close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AP
Legalización de la mariguana: ¿cuáles son las opciones para regularizarla?
Hay una serie de opciones entre la prohibición y tener un mercado legal de mariguana, considera el investigador Beau Kilmer.
AP
Por El Daily Post
26 de noviembre, 2015
Comparte
El Daily Post

El Daily Post

Lee el texto original en inglés en El Daily Post. 

P: El mercado de mariguana recreativa legal llegó a Estados Unidos después de una experiencia relativamente larga con la mariguana medicinal. ¿Tiene sentido que en México exista un punto intermedio entre la prohibición y la legalización del uso recreativo de la mariguana?

R: Hay una serie de opciones entre la prohibición y tener un mercado legal de la mariguana (ver el gráfico de Options and Issues Regarding Marijuana Legalization, un artículo de RAND). Eliminar por completo la prohibición y autorizar la producción a gran escala y las ventas minoristas son temas nuevos, así que nadie sabe qué puede pasar con ellos.

Una de las principales preocupaciones en Estados Unidos es que las jurisdicciones que avanzan hacia el modelo comercial, podrían querer tratar algo más; sin embargo, sería muy difícil hacer cambios con una industria en crecimiento y con grupos de cabilderos y de presión poderosos.

Las jurisdicciones podrían, en cambio, empezar con opciones intermedias (no ir de inmediato de la prohibición a la legalización completa, por ejemplo) y darles una oportunidad antes de comprometerse con un modelo comercial. Adicionalmente, los reguladores podrían considerar cláusulas con caducidad, es decir, regulaciones efectivas sólo por cierto periodo de tiempo, lo cual les permitiría cambiar el curso de las cosas si es necesario y no quedar atados a un régimen en particular.

El Daily Post

El Daily Post

P: En términos generales, ¿cuáles son los objetivos que las políticas y normas deberían perseguir cuando se establecen las reglas de un mercado legal de la mariguana?

Las políticas deberán estar diseñadas de acuerdo con los “valores” de los tomadores de decisiones o legisladores. Por ejemplo, la mayoría de los libertarios (libertarian en inglés, término que se refiere a personas que intentan limitar lo más posible la presencia del Estado en la vida de las personas) optarán por establecer pocas regulaciones, mientras otros, no tan felices con la situación, pero preocupados por un aumento en el consumo inadecuado de la mariguana debido a la publicidad y a la caída de los precios producto de la comercialización, preferirán un monopolio gubernamental en el suministro de la hierba (un esquema que es muy distinto a la propuesta recientemente rechazada en Ohio. Germán López presentó una buena explicación de este tema que puedes leer aquí).

Basado en investigaciones colaborativas y en mi interacción con legisladores que están contemplando, diseñando o incluso implementado la legalización de la mariguana, he identificado 10 opciones de políticas públicas que podrían determinar ampliamente si la legalización termina siendo positiva o negativa para la salud pública: producción, afán de lucro, promoción, prevención, vigilancia y cumplimiento de la ley, penalizaciones, potencia, pureza, precio y permanencia.

No podría decir cuán importante es tomar en cuenta el precio de la mariguana (determina el consumo, las ganancias y el tamaño del mercado negro), pero desearía que la gente discutiera más acerca de la “permanencia”. Me preocupa que las jurisdicciones terminen encerrándose así mismas en estructuras de suministro sin salida que ellas puedan lamentar en algún momento.

P: Dos años después del experimento de la legalización en Colorado y Washington, ¿cuáles son las lecciones más importantes que pueden extraer de esas experiencias otras jurisdicciones nacionales o sub-nacionales?

Algunas ideas:

Desde que Colorado y Washington adoptaron modelos comerciales para producir ganancias en 2012, la mayoría de los debates sobre la legalización en Estados Unidos se han centrado en esta opción en particular. Esta creó una falsa dicotomía y espero que otras jurisdicciones que estén evaluando alternativas sobre la mariguana, por lo menos discutan algunas opciones que estén en un punto medio, menos cercanas al extremo de la comercialización.

En Estados Unidos, las bases de datos no están bien equipadas para rastrear los cambios en la cantidad de mariguana que está siendo usada (en oposición a la prevalencia de usuarios de mariguana) ni tampoco los diferentes métodos de consumo. La información sobre el consumo es crucial para hacer proyecciones acerca de la legalización, evaluar los cambios en las políticas y entender completamente las consecuencias que esos cambios tendrán en la salud. Y si una jurisdicción va a confiar en encuestas propias para analizar las policías sobre la mariguana, lo mejor será que tenga idea del sesgo que se produce por quienes mienten o se confunden durante el levantamiento de la encuesta, o por las personas que son excluidas de la muestra.

Es demasiado pronto para plantear conclusiones con base en los resultados obtenidos hasta ahora, sigue haciendo falta mucha información. La mayoría de la gente estará de acuerdo en que la reducción en el número de personas que obtienen antecedentes penales por delitos relacionados con la mariguana es algo bueno, pero varios de estos beneficios podrían haberse obtenido no necesariamente gracias a la comercialización de la mariguana.

Pronto serán revelados los datos sobre la prevalencia de la mariguana en Estados Unidos para 2013 y 2014. Los números recibirán una cantidad exorbitante de atención en los medios, pero deberán ser puestos en contexto: 1) solamente darán información del número de usuarios (prevalencia), no sobre cuánto consumen; 2) Si se reporta un aumento de consumidores en los estados en los que se legalizó la mariguana, será difícil determinar cuánto de ese incremento es real o se debe más bien al aumento en la confianza de la gente a responder a los encuestadores y 3) si se termina considerando que la legalización de la mariguana fue buena o mala para la salud pública, dependerá de cómo ésta afecta el consumo de alcohol, tabaco y analgésicos.

Los hongos comestibles se están convirtiendo en un dolor de cabeza para los legisladores y causando problemas a quienes, sin saberlo, los han consumido o los han consumido demasiado. Para quienes no han estado siguiendo el tema, recomiendo el ensayo que Rob MacCoun y Michelle Mello’s publicaron en The New England Journal of Medicine.

Si México fuese a legalizar la mariguana, ¿cuáles serían los posibles efectos en el mercado y proceso de legalización en Estados Unidos? ¿Hasta qué punto los reguladores deben considerar el impacto en otras jurisdicciones cuándo establecen los términos del mercado legal de la mariguana?

La legalización de la mariguana es un tema de debate serio en Estados Unidos. Si un país vecino legaliza la mariguana antes que el gobierno federal en EU, el debate sobre el tema se hará más común.

Es difícil predecir qué pasaría exactamente, pero si México legaliza la producción de mariguana pero la exportación de ésta a Estados Unidos sigue siendo ilegal, habría incentivos para que los narcotraficantes exportaran su producción de la hierba hacia Estados Unidos (dependerá también del precio por unidad de THC, la sustancia activa de la mariguana).

Los reguladores más inteligentes considerarán las consecuencias que habrá dentro y fuera de su jurisdicción. En “Considerando la legalización de la mariguana” hablamos de las posibles implicaciones que la legalización de la mariguana podría tener en un estado pequeño de Estados Unidos (Vermont). Para aquellos interesados en la reflexión sobre las interacciones a nivel nacional, recomiendo Después de la gran fractura: Posibles escenarios del colapso del control de drogas internacional (After the Grand Fracture: Scenarios for the Collapse of the International Drug Control Regime.) de Jon Caulkins.

En términos del proceso de reglamentación, ¿hay una mejor manera de seguir adelante? ¿Ayuda tener una Blue Ribbon Commission (como la que conformaron con expertos en California) o un informe de expertos (como en Vermont) antes de echar a andar el proceso legislativo?

Los debates legislativos son mucho más productivos cuando se tiene información precisa sobre 1) consumo de mariguana (no sólo prevalencia), 2) los gastos en mariguana, y 3) los gastos que representa para el sistema de justicia la criminalización de personas que consumen mariguana debido a la prohibición. Sin esta información es fácil que los debates sean acaparados por argumentos sin sentido.

Es importante que las autoridades tengan flexibilidad para hacer ajustes en impuestos y regulaciones. En algunos estados de Estados Unidos puede ser muy difícil hacer cambios importantes a las leyes o enmiendas constitucionales que hayan aprobado los votantes. Así que, se trate de una iniciativa electoral o un proyecto de ley, es importante prestar atención a quién tomará las decisiones relacionadas con los impuestos a la mariguana y las regulaciones, y qué tan difícil será hacer ajustes. (Para hacer una reflexión útil sobre los pros y contras de que diferentes instituciones supervisen la regulación de la legalización, lee el más reciente Stanford Law report).

Consulta el texto original en El Daily Post.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Getty
Archie Harrison: ¿cuál es el origen del nombre del hijo de Meghan Markle y el Príncipe Harry?
Los duques de Sussex dieron a conocer el nombre de su primogénito. El nombre de Archie Harrison tomó a muchos por sorpresa, pues se aleja de la tradición de la realeza británica. ¿Qué significa y por qué eligieron este nombre?
Getty
9 de mayo, 2019
Comparte

Meghan Markle y el Príncipe Harry, duques de Sussex, revelaron el nombre de su hijo recién nacido: Archie Harrison Mountbatten-Windsor.

La elección tomó por sorpresa a quienes apostaban por otros nombres como Alexander, Arthur o Albert.

“Creo que ninguno de nosotros venía venir ninguno de esos nombres”, dijo Joe Little, editor de la revista Majesty, que cubre temas de la realeza británica.

Según Little, el nombre Archie no tiene ninguna connotación para la realeza británica.

Harrison también es un nombre totalmente nuevo para la familia real.

Archie es un nombre de origen germánico, significa “genuino”, “audaz” y “valiente, y es más popular en el Reino Unido que en Estados Unidos.

El nombre original es Archibald, y fue usado en las tierras altas de Escocia durante la Edad Media.

En 2017 Archie ocupó el puesto 18 entre los nombres más populares para niños en Inglaterra y Gales. Ese año, 2.803 niños fueron llamados Archie.

Desde 2003, Archie se ha mantenido entre los 50 nombres más populares.

Más estadounidenses

Harrison, por su parte, también es más común en Reino Unido que en EE.UU. Este nombre, que originalmente se usaba como un apellido, significa “hijo de Harry”.

“Puede que sea un nombre con el que Meghan esté familiarizada y por eso es que lo están usando”, dice Little.

“Archie tiene un toque más británico, mientras que Harrison es más estadounidense”.

“Querían hacer algo un poco diferente, y lo hicieron”.

Harry y Meghan decidieron no usar un título de realeza para su hijo.

Señorito Archie

Archie Harrison

Getty
Archie Harrison es Mountbatten-Windsor nació el 6 de mayo de 2019.

Como el primogénito de un duque, Archie podría haber asumido el título de Conde de Dumbarton, pero en lugar de eso simplemente será conocido como Señorito Archie (Master Archie, en inglés).

Jonny Dymond, corresponsal de la BBC para asuntos de la realeza, dijo que esta elección era “un fuerte indicio de que (los duques) no quieren criarlo como alguien de la realeza formal”.

El apellido de Archie Harrison es Mountbatten-Windsor.

En la realeza británica, los descendientes de la reina que usan un título real no necesitan un apellido, pero si en determinado caso llegasen a necesitarlo, ese apellido es Mountbatten-Windsor.

El apellido Mountbatten-Windsor apareció por primera vez en un documento oficial el 14 de noviembre de 1973, en el acta de matrimonio de la princesa Anne y el capitán Mark Phillips.

Richard Fitzwilliams, comentarista de temas de la monarquía, dijo que el individualismo mostrado por Harry y Meghan al momento de elegir nombres no tradicionales en la realeza, era algo “maravilloso” y podría “rejuvenecer la monarquía”.

“Es una elección única, por parte de una pareja única que están haciendo las cosas de una manera única”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.