close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Chicza México

La península de Yucatán busca financiamiento para enfrentar el cambio climático

Los gobiernos de Quintana Roo, Campeche y Yucatán están en la COP 21 de París. Buscan recursos para conservar las áreas naturales de la región y reducir emisiones contaminantes.
Chicza México
Por Tania L. Montalvo
8 de diciembre, 2015
Comparte
El cultivo y explotación sustentable del árbol de chicle, ha permitido la conservación de 1.3 millones de hectáreas de la selva maya. Foto: Chicza México

El cultivo y explotación sustentable del árbol de chicle, ha permitido la conservación de 1.3 millones de hectáreas de la selva maya. Foto: Chicza México

Los gobiernos de Campeche, Quintana Roo y Yucatán están en la vigésimo primera Conferencia de las Partes (COP 21) de París, Francia en busca de financiamiento.

El objetivo es obtener recursos para replicar en la región actividades productivas sustentables, como la que realiza la empresa Chicza, formada por 56 cooperativas que se encargan de la producción y comercio de la goma de mascar tras el cultivo y explotación sustentable del árbol de chicle, lo que permite mantener los bosques tropicales de la selva maya del sureste mexicano sin necesidad de dañar el ecosistema.

“Los tres estados tenemos listo el Fondo Climático de la Península de Yucatán (FCPY) para poder llevar a cabo actividades de reforestación, restauración de nuestro espacio natural y para frenar la degradación de nuestra selva. Buscamos el financiamiento para generar empleos en la región a través de estas actividades económicas sustentables”, explica en entrevista en París, Rafael Muñoz, secretario de Medio Ambiente de Quintana Roo.

Los mexicanos quieren valerse de algún instrumento de financiamiento que pudiera surgir o ampliarse en la COP 21 de París, por lo que acuden este martes 8 de diciembre al Grupo de Trabajo de los Gobernadores sobre el Clima y Bosques (GCF, por sus siglas en inglés) para arrancar su búsqueda de recursos entre países desarrollados que estén apoyando proyectos de mitigación y adaptación al cambio climático, asociaciones civiles o iniciativa privada.

Aunque han desarrollado un plan de combate al cambio climático desde hace cinco años —lo pactaron tras la COP 16 de Cancún de 2010— no existe un monto estimado para arrancar las operaciones de este Fondo Climático.

Pero uno de los objetivos es tener en la región un piloto de la herramienta REDD+ (Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de bosques) para que el país pueda implementarla en el año 2020 y con ello cumplir con los compromisos de disminución de gases de efecto invernadero y de deforestación que presentó ante la Convención de las Naciones Unidas contra el Cambio Climático.

Poner en acción el piloto y mostrar que México está listo para el plan REDD+ internacional cuesta e implica desafíos, dice Sébastian Proust, de la Alianza México REDD+, otro de los impulsores en París del FCPY.

“México se fijó la meta de lograr cero deforestación para 2030 y para hacerlo esperamos que se aplique el marco REDD internacional. Para ello necesitamos cuatro elementos: una estrategia contra la deforestación; tener la instalación de salvaguardas (garantizar que las actividades no dañen la biodiversidad y respeten los derechos de las comunidades); tener herramientas para monitorear cómo disminuye la deforestación; y financiamiento. En la península de Yucatán ya tenemos los tres primeros y hoy en París estamos buscando el cuarto”.

La península de Yucatán busca financiamiento para enfrentar el cambio climático. Mapa: Chicza México

La península de Yucatán busca financiamiento para enfrentar el cambio climático. Mapa: Chicza México

Los estados de la península de Yucatán consideran que con los recursos de este Fondo podrán disminuir sus emisiones contaminantes y adaptarse al cambio climático; con lo que México estaría avanzando con sus compromisos ante la Convención.

“Con los recursos que consiga este Fondo estaremos listos para trabajar de la mano con la naturaleza, restaurar manglares, por ejemplo, permite adaptarte al cambio climático, son barreras naturales ante fenómenos naturales. Proteger la selva provee biodiversidad y es una barrera de protección ante vientos fuertes. Invertimos en la naturaleza y al mismo tiempo luchamos contra la deforestación. En la península de Yucatán por deforestación se emiten 5 millones de toneladas de dióxido de carbono al año. Si pasamos a cero deforestación, vamos a disminuir esas emisiones”, explicó Sébastian Proust.

Deforestación y ganadería

En la península de Yucatán se pierden cada año 80 mil hectáreas por deforestación. La principal causa es la ganadería, pues la actividad económica se lleva a cabo en potreros: grandes campos sólo con pasto que los pobladores “limpian” de árboles.

Con el Fondo Climático se busca tener recursos para transitar de esos campos a la ganadería silvopastoril, la crianza de ganado en combinación con árboles.

“Lo que cuesta es la transición, se necesita tener nuevas capacidades y tecnología”, dice Proust.

En la COP 21, además de las bases para implementar la herramienta REDD+, se negocia cómo garantizar transferencia de tecnología a países en vías de desarrollo y aumento de sus capacidades para adaptarse al cambio climático.

Según los cálculos hechos por los tres estados del sureste mexicano costará al menos 30 mil pesos —unos mil 700 dólares— transformar una hectárea de ganadería normal a un campo silvopastoril. En la región hay al menos cuatro millones de hectáreas dedicadas a la ganadería.

“El Fondo busca disminuir actividades que generan gases de efecto invernadero, modificar modelos agrícolas que resultan perjudiciales para el tema ambiental, contener el cambio de uso de suelo y promover la recuperación de áreas degradadas”, explicó en entrevista, Roberto Alcalá Ferráez, Secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales de Campeche que también viajó a París para presentar la iniciativa.

Uno de los temas más importantes en la COP 21 vinculados al financiamiento es la transparencia: cómo harán los proyectos receptores de recursos para garantizar que éstos se usen en el combate al cambio climático.

Los secretarios estatales de Medio Ambiente dicen que para garantizar la transparencia se cuenta con la participación de la sociedad.

El proyecto del Fondo Climático para la Península de Yucatán es apoyado por la Alianza México REDD+ y The Nature Conservancy, que liderará el Consejo encargado de la operación de los recursos.

Desde este martes 8 de diciembre, Yucatán, Campeche y Quintana Roo esperan llenar este Fondo Climático y ser la primera región mexicana en llegar a la meta de cero deforestación antes del 2030.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
JANAÍNA N. ÁVILA

7,500 millones de años: descubren el material más antiguo sobre la Tierra en el interior de un meteorito

Un equipo de científicos encontró polvo con hasta 7,500 millones de años en el interior de una roca espacial. Se trata de material más antiguo que el mismo Sistema Solar.
JANAÍNA N. ÁVILA
13 de enero, 2020
Comparte

Dentro de un meteorito que cayó a la tierra hace más de 50 años se descubrió el material más antiguo que se sabe que existe en la Tierra.

Un equipo de científicos encontró granos de polvo que tienen hasta 7,500 millones de años en el interior de esa roca espacial.

Se trata de material formado en estrellas que cobraron vida mucho antes de que naciera el Sistema Solar.

El hallazgo fue presentado por un equipo de investigadores y presentado en la revista especializada Proceedings of the National Academy of Sciences, con sede en Washington.

Polvo de estrellas

Cuando las estrellas mueren, las partículas formadas dentro de ellas son arrojadas al espacio.

Estos llamados “granos presolares” pueden incorporarse a nuevas estrellas, planetas, lunas y meteoritos.

Son muestras sólidas de estrellas, polvo de estrellas“, explicó el autor principal de la investigación Philipp Heck, miembro del Field Museum de Chicago y profesor asociado de la Universidad de Chicago.

El equipo de investigadores de EE.UU. Y Suiza analizó 40 granos contenidos en una porción del meteorito Murchison, que cayó en Australia en 1969.

“Una vez que los materiales quedan separados (del meteorito), queda una especie de pasta y tiene una característica desagradable: huele a mantequilla de maní podrida”, dijo la coautora Jennika Greer, del Field Museum y la Universidad de Chicago.

Después, esta pasta blanquecina fue disuelta en ácido dejando solo el polvo de estrellas.

“Es como quemar el pajar para encontrar la aguja”, dijo Philipp Heck.

La antigüedad

Para determinar la antigüedad de los granos, los investigadores midieron cuánto tiempo estuvieron expuestos a los rayos cósmicos en el espacio. Estos rayos son partículas de alta energía que viajan a través de nuestra galaxia y penetran en la materia sólida.

Algunos de estos rayos interactúan con la materia que encuentran y forman nuevos elementos. Cuanto más tiempo están expuestos, más se forman estos elementos. Los investigadores utilizaron una forma particular (isótopo) del elemento neón para determinar la antigüedad del polvo espacial.

“Comparo esto con poner un balde en una tormenta. Suponiendo que la lluvia sea constante, la cantidad de agua que se acumula en el balde te dice cuánto tiempo duró”, explicó Heck.

Medir cuántos de los nuevos elementos están presentes les dice a los científicos cuánto tiempo estuvo expuesto el grano a los rayos cósmicos. Esto a su vez les informa cuántos años tiene.

Así fue que descubrieron que algunos de los granos presolares resultaron ser los más antiguos jamás descubiertos en el planeta.

Según la cantidad de rayos cósmicos que habían interactuado con el material estudiado, la mayoría tenía entre 4,600 y 4,900 millones de años. A modo de comparación, el Sol tiene 4,600 millones de años y la Tierra tiene 4,500 millones.

Sin embargo, parte del polvo arrojó una antigüedad de alrededor de 7,500 millones de años.

Más por encontrar

Philipp Heck afirmó a la BBC que esta seguro que hay minerales presolares más antiguos en el meteorito Murchison y otros meteoritos.

“Simplemente no los hemos encontrado todavía“, indica con optimismo.

Anteriormente, el grano presolar más antiguo fechado con isótopos de neón tenía alrededor de 5,500 millones de años.

Los hallazgos arrojan luz sobre un debate respecto a si las nuevas estrellas se forman o no a un ritmo constante, o si hay altibajos en el número de nuevas estrellas a lo largo del tiempo.

“Gracias a estos granos, ahora tenemos evidencia directa de un período de formación estelar mejorada en nuestra galaxia hace 7,000 millones de años con muestras de meteoritos. Este es uno de los hallazgos clave de nuestro estudio“, dijo Heck.

Los investigadores también aprendieron que los granos presolares a menudo flotan en el espacio unidos en grandes grupos.

“Nadie pensó que esto fuera posible a esa escala”, concluyó.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=RYBMPAGd6PA&t=31s

https://www.youtube.com/watch?v=qd1YehNpbV4

https://www.youtube.com/watch?v=H8NO-TEa5QQ&t=75s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.