¿Pagó México de más por el seguro de un lanzamiento de satélite que terminó en explosión?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Cuartoscuro

¿Pagó México de más por el seguro de un lanzamiento de satélite que terminó en explosión?

El 16 de mayo, un cohete ruso que transportaba un satélite mexicano se estrelló y quedó reducido a cenizas. Afortunadamente, México había comprado un seguro ante una eventualidad de este tipo. Sin embargo, documentos recientemente liberados generan preguntas sobre la naturaleza de la póliza. La prima pagada fue de casi el doble del promedio que se paga en esa industria, debido, muy probablemente, al historiar de siniestros del cohete ruso al que recurrió México para el lanzamiento.
Foto: Cuartoscuro
Por David Agren / El Daily Post
3 de noviembre, 2015
Comparte
El satélite Centenario no llegó a su destino por fallas que se presentaron minutos después del despegue del cohete Protón. //Foto: Cuartoscuro

El satélite Centenario no llegó a su destino por fallas que se presentaron minutos después del despegue del cohete Protón. //Foto: Cuartoscuro

Todo comenzó sin problemas. El 16 de mayo, el satélite mexicano Centenario despegó desde un centro espacial de Kazajstán dentro de un cohete Protón de fabricación rusa. Ocho minutos y 10 segundos después del despegue, sin embargo, el cohete tuvo problemas mientras volaba sobre Siberia y cayó. Nave y satélite quedaron reducidos a cenizas.

El gobierno mexicano confirmó rápidamente la mala noticia. Casi tan rápidamente como declaró que el seguro cubriría el costo total del lanzamiento y del satélite, que recibió su nombre en conmemoración del centenario de la Revolución Mexicana y, se suponía, mejoraría las comunicaciones con fines de seguridad y uso civil durante los próximos 15 años.

Puedes leer la historia original en inglés aquí.

Los documentos obtenidos a través de una solicitud de acceso a la información, muestran que el gobierno de México presentó una reclamación de $ 389.7 millones de dólares – aproximadamente $ 300 millones de dólares para el satélite y $ 90 millones de dólares por el lanzamiento. La suma fue pagada en su totalidad el 28 de julio por la empresa aseguradora Marsh LTD. Los documentos también muestran que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) pagó una prima de $ 52.1 millones de dólares.

El precio pagado por la prima, sin embargo, plantea preguntas, sobre todo porque información disponible del mercado de seguros relacionados con lanzamientos espaciales, muestra el costo de las coberturas ha ido a la baja en los últimos años. La SCT no respondió a peticiones de entrevista, a pesar de que declaraciones públicas de sus funcionarios hacen pensar en problemas relacionados con el lanzamiento del satélite, especialmente por haber recurrido a un cohete Protón de manufactura rusa, cuyo rendimiento ha demostrado ser pobre en los últimos años, con múltiples fallas de funcionamiento. La mala suerte parece haber afectado el proyecto tanto como la falta de planeación y de preparación.

“El cohete fue contratado a través de ILS en febrero de 2012. En ese momento, el porcentaje de lanzamientos exitosos era de 95 por ciento”, dijo Mónica Aspe, subsecretaria de la SCT, en declaraciones publicadas por el diario Reforma. “Un estudio de mercado fue hecho por la última administración y, con base en los costos, la tasa de éxito y las tasas de retorno,  determinó que se lanzaría”.

“Desde 2012 hasta ahora, hubo cuatro (pérdidas catastróficas) más con los cohetes protones.”

La póliza de seguro para el lanzamiento del Centenario fue comprada a través de la británica Marsh LTD, una de los tres grandes aseguradoras en la industria de seguros para satélites. La SCT, en respuesta a una solicitud hecha a través INAI, el Instituto Nacional de Acceso a la Información, dio a conocer detalles sobre la póliza, incluyendo su precio y las primas pagadas. Sin embargo se negó a liberar la póliza, citando un acuerdo de confidencialidad con la aseguradora.

Tras una apelación, el INAI determinó el 21 de octubre que la SCT debía hacer pública la póliza del seguro.

“La población tiene derecho a conocer los términos en que este seguro fue contratado y …si se cumplió con el objetivo para el que fue adquirido”, dijo el comisionado del INAI Joel Salas Suárez, en la decisión.

La póliza de la SCT para el satélite Centenario cubría el lanzamiento y el primer año de operaciones. No tenía un deducible. El precio era equivalente a aproximadamente el 13.36 por ciento del valor asegurado del satélite, una tasa que plantea interrogantes.

La razón para que la SCT pagara esas primas sigue siendo poco clara, especialmente si se toma en cuenta que información pública sobre seguros espaciales muestra que los precios de dichas coberturas han decrecido en los últimos años.

El promedio de la prima que se pagó por un seguro para satélite en 2014 fue de aproximadamente el 7.5 por ciento de la cobertura contratada, de acuerdo con la “2014 Space Insurance Overview”, un reporte de la industria  presentado en febrero de 2015 por la firma Gareth Morgan de Willis InSpace.

El informe mostraba “significativos aumentos en las tasas de las primas para los lanzamientos futuros del Protón, en el corto y el mediano plazos.”

Un representante de Willis InSpace no estuvo disponible para comentar sobre el informe.

Al menos un ejecutivo de la industria de seguros dijo que las circunstancias no habían favorecido al gobierno mexicano, sobre todo tomando en cuenta los problemas de fiabilidad que enfrentan los cohetes Protones.

“La negociación de las condiciones del seguro no fue fácil”, dice Chris Kunstadter, vicepresidente y gerente de aseguramiento global para lanzamientos espaciales de la firma XL Catlin. “Me tomó tiempo conseguir el total de $ 390 millones de dólares para un satélite que iba a ser enviado en un vehículo de lanzamiento que ha tenido algunos problemas”.

El Centenario fue ordenado en 2010 y era uno de los tres satélites que el gobierno mexicano planeaba poner en servicio. El satélite Bicentenario fue lanzado en diciembre de 2012 en un cohete Ariane 5 desde la Guayana francesa. El satélite Morelos 3, descrito como idéntico al Centenario, fue puesto en órbita el 2 de octubre a través de un cohete Atlas V desde Cabo Cañaveral.

Kunstadter califica la estrategia de enviar satélites al espacio a bordo de diferentes vehículos de lanzamiento, como una  “gestión prudente de riesgo”. Él recuerda haber visto los planes para el satélite Centenario en 2012 como parte de una revisión para definir su firma.

“Es un satélite complicado … así que puede subir el precio un poco, pero el vehículo de lanzamiento Protón ha tenido tiempos difíciles en los últimos 10 años, porque la tasa de fracaso ha sido superior a los demás vehículos de lanzamiento en el mercado comercial”, dice.

Kunstadter se negó a discutir detalles sobre el satélite o el interés de su empresa en asegurarlo. Los seguros para un satélite por lo general se ponen en el mercado con varios años de antelación, dice, añadiendo que el gobierno mexicano hizo lo que pudo para protegerse.

“Por mucho que al gobierno mexicano no le haya gustado el precio, pagó porque es un paso prudente de gestión de riesgos”, dice Kunstadter. “Estoy seguro de que ellos estaban felices cuando recogieron el dinero después de reclamar el seguro”.

Sin embargo, el lanzamiento del satélite en un cohete Protón ha tenido sus críticos, especialmente aquellos que señalan los contratiempos que sufrieron los servicios que el Centenario iba a proveer.

“Ya en este nuevo gobierno, advertimos que era un riesgo, que un accidente podría ocurrir debido a que es un cohete muy antiguo que ha sido actualizado pero que ha tenido una historia de fracasos”, dijo en Foro Tv Fernando de la Peña Llaca, presidente de la Agencia Espacial Mexicana, después de la explosión del Centenario.

“Desafortunadamente ellos no quisieron cambiar la dinámica con la compañía de lanzamiento. Ellos sintieron confianza sabiendo que tenían un seguro. Pero ahora la pérdida es enorme porque habrá un retraso en los lanzamientos de esta compañía el año que viene”.

Otros en la SCT no encontraron otra opción que lanzar el Centenario porque de no hacerlo la multa por la cancelación hubiera sido más alta que los pagos del seguro. México también se arriesgaba a perder la posición orbital, valuada en 3 mil millones de dólares, que el Centenario iba a ocupar durante los próximos 15 años.

Kunstadter dice que proceder a un lanzamiento no es tan fácil, ya que sólo un número limitado de países puede enviar satélites al espacio por su cuenta. Además, las fechas de lanzamiento pueden ser difíciles de obtener y el número de cohetes es limitado.

“Hay escasez de cohetes suficientemente grandes para llevar satélites a una órbita geoestacionaria”, dice.

Irónicamente es incierto si México lanzará otro satélite para reemplazar al Centenario. El Satélite Morelos 3 es prácticamente idéntico al Centenario – cada uno se suponía que estaría para hacer una copia del otro—lo que llevó a la SCT a reevaluar el plan que había sido diseñado antes.

También están las presiones financieras, que podrían tentar al gobierno a tomar el dinero reclamado a través del seguro para invertirlo en otras cosas.

“Creemos, con base es lo que he escuchado de expertos técnicos, que no es necesario ”, dijo al periódico Reforma el Secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz, a principios de octubre. “Lanzar otro satélite, tomaría cuatro años como mínimo.”

“El dinero está ahora en la Secretaría de Hacienda, que puede canalizar los recursos hacia las soluciones que requiera”.

Lee la nota original en El Daily Post.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo y cuándo serán el cortejo y el funeral de la reina Isabel II: guía paso a paso

El público podrá ver el ataúd de la reina y presentar sus respetos en la catedral de St. Giles, en Edimburgo, y después en Westminster Hall, en Londres.
12 de septiembre, 2022
Comparte

El funeral de la reina Isabel II de Inglaterra se realizará el lunes 19 de septiembre en la Abadía de Westminster en Londres, confirmó el Palacio de Buckingham.

Será llevada del Palacio de Buckingham a Westminster Hall, en el edificio del Parlamento, el miércoles, donde el ataúd descansará sobre un catafalco.

La reina estará en capilla ardiente durante cuatro días antes de su funeral, tiempo en el que el público podrá despedirse.

El rey Carlos III también se embarcará en una gira por las cuatro naciones que conforman Reino Unido.

Esta es una guía día a día de cómo será el funeral de Isabel II, quien protagonizó el reinado más largo de la historia británica.

Reina Isabel II.

BBC
Domingo 11 de septiembre

BBC

El ataúd de roble de la reina, que se encontraba en el salón de baile del Castillo de Balmoral (Escocia), donde falleció este jueves, fue transportado a un coche fúnebre.

Su cuerpo partió de Balmoral alrededor de las 10:00 (hora local), y comenzó a avanzar lentamente en un viaje de seis horas a Edimburgo, que se encuentra a más de 160 km de distancia por carretera

Recorrido

BBC
Ubicaciones clave en Edimburgo del féretro de Isabel II

BBC

El féretro llegará al Palacio de Holyroodhouse -residencia oficial de la monarquía británica en la capital escocesa- y reposará en el Salón del Trono.

En Londres, el rey se reunirá con el secretario general de la Commonwealth en el Palacio de Buckingham.

Posteriormente recibirá a los altos comisionados de los países de los que es jefe de Estado.

Lunes 12 de septiembre

BBC

El rey Carlos comenzará el día con una visita a Westminster Hall, donde ambas cámaras del Parlamento se reunirán para expresar sus condolencias.

Acompañado de Camila, la reina consorte, el rey viajará en avión a Edimburgo. Es parte de la operación Spring Tide, el nombre en clave de su primer viaje por las cuatro naciones del Reino Unido como rey.

Westminster Abbey

Getty Images
La Abadía de Westminster.

Por la tarde, el féretro de la reina viajará en procesión hasta la Catedral de St. Giles, acompañado por el rey y miembros de la familia real.

El cuerpo de la reina estará en una capilla ardiente en St. Giles durante 24 horas y los miembros del público podrán presentar sus respetos.

A continuación, el rey regresará a Holyrood, donde tendrá una audiencia con la primera ministra escocesa, Nicola Sturgeon. Él y la reina consorte luego asistirán al parlamento escocés, donde recibirán una moción de condolencia.

Por la noche, el rey Carlos realizará una vigilia con miembros de la familia real en la Catedral de St. Giles.

Martes 13 de septiembre

BBC

La princesa Ana, la única hija de la reina, acompañará el ataúd desde la Catedral de St. Giles hasta el aeropuerto de Edimburgo, y luego, según lo planeado, hasta la base de la fuerza aérea real RAF Northolt.

Se espera que el último vuelo de la reina de Escocia a Londres llegue poco antes de las 19:00 hora local.

Desde allí viajará al Palacio de Buckingham, residencia oficial de los monarcas británicos en Londres desde 1837. La llegada del ataúd al palacio será presenciada por el rey Carlos III y Camilla, la reina consorte, antes de ser llevado al Bow Room.

El rey Carlos III y la reina consorte Camila.

Reuters

Antes de eso, el rey y Camilla visitarán Belfast en Irlanda del Norte. Luego viajarán al Castillo de Hillsborough para ver una exposición sobre la larga asociación de la reina con Irlanda del Norte.

El rey Carlos se reunirá luego con el secretario de Estado para Irlanda del Norte, el diputado Chris Heaton-Harris, así como con otros líderes del partido. También recibirá un mensaje de condolencias encabezado por el presidente de la Asamblea de Irlanda del Norte.

Después de una reunión con líderes religiosos, el rey Carlos y Camila asistirán a un servicio de oración en la Catedral de Santa Ana y luego regresarán a Londres.

Miércoles 14 de septiembre

BBC

El cuerpo de la reina se trasladará en procesión desde el Palacio de Buckingham hasta Westminster Hall por la tarde.

Su féretro será transportado en una carroza de la Tropa Real de Artillería a Caballo del rey, y estará acompañado por un desfile militar y miembros de la familia real.

El rey Carlos encabezará la procesión detrás del carruaje.

Procesión para el velorio del Isabel II.

BBC

La gente podrá verlo mientras recorre las calles de Londres.

También habrá grandes pantallas de televisión instaladas para la ocasión especialmente en los parques reales de la capital.

La procesión viajará a lo largo de Queen’s Gardens, The Mall, Horse Guards y Horse Guards Arch, Whitehall, Parliament Street, Parliament Square y New Palace Yard.

Una vez en Westminster Hall, el ataúd será ubicado sobre una plataforma elevada conocida como catafalco, envuelto en el estandarte real, y se le colocará encima la corona imperial del Estado, el orbe y el cetro.

La reina madre fue velada en el Salón de Westminster en 2002.

Getty Images
La reina madre fue velada en el Salón de Westminster en 2002.

Cada esquina de la plataforma estará custodiada por soldados de las unidades al servicio de la casa real.

El arzobispo de Canterbury, Justin Welby, llevará a cabo un breve servicio religioso al que asistirán el rey Carlos y otros miembros de la familia real antes de que el salón se abra al público.

Jueves 15 de septiembre

BBC

Este es el primer día de los cuatro en los que el cuerpo de la reina permanecerá en Westminster Hall hasta la mañana del funeral de Estado.

Se espera que cientos de miles de personas puedan presentar sus respetos en el edificio del siglo XI, la parte más antigua del Palacio de Westminster y el corazón del gobierno británico.

estandarte real, corona imperial del Estado, orbe y cetro que se colocarán al féretro de la reina Isabel II

BBC
Viernes 16 de septiembre

BBC

El ataúd de la reina permanecerá por segundo día en Westminster Hall, donde la gente podrá presentar sus respetos.

El rey y Camilla viajarán a Gales, la última de su primera visita a las cuatro naciones de Reino Unido como rey.

Lunes 19 de septiembre

BBC

Durante la mañana el ataúd será llevado en procesión a la Abadía de Westminster para el funeral de Estado.

Gráfico Salón de Westminster y Abadía de Westminster.

BBC
Interior Abadía de Westminster

BBC

Entre los invitados que se unirán a los miembros de su familia estarán altos políticos de Reino Unido y jefes de Estado de todo el mundo.

Después del funeral, el ataúd viajará en procesión desde la Abadía de Westminster hasta Wellington Arch, desde donde viajará a Windsor.

Procesión funeraria del féretro de Isabel II a Windsor.

BBC

El coche fúnebre llevará el ataúd a lo largo de Long Walk hasta la Capilla de San Jorge en la Capilla de Windsor, donde se llevará a cabo un servicio de entierro religioso.

Dentro de la capilla de San Jorge

BBC

Habrá un período de duelo nacional hasta el día del funeral de Estado, anunció el gobierno. La familia real cumplirá un período de luto durante siete días más.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=56aMhD0Mi28

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.