Inicia la recta final por un Acuerdo Climático en la COP 21; ¿qué se propone?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Tania L. Montalvo

Inicia la recta final por un Acuerdo Climático en la COP 21; ¿qué se propone?

El posible Acuerdo de la COP 21 de París propone como objetivo mantener la temperatura del planeta por debajo de los 2 grados centígrados, también se establecen reglas para financiar el combate al cambio climático en países en desarrollo.
Tania L. Montalvo
Por Tania L. Montalvo
11 de diciembre, 2015
Comparte
La COP 21 se celebró en París, Francia. Más de 190 países buscan un Acuerdo climático. Foto: Tania L. Montalvo

La COP 21 se celebra desde el 30 de noviembre pasado en París, Francia. Más de 190 países buscan un Acuerdo climático.

El tiempo se acabó para los representantes de 195 países reunidos en la COP 21 de París. Tras dos semanas de negociaciones deben firmar este fin de semana un acuerdo con acciones y compromisos específicos para frenar el cambio climático.

En la noche del jueves 10 de diciembre se presentó un tercer borrador del acuerdo global con sólo 48 corchetes, es decir, con temas pendientes. Un día antes las decisiones por tomar sumaban 365.

El posible Acuerdo de París propone como objetivo mantener la temperatura del planeta por debajo de los 2 grados centígrados respecto a niveles preindustriales. La meta de los cuarenta países más vulnerables de mantener la temperatura en 1.5 grados centígrados “para permanecer vivos” no desaparece por completo del texto, pero sólo considera que deben realizarse esfuerzos para lograr ese límite.

Estos son los principales puntos del borrador que podrían darle vida a un Acuerdo Climático:

Financiamiento. Se establece que los países desarrollados son responsables de entregar apoyo financiero a los países en desarrollo. Se habla de 100 mil millones de dólares anuales a partir del 2020 tanto para mitigación (reducción de gases de efecto invernadero) como adaptación al cambio climático (vivir con los efectos causados).

También propone que los países en desarrollo aporten financiamiento de forma voluntaria y que es una obligación de entregar, al menos cada dos años, información clara sobre cuánto está aportando cada nación.

Lo que sigue pendiente es si el financiamiento al que están obligados los países desarrollados irá “gradualmente al alza” o si habrá recursos “nuevos” o “adicionales” después de 2020.

El borrador también propone que los países desarrollados apoyen a otras naciones en desarrollo en transferencia de tecnología para combatir el cambio climático.

Metas a corto y largo plazo. Sobre qué hacer para mantener la temperatura del planeta debajo de los 2 grados se dice que los países trabajarán para alcanzar “lo más pronto posible” el máximo de emisiones de gases de efecto invernadero.

Desaparece la propuesta de la Unión Europea de fijar un objetivo de reducción de emisiones a 2050 y tampoco se habla de una “descarbonización” de la economía, es decir, de llegar a cero emisiones.

El borrador del Acuerdo indica que los países deben presentar sus Contribuciones Previstas y determinadas a nivel nacional (INDC’s) —que incluyen sus metas de reducción de emisiones— cada cinco años y que éstas no pueden ser menores a las que entregaron durante este 2015.

Pérdidas y daños. El tema de quién va a compensar a los países que ya sufrieron consecuencias por el cambio climático sigue siendo uno de los grandes pendientes. Organizaciones civiles alertan de que todavía no existe claridad sobre cómo se atenderá y que se perfila como uno de los temas que quedarán sin resolver en París.

En el último borrador hay dos opciones: se plantea la posibilidad de reconocer que es un tema por atender, pero no establece planes para compensar.

Otra opción indica que los países deben crear mecanismos de apoyo sobre las pérdidas y daños pero tampoco habla de compensaciones o de responsabilidades.

Derechos humanos. Organizaciones civiles denuncian que el Acuerdo no está considerando en sus objetivos el respeto a los derechos humanos, de los pueblos indígenas ni a garantizar la equidad de género.

México ha sido uno de los países que más han impulsado que el tema de derechos humanos se incluya en el artículo 2 del Acuerdo, en donde se establecen los propósitos del mismo.

Transparencia. Es otro de los grandes temas pendientes. Todavía no existen acuerdos claros sobre cuáles van a ser los instrumentos que van a garantizar la transparencia en el Acuerdo.

¿Quién y cómo se van a revisar las promesas de reducción hechas por cada país? Lo mismo sobre la entrega y uso de recursos para combatir el cambio climático.

¿Quién garantiza que las cifras nacionales sobre gases emitidos o reducidos son reales?.

¿Son metas realistas? 

En la COP 21 de París, Francia, se espera que el sábado se de a conocer un nuevo borrador del Acuerdo y que éste se firme por todos los países antes de que termine el fin de semana.

Mientras se discuten los últimos pendientes del documento, científicos dieron una conferencia de prensa en París en la que aseguraron que no existen bases para cumplir con los objetivos planteados en el Acuerdo, pues con los plazos y montos de reducción de emisiones tomados en cuenta en el borrador es imposible mantener la temperatura debajo de los 2 grados y alcanzar la de 1.5.

“En el momento en que las Contribuciones previstas a nivel nacional entren en vigor en 2020 podríamos haber usado ya todo el carbono que está en nuestras posibilidades” para mantener la temperatura debajo de los 2 grados centígrados, explicó Steffen Kallbekken, director de investigación del Centre for International Climate and Energy Policy. 

En caso de que se busque una temperatura de 1.5 grados, Johan Rockström, director ejecutivo del Stockholm Resilience Centre, explicó que es necesario alcanzar la meta de cero emisiones contaminantes para 2030, lo cuál, está muy lejos de lo que busca el posible Acuerdo de París que, incluso, elimina el concepto “descarbonización” para 2050.

Los científicos dijeron que lo máximo permitido para lograr el objetivo que plantea el borrador es que las emisiones contaminantes lleguen a su pico en el 2020, cuando actualmente sólo se plantea que eso ocurra “lo más pronto posible”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué son los interferones: los "soldados" con los que nuestro cuerpo combate el COVID (y qué peligros tienen)

Los humanos producimos interferones de manera natural para combatir los efectos de algún virus y científicos ahora buscan formas de potenciarlos ante la pandemia.
2 de septiembre, 2020
Comparte

Fueron nombrados como “nuestros mejores combatientes”. Así, el epidemiólogo más reconocido y líder en la lucha de Estados Unidos contra el coronavirus, Anthony Fauci, describió a los interferones.

Y de acuerdo a los expertos consultados por BBC Mundo, no exagera.

Los interferones son glucoproteínas de alta actividad antiviral producidas en nuestro cuerpo y se consideran parte esencial de la defensa del organismo contra múltiples virus, entre ellos el nuevo SARS-CoV-2.

De hecho, diferentes estudios plantean que fortalecer la presencia de estas moléculas en el cuerpo humano a tiempo puede inhibir con fuerza los efectos de la covid-19.

La esperanza es que, junto a otros tratamientos, se pueda acelerar la recuperación y prevenir daños a largo plazo en la salud.

Pero se señala que también existen peligros cuando la enfermedad ya está avanzada por los intensos efectos secundarios que se pueden provocar.

Pese a ello, tratamientos con interferones ya son usados con males como la hepatitis C y la esclerosis múltiple.

Descripción

“Son nuestros soldados de primera línea. Cuando te infectas con un virus, las células realizan un trabajo fundamental. Podemos decir que lo primero que hacen es un llamado para aumentar las defensas del cuerpo. Esa acción es mediada por estas proteínas llamadas interferones“, explica a BBC Mundo Benjamin tenOever, director del Centro de Ingeniería de Virus para Terapia e Investigación, con sede en Nueva York.

Dosis de tratamiento con interferones inyectables

BBC
Los interferones son producidos de manera natural por el cuerpo humano, pero se desarrollaron tratamientos para fortalecer el sistema inmune de las personas.

El médico describe, por ejemplo, que los interferones actúan cuando tienes síntomas de un resfrío o gripe como la fiebre y dolor corporal.

“Combaten los efectos que producen los virus. Intentan reducir lo que generan”, señala.

Por su parte, un ensayo publicado por científicos alemanes, publicado en julio por los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, indica que los interferones “reaccionan rápidamente durante el proceso de una infección viral.

“Forman una parte esencial de un mecanismo de defensa muy temprano”.

Frente al coronavirus

De acuerdo al equipo de médicos alemanes, un indicador de la importancia de los interferones es el hallazgo de que en cultivos celulares y experimentos con animales se detectó que pueden inhibir fuertemente los efectos del coronavirus.

Es por ello que diferentes estudios en el mundo apuntan a potenciar su capacidad en el cuerpo humano, lo que significaría que el sistema inmune de las personas tenga mayores opciones de que la covid-19 no produzca efectos graves o fatales.

Hasta este 1 de septiembre, 850.545 personas fallecieron por el contagio del nuevo virus y se registraron más de 25 millones de infecciones en el mundo.

Estados Unidos, Brasil, India y México son los países con mayor cantidad de fallecimientos por la pandemia.

Personas con mascarilla en Guatemala

Getty Images
Hasta finales de agosto, la pandemia llegó a provocar más de 850.000 muertes.

Benjamin tenOever explica que no es una sorpresa que dotar de interferones es una forma efectiva de combatir infecciones como el coronavirus, pero también añade que existen problemas.

Los peligros

“Pueden existir casos en los que si se proporciona esta proteína como un medicamento puedes experimentar la peor gripe de tu vida. Una dosis puede ser mucho más grande de lo que tu organismo puede producir de forma natural y te sentirás terrible incluso en el caso de que te pueda ayudar con una infección de algún virus”, explica.

El experto sostiene que esa es una de las razones por las que todavía se debate si esta posibilidad se debe usar de manera más generalizada con aquellos contagiados con el nuevo coronavirus.

Y es una posibilidad de que el momento en el que se aplica este procedimiento el que defina los posibles efectos.

Una dosis en una etapa temprana del coronavirus puede ser más efectiva que cuando el paciente ya se encuentra hospitalizado, “pero es algo que todavía se analiza”, dice tenOever.

“Todavía no está claro. Es algo que aún no sabemos y, además, actúa de manera diferente en cada caso”, señala.

Y por ello científicos alrededor del mundo estudian cómo se puede lograr que los interferones logren ser incluso mejores soldados de lo que son ahora en la lucha contra el coronavirus.

A la par que diferentes laboratorios del mundo intentan desarrollar una vacuna para la covid-19 que sea segura y efectiva.

Prueba de coronavirus en Cuba

Getty Images
Cuba desarrolló hace más de dos décadas su medicamento Interferon Alfa 2b, que produce con su propia tecnología.

El tiempo para actuar parece ser vital, de acuerdo a las investigaciones de un grupo de científicos franceses liderados por Jérôme Hadjadj.

En su artículo, publicado en la revista Science, explican que la producción de células inmunes desciende en los casos ya avanzados de la enfermedad en un artículo publicado en la revista estadounidense Science.

“Descubrimos que cuanto más graves estaban los pacientes, menos interferón tipo 1 producían”, señalan el artículo “Deterioro de la actividad del interferón tipo I y respuestas inflamatorias en pacientes con COVID-19 grave”.

TenOever, por su parte, añade que en casos avanzados el virus “reprime de forma muy activa tanto la producción como la acción de los interferones”.

A pesar de que estos tratamientos para la el virus no los avala la Organización Mundial de Salud, ya son usados en países como Cuba, que desarrolló hace más de dos décadas su medicamento Interferon Alfa 2b, que produce con su propia tecnología.

El Ministerio de Salud Pública de la isla resalta que la inclusión de este medicamento en sus protocolos de tratamiento trajo resultados positivos.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=zdkwo02LwCs

https://www.youtube.com/watch?v=FkdL3esx7t0&t=

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.