close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro
Trabajar sólo 6 horas al día: ¿es este el secreto de la felicidad y la productividad?
Las largas jornadas laborales producen efectos negativos para la salud y en la economía; países como Suecia están probando la reducción de horarios de trabajo y estos son los resultados.
Cuartoscuro
Por BBC Mundo
2 de noviembre, 2015
Comparte
Las largas jornadas laborales hacen que seamos menos productivos. // Foto: Cuartoscuro.

Las largas jornadas laborales hacen que seamos menos productivos. // Foto: Cuartoscuro.

Entrar a trabajar apenas amanece y volver de noche. Notar que la concentración disminuye según pasan las horas, a medida que avanza la semana. Llegar a casa, previa escala en el supermercado, y apenas tener tiempo de hacer tareas domésticas y dormir para volver a la rueda laboral el día siguiente.

¿Pasamos demasiado tiempo en el trabajo? ¿Nos hace eso infelices y menos productivos?

El debate está cada vez más presente.

En los últimos tiempos se han preguntando lo mismo voces tan dispares como el gobierno de Suecia, algunas de sus empresas, el magnate mexicano Carlos Slim o la multinacional japonesa Toyota.

Todos ellos han comenzado a experimentar con una marcada reducción de la jornada laboral para ver qué efecto tiene en sus trabajadores.

Es decir, si se encuentran más relajados y si eso repercute positivamente en los resultados de las empresas.

¿Seríamos no sólo más felices, sino también más productivos con jornadas de seis horas al día o trabajando sólo tres días a la semana por el mismo salario?

El estrés laboral tiene un costo. La Organización Internacional del Trabajo calcula que hasta un 3% del Producto Interno Bruto (PIB) de las naciones se pierde por esa causa y todo lo que conlleva: menor productividad, más ausentismo, trabajadores que rinden menos…

Y la excesiva duración de las jornadas laborales es uno de los factores más importantes que incrementa ese estrés.

Pruebas de 6 horas en Suecia

Eso es algo que parece tener claro la directora de arte sueca, Erika Hellstrom (34 años), quien después de años de cumplir jornadas interminables comenzó a trabajar en una de las empresas suecas que está experimentando con turnos de seis horas al día.

A las 15:30 se va a casa.

“Para mí es absolutamente fantástico”, le dice, risueña, a la BBC.

“Tengo más tiempo libre para hacer deporte, salir al aire libre mientras todavía es de día o para hacer trabajos en mi jardín”.

Pasa más horas con amigos y familiares y se confiesa “mucho menos estresada” desde que vio acortada su jornada.

Los empleados están contentos, parece. Pero, ¿y su jefe, Jimmy Nilson, CEO de la compañía Background AB?

Como la medida sólo se aplica desde septiembre, aún no se pronuncia de forma rotunda.

Pero dice darse cuenta de que “es difícil concentrarse en el trabajo durante 8 horas”. Siente que “con seis horas” los empleados están “más centrados y realizan sus tareas más rápido”.

Un ensayo controlado científicamente

La pregunta en Suecia es tan candente que se ha decidido realizar un experimento controlado en dos departamentos en un hospital en Umea, en el norte del país, y en la planta de cirugía del Hospital Universitario Sahlgrenska, en Gotemburgo.

Y el experimento más detallado hasta la fecha se lleva a cabo desde febrero en una residencia de ancianos en el oste del país.

Un grupo de 80 enfermeros comenzaron con ese horario y lo mantendrán dos años. Otros 80 seguirán en las mismas tareas pero ocho horas.

Aún es demasiado pronto para sacar conclusiones, pero las enfermeras que trabajan menos horas están tomando menos bajas por enfermedad y reportan estar menos estresadas”, le asegura a la BBC Bengt Lorensson, responsable del experimento.

También añade que el cuidado del paciente ha mejorado y el personal está organizando más actividades para ellos, como clases de baile, sesiones de lectura en grupo o paseos al aire libre.

“Sólo tenemos los primeros indicios, pero podemos ver que la calidad del trabajo es mayor”.

La propuesta de Carlos Slim: 3 días a la semana

El mexicano Carlos Slim tiene la segunda mayor fortuna del mundo y contrata directamente a más de 250.000 trabajadores. Por tanto, sus opiniones económicas tienen una repercusión especial en los círculos económicos.

A fines de octubre, volvió a reiterar en un foro de empresarios y políticos (el círculo de Montevideo) su idea de que la semana laboral debe quedar reducida a 3 días con 11 horas de trabajo cada uno.

Una medida que sería especialmente bien recibida por los trabajadores de México, donde casi el 30% de los mismos trabajan más de 50 horas semanales, sólo superados por Turquía (43%), según datos de la a Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

“Deberías tener más tiempo para ti durante toda tu vida, no cuando llegues a la jubilación”, es la argumentación de Slim.

“Con tres días de trabajo a la semana podríamos relajarnos y tener más calidad de vida”.

Y en esa lógica ve una oportunidad de negocio. En esos días libres los trabajadores tendrían más necesidades de entretenimiento y consumo, en su opinión.

En contrapartida, cree que la jubilación debería ser a los 75 años.

Slim ya ha realizado alguna prueba en sus compañías.

En Telmex, una de sus empresas, algunos trabajadores cercanos a la jubilación trabajan cuatro días a la semana.

Experiencia positiva en Toyota

Otra multinacional que ha probado ya a reducir la jornada a seis horas es Toyota, en sus plantas de Suecia.

En sus instalaciones de Gotemburgo, los empleados tienen estas jornadas desde hace 13 años.

Y sus responsables aseguran que tienen menos reclamaciones de los clientes, el personal pide menos bajas y los beneficios han crecido de forma importante.

Muchos piensan que este tipo de propuestas son una locura, pero también se decía eso de Henry Ford cuando estableció en 1922 la jornada laboral de sus trabajadores en 8 horas durante cinco días a la semana.

Y hoy sigue siendo la que impera mayoritariamente.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Trump y la frontera: qué se sabe del incidente entre militares mexicanos y estadounidenses en el límite entre los dos países
El percance entre los efectivos militares en la frontera reavivó las discusiones sobre el flujo de migrantes y la seguridad en EE.UU.
24 de abril, 2019
Comparte

Dos soldados estadounidenses hacían un recorrido de rutina cerca de la frontera cuando fueron interceptados e interrogados por militares mexicanos, que incluso les apuntaron con sus armas.

Al menos esa es la versión de Washington sobre un roce que ocurrió el pasado 13 de abril y que México asegura que se produjo en su lado de la frontera.

La confusión escaló a un conflicto político este miércoles cuando el presidente Donald Trump lo usó para reavivar la polémica por la seguridad en la frontera entre México y EE.UU., y adelantó que piensa enviar tropas armadas al sur de Texas.

Trump, en Twitter, afirmó que el incidente en la frontera pudo tratarse de una estrategia para crear una distracción que facilitaría el tráfico de droga hacia EE.UU.

“¡Más vale que no vuelva a suceder!”, advirtió.

Trump además insistió en que las autoridades mexicanas “no hacen lo necesario” para proteger las fronteras de la entrada de inmigrantes.

Pero lo que para el mandatario estadounidense fue un hecho grave, para las autoridades mexicanas solo califica como una confusión.

https://twitter.com/realDonaldTrump/status/1121021160827887616

¿Cuándo ocurrió?

El encuentro ocurrió el pasado 13 de abril cuando los soldados estadounidenses estaban en un vehículo sin identificación que realizaba “operaciones de apoyo fronterizo” en el lado estadounidense de la frontera, señaló el Comando Norte de los Estados Unidos en un comunicado citado por AFP.

Frontera entre México y EE. UU.

Reuters
El Departamento de Defensa de EE.UU. indicó que los soldados se encontraban en su territorio.

El comunicado agrega que incidente se dio en las cercanías localidad de Clint, al norte del Río Grande en Texas, en un área en la que la frontera no está delimitada por ninguna valla o cerca.

“De cinco a seis militares mexicanos interrogaron a dos soldados del Ejército de EE.UU.”, detalló el Comando Norte de Estados Unidos citado por CNN.

“Los militares mexicanos creían que los soldados del Ejército de EE.UU. estaban al sur de la frontera. Sin embargo, los soldados estadounidenses estaban apropiadamente en el territorio de EE.UU.”, señaló el Comando Norte.

Durante el incidente, los soldados mexicanos apuntaron con sus armas a los militares estadounidenses, retirando el arma de uno de los soldados, dice el comunicado.

El Departamento de Defensa de EE.UU. dijo también que “a lo largo del incidente, los soldados estadounidenses siguieron todos los procedimientos y protocolos establecidos“, esto con el fin de evitar que la situación escalara.

Soldados trabajando en la frontera de México

AFP/Getty Images
El gobierno mexicano reiteró su interés por mantener una relación cordial con EE.UU.

¿Qué dicen las autoridades mexicanas?

La noticia pareció sorprender en la mañana de este miércoles al presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, quien al ser cuestionado sobre su postura al respecto pidió a un miembro de su gabinete que le mostrara los tuits de su homólogo estadounidense.

Tras leerlos declaró: “No vamos a caer en ninguna provocación. Le digo al presidente Trump que nosotros queremos mantener una relación respetuosa y de amistad con su gobierno”.

“Vamos a analizar este incidente y vamos a tomar en cuenta lo que está señalando y se va a actuar conforme a la ley”, dijo.

https://twitter.com/GobiernoMX/status/1121047732192411651

“Lo más importante es decirle que no vamos a pelearnos con el gobierno de Estados Unidos“.

Horas más tarde, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) de México confirmó el suceso a través de un comunicado de prensa.

Las contradicciones y las coincidencias

La SRE reconoció que los soldados fueron detenidos por sus pares mexicanos el pasado 13 de abril al viajar en un vehículo no identificado como oficial, pero ubicó el lugar de los hechos a la altura de la colonia Parcelas, Ciudad Juárez, y no en los alrededores de Clint en Texas como habían mencionado las autoridades estadounidenses.

La Cancillería también informó que el lugar del incidente es “una zona en la que los límites de la frontera no resultan claros por su geografía“.

Sin embargo, “tras la investigación correspondiente, se determinó que el vehículo de los militares de ese país (EE.UU.) se colocara al norte de la valla fronteriza para evitar confusiones”.

Patrulla fronteriza en el camino

Reuters
Las autoridades mexicanas señalan que se trató de una confusión al no estar delimitado el terreno.

“Este tipo de incidentes es común, toda vez que se trata de una verificación de patrullaje ordinario, sin consecuencias para ambos gobiernos, quienes mantienen comunicación permanente y fluida. Sobre este hecho en particular, estuvieron en contacto directo y oportuno”, explicó la SRE.

La dependencia gubernamental no mencionó nada sobre que los soldados estadounidense fueran apuntados con armas.

Por su parte la Secretaría de Marina de México dijo en entrevista en Radio Fórmula que investigará la presunta agresión de militares mexicanos a estadounidenses.

Se reaviva la discusión fronteriza

A principios de abril, Trump cedió en su amenaza de clausurar la frontera con México, afirmando que dará al país vecino un año para detener el flujo de migrantes que llegan a EE.UU. desde territorio mexicano.

El gobernante estadounidense reconoció entonces que la medida podría interferir en el renovado acuerdo comercial entre EE.UU., México y Canadá, conocido como T-MEC y pendiente de ratificación por los poderes legislativos de los tres países.

Migrantes caminando

AFP/Getty Images
La política de Trump se ha basado en tratar de detener el flujo de migrantes que llegan a EE.UU a través de México.

Pero este miércoles Trump volvió a mencionar sus planes de cerrar la frontera enviando a las fuerzas armadas.

“Una caravana muy grande de más de 20.000 personas está México. Se ha reducido en tamaño por (su paso por) México, pero siguen llegando. México debe detener el resto (de los migrantes) o nos veremos obligados a cerrar esa sección de la frontera y llamar al Ejército. ¡Los coyotes y carteles tienen armas!”, tuiteó Trump.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=TDNa62SfQmQ

https://www.youtube.com/watch?v=JQ49Z20soKQ

https://www.youtube.com/watch?v=QWwnV83nGzY

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.