Ella es Consuelo Morales, la religiosa Premio Nacional de Derechos Humanos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Ella es Consuelo Morales, la religiosa Premio Nacional de Derechos Humanos

Una mujer bajita empuja a la pesada justicia de Nuevo León. En ese estado, donde en los peores años de la violencia, a diario desaparecían seis personas y los muertos se contaban por treintenas, la religiosa Consuelo Morales revierte la indolencia ante las violaciones a los derechos humanos.
Cuartoscuro
Por Dulce Ramos
10 de diciembre, 2015
Comparte
Consuelo Morales, religiosa de Monterrey, directora de Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos. // Foto: Cuartoscuro.

Consuelo Morales, religiosa de Monterrey, directora de Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos. // Foto: Cuartoscuro.

Este perfil de la ganadora del Premio Nacional de Derechos Humanos, directora de Ciudadanos en Apoyo por los Derechos Humanos, se publicó originalmente en agosto de 2011. Animal Político lo retoma con motivo del reconocimiento que otorga el Estado mexicano a los defensores.

“Tenemos 69 casos desapariciones forzadas, pero cuando se llevan a una persona, hay más a su alrededor. Estimamos que puede haber hasta 290…”.

A la hermana Consuelo Morales no hay que buscarla en colegios. Tampoco en hospitales o en capillas. A esta monja bajita y arrojada de 63 años se le encuentra en la Procuraduría. En los ministerios públicos. En las cárceles.

Treinta hombres y mujeres que buscan a un familiar perdido escuchan con atención. Están apretujados en una sala de la organización Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos (CADHAC) que dirige la religiosa.

Han llegado tantos que ya no caben, pero se acomodan como pueden. De la mano de Consuelo, padres, madres, hermanas y esposas se han convertido en investigadores de los casos que traen a cuestas, pues la justicia en Nuevo León es una máquina tan oxidada que ya ni hace el intento por chirriar.

No hay sitio preparado para que el crimen lo engulla. Monterrey, la capital estatal, estaba concentrada en su productiva industria cuando, de a poco, aparecieron muertos todos los días. Primero, en las salidas hacia Tamaulipas —el conflictivo estado vecino—. Después, en las vías de alta velocidad. Luego en el centro y en las zonas residenciales. De 2009 a 2010, las muertes violentas crecieron 242%. Las desapariciones, 47%.

Consuelo, con algunos medios

Consuelo, con algunos medios

Hay quien busca a su familiar desde hace un año y medio. Otros, desde hace un mes. La mayoría son hombres jóvenes, estudiantes o trabajadores.

—Entraron a mi casa en la madrugada unos hombres con chaleco de policía. Se metieron a robar y se llevaron a mi hijo –dice una madre rubia y bajita con tono de dolor.

—A mi muchacho lo ‘levantaron’ junto con otros cuatro. Sólo estaban en la Presa divirtiéndose ­—explica otra mujer pálida y ojerosa.

—Mi hermano desapareció cuando fue a comprar refrescos. Primero, la Marina me dijo que sí lo habían detenido. Después, que nunca había estado ahí ­­ —cuenta una joven rubia sin comprender aún qué sucedió.

La religiosa no podía tener mejor nombre. Consuelo. Todos los que llegan a CADHAC están en busca de él, pero también, de que la justicia se mueva. Junto con un equipo de abogados voluntarios, los familiares le ‘hacen la tarea’ a la Policía Ministerial. Por escrito les comunican qué falta por hacer y hasta cómo deben pedir la información.

Un familiar descubrió que el Ministerio Público no accedía al registro de llamadas de un desaparecido, no porque la empresa telefónica negara la información, sino porque la autoridad la había pedido de forma errónea no una, sino tres veces.

Lety, una madre de espíritu curioso y trabajador, llegó a CADHAC hace dos meses. Su hijo desapareció en noviembre del año pasado. Las instancias oficiales, llenas de gente “comiendo papitas, riéndose o en un círculo contando chistes”, ya habían mermado su ánimo.

Ésta fue la primera oficina en la que vi a todo mundo trabajando. Uno llega con las autoridades cargando su dolor y los empleados siguen a carcajada batiente.

En reuniones como ésta, todos exponen brevemente las novedades de sus casos bajo la tutela de Consuelo. Hay dolor y preocupación. También cansancio. Pero por encima, hay solidaridad. Esa que no encuentran en las instancias oficiales. Continuamente, Consuelo insufla ánimos.

—Recuerden que no estamos solos.

Las familias explican a dónde hay que ir, por qué funcionario hay que preguntar, cómo hacer presión hasta para conseguir una copia de determinado documento. Las mujeres más temerarias, comentan:

—Yo ando investigando una bodega. Dicen que ahí ‘los malos’ ponen a trabajar a la gente.

Exigir el derecho a la justicia y a la verdad es lo que ha hecho Consuelo desde 1993, cuando fundó CADHAC. En aquel entonces, la mayoría de las violaciones a los derechos humanos eran abusos de autoridad contra reos, pero desde hace una década, el cariz ha cambiado. Ahora se enfrentan a la Secretaría de la Defensa Nacional o a la Marina. La palabra “desaparecido” ha salido del baúl del vocabulario.

Aceitar a la justicia en Monterrey, donde la industria opaca a los derechos humanos, es titánico. Por ello Human Rights Watch le ha otorgado a Consuelo y a otros seis luchadores el premio Alison des Forges. La máxima distinción que reserva para quienes hacen un “activismo extraordinario”. Nunca en los tres años que se ha entregado el Alison des Forges se había premiado a mexicano alguno.

Junto a la defensora regiomontana, este año se ha reconocido a un promotor de la democracia egipcia, a una periodista tunecina y a otra rusa. A una defensora de migrantes de Indonesia, a una feminista iraní y a un defensor de trabajadores de minas de diamantes en Zimbabue.

Consuelo, recibiendo un reconocimiento de Conapred

Consuelo, recibiendo un reconocimiento de Conapred

No hacen falta días enteros junto  a Consuelo para descubrir que es una monja atípica. Algunos no la darían por religiosa si no fuese por la cadena plateada con una cruz, que le pende del cuello hasta la boca del estómago. Tampoco suele portar hábito, sino ropa sencilla de colores sobrios.

Consuelo guía a las víctimas como madre. Aunque en el sentido religioso, ella no lo es. En la congregación con que tomó los votos, las Canónigas de San Agustín, no se hacen llamar madres, sino hermanas.

Y tal vez ese adjetivo le queda mejor. Tiene la dulzura de una madre, pero es más bien jovial, como una hermana solidaria y proactiva. Tiene el rigor de quien se aproxima respetuoso a las atrocidades, pero sabe que cada caso requiere una solución creativa.

—Oiga, madre…— la llama una mujer.

Con una sonrisa que le llega a los ojos chiquitos, Consuelo responde:

—¡Ésta ya me ‘madreó’!

El llamado de Dios

Oye, Consuelo ¿y si comienzas una organización de Derechos Humanos en Monterrey?

¿Derechos humanos yo? ¡Ni loca!

Jesús Maldonado, el jesuita fundador del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro, hizo esa propuesta cuando Consuelo tuvo una estancia en el Distrito Federal. Iniciaban entonces los años noventa.

La hermana había hecho ya trabajo con huérfanos y con indígenas, pero la expresión “derechos humanos” le daba pavor. Hasta le dolía el estómago.

Un día, una hermana de su congregación envió una carta: “Ojalá puedan hacer trabajos apostólicos que incidan en la justicia”, decía. Aún así, ella no veía el camino claro.

Otro día de reflexión, sentada en la capilla del penal de Puente Grande, Jalisco, los nubarrones se disiparon. Salió corriendo a decirle al cura:

Ya sé lo que Dios quiere de mí.
Yo también. Derechos Humanos y en Monterrey respondió el sacerdote.

Cuando le anunció el plan a su congregación, una hermana de rango mayor le dijo: “Si este plan es de Dios, va a seguir”. Y CADHAC tiene ya 18 años

Los últimos meses han sido los más complejos para la organización. Desde el paso de la Caravana por la Paz del poeta Javier Sicilia, las denuncias de desapariciones han brotado como hongos tierra húmeda.

En Sabinas Hidalgo la Marina se ha llevado a doce muchachos —cuenta un testigo de una detención masiva.

En Apodaca ya son ochenta jovencitas desaparecidas. Cuando el Ejército va por uno, se las llevan a ellas también dice otra madre que busca a su hija.

Una tarde de esas, en que los casos llovían, Consuelo anunció.

—No podemos recibir uno más. Estamos saturados y no quiero tomar un caso que no pueda atender.

¿Y si nosotros lo hacemos? dijo una voz femenina.

Desde entonces, los familiares de las víctimas son brazos de Consuelo. Ante la falta de financiamiento para tener colaboradores pagados, son ellos los que toman datos, llevan documentos al Ministerio Público, organizan reuniones de análisis que terminan en una comilona fraternal con pollo asado y tacos de chicharrón y algún postre que Consuelo siempre prueba. Cada uno coopera como puede.

“Dinero nunca hemos tenido, pero manos no han faltado”.

Las amenazas e intimidaciones

El trabajo riguroso la ha hecho una figura incómoda. Ni siquiera cuando los más conservadores han gobernado en Nuevo León, ha causado simpatía. Consuelo y sus colaboradores coinciden en que de 1997 a 2003 ha sido el periodo en el que más hostigamiento han sufrido. Fernando Canales Clariond, panista, era el Gobernador en aquellos años.

Una mañana, en la puerta de la organización, aparecieron gatos descabezados y mensajes intimidatorios. Siguieron las amenazas telefónicas. La presencia de hombres sospechosos mañana, tarde y noche. Eran las épocas en que CADHAC documentaba las torturas y vejaciones que sufrían los presos de Nuevo León.

A la intimidación, siguió el cerco de las élites financieras. Un grupo de grandes empresarios envió al entonces Cardenal Adolfo Suárez Rivera, una serie de informes que concluían que Consuelo era un peligro e incluso sugerían encarcelarla.

El cardenal respondió a los hombres del dinero:

“He leído con detenimiento lo que me han mandado y no tengo nada qué decir. Si quieren meter a Consuelo a la cárcel, adelante. Pero si la tocan a ella, la tocan a mí”.

Con los priistas, CADHAC también ha sido amenazado. En los últimos meses de 2008, con Natividad González Parás en el Gobierno, Consuelo sufrió actos de intimidación por la protección de áreas naturales protegidas y por la defensa de tierras en municipios campesinos.

Aquel año, Amnistía Internacional pidió a activistas de todo el mundo que enviaran cartas a ‘Nati’ para comprometerlo a garantizar la seguridad de la hermana. Se enviaron 3 mil cartas y Consuelo recibió copia de cada una. Con ellas tapizó las paredes de la organización en la Navidad.

El poder se ha dado cuenta que ir contra Consuelo es darse con un canto en los dientes. Aún así, todavía hay quien lo intenta.

Hace poco, un funcionario de seguridad regiomontano fue a visitarla y le dijo:

Mi mamá comulga todos los días y yo soy muy católico.

¡Ah! Muy bien.

Entonces usted no puede hacer nada contra mí.

¡Uy! de los católicos es de los que más desconfío. Así que usted cíñase al reglamento y tendrá todo mi apoyo. Y si no lo hace, también lo va a tener, porque no lo dejaremos hacer tonterías.


Menos jocosos han sido los encontronazos en la Procuraduría estatal. Hace un mes, la hermana, Javier Sicilia y un grupo de víctimas pidieron avances de las investigaciones.

El fiscal Adrián de la Garza, dio a entender que los funcionarios estaban ofendidos porque la familias les dicen que no trabajan.

No podemos desconocer que casi toda la información de las investigaciones es de ellos. reviró Consuelo. —Si la gente grita y se desespera, es porque no ven su tragedia ni su desolación. No se hagan los sentidos.

El origen de Consuelo

Corrían los años sesenta cuando Consuelo era una jovencita. Su madre le regalaba joyas, autos, la ropa elegante que otras chicas querían. Todo con la intención de borrarle la idea de ser monja.
De haber visto los juegos de Consuelo niña, hubiera bastado para saber que el camino ya se había trazado.

—Me ponía una toalla en la cabeza y jugaba a ser religiosa. Daba clases, cantaba, cuidaba a los muñecos. Rezaba por esto y por aquello.

Al terminar una jornada de trabajo, pasa frente a la iglesia de la Purísima, a escasos metros de donde están sus oficinas, y una monja adolescente en las escalinatas le llama la atención. La joven viste un hábito y vende pan en un puestito. Consuelo la mira como si no tuviesen nada en común. Y en cierto modo es así.

Defender los derechos humanos, y encima ser mujer y religiosa ha sido complejo. Hay incluso quienes dicen que si fuera hombre, sería un obispo influyente como Raúl Vera o como fue en su momento Samuel Ruiz. Otros dicen que si fuera hombre, sería más fácil conseguir financiamiento para su labor.

Ante esa realidad en la iglesia católica, Consuelo no se arredra. Al contrario, aprovecha para construir lazos sólidos con quienes buscan servir  sin privilegios.

Por ahora, la hermana se siente tranquila en Monterrey. Cree que el narcotráfico está demasiado preocupado en sus matanzas como para voltear a ver a los defensores, y las autoridades, demasiado desprestigiadas para denostar su labor.

¿Te consideras una monja incómoda?

Sólo soy una monja feliz.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'Luna Azul': el raro evento cósmico que podrá verse este 31 de octubre (y no se repetirá hasta 2023)

El de la "Luna azul" es un fenómeno inusual que se produce cada 2.5 años aproximadamente debido al tiempo que duran los ciclos lunares.
27 de octubre, 2020
Comparte

En realidad no es azul. Es una Luna llena, como cualquier otra, del color que se ven la mayoría de las Lunas llenas: entre gris pálido, blanco lechoso o plateado.

Lo que hace raro a este fenómeno, que el folclor bautizó como “Blue Moon” o “Luna azul”, es que se dan dos Lunas llenas en un solo mes, cuando lo normal es ver una.

Un ciclo lunar, el período en el que ocurren todas las fases de la Luna, se repite cada 29,5 días aproximadamente.

Si coincide que la Luna llena se produce el primer o segundo día y el mes tiene 31 días, es entonces cuando es probable que aparezca una segunda Luna llena.

Esta es la conocida como “Luna azul”.

El mes de febrero, que tiene 28 días, nunca verá una.

Luna en el Capitolio

Getty Images
Así se vio la Luna Azul detrás del domo del Capitolio, en Washington D.C. en 2015.

¿Cuándo es la “Luna azul” de 2020?

Es un fenómeno inusual que se da cada 2,5 años.

La última vez que ocurrió fue el 31 de marzo de 2018.

Este año aparecerá en el cielo en la noche del 31 de octubre al 1 de noviembre, cuando muchos países celebran Halloween y en México empieza la festividad del Día de Muertos.

Ya hubo una Luna llena el 1 de octubre y a finales de mes podremos ver la segunda.

Calabaza de Halloween

Getty Images
Este año coincide con Halloween.

¿Por qué azul?

Tal como explica la NASA en su sitio web, la definición de Luna azul surgió en la década de los 40 del siglo XX.

En esa época el Maine Farmer’s Almanac (la fuente más confiable en todo lo relacionado con el clima desde hace casi 200 años) ofrecía una definición de la Luna Azul tan enrevesada que muchos astrónomos tenían dificultades para entenderla.

Para poder explicar las Lunas azules en lenguaje llano, la revista Sky & Telescope publicó un artículo en 1946 titulado ‘Una vez cada Luna Azul’. El autor, James Hugh Pruett (1886-1955) citó al almanaque de Maine de 1937 y dijo: “La segunda (Luna llena) en un mes, tal como yo la interpreto, se llama Luna Azul”.

Esto no era correcto -asegura la NASA- pero por lo menos pudo entenderse.

Y así nació la Luna Azul moderna.

El volcán Krakatoa

Getty Images
El volcán Krakatoa, en Indonesia, volvió a expulsar cenizas el pasado 11 de abril de 2020.

Lunas y volcanes

Aunque la que veremos no fue una verdadera Luna azul, sí existen las lunas de este color.

Pero sólo pueden verse azules después de una erupción volcánica.

En 1883, después del terremoto del volcán Krakatoa en Indonesia, la gente dijo que casi cada noche se podían ver Lunas azules.

Con la fuerza de la erupción, similar a una bomba nuclear de 100 megatones, se elevaron hacia lo más alto de la atmósfera terrestre nubes de ceniza cuyas partículas hicieron que la Luna se viera azul.

También hubo informes de Lunas azules en México en 1983, tras la erupción del volcán El Chichón, y en el estado de Washington en 1980, tras la erupción del Monte Santa Helena.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=24JaHawe-RM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.