia, Stefan Lofven informó que un sueco falleció. El gobierno mexicano dijo que dos ciudadanas murieron. Una de ellas tenía ciudadanía mexicana y estadounidense, mientras que la otra era ciudadana de México y España.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El Penacho de Moctezuma y otras piezas emblemáticas que están fuera de México

El penacho se encuentra en el Museo del Mundo de Viena y especialistas descartan la posibilidad de que pueda ser trasladado por su fragilidad.
14 de octubre, 2020
Comparte

 

2021 es el año que México ha elegido para mostrar al mundo con orgullo algunos de sus más preciados y fascinantes tesoros prehispánicos.

Pero, sobre todo, lo que intentarán sus autoridades es que los mexicanos puedan disfrutar en su propio país de antiguos códices, máscaras y otras piezas culturales y arqueológicas consideradas clave en su historia.

La fecha no fue elegida al azar. El año que viene, el gobierno de México conmemorará los 200 años de su independencia, los 500 de la conquista por parte de España y los 700 de la fundación de Tenochtitlán, capital del imperio mexica.

“Por estos acontecimientos, queremos mostrar a los mexicanos la grandeza cultural de nuestro pueblo que, por los intereses de quienes nos invadieron y colonizaron, fue distorsionada”, expuso el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

El problema es que muchas de estas obras se encuentran en otros países como consecuencia del “saqueo” de patrimonio histórico sufrido en el pasado, dijo este martes el mandatario.

Por eso, su esposa y coordinadora del proyecto de Memoria Histórica y Cultural de México, Beatriz Gutiérrez Müller, se reúne estos días con líderes europeos para convencerles de que algunos de esos objetos en sus países regresen -al menos, de manera temporal- a suelo mexicano.

Beatriz Gutiérrez Müeller fue recibida por la primera dama de Francia, Brigitte Macron

Getty Images
Beatriz Gutiérrez Müeller fue recibida por la primera dama de Francia, Brigitte Macron, durante su gira por Europa para lograr el préstamo de objetos arqueológicos e históricos para ser expuestos en México.

Pero entre las obras más ansiadas y reclamadas por México sobresale una que permanece desde hace siglos en Austria: el penacho del México Antiguo, más conocido como penacho de Moctezuma.

Esto, pese a que especialistas en conservación -incluidos expertos mexicanos- ya advirtieron hace años que trasladar la pieza entre países sin que se deteriore es algo prácticamente imposible.

¿Cómo acabó en Austria?

Su sobrenombre se debe a la teoría más extendida sobre su origen: que el penacho fue un regalo de Moctezuma a Hernán Cortés a la llegada del español a las costas del golfo de México a inicios del siglo XVI.

Esto, según expertos, descarta la idea de que esta pieza concreta -compuesta por plumas de quetzal y otras aves montadas sobre una base de oro y piedras preciosas- fuera víctima de pillaje por parte de las tropas del conquistador español.

Esta litografía a color de 1892, "Entrada de Cortes a México", ilustra el primer encuentro entre Cortés y Moctezuma, el 8 de noviembre de 1519.

Getty Images
Se cree que el penacho fue un regadlo de Moctezuma a Hernán Cortés con motivo de su llegada a lo que hoy es Veracruz.

“Es obvio que durante la Conquista hubo saqueos, pero en este caso no podemos hablar de un robo porque fue parte de un obsequio con un propósito muy específico”, señala Iván Escamilla, profesor del Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Autónoma de México (UNAM).

“La idea de que esto se tenga que recuperar para hacer, de alguna manera, ‘justicia’… no tiene tanto sentido en este caso”, le dice a BBC Mundo el investigador experto en historia colonial.

Aunque Moctezuma le hubiera obsequiado el penacho a Cortés para entablar relaciones, no está comprobado que hubiese sido realmente utilizado por el líder azteca.

Expertos sostienen que es más probable que este tipo de objeto fuera utilizado por sacerdotes en ceremonias en lugar de por emperadores, quienes solían usar diademas de oro con una pieza triangular al frente.

“No hay ninguna indicación escrita o visual que indique que Moctezuma usara ese tocado en concreto. Citarlo como si fuera un bien personal de él, es un error”, apunta Escamilla.

Pero la mayor incógnita sobre la historia del penacho es, sin duda, saber cómo y cuándo exactamente llegó hasta Austria.

Una de las principales hipótesis destaca el origen austríaco de la familia Habsburgo a la que pertenecía el rey Carlos I de España y V de Alemania, a quien Cortés le hizo llegar el penacho. Esto podría ser uno de los factores para que la pieza acabara en ese país europeo.

Tras llegar a manos de la Corona española, Escamilla admite que hay “un hueco en la historia del penacho”, hasta que a finales del siglo XVI la pieza fue localizada como parte de la colección propiedad del archiduque Fernando II de Habsburgo, quien era pariente de Carlos I.

Cortes y Carlos I

Getty Images
Se cree que Hernán Cortés (en la ilustración, arrodillado frente al rey Carlos I) le hizo llegar al monarca español el penacho de Moctezuma.

Sin embargo, no es hasta el siglo XIX que se identifica y se atribuye su procedencia a México, a donde nunca regresó.

Desde hace años, está considerada la pieza más relevante y estudiada en el Museo del Mundo de Viena, la capital austríaca.

¿Podrá volver a México?

En la actualidad, la opción más cercana y accesible para los mexicanos que quieren conocer el emblemático penacho es gracias a la réplica que se exhibe en el Museo de Antropología de Ciudad de México.

El artista que creó la copia en 1940 tuvo que recurrir a imágenes de archivo, ya que no tuvo acceso a la obra original. Pero México no se rindió y siguió tratando de conseguirla.

Replica del penacho.

INAH
El Museo de Antropología de Ciudad de México cuenta con una réplica del penacho.

En 1991, el gobierno mexicano reclamó a Austria su devolución. Veinte años más tarde, matizó su oferta y le ofreció intercambiarlo temporalmente por la carroza del emperador Maximiliano de Habsburgo y segundo emperador de México que se exhibe en la capital del país.

Sin embargo, una restauración del penacho a cargo de especialistas mexicanos y austríacos entre 2010 y 2012 concluyó que el frágil estado de la pieza no permitía su traslado de ninguna manera.

Pese al diagnóstico, López Obrador volvió a solicitar el préstamo durante el encuentro de su esposa con el presidente de Austria, Alexander Van der Bellen, aunque el líder mexicano reconoció no estar muy esperanzado con los resultados.

“Le dije a Beatriz: ‘insiste, porque es una pieza nuestra de México (…)’. Aunque le dije que no era una misión fácil, que era como una misión imposible, porque los austríacos se han apoderado por completo del penacho”, dijo este martes.

“No se lo quisieron ni siquiera prestar a Maximiliano de Austria. Cuando nos invaden, imponen a Maximiliano en el Segundo Imperio, él habla de traer el penacho, toca el tema, pero no lo logró”, agregó.

Y, según los responsables de la pinacoteca donde está alojado el penacho, parece improbable que esta vez vaya a ser diferente.

Su curador, Gerard van Bussel, le reiteró a la agencia Efe que la pieza no podrá ser trasladada a México en al menos diez años, ya que cualquier vibración “en el aire o la carretera lo destruiría”.

“Me gustaría conocer a la persona dispuesta a asumir esa responsabilidad”, dijo.

Otras peticiones de préstamo

Sin embargo, el penacho no es la única obra prehispánica que México aspira a traer temporalmente a su territorio el año que viene.

Antes de encontrarse con el mandatario austríaco, Gutiérrez Müller le entregó una carta al presidente de Italia, Sergio Mattarella, en la que López Obrador le solicitaba la cesión temporal del Codex Fiorentino y el Codex Cospi o Bologna que permanecen en bibliotecas de su país.

AMLO

Reuters
López Obrador reiteró que el penacho de Moctezuma es una pieza de México e insistió en pedir la pieza al gobierno de Austria.

El primero es “un testimonio muy valioso sobre la vida cotidiana y cosmogonía indígenas y contiene ilustraciones realizadas por tlacuilos, los antiguos ilustradores mexicanos”, dijo AMLO en su carta.

“Si usted nos ayuda, nosotros corresponderíamos enviando una exposición de piezas arqueológicas espléndidas (…) o bien aportar obras de grandes artistas mexicanos como Frida Kahlo, David Alfaro Siqueiros, Diego Rivera y otros. Estamos abiertos a sus sugerencias”, se lee en la misiva.

Otra carta similar fue entregada al papa Francisco por la esposa del presidente, en la que se solicita al Vaticano el préstamo de otros tres códices y sus mapas de Tenochtitlán.

Uno de ellos es el Códice Borgia, uno de los ejemplos mejor conservados de escritura de estilo azteca anterior a la Conquista y que fue catalogado por las autoridades católicas de la era colonial como “obra del diablo” por describir dioses y rituales de la época.

“Aprovecho para insistir en que tanto la Iglesia Católica, la Monarquía española y el Estado Mexicano debemos ofrecer una disculpa pública a los pueblos originarios que padecieron de las más oprobiosas atrocidades para saquear sus bienes y tierras y someterlos, desde la Conquista en 1521 hasta el pasado reciente”, remarcó AMLO en su escrito.

Gutiérrez Müller también visitó Francia, donde fue recibida por la esposa del presidente galo, Briggitte Macron, con el fin de solicitar igualmente piezas arqueológicas para su exposición en México el año próximo.

Más tesoros prehispánicos en el exterior

En Francia, por ejemplo, se encuentra el Códice Borbónico, considerado una pieza clave para la comprensión de cómo se representaban el calendario mexica y las deidades y rituales asociados. Se cree que llegó a España directamente de México antes de cruzar al país galo.

El Museo Británico de Londres, por su parte, acoge otros tesoros prehispánicos como la espectacular máscara de Tezcatlipoca, elaborada en el siglo XV sobre un cráneo humano con incrustaciones de turquesa.

Serpiente azteca de dos cabezas

© The Trustees of the British Museum
La Serpiente azteca de dos cabezas es otro de los tesoros prehispánicos que se encuentra en el Museo Británico de Londres.

En el mismo museo se encuentra la máscara de Quetzalcóatl, ligada al dios de la lluvia y que se cree que también fue un regalo de Moctezuma a Cortés. El museo la adquirió en una subasta en París a finales del siglo XIX.

Asimismo, el Museo Británico cuenta entre sus obras con la emblemática Serpiente azteca de dos cabezas, una escultura con mosaicos turquesa que data de entre los años 1400 y 1521 y que fue comprada por Londres en 1892.

En muchos de los casos, no se sabe a ciencia cierta el camino que recorrieron estas piezas desde México hasta su ubicación actual, tras formar parte en ocasiones del catálogo de coleccionistas privados en Europa.

Preguntado sobre si es un mayor valor lo que explica el gran interés que parece existir por el penacho de Moctezuma respecto al resto de piezas en el exterior, Escamilla niega que sea más valioso que algunos de los códices que permanecen en bibliotecas europeas.

“Pero, en los siglos XIX y XX, el penacho cobró una serie de connotaciones y para mucha gente terminó representando la grandeza de las civilizaciones mesoamericanas que se supone son la raíz de la nacionalidad mexicana”, dice.

Museo de Viena donde se conserva el penacho de Moctezuma.

AFP
El penacho se encuentra en el Museo del Mundo de Viena y especialistas descartan la posibilidad de que pueda ser trasladado por su fragilidad.

Por eso, y teniendo en cuenta que ya se confirmó la imposibilidad de trasladarlo desde Viena, el experto enmarca la nueva petición de préstamo como “un gesto más bien simbólico y político”.

Y aunque recuerda que el disputado penacho es “patrimonio de México”, también reconoce “ventajas” en el hecho de su viaje por el extranjero.

“Que llegara a formar parte de una colección de un príncipe y que pasara por todo ese proceso en Europa, que fuera después restaurado… son algunos de los motivos por los que el penacho se conserva actualmente”, apunta.

“En México, en cambio, no se conserva ninguno”, asegura el historiador.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=aBKdOAVLVEc

https://www.youtube.com/watch?v=0fHkEolNWFc&t=64s

https://www.youtube.com/watch?v=6kQ0oCfV43I&t=16s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.