No eres tú, es tu cerebro que olvida las cosas a propósito para ahorrar energía
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Fotolia

No eres tú, es tu cerebro que olvida las cosas a propósito para ahorrar energía

El cerebro es capaz de asimilar un estímulo nuevo, sin embargo, rechaza los posteriores si son similares en el momento en que los reconoce. Es la explicación de los resultados de un estudio liderado por investigadores suecos, con participación de la Universidad Pompeu Fabra.
Fotolia
Por Agencia Sinc
16 de noviembre, 2015
Comparte
Imagen de un TAC cerebral. / Fotolia

El cerebro posee mecanismos para que olvidemos la información innecesaria, revela un estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), liderado por científicos de la Universidad de Lund (Suecia) en el que ha participado Riccardo Zucca, investigador del Grupo de Investigación en Sistemas Perceptivos Emotivos y Cognitivos y del Centro en Neuro-Robótica y Sistemas Autónomos del Departamento de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones de la Universidad Pompeu Fabra.

El cerebro es capaz de asimilar un estímulo nuevo, sin embargo rechaza los posteriores si son similares en el momento en que los reconoce. Así se da la paradoja de que “dos estímulos producen peores resultados que uno solo, aunque lo que está realmente pasando es que el cerebro activa mecanismos neuronales para evitar el gasto energético que supone el aprendizaje”, han sugerido los autores.

La actividad neuronal encargada de memorizar información resulta un gasto energético adicional, por lo que el cerebro olvida de manera intencionada

La actividad neuronal encargada de memorizar información resulta un gasto energético adicional, por lo que el cerebro olvida de manera intencionada, aunque sea temporalmente, para ahorrar energía. Cuando el cerebro ha aprendido una determinada asociación se activa el mecanismo de freno del aprendizaje.

Explicación fisiológica del modelo Rescorla-Wagner

En el artículo publicado en PNAS se describe el experimento que los científicos diseñaron para extraer las conclusiones del estudio. En una primera fase, se aplicaron dos estímulos al modelo experimental animal para que el cerebro los asociara: un tono acústico o señal luminosa y una ráfaga de aire que provocaba el parpadeo del ojo. Seguidamente, se vio que el sujeto parpadeaba el ojo en el momento en que escuchaba nuevamente el tono o la señal luminosa, aún sin ráfaga de aire.

Finalmente, al aplicar de nuevo el tono acústico o la señal luminosa a la vez con la ráfaga de aire, la asociación entre los estímulos se volvía confusa.

 “Las conclusiones del estudio pueden explicar porqué una asociación más fuerte conduce a un valor de refuerzo menor”, dice Zucca

Como comenta Zucca, “las conclusiones del estudio pueden explicar porqué una asociación más fuerte conduce a un valor de refuerzo menor, en el contexto de unexperimento de comportamiento condicionado”.

Aunque había sido descrito anteriormente en el modelo Rescorla-Wagner, modelo que ha guiado la investigación en ciencias de la conducta y la neurología durante varias décadas, este fenómeno no tenía todavía una explicación fisiológica.

Los científicos en este trabajo han estudiado células de Purkinje provenientes del córtex del cerebelo de hurones y han observado que las respuestas de las células de Purkinje, desencadenantes del parpadeo adaptativo condicionado temporal, suprimen el estímulo no condicionado gradualmente, proporcionando por primera vez una evidencia fisiológica del fenómeno descrito en el modelo de Rescorla-Wagner.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

"Los que juegan con fuego se quemarán": China condena la visita de Nancy Pelosi a Taiwán y anuncia ejercicios militares

Pekín ha tomado el viaje de Pelosi, el de más alto rango de una autoridad estadounidense a Taiwán en 25 años, como una grave afrenta.
2 de agosto, 2022
Comparte

El Ejército Popular de Liberación de China llevará a cabo ejercicios con fuego real en las cercanías de Taiwán del 4 al 7 de agosto.

Lo hará en respuesta a la visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU., Nancy Pelosi, a Taiwán, donde aterrizó este martes.

Pekín reclama la isla como territorio propio y ha tomado el viaje de la líder parlamentaria, el de más alto rango de una autoridad estadounidense a Taiwán en 25 años, como una grave afrenta.

Poco después del aterrizaje de Pelosi en Taipei, los medios chinos anunciaron el ejercicio militar con la prohibición de que todos los barcos y aviones civiles ingresen a las regiones próximas al lugar.

“Los que juegan con fuego se quemarán”, dijo el Ministerio de Exteriores de China, que consideró el viaje como “extremadamente peligroso”.

La advertencia de China

Los ejercicios militares chinos incluirán “disparos en vivo de largo alcance en el Estrecho de Taiwán“, según el ejército.

“Esta acción está dirigida a la reciente e impactante escalada de Estados Unidos en el asunto de Taiwán”, aseguró un portavoz militar en un comunicado.

También aseguró que es “una seria advertencia para las fuerzas independentistas taiwanesas o para aquellos que buscan la independencia”.

Pelosi

Getty Images
Nancy Pelosi es la política estadounidense de mayor alto rango que viaja a Taiwán desde 1997, cuando el también presidente de la Cámara, Newt Gingrich, llegó a la isla.

Los ejercicios comenzarán una vez que Pelosi ya no esté en Taiwán.

Pekín también anunció sanciones económicas, al suspender las importaciones de 100 empresas taiwanesas del sector de la alimentación.

Un “grave impacto” en las relaciones

El Ministerio de Exteriores de China condenó enérgicamente la visita de Pelosi a Taiwán, calificándola como una “grave violación del principio de una sola China”.

Aseguró que “vulnera gravemente la soberanía y la integridad territorial de China” y tendrá un “grave impacto” político en las relaciones entre China y Estados Unidos.

“Socava gravemente la paz y la estabilidad en el Estrecho de Taiwán y envía una señal muy equivocada a las fuerzas separatistas para la ‘independencia de Taiwán'”, indicó el ministerio en su comunicado.

Pekín instó a Estados Unidos a “no seguir por el camino equivocado y peligroso” y a “dejar de jugar la ‘carta de Taiwán’ e interferir en los asuntos internos de China”.

La posibilidad de la visita, que forma parte de una gira por Asia, ya había elevado las tensiones entre Washington y Pekín, y el gobierno chino había amenazado con “fuertes consecuencias” si Pelosi llegaba a Taipei.

La Oficina de Asuntos de Taiwán del Partido Comunista de China (PCCh) también cuestionó la visita y añadió que cualquier intento de buscar la independencia de Taiwán “será destrozado por la poderosa fuerza del pueblo chino”.

China ve a Taiwán como una provincia rebelde que se reunificará con el continente tarde o temprano.

Mientras, Taiwán se ve a sí mismo como un país independiente, gobernado democráticamente, pese a que nunca ha declarado oficialmente su independencia.

Si bien Estados Unidos mantiene lo que llama una “relación sólida y no oficial” con Taiwán, tiene vínculos diplomáticos formales con China y no con la isla.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Y4SuK4Nr2-s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.