CDHDF avala que agentes encubiertos se infiltren en manifestaciones capitalinas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

CDHDF avala que agentes encubiertos se infiltren en manifestaciones capitalinas

El pasado 17 de diciembre de 2015, la CDHDF emitió una recomendación en la que analiza la actuación de las tres áreas del Gobierno de la Ciudad de México que intervinieron en el operativo policiaco desarrollado el 1 de diciembre de 2014, mediante el cual fue reprimida la manifestación denominada "Ayotzinapa + 11".
Especial
Por Paris Martínez
28 de diciembre, 2015
Comparte
Imagen integrada al expediente de la CDHDF, que muestra a un infiltrado, vestido de civil, mientras realiza detenciones durante la represión a la protesta "Ayotzinapa + 11". Foto: Especial

Imagen integrada al expediente de la CDHDF, que muestra a un infiltrado, vestido de civil, mientras realiza detenciones durante la represión a la protesta “Ayotzinapa + 11”. Foto: Especial

A través de su recomendación 17/2015, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) avaló la infiltración de agentes gubernamentales “vestidos de civil” en protestas ciudadanas, aún cuando no sea posible “precisar las actividades que (dichos elementos) deben desarrollar durante las marchas”, y a pesar de que existen pruebas de que estos servidores públicos –la mayoría expolicías– han protagonizado actos violentos que son usados, por la misma autoridad, como pretexto para reprimir manifestaciones pacíficas.

Emitida por Perla Gómez Gallardo, titular de la CDHDF, el pasado 17 de diciembre de 2015, dicha recomendación analiza la actuación de las tres áreas del Gobierno de la Ciudad de México que intervinieron en el operativo policiaco desarrollado el 1 de diciembre de 2014, mediante el cual fue reprimida la manifestación denominada “Ayotzinapa + 11”, que consistió en una marcha del Zócalo al Ángel de la Independencia, con un mitin nocturno en dicha glorieta del Paseo de la Reforma.

Al concluir esta protesta, un grupo minoritario de manifestantes atacó diversos negocios de la zona, acciones que fueron monitoreadas por la policía a través de sus cámaras de vigilancia –tal como muestran las bitácoras del Centro de Control y Comando C4–, pero sin que ninguna autoridad interviniera.

Tal como muestran las mismas bitácoras del C4, una vez que estos manifestantes agresivos se dispersaron, la policía inició su intervención, pero en contra de los manifestantes pacíficos que se retiraban en calma de la zona.

Tal como confirmó la CDHDF, en este operativo se incurrió en distintas irregularidades, entre las que destacan detenciones arbitrarias realizadas por granaderos de la Secretaría de Seguridad Pública; tratos crueles e inhumanos perpetrados por agentes de la Procuraduría General de Justicia del DF (PGJDF), así como la participación de “servidores públicos de la Dirección General de Concertación Política de la Secretaría de Gobierno” capitalina, que se infiltraron en la manifestación vestidos de civil, sin portar identificación oficial a la vista o uniforme.

Tal como quedó registrado en distintos videos captados durante dicho operativo, estos agentes vestidos de civil realizaron detenciones arbitrarias y perpetraron distintas agresiones contra manifestantes pacíficos, siempre en coordinación con los granaderos de la SSP.

Uno de estos videos, captado por Animal Político, muestra de hecho el momento en que uno de estos agentes infiltrados arroja un tubo metálico contra un grupo de manifestantes pacíficos, tras ser encapsulados por granaderos. Luego, al ser confundido con un civil beligerante, dos granaderos reducen a golpes a este sujeto (que porta una chamarra negra), pero instantes después otros policías lo reconocen como “compañero”, y entonces es puesto en libertad.

Al ser cuestionado en ese momento sobre su identidad, este hombre asegura ante la cámara que es un “ciudadano común” y tira un golpe en el pecho al reportero, junto con un insulto. Inmediatamente los granaderos que ayudan a este sujeto advierten al reportero que se aleje.

El siguiente video, del mismo evento pero en un ángulo diferente, muestra cómo el funcionario del GDF lanza el tubo contra una persona que se encuentra en el suelo, en posición defensiva.


Después de que estos videos fuesen difundidos –el 4 de diciembre de 2014–, el mismo Gobierno del Distrito Federal reconoció que quien aparece en esas imágenes es Israel Rodríguez Montalbán, que en ese momento se desempeñaba como “subdirector de Gestión Social de la Dirección general de Concertación Política”, y quien, en la actualidad, ya no aparece en el directorio de la institución.

Además del video difundido por Animal Político, un segundo video captado por el colectivo Regeneración Radio durante el mismo operativo muestra a otro sujeto, también con ropa de civil y sin identificación oficial, participando en la detención de un joven, al cual patea mientras granaderos lo mantienen inmovilizado.

Los granaderos, de hecho, dan tiempo al sujeto vestido de civil para que golpee al detenido, y luego tienden un muro de escudos en torno a él, para evitar que la agresión sea registrada por la prensa.

En ambos videos, los agresores que operan al cobijo de los granaderos van vestidos con pantalón de mezclilla azul, camiseta blanca y chamarra negra (el sujeto del segundo video lleva la chamarra anudada a la cintura).

Además de estas imágenes, la participación de estos agentes infiltrados quedó también registrada en videos que no se hicieron públicos, pero que sí fueron puestos a disposición de la Comisión de Derechos Humanos del DF.

Según la misma recomendación 17/2015 de la CDHDF, uno de estos videos –captado por la brigada de rescate Marabunta– muestra a un grupo de al menos ocho personas vestidas de civil y sin identificación oficial, que se coordina con los granaderos que tienen encapsulados a varios manifestantes pacíficos, para luego emprender, a la par de los uniformados, una andanada de golpes contra los manifestantes.

Tal como señala la recomendación, en su Anexo 1, “en el segundo 14 (del video), del lado izquierdo (se ve) un grupo de jóvenes maniestantes, al parecer retrocediendo, y frente a ellos, como a un metro, los rodea un grupo de policías de la SSPDF, quienes llevan colocados sus cascos, los cuales son de diferentes formas y colores, y entre ellos (está) un varón vestido de civil que porta una chamarra con gorro, no colocada, de color azul marino. Los policías y la persona vestida de civil se van contra los jóvenes (…) En el segundo 24 se ve a un varón vestido con chaleco azul marino y playera de manga larga color blanco, quien con ambas manos empuja a dos de los jóvenes que están en la orilla del grupo de manifestantes mientras dice ‘órale, métase hijo de su puta madre’ (…) En el segundo 54, junto a los policías, un señor vestido con pantalón azul de mezclilla, playera blanca y con imágenes en color vivo al frente y sudadera oscura amarrada a la cintura, propina patadas a un joven que está tirado en el suelo. Policías lo observan y sólo lo hacen a un lado, sin detenerlo.”

De forma paralela a la presentación pública de estas evidencias, que merecieron posicionamientos oficiales del gobierno capitalino, ante la CDHDF también acudieron al menos dos víctimas de agresiones policiacas cometidas durante el operativo del 1 de diciembre de 2014, quienes denunciaron explícitamente que “en las agresiones hacia los manifestantes se encontraban personas vestidas de civil que trabajaban en coordinación con elementos de la SSPDF”, además de que una de ellas pudo presentar una fotografía en la que se muestra cómo en su detención participó uno de estos sujetos vestidos de civil.

Indignación de mentiritas

Ante las denuncias sobre infiltración de agentes encubiertos en la protesta del 1 de diciembre de 2014, la Dirección General de Concertación Política del gobierno capitalino presentó en agosto de 2015, a través de su entonces titular, Israel de Rosas Gazano, un informe oficial en el cual negó cualquier participación en los hechos violentos de esa noche.

Según este informe de la Secretaría de Gobierno,  a la protesta “Ayotzinapa + 11” asistió un equipo de siete elementos de la Dirección de Concertación (seis hombres y una mujer), todos vestidos de civil y sin identificación a la vista, y “únicamente se llevó (a cabo) el monitoreo e interlocución con los asistentes al evento, en el marco del respeto a los derechos humanos”.

La veracidad de esa declaración oficial, sin embargo, no sólo queda en entredicho por el video que difundió Animal Político (que muestra al subdirector de Concertación agrediendo a manifestantes), sino también por las evidencias recabadas por la misma CDHDF, la cual documentó la presencia de al menos ocho hombres vestidos de civil que atacaban a manifestantes en coordinación con granaderos. Esto quiere decir que en el grupo de civiles infiltrados había al menos dos hombres más de los que la Dirección de Concertación reconoce.

Uno de estos infiltrados no identificado (pero que operó en abierta coordinación con los policías uniformados de la SSP) fue retratado cuando participaba en la detención de una de las víctimas que, luego, pudo demostrar su inocencia. En la foto, se ve a un hombre robusto, cubierto con una chamarra azul oscuro, aplastando con su rodilla el cuerpo del joven detenido, que yace sobre el suelo, mientras un granadero lo asiste, pisando con su bota las piernas de la víctima.

Imagen integrada al expediente de la CDHDF, que muestra a un infiltrado, vestido de civil, mientras realiza detenciones durante la represión a la protesta "Ayotzinapa + 11". Foto: Especial

Imagen integrada al expediente de la CDHDF, que muestra a un infiltrado, vestido de civil, mientras realiza detenciones durante la represión a la protesta “Ayotzinapa + 11”. Foto: Especial

Según la CDHDF, “no se pudo identificar a la persona (de chamarra azul) que tiene sometida a la persona agraviada“, a pesar de lo cual asegura que “en esta impactante imagen, se observa cómo los servidores públicos que en ella aparecen no tienen respeto alguno por la dignidad de la persona que tienen totalmente sometida e inmóvil, situación que al pasar por alto la dignidad de la persona, constituye un trato cruel, inhumano y degradante”.

Sin embargo, la indignación del organismo que encabeza Perla Gómez en torno a la forma en que se realizó esta detención no fue tanta como para que ordenara investigar quién es ese civil, que oficialmente no formaba parte del equipo de infiltrados de la Secretaría de Gobierno, pero que, junto con ellos, realizó distintas agresiones y abusos en contra de manifestantes pacíficos, siempre con el apoyo de granaderos de la SSP.

Ombudsman de ojos cerrados

A pesar de este cúmulo de pruebas físicas, y de las denuncias formales de los agraviados, muchas de las cuales fueron recabadas por la misma CDHDF, este organismo determinó en su recomendación 17/2015 que “no se tiene una persona agraviada que los identifique y señale directamente (a los agentes de civil) como partícipes de acción concreta relacionada con una detención o vulneración al derecho a la integridad”.

Con este argumento, la recomendación 17/2015 omite pronunciarse al respecto de los abusos cometidos por el equipo de infiltrados de la Secretaría de Gobierno en contra de los manifestantes, y sólo señala que, cuando les preguntó cuál era la razón concreta de su presencia en la manifestación, éstos respondieron que “no les es posible precisar las actividades que deben desarrollar durante las marchas”.

Con esa respuesta, la CDHDF se dio por satisfecha, omitió demandar que se invetiguen los abusos que cometieron esos funcionarios al amparo del anonimato y, por el contrario, la ombudsman Perla Gómez sólo recomendó elaborar un “protocolo de actuación” para estos infiltrados, aunque se trata de una medida no obligatoria para el gobierno capitalino.

*Nota publicada originalmente el día 27 de diciembre de 2015

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Vacuna COVID: qué significa el porcentaje de efectividad de la inmunización y cómo se mide

Aunque el dato varía de una vacuna a otra, los expertos aconsejan vacunarse con la que esté disponible y haya sido aprobada en su país.
6 de febrero, 2021
Comparte

Las cifras de efectividad de las vacunas contra la covid-19 se acumulan en los titulares, aumentando las esperanzas de un mundo ávido por superar la pesadilla de la pandemia.

La última cifra conocida fue el 92% de eficacia que un artículo publicado en la revista científica The Lancet atribuye a la vacuna rusa Sputnik-V, que se suma al 95% reportado por la desarrollada por Pfizer-BioNtech, el 94.1% de la de Moderna y el 70% de la de la Universidad de Oxford y AstraZeneca.

Son todos datos alentadores que invitan a pensar que los programas de vacunación masiva deberían servir para poner bajo control al coronavirus SARS-Cov-2, que ya ha causado más de dos millones de muertes en el mundo, y una crisis sanitaria y social sin precedentes en la historia reciente.

Al contrario que las desarrolladas por Pfizer y Moderna, que se basan en una novedosa tecnología que permite la exposición del organismo a un fragmento del ARN del coronavirus, la Sputnik-V utiliza un virus del resfriado común que se modifica para que actúe como vector y provoque una respuesta controlada del sistema inmune que se repetirá si detecta la presencia en el cuerpo del SARS-Cov-2

De acuerdo con las cifras de “Our world in data”, más de 103 millones de personas han sido ya vacunadas en todo el mundo, la gran mayoría en países desarrollados.

Según los expertos, harán falta muchas más para controlar una pandemia que acumula casi 104 millones de casos confirmados y más de 2.24 millones de muertes.

Vacuna contra la covid.

Getty Images
Algunas de las vacunas aprobadas requieren la aplicación de dos dosis.

Pese a que aún no se cuenta con datos concluyentes sobre por cuánto tiempo quedan inmunizadas frente al contagio las personas que reciben las diferentes vacunas, los científicos insisten en que vacunar a cuantos más cuanto antes es la prioridad en este momento.

La experta infectóloga María Elena Bottazzi, del Colegio Baylor de Medicina de Houston, en EE.UU., le dijo a BBC Mundo que “no hay que ponerse a comparar vacunas; hay que ponerse la vacuna que esté disponible en el lugar donde uno resida. Lo importante es vacunarse porque eso reducirá mucho el riesgo de tener una enfermedad grave o morir, y nos ayudará a empezar a controlar este virus”.

Aunque la información disponible es aún escasa, debido a la fase temprana en la que se encuentra la vacunación a nivel mundial y a que tampoco hay evidencia concluyente sobre en qué medida las vacunas previenen la propagación del virus en los pacientes asintomáticos, los primeros indicios apuntan a que la alta efectividad de las vacunas contribuye significativamente a la reducción de los contagios.

Es lo que se ha observado entre los mayores de 60 años vacunados en Israel, donde de las más de 750.000 personas de esta franja de edad que recibieron la vacuna solo un 0.07% dio después positivo por coronavirus.

Según la doctora Bottazzi, “la alta efectividad que están mostrando las vacunas es la mejor noticia que tenemos hasta el momento”.

Gráfico comparativo de las vacunas.

BBC
Cada vacuna tiene características diferentes.

Lo cierto es que cuando investigadores en todo el mundo trabajaban en los laboratorios en busca de una vacuna contra la covid, entre la comunidad científica se consideraba que sería un éxito lograr una que tuviera un 50% de efectividad y pocos pronosticaban que se fuera a obtener una en tan pocos meses, ya que ese es un proceso que suele durar años.

Botazzi recuerda que “la mayoría de las vacunas contra la gripe tienen una efectividad que ronda el 40% y aún así salvan millones de vidas cada año”.

Pero ¿cómo se mide realmente la efectividad de una vacuna?

Eficacia y efectividad

Aunque puedan parecer sinónimos, para los científicos la efectividad y la eficacia de una vacuna no son la misma cosa.

Tal como lo explica el Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), “la eficacia y la efectividad de una vacuna miden la reducción proporcional de casos entre las personas vacunadas”. Pero el término eficacia se usa cuando se refiere a “un estudio que se lleva a cabo en condiciones ideales, por ejemplo durante un ensayo clínico”. El término efectividad es el que se emplea en “un estudio que se lleva a cabo bajo las condiciones ambientales típicas, es decir, menos controladas”.

Esto explica que muchos expertos vaticinen que los inesperadamente altos porcentajes de eficacia que han mostrado en los ensayos de laboratorio las vacunas aprobadas descenderán cuando se apliquen en las condiciones ambientales reales de la población, cuando se deje de hablar de eficacia para empezar a hacerlo de efectividad.

Aún así, seguirán siendo junto al distanciamiento social la mejor arma con la que cuenta la humanidad en su guerra contra el virus.

Los doctores David Spiegelhalter, de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, y Anthony Masters, de la Sociedad Real Estadística Británica, propusieron en un artículo publicado en The Guardian una manera de visualizar de qué hablamos cuando nos referimos de la eficacia de las vacunas.

“Imaginen a 100 personas con covid. Una eficacia del 90% significa que de haber recibido la vacuna, solo 10 hubieran caído enfermas. La eficacia de la vacuna es la reducción relativa del riesgo: sea cual sea tu riesgo, se reduce en un 90% si te vacunan”.

Los investigadores llegan a estas cifras en los ensayos comparando las cifras entre grupos de personas vacunadas y no vacunadas. Por eso en los ensayos hay voluntarios que reciben la vacuna en pruebas y otros solo una sustancia placebo, y ninguno sabe qué fue lo que realmente se le administró.

Las vacunas que hasta el momento han publicado datos sobre su efectividad han sido probadas en decenas de miles de personas, y no han presentado mayores problemas de seguridad ni se han reportado reacciones adversas inesperadas..

En el ensayo de la vacuna desarrollada por Pfizer BioNtech, se registraron 8 casos entre las 22.000 personas a las que se administró la vacuna. Entre los otros 22.000 voluntarios que recibieron el placebo, el número de contagiados escaló hasta 162. Eso significa que el riesgo de caer enfermo entre la población vacunada fue de 0,04%.

En cualquier caso, como las condiciones sobre el terreno nunca serán las mismas que las recreadas por los investigadores en el laboratorio, se deberá seguir evaluando la efectividad de las vacunas, ya no su eficacia. La doctora Bottazzi señala que “deberemos seguir monitoreando, también para desarrollar nuevos esquemas en el caso de que la efectividad se reduzca ante nuevas mutaciones del virus”.

Y recuerda: “Los científicos ya estamos trabajando en eso”.

Niño tosiendo en un bus.

Getty Images
La distribución de las vacunas a los países menos desarrollados es uno de los grandes desafíos para poner fin a la pandemia.

Qué pasará ahora con la Sputnik-V

Las vacunas aprobadas varían en función de los países. Hasta ahora, las de Pfizer-BioNtech, Moderna, y la elaborada por la Unversidad de Oxford y AstraZeneca, han recibido el visto bueno en Estados Unidos, Reino Unido y la Unión Europea.

Las chinas de CanSino, Sinopharm y Sinovac han sido aprobadas en China y, en algunos casos también en otros países como Brasil o Emiratos Árabes Unidos. En la India se ha autorizado el uso de emergencia de la del fabricante local Bharat Biotech.

La Sputnik-V despertó recelos entre algunos en la comunidad científica occidental porque apreciaban falta de transparencia en las prácticas del Centro Gamaleya, el laboratorio ruso que la desarrolló. Pero ahora ahora que una prestigiosa revista científica ha avalado sus resultados es posible que su uso sea aprobado también por algunos países que hasta ahora no la contemplaban como opción

Mapa del mundo con una inyectadora.

Getty Images
Expertos estiman que el 60-70% de la población mundial necesita ser inmune al virus para evitar que se siga propagando.

En América Latina, varios gobiernos han suscrito acuerdos para usarla, como los de Venezuela, Argentina y México.

La doctora Mottazzi señala un aspecto en el que la vacuna rusa no parece a la altura de las occidentales basadas en ARN modificado. “Ofrece una alta protección, pero en comparación con otras el número de anticuerpos neutralizantes que induce es bastante bajo”. Esto, señala la experta, podría perjudicar a la duración de la inmunidad que provee y su potencial efectividad frente nuevas mutaciones del virus.

Sin embargo, la experta recuerda que aún no hay información concluyente sobre cuánto dura la inmunidad de otras vacunas y la incorporación de la Sputnik-V al arsenal médico frente a la enfermedad debe ser visto como una buena noticia.

Como dijo dijo el secretario mexicano de Salud, Hugo López-Gatell, en la rueda de prensa en que anunció su aprobación: “Esto es alentador; tenemos una nueva vacuna en el repertorio”.

Teniendo en cuenta que el desafío principal ahora es producir las vacunas en cantidad suficiente y distribuirlas también los países en desarrollo, donde muchas veces no se cuenta con las condiciones adecuadas para su conservación y manipulación, cuantas más se sumen a la lista mayor será la esperanza de terminar con la pandemia.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=9eUoEbUOy80&t=1401s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.