Turquía derriba avión de combate ruso cerca de la frontera con Siria
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Turquía derriba avión de combate ruso cerca de la frontera con Siria

Cazas F-16 de la fuerza aérea de Turquía derribaron este martes un avión de combate ruso que violó su espacio aéreo, dijeron fuentes militares de ese país.
Por BBCMundo
24 de noviembre, 2015
Comparte

Cazas F-16 de la fuerza aérea de Turquía derribaron este martes un avión de combate ruso que violó su espacio aéreo, dijeron fuentes militares de ese país.

Según las autoridades turcas, el incidente ocurrió cerca de la frontera con Siria.

Las mismas fuentes aseguraron que el avión de combate, un Su-24 ruso, ignoró al menos 10 advertencias emitidas por la fuerza aérea turca, por lo que dos aviones caza lo derribaron.

Por su parte, Moscú aceptó que uno de sus aviones había sido derribado pero negó que algún momento hubiese entrado en el espacio aéreo de Turquía. Agregó que su nave había sido derribada desde tierra, por fuego antiaéreo.

El primer ministro de Turquía, Ahmet Davutoglu, ordenó al Ministerio de Relaciones Exteriores a consultar con OTAN, la ONU y países involucrados de los recientes acontecimientos en la frontera siria.

“Serio incidente”

Por su parte, Dimitri Peskov, portavoz del presidente Vladimir Putin, tildó el derribamiento del avión de un “incidente muy serio”, aunque dijo que era demasiado prematuro para sacar conclusiones.

En lo único en que coinciden turcos y rusos es que el avión cayó en Siria.

“Hasta ahora, el Ministerio de Defensa no ha confirmado qué derribó nuestro avión de combate. De hecho, sabemos que la aeronave estaba en espacio aéreo sirio, sobre territorio sirio”, expresó el portavoz.

Peskov rehusó confirmar los rumores de que el presidente Putin estaría convocando una reunión extraordinaria del Consejo de Seguridad de Rusia.

No obstante añadió que Putin muy probablemente estaría discutiendo el asunto durante conversaciones con el rey Abdalá II de Jordania, durante una reunión en la ciudad rusa de Sochi este martes.

Los pilotos

Un canal de televisión turco mostró imágenes del avión cayendo en las montañas cerca de la frontera.

Medios de comunicación informaron reportaron que dos pilotos salieron por eyección en paracaídas.

Mapa

Según los informes, uno de los pilotos está en la custodia de las fuerzas turcomanas en Siria.

En esa región, aviones de combate sirios y rusos han estado lanzando ataques contra militantes yihadistas y grupos rebeldes sirios que están apoyados por Occidente.

Rusia han realizado cientos de misiones sobre el norte de Siria desde septiembre.

Moscú insiste en que los objetivos han sido exclusivamente “terroristas”, pero activistas aseguran que los ataques han sido mayoritariamente contra grupos rebeldes respaldados por Occidente.

La corresponsal de la BBC en Turquía, Selin Girit, comentó que el derribamiento del avión es un momento significativo en torno a cómo está el gobierno de Ankara involucrado en el conflicto en Siria.

Girit señala que el avión parece haberse estrellado cerca de un campamento de refugiados turcomanos.

Los turcomanos, una etnia cercana a la turca dentro de Siria, han estado huyendo de los ataques aéreos rusos y de la guerra contra las fuerzas del presidente sirio Bashar al Asad.

Turquía ha expresado su preocupación sobre la suerte de los turcomanos y, recientemente, abrió la frontera para permitir la entrada de algunos refugiados de esta etnia, informó la corresponsal.

Peligro latente

Según Jonathan Marcus, corresponsal de asuntos internacionales de la BBC, este incidente es precisamente el tipo de riesgo que se temía cuando Rusia lanzó sus operativos aéreos en Siria.

Los peligros de volar cerca de la frontera turca han quedado en evidencia, señala Marcus.

Aviones turcos ya habían derribado por lo menos un jet de la Fuerza Aérea siria y posiblemente un helicóptero, informa el corresponsal.

Turquía se opone vehementemente al presidente sirio Asad y ha advertido contra las violaciones de su espacio aéreo por aviones rusos y sirios.

El mes pasado Ankara dijo que sus F-16 habían interceptado un jet ruso que cruzó hacia su territorio, y que dos jets turcos habían sido hostigados por un MiG-29 no identificado.

Pero esta es la primera vez que un avión de combate ruso es derribado.

El mes pasado, aviones turcos derribaron un dron de supuesta fabricación rusa que también había violado el espacio aéreo de ese país.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Por qué dar positivo a COVID no siempre significa estar infectado

La mayoría de personas solo están infectados durante una semana, pero pueden seguir dando positivo semanas después.
Getty Images
7 de septiembre, 2020
Comparte

El test más común para diagnosticar el COVID-19 es tan sensible que podría estar detectando fragmentos del virus que ya están muertos, según algunos científicos.

Y es que la mayoría de personas solo permanecen infectadas alrededor de una semana. Sin embargo, el diagnóstico podría seguir dando positivo semanas después.

De acuerdo a un estudio de la Universidad de Oxford, este hecho podría estar sobreestimando la escala real y actual de la pandemia.

Pero por otro lado advierten que otro tipo de test, con menos sensibilidad, corre el riesgo de no detectar todos los casos.

El profesor Carl Heneghan, uno de los autores del estudio, afirma que en vez de arrojar un resultado positivo o negativo, las pruebas diagnósticas deberían tener un límite en el que pequeñas cantidades de virus no provoquen un positivo.

Según Heneghan, esta detección de virus muerto o viejo podría explicar cómo en varios de los países que se enfrentan a una segunda ola de infecciones las hospitalizaciones se mantienen estables.

El Centro de Medicina Basada en Evidencia de la Universidad de Oxford analizó 25 estudios en que se colocaron muestras de pruebas positivas sobre una placa de petri para ver si el virus crecía.

Investigador trabajando con placas de petri.

Getty Images
Los científicos de la Universidad de Oxford pusieron varias muestras positivas sobre una placa de petri para analizar si el virus crecía.

Este método, conocido como “cultivo viral”, indica si el virus hallado en un diagnóstico positivo puede reproducirse y propagarse en un laboratorio o persona.

Según Nick Triggle, corresponsal de salud de la BBC, la sensibilidad de las pruebas diagnóstico es un problema que se conoce desde el comienzo y que ilustra por qué las estadísticas de la COVID-19 están lejos de ser perfectas.

¿Cómo se diagnostica el coronavirus?

La prueba más común de diagnóstico, la llamada PCR, utiliza químicos que amplifican el material genético del virus para que pueda estudiarse.

Una vez se toma la muestra, esta pasa por varios ciclos de laboratorio para recuperar la mayor cantidad de virus posible.

El número de ciclos necesarios puede indicar qué tanto virus queda, si son pequeños fragmentos o varias cantidades del virus completo.

Realización de prueba PCR a un paciente en Barcelona.

Getty Images
El test PCR es la prueba más común para detectar el coronavirus.

Esta práctica parece revelar la probabilidad de infección del virus. Es decir, mientras más ciclos de amplificación sean necesarios, menos probabilidades de que el virus sea reproducible en el laboratorio.

El riesgo de falso positivo

Cuando uno se hace la prueba de coronavirus, se obtiene un “sí” o un “no”. Pero no hay un indicador de cuánto virus se detectó en la muestra y si se trata de una infección activa.

Una persona con mucha cantidad de virus activo y otra que solo tenga pequeños fragmentos restantes de una infección pasada dan el mismo resultado: positivo.

Sin embargo, Heneghan apunta que la “infectividad del coronavirus parece disminuir tras alrededor de una semana”.

Es decir, su capacidad para invadir un organismo y provocar una infección.

Añadió que, si bien no sería posible verificar todas las pruebas para detectar si el virus estaba activo o no, el número de falsos positivos podría reducirse si los científicos establecieran un punto de corte.

Mujeres con mascarilla en Italia.

Getty Images
La infectividad del virus es su capacidad para invadir un organismo y provocar una infección.

Esto podría prevenir que una persona dé positivo cuando en realidad solo se le ha detectado los restos de una infección ya pasada.

Para Heneghan, esto ahorraría cuarentenas individuales innecesarias y ofrecería una escala más adecuada de la pandemia.

La sanidad pública de Inglaterra coincidió en que los cultivos virales eran útiles a la hora de evaluar las pruebas de coronavirus y que estaban trabajando con laboratorios para reducir el número de falsos positivos.

Sin embargo, explican que establecer un punto de corte no es fácil porque se usan muchas pruebas con diferentes sensibilidad y formas de detección.

Pero el profesor Ben Neuman, de la Universidad de Reading, dijo que cultivar el virus de una muestra de un paciente “no es trivial”.

“Esta revisión corre el riesgo de correlacionar falsamente la dificultad de cultivar Sars-CoV-2 a partir de una muestra de un paciente con la probabilidad de que se propague”, dijo.

Toma de temperatura en Wuhan, China.

Getty Images
Varios estudios coinciden en que alrededor de un 10% de contagiados retiene virus vivo después de 8 días de infección.

El profesor Francesco Venturelli, epidemiólogo italiano, destaca que no existe “certeza suficiente” sobre cuánto tiempo el virus permanece infeccioso mientras se recupera el paciente.

Algunos estudios basados en cultivos virales indican que alrededor del 10% de infectados permanece con virus vivo después de ocho días de infección.

“En Italia sobreestimamos el número de casos por varias semanas” a causa de pacientes positivos que se habían infectado varias semanas antes, dice Venturelli.

El test PCR es un método muy sensible a la hora de “detectar material genético residual del virus”, explica el profesor Peter Openshaw, del Colegio Imperial de Londres.

“No hay evidencia de la infectividad del virus, pero existe un consenso clínico de que es bastante improbable que un paciente sea infeccioso más allá del décimo día de la enfermedad“, agrega Openshaw.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial



Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=sVc_VPSn_FI

https://www.youtube.com/watch?v=Ds3g70Jjv2E&t=14s

https://www.youtube.com/watch?v=UA_FDmt3k90&t=14s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.