¿Qué pudo haber causado el accidente del avión ruso en Egipto?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

¿Qué pudo haber causado el accidente del avión ruso en Egipto?

Bomba, misil, error humano, a continuación BBC Mundo explica cuáles serán las principales líneas de investigación.
Especial
Por BBC Mundo
1 de noviembre, 2015
Comparte
En esta imagen difundida por la oficina del primer ministro, Sherif Ismail, derecha, examina los restos de un avión de pasajeros que se estrelló en Hassana, Egipto, el viernes 31 de octubre de 201. (Suliman el-Oteify, oficina del primer ministro egipcio vía AP)

En esta imagen difundida por la oficina del primer ministro, Sherif Ismail, derecha, examina los restos de un avión de pasajeros que se estrelló en Hassana, Egipto, el viernes 31 de octubre de 201. (Suliman el-Oteify, oficina del primer ministro egipcio vía AP)

Un equipo de expertos internacionales ha comenzado su investigación sobre lo que pudo causar que un avión ruso de la línea aérea Kogalymavia, un Airbus A321, se estrellara en la Península egipcia de Sinaí causando la muerte de las 224 personas a bordo.

A continuación BBC Mundo les explica cuáles serán las principales líneas de investigación.

¿Derribado por un misil?

Expertos en seguridad descartaron los alegatos del grupo extremista Estado Islámico (EI), que es activo en la zona de Sinaí, de que ellos derribaron el vuelo KGL9268.

Pero sólo cuando se analicen los restos de la aeronave los investigadores podrán determinar con precisión si esta teoría es cierta o falsa.

Un alto funcionario de aviación ruso, Viktor Sorochenko, declaró el domingo que el avión se despedazó en el aire, pero señaló que era demasiado pronto para sacar conclusiones a partir de este hecho sobre las causas del desastre.

El avión estaba volando a una altitud muy por encima del alcance de cualquier tipo de misil tierra-aire que se piensa poseen los yihadistas.

Estos son mucho menos poderosos que el sistema de misiles Buk, que se transporta sobre un vehículo, que derribó al avión de Malaysia Airlines sobre Ucrania el año pasado.

Los expertos también han cuestionado la lógica de porqué el grupo afiliado a EI en Sinaí se arriesga a atraer una medida masiva de represalia de la comunidad internacional por una acción como éstas cuando el objetivo de su batalla es principalmente el Estado egipcio.

El corresponsal de asuntos de seguridad de la BBC Frank Gardner afirma que con Rusia luchando una guerra contra EI en Siria, y la frágil economía de Egipto -que necesita desesperadamente turistas-, ambos países están deseando que este accidente no tenga nada que ver con terrorismo.

¿Una bomba a bordo?

El análisis de las “cajas negras” del avión, que contienen las grabaciones de las voces en la cabina y de los datos del vuelo y que ya fueron recuperadas,ayudará a que los investigadores determinen cuál fue la causa de que el avión se precipitara súbitamente del cielo.

Hasta ahora no ha surgido evidencia clara que sugiera que una bomba a bordo del avión hubiera podido causar el desastre.

Y hay interrogantes sobre si un atacante potencial pudo haber evadido las intensas medidas de seguridad establecidas en el aeropuerto de Sharm el Sheikh.

Pero un experto le dijo a la BBC que las descripciones de los restos del avión indican que un evento como una explosión podría ser una posibilidad.

El profesor Michael Clarke, director general del Royal United Services Institute, un centro de estudios de seguridad en Reino Unido, señaló: “Los informes preliminares indican que (el avión) se partió en dos y eso sugiere una falla catastrófica, y no una falla mecánica”.

“Sugiere quizás una explosión a bordo”.

“Así que yo me inclino más a pensar que si en este momento tenemos que hacer suposiciones, es mucho más probable que hubiera sido una bomba a bordo, y no un misil disparado desde la superficie”.

Pero hay que subrayar, una vez más, que sólo cuando los investigadores logren analizar los restos del avión y los escombros en la zona se podrá evaluar esta teoría.

Las cajas negras

Las aeronaves comerciales llevan dos cajas negras:

La grabadora de voces de cabina, que recoge las conversaciones de la tripulación de vuelo y los sonidos procedentes de la cabina. Esta puede retener dos horas de grabaciones. En los vuelos más largos, los datos más recientes se graban sobre los más viejos.

El registrador de datos de vuelo, que lleva los datos técnicos del vuelo, incluidos al menos cinco grupos básicos de información: la altitud del aparato, su velocidad con respecto al aire, su altitud de presión, su rumbo, aceleración y el momento en que fueron hechas las transmisiones de la tripulación.

Ambos dispositivos están diseñados para soportar impactos masivos e incendios que alcancen temperaturas de hasta 1.100º C durante 60 minutos.

¿Falla técnica?

El primer ministro egipcio indicó que la causa más probable del desastre es una falla técnica, pero serán los investigadores del accidente los que “comprueben o nieguen” esta teoría.

El ministro de aviación civil de Egipto, Hossam Kamal, señaló que no hubo signos de problemas a bordo durante el vuelo, lo cual contradice informes previos de que el piloto pidió realizar un aterrizaje de emergencia después de experimentar problemas técnicos.

En Rusia, la esposa del copiloto del avión, Sergei Trukhachev, le dijo a la cadena NTV que, durante una llamada antes de que el vuelo saliera de Sharm el Sheikh, su esposo se había quejado de la condición del avión, la cual “dejaba mucho qué desear“.

Pero la línea aérea Kogalymavia insiste en que el avión de 19 años estaba en condiciones de volar.

Y Hossam Kamal indicó que “no hay informes de que el avión tuviera fallas, las revisiones que se hicieron antes del despegue no revelaron nada”.

¿Error humano?

La aerolínea ha dicho que el piloto, que según informes ha sido identificado como Valery Nemov, tenía una experiencia de más de 12 mil horas de vuelo, incluidas 3.860 horas en los Airbus A321 y que no había razones para sospechar que un “error de tripulación” fuera un factor en el desastre.

Pero las cajas negras del avión ofrecerán a los investigadores los detalles de los últimos minutos del vuelo y les permitirán deducir si alguna acción que llevó a cabo la tripulación causó o contribuyó al accidente, que ocurrió durante buen clima.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro Archivo

Detienen a 8 personas acusadas del asesinato del periodista Pablo Morrugares

"Al menos 10 periodistas de Iguala tienen amenazas de muerte de grupos delincuenciales", de acuerdo con el directivo del Diario de La Tarde.
Cuartoscuro Archivo
8 de agosto, 2020
Comparte

La Fiscalía General del Estado (FGE) de Guerrero detuvo a ocho personas por su presunta participación en el asesinato del periodista Pablo Morrugares, director del portal de PM Noticias, ocurrido el pasado 1 de agosto.

La detección se realizó en una casa de seguridad ubicada a unos metros de la finca El Edén, entre el fraccionamiento Tlatel I y el Mezquite.

En ese lugar, de acuerdo con las autoridades, también localizaron el cascarón de un automóvil que fue utilizado por los presuntos delincuentes para cometer el homicidio.

Lee: Atacan instalaciones del Diario de Iguala, a dos días del asesinato del periodista Pablo Morrugares

Según la Fiscalía, los delincuentes pretendían incendiar la unidad para no dejar evidencias del delito.

En el ataque contra el periodista también falleció su escolta.

Morrugares y su esposa sufrieron un atentado en 2016, del que resultaron ilesos, aunque desde entonces se le asignaron medidas cautelares del mecanismo de Protección de Defensores de Derechos Humanos y Periodistas de la Secretaría de Gobernación federal.

“Vivimos aterrorizados” 

Julio César Zubillaga se estremece cuando su hija pregunta por qué lo quieren matar. Tras el asesinato de su colega Pablo Morrugares, recibió amenazas y un diario fue baleado, episodios que confirman a México como uno de los países más peligrosos para los periodistas.

Zubillaga ayudó a arreglar el cuerpo de Pablo Morrugares, del diario digital PM Noticias, luego de que lo mataran a balazos junto con un policía que lo custodiaba, el pasado 2 de agosto en un restaurante de Iguala, en Guerrero.

Director de un periódico de esa ciudad, el Diario de La Tarde, Zubillaga exigió entonces públicamente justicia para el reportero de 48 años, quien ya había sufrido un atentado en 2016 y tenía medidas de protección.

“Fue un asesinato brutal, yo vi cómo quedó Pablo, lo tuve que vestir para los que quisieran despedirlo, pero solo vinieron menos de cuatro colegas. Todos tienen miedo, vivimos aterrorizados”, cuenta a la AFP.

Al día siguiente recibió amenazas de muerte por redes sociales, y el martes un grupo armado disparó contra el local del Diario de Iguala donde imprime su periódico.

“Al menos 10 periodistas de Iguala tienen amenazas de muerte” de grupos delincuenciales, señaló el directivo, quien ahora clama protección al gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Otros tres comunicadores han sido asesinados en México en lo que va de 2020: Jorge Armenta, Víctor Álvarez y María Elena Ferral.

Desde el año 2000, las víctimas superan el centenar y 92% de los casos siguen impunes, según organizaciones de prensa.

Amenazas cumplidas

A principios de año, en redes sociales circularon videos de grupos armados amenazando a rivales y a varios periodistas.

Las intimidaciones no son una novedad para los reporteros, “pero estamos viendo que ya las están cumpliendo”, afirma Zubillaga.

Para protegerse, el director, de 51 años, cambia constantemente de domicilio y rutas y hace tiempo que no pasea con su familia.

“Lo más cruel para mí es llegar a la casa y que mi hija más pequeña me pregunte: ‘papá, ¿por qué te quieren matar? ¿Cuánto tiempo vas a vivir?'”, dice por teléfono, con la voz quebrada, este periodista con 35 años de carrera.

Ante esta situación, los reporteros de Iguala han optado por la autocensura.

“Muchos no quieren hablar, mucho menos publicar. Estás entre el fuego cruzado”, comenta bajo anonimato un periodista que tuvo que abandonar la ciudad porque su vida estaba en riesgo.

“Un grupo te amenaza por publicar tal o cual información y el otro (su antagónico) por no publicarla”, añade.

El grupo criminal Los Tlacos amenazó de muerte a los periodistas de Iguala tras acusarlos de servir a su rival, Guerreros Unidos, reportó el miércoles pasado la revista de investigación Proceso.

En respuesta, los reporteros de la ciudad acordaron la autocensura, según la publicación.

Momentos antes de su asesinato, Morrugares reportó un crimen en una zona que, afirmó, era controlada por Los Tlacos.

Los narcotraficantes de Guerreros Unidos han sido vinculados por la justicia mexicana a la desaparición de 43 alumnos de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, ocurrida en Iguala en septiembre de 2014.

“No pasa nada”

Para la ONG Reporteros Sin Fronteras (RSF), la situación en Iguala es de las más preocupantes en México, uno de los países más peligroso del mundo para la profesión, comentó Balbina Flores, delegada de la organización.

“Parece que si se mata a un periodista no pasa nada, por eso esto no para”, denunció Flores.

Desde 2006, cuando el gobierno lanzó una ofensiva militar antidrogas, México enfrenta una creciente ola de violencia.

Hasta la fecha han sido asesinadas 293 mil 336 personas, según datos oficiales que no precisan cuántas son víctimas del crimen organizado.

Con información de AFP

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.