La NBA en México: popular, pero no para todos los fanáticos del basquetbol que hay en México
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Nathaniel Parish Flannery

La NBA en México: popular, pero no para todos los fanáticos del basquetbol que hay en México

El partido de temporada regular la noche del jueves en la Ciudad de México marcó un hito para la NBA, y no sólo porque los Celtics apalearon a los Spurs 114-97. Se trató de un partido en el que hizo su debut en México la franquicia con más historia en la liga más importante del planeta, Boston. La NBA busca ampliar su presencia en México, donde el basquetbol es muy popular, pero sus empeños podrían no alcanzarle para llevar sus partidos a las zonas más pobres del país, donde, paradójicamente, y gracias en buena medida a la migración, es probable que tenga cientos si no es que miles de fanáticos potenciales
Nathaniel Parish Flannery
Por Nathaniel Parish Flannery // El Daily Post
6 de diciembre, 2015
Comparte

Banner-EDP

La noche del jueves, mientras los Celtics de Boston aplastaban a los Kings de Sacramento durante un partido de temporada regular en la Ciudad de México, la multitud de 22 mil personas rugía en apoyo del equipo para el que alguna vez jugó el legendario Larry Bird.

En las gradas, el número de sudaderas y camisetas verdes empequeñecieron el número de casacas púrpuras de los Kings. La multitud gritaba en inglés “Let’s go Celtics”, mientras Boston sofocaba a la ofensiva de los Kings, en un duelo que enfrentó al movedor de Sacramento, Rajon Rondo, ex estrella de los Celtics, y al armador de Boston Isaiah Thomas, quien comenzó su carrera con los Kings.

Thomas sacó la mejor parte, finalizando con 21 puntos, nueve asistencias, seis rebotes y cuatro robos. “Quieres jugar bien en contra de tu antiguo equipo”, dijo Thomas después del juego.

Rondo, por su parte, terminó con cinco anémicos puntos antes de ser expulsado en el tercer periodo. El escolta de los Celtics Avery Bradley explicó: “Lo más importante de esta noche era hacerle todo difícil a Rondo. Era casi como si él no tuviera a quién pasar el balón porque estábamos jugando una gran defensa”.

Los Celtics dominaron la primera mitad y continuaron en punto muerto hasta el final para ganar con facilidad 114-97. Fue una gran noche para los Celtics, pero tal vez una aún más grande para la NBA. Aunque la liga ha realizado 19 partidos de pretemporada en México, esta fue la primera vez que los Celtics jugaron un partido de temporada regular en la Ciudad de México.

El empuje en México

Este partido es parte de los esfuerzos por llevar el basquetbol de la NBA a aficionados fuera de Estados Unidos. Antes del juego, después de una sesión de práctica, Avery Bradley dijo, “es emocionante para nosotros . Es genial tener fans. En todo el mundo vemos verde por todos lados”.

La NBA ha programado más partidos de pretemporada en México que en cualquier otro país del mundo.

México está entre los cinco mercados extranjeros más importantes para la NBA y es un objetivo importante para los esfuerzos de promoción de la liga.

“La televisión es la mejor vía para distribuir nuestro producto . La televisión es tradicional y la tienen la mayor parte de nuestros consumidores. Estamos en televisión de paga, en ESPN, por ejemplo, dijo a El Daily Post en una entrevista reciente por teléfono Raúl Zárraga, director en México de la NBA

Aunque la presencia de la NBA en México aumenta, la liga aún enfrenta varios retos.

Francisco Díaz, un fan de 24 años que asistió al juego vistiendo una sudadera de los Celtics, dijo a El Daily Post que él ve los juegos de los Celtics y de los Clippers en ESPN y en internet. Díaz dijo que si bien es cierto que hay muchos aficionados de la NBA en México “el fútbol domina. Aquí el deporte más popular es el futbol. No pasan muchos partidos de la NBA en la televisión abierta. Todo se ve en el cable”.

Mientras la NBA trabaja para ampliar su presencia en México, sus ejecutivos como Zárraga tienen que trabajar para hacer frente a los caprichos del mercado de los medios de México. La televisión abierta está dominada por dos empresas, Televisa y TV Azteca, que son propiedad de dos de las familias más ricas de México.

La liga también distribuye sus partidos a través de ESPN y por internet a través de Claro Sports, una compañía propiedad del multimillonario mexicano Carlos Slim. El reto, sin embargo, es que fuera de las grandes ciudades la mayoría de la gente en México no tiene cable o Internet.

Aunque la penetración de la televisión por cable en México aumentó de 40 a 60% entre 2011 y 2015, casi la mitad de la población del país no está todavía conectada a Internet. Así que, en tanto la televisión abierta no trasmita más partidos de la NBA, la liga tiene que buscar formas creativas para ampliar su audiencia.

Una manera proyectando partidos en las salas de cine. La liga ha transmitido juegos en las pantallas de los cines Cinépolis en la Ciudad de México durante los últimos cinco años. La NBA también proporciona partidos a sus clientes en los mercados extranjeros a través de su servicio por internet League Pass. México, sin embargo, se está quedando atrás en ese tipo de transmisiones.

Aunque México se encuentra entre los cinco mercados extranjeros más importantes en términos de audiencia televisiva para la NBA, no está ni siquiera entre los 10 más importantes en cuanto a transmisión por internet. En muchos sentidos, las decepcionantes cifras de la visualización en línea tienen que ver con la inmensa brecha que separa a los residentes de los pueblos rurales de la economía global.

Aros sin gloria

A penas después de las 7:30 de la mañana, un lunes reciente, Flavia, una fornida estudiante de 15 años de segundo de secundaria, practica tiros de media distancia en la cancha de básquet de cemento en su escuela, situada en las colinas de Oaxaca, en el suroeste de México.

Flavia, quien juega en el equipo de su escuela y práctica con el equipo dos veces a la semana, se apresura a recoger rebotes y de inmediato voltea a la canasta para hacer un tiro y otro, con velocidad. Una neblina pesada se posaba sobre la cancha, es la contaminación causada por el fuego que hizo un vecino. No hay grandes negocios en el pueblo de Flavia y la mayoría de los pobladores trabaja recogiendo leña para quemarla y hacer carbón para vender, tejiendo prendas sencillas en telares de madera, o produciendo mezcal con alambiques de traspatio.

Por varias generaciones ya, como muchas otras personas en Oaxaca, los hombres de San Baltazar, incluyendo todos los tíos paternos de Flavia, se han ido a Estados Unidos en busca de trabajo. Los tíos de Flavia jugaron básquet en las canchas de California antes de regresar a Oaxaca con sus tenis Jordan. Y a pesar de los fuertes vínculos que los trabajadores migrantes han creado entre su pueblo y Estados Unidos, Flavia no sabe mucho acerca de la NBA.

La cancha en su escuela está pintado con el logotipo negro y rojo de los Toros de Chicago, pero Flavia no sabe de dónde viene esa imagen. Ella nunca ha oído hablar de Michael Jordan. Observa los partidos en la cancha junto a la iglesia colonial que está en el centro de la ciudad, colina abajo desde su escuela, pero no ve los partidos de la NBA. “Hay personas a las que les gustaría ver los juegos, pero la gente no tiene cable. No tenemos lo que se necesita para eso”, dice ella.

Salvador Sandoval, de 48 años, quien vivió en Nyack, Nueva York, por poco menos de seis años a partir de 2000, dijo que hay un montón de fans de basquetbol en México que la NBA está perdiendo. “Sólo durante las finales transmiten los partidos por televisión abierta”, dice. “Hay que pagar cable para ver los partidos de temporada regular”.

Aunque San Baltazar, al igual que la mayor parte de Oaxaca, tiene una rica tradición de baloncesto que se remonta a la década de 1930, sigue desconectado de la economía moderna y globalizada de México. La escuela de Flavia, al igual que nueve de cada 10 escuelas en Oaxaca, no tiene Internet.

Los estudiantes pueden pagar 10 pesos (60 centavos de dólar) para usar una hora las viejas PC del cibercafé de adobe del pueblo, pero la mayoría de los pobladores jóvenes no tiene Internet en sus casas. En Oaxaca, 8 de cada 10 habitantes trabajan en la economía informal. En los pueblos pequeños, la gran mayoría, al igual que 6 de cada 10 mexicanos en general, no tienen cuentas bancarias, lo que significa que es imposible para ellos hacer compras en línea.

La NBA, como Wal-Mart y Grupo Modelo, fabricante de la cerveza Corona y otras grandes empresas que buscan expandir su presencia global, ha hecho el esfuerzo de crear una forma de hacer comercio electrónico en México, dando a los clientes la opción de hacer depósitos en efectivo para pagar bienes y servicios, como la trasmisión de partidos en Internet. Hasta ahora, la adopción del sistema de pago por trasmisiones en línea en las zonas rurales ha sido lenta.

“Hoy casi todos los pueblos de por aquí tienen , pero hay pueblos que no tienen señal ”, dice Flavia.

El primo de Flavia, Leo, de 31 años, quien jugó básquetbol en California, dice que va a casi todos los torneos de basquetbol que se realizan en pueblos cercanos al suyo. Aunque él es fan de los Spurs y asistió una vez a un juego de los Celtics en Los Ángeles cuando Boston enfrentó a los Clippers, Leo no sabía que la NBA tendría un juego en la Ciudad de México. Leo no tiene computadora en su casa.

“Gano 150 pesos [$ 9 dólares] al día”, dice. “No es suficiente”.

Artículo publicado originalmente en El Daily Post.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo el COVID-19 generará la mayor deuda pública mundial de la historia (y por qué no es necesariamente algo malo)

El aumento del gasto en todo el mundo para hacer frente a la pandemia ha llevado a que por primera vez en la historia la deuda pública global sea cercana al 100% del PIB internacional. Sin embargo, muchos -entre ellos el FMI- aconsejan que no se recorte el gasto.
20 de noviembre, 2020
Comparte

Los países en todo el mundo han aplicado distintas estrategias para combatir la pandemia del coronavirus, pero casi todos han hecho algo en común: aumentar su gasto público para hacer frente a la crisis sanitaria.

Además de los gastos en salud, la mayoría de los gobiernos han ofrecido ayuda financiera a las personas y los negocios afectados económicamente por la parálisis que trajo la pandemia.

En un informe sobre la situación fiscal de la economía mundial publicado en octubre pasado, el Fondo Monetario Internacional (FMI) estimó que a nivel mundial se han gastado unos US$12 billones en “amortiguar el golpe” del covid-19.

Estas medidas fiscales “han salvado vidas y medios de subsistencia”, resaltó el organismo.

Sin embargo, semejante incremento del gasto público internacional, sumado a la fuerte caída en los ingresos tributarios como consecuencia de la parálisis de la actividad, también ha generado algo inédito.

Ha llevado a que la deuda pública mundial alcance su máximo histórico y por primera vez sea cercano al 100% del Producto Interno Bruto (PIB) internacional.

Dicho de otra forma, ha provocado que por primera vez en la historia la deuda pública global iguale al tamaño de la economía mundial.

No obstante, lejos de lo que podría pensarse, el FMI no aconseja recortar el gasto.

Por el contrario. La directora del organismo, Kristalina Georgieva, ha enfatizado repetidamente los riesgos de una reducción prematura del estímulo.

Tijeras y un billete de US$100 cortado

iStock
No es momento para cortar el gasto estatal, dice el FMI.

“Donde persiste la pandemia, es fundamental mantener líneas de vida en toda la economía, para las empresas y los trabajadores, como aplazamientos de impuestos, garantías de crédito, transferencias de efectivo y subsidios salariales”, señaló Georgieva.

“Es igualmente importante la acomodación monetaria continua y las medidas de liquidez para asegurar el flujo de crédito, especialmente a las empresas pequeñas y medianas, apoyando así el empleo y la estabilidad financiera”, dijo en un discurso a comienzos de octubre.

“Corta las líneas de vida demasiado pronto y el largo ascenso (de la recuperación) se convierte en una caída precipitada“, advirtió.

Déficit

A pesar de que el FMI estima que los déficits presupuestarios de los gobiernos aumentarán del 3,9% del PIB al 12,7% en 2020, lo considera algo transitorio.

“Lo que vemos es un aumento único de la deuda en 2020, luego una estabilización después de 2021, e incluso una ligera tendencia a la baja en 2025“, le dijo a Reuters el director de Asuntos Fiscales del FMI, Vitor Gaspar.

El organismo incluso está incentivando a algunos países, reacios a aumentar el gasto, a aprovechar las bajas tasas de interés para invertir en infraestructura.

Sus estimaciones sugieren que una inversión en infraestructura pública del 1% del PIB podría impulsar la producción en un 2,7%, creando entre 20 y 33 millones de puestos de trabajo.

Según Gaspar, la reanudación del crecimiento económico y las tasas de interés extremadamente bajas ayudarán a aliviar los déficits presupuestarios primarios.

“La diferencia entre las tasas de interés y el crecimiento no solo es negativa, sino más negativa, en nuestras proyecciones, de lo que era antes del covid-19. Por lo tanto, las bajas tasas de interés juegan un papel importante en la dinámica de la deuda”, aseguró.

Un martillo que dice 2020 rompiendo un chanchito con ahorros

iStock
El FMI estima que muchos países podrán estabilizar su deuda tras la crisis sanitaria.

Deuda récord

El FMI no es el único que afirma que el inédito nivel de deuda pública no es algo necesariamente malo.

Son varios los actores económicos que coinciden en que, lejos de generar pánico, este gasto récord es exactamente lo que se necesita para reactivar la economía global.

“La pandemia parece estar cambiando lo que muchos piensan sobre una deuda pública considerable”, observa John Letzing, editor digital de Inteligencia estratégica del Foro Económico Mundial.

“Aquellos que alguna vez pudieron haberse asustado con el concepto parecen ahora estar de acuerdo con él, si el dinero se utiliza bien y los intereses adeudados siguen siendo relativamente bajos”.

Según Letzing, hace no tanto existía un consenso generalizado de que la carga de la deuda pública de un país debía mantenerse muy por debajo del tamaño de su economía.

“En Estados Unidos la deuda pública ascendía a aproximadamente el 60% del PIB en vísperas de la crisis financiera mundial hace poco más de una década”, detalla.

“Y el tratado de fundación de la Unión Europea (UE) de hecho estableció un límite de deuda pública del 60% del PIB”.

“Pero al igual que otras cosas que alguna vez se dieron por sentadas, la pandemia ha eliminado, al menos temporalmente, esa directriz de la UE, mientras los responsables políticos se apresuran a apuntalar las economías”, afirma.

Pilas de yen que van en aumento

iStock
La deuda pública de Japón es la más alta del mundo y crecerá casi 30% como consecuencia del aumento del gasto por el coronavirus.

Las mayores deudas

Según los cálculos del FMI, 30 países superarán el 100% de deuda respecto a su PIB en 2020, debido a su respuesta a la pandemia.

Al tope de la lista está Japón, que ya era el país más endeudado, con una deuda pública del 238% del PIB. Este año, la cifra ascendería casi 30 puntos más, a 266%, según ese organismo.

También Sudán y Grecia tendrán deudas por encima del 200% de su PIB, de acuerdo con las estimaciones. El país africano pasaría de 202% a 259% y el europeo de 181% a 205%.

Completan el ranking de los 20 países más endeudados Eritrea, Líbano, Italia, Portugal, Cabo Verde, Belice, Barbados, EE.UU., Singapur, Baréin, España, Mozambique, Bután, Angola, Francia, Chipre y Bélgica.

Estas perspectivas han llevado a algunos legisladores en estos países a exigir a los gobiernos que empiecen a recortar el gasto relacionado con el covid, antes de que la creciente deuda genere un problema.

Muchos de estos políticos proponen que, en vez, se levanten las cuarentenas y restricciones y se reabran las economías.

Sin embargo, think tanks como el Centro de Prioridades Presupuestarias y Políticas de EE.UU. advierten que esto sería un error.

“Contrariamente a algunas teorías previas, no hay evidencia de que una cierta proporción de deuda con respecto al PIB precipite una crisis de deuda“, señaló el instituto en un informe.

“La reapertura de la economía ha fracasado como estrategia para fortalecer las finanzas familiares y estatales, y esta estrategia no puede justificar el retiro a nivel federal de la sólida ayuda fiscal para las familias y los estados”, agregó.

Un mendigo durante la Gran Depresión en EE.UU.

Getty Images
Recortar el gasto impidió la recuperación después de la Gran Depresión, advierten los expertos del Centro de Prioridades Presupuestarias y Políticas de EE.UU.

El centro de investigación también advirtió que “un giro equivocado y prematuro hacia la austeridad fiscal impidió la recuperación después de la Gran Depresión, y los legisladores deben evitar cometer el mismo error ahora”.

Riesgo para los más pobres

No obstante, los mismos actores que consideran que la histórica deuda pública mundial no debería causar alarma ni llevar a los gobiernos a reducir su gasto durante la pandemia, también advierten que la situación no será igual para todos.

Letzing, del Foro Económico Mundial, reconoce que “los niveles récord de deuda pública crearán desafíos financieros en muchas partes del mundo”.

“Los países en desarrollo, por ejemplo, podrían ser incapaces de aprovechar los mismos recursos que sus pares más ricos, y es probable que pronto se vean obligados a pagar miles de millones de dólares en pagos de deuda”, alerta.

También Georgieva, la directora del FMI, ha advertido que “muchos países se han vuelto más vulnerables” debido a sus niveles de deuda.

La economista sostiene que se debe actuar de forma coordinada para ayudar a estos países a “lidiar con su deuda”.

“Entraron en esta crisis con niveles de deuda ya elevados y esta carga solo se ha vuelto más pesada. Si quieren luchar contra la crisis y mantener un apoyo político vital; si quieren evitar la reversión de los avances en desarrollo logrados durante décadas, necesitarán más ayuda y rápido“, señaló.

“Esto significa acceso a más subsidios, crédito en condiciones favorables y alivio de la deuda, combinado con una mejor gestión de la deuda y transparencia”, detalló.

Kristalina Georgieva

Reuters
Kristalina Georgieva, del FMI, afirma que habrá que ayudar a los países más pobres que no pueden hacer frente a su carga de deuda.

Georgieva adelantó que “en algunos casos, será necesaria la coordinación global para reestructurar la deuda soberana, con la plena participación de los acreedores públicos y privados”.

“El largo ascenso”

Según la jefa del FMI, el mundo atraviesa en este momento un “largo ascenso” para salir de la crisis que trajo el coronavirus.

Este difícil ascenso será “desigual, incierto, y propenso a contratiempos”, advirtió.

“Mientras nos embarcamos en este ‘ascenso’, todos estamos unidos por una sola cuerda, y somos tan fuertes como los escaladores más débiles. Necesitarán ayuda para subir”, concluyó.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=BgQV9-rD-UU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.