La península de Yucatán busca financiamiento para enfrentar el cambio climático
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Chicza México

La península de Yucatán busca financiamiento para enfrentar el cambio climático

Los gobiernos de Quintana Roo, Campeche y Yucatán están en la COP 21 de París. Buscan recursos para conservar las áreas naturales de la región y reducir emisiones contaminantes.
Chicza México
Por Tania L. Montalvo
8 de diciembre, 2015
Comparte
El cultivo y explotación sustentable del árbol de chicle, ha permitido la conservación de 1.3 millones de hectáreas de la selva maya. Foto: Chicza México

El cultivo y explotación sustentable del árbol de chicle, ha permitido la conservación de 1.3 millones de hectáreas de la selva maya. Foto: Chicza México

Los gobiernos de Campeche, Quintana Roo y Yucatán están en la vigésimo primera Conferencia de las Partes (COP 21) de París, Francia en busca de financiamiento.

El objetivo es obtener recursos para replicar en la región actividades productivas sustentables, como la que realiza la empresa Chicza, formada por 56 cooperativas que se encargan de la producción y comercio de la goma de mascar tras el cultivo y explotación sustentable del árbol de chicle, lo que permite mantener los bosques tropicales de la selva maya del sureste mexicano sin necesidad de dañar el ecosistema.

“Los tres estados tenemos listo el Fondo Climático de la Península de Yucatán (FCPY) para poder llevar a cabo actividades de reforestación, restauración de nuestro espacio natural y para frenar la degradación de nuestra selva. Buscamos el financiamiento para generar empleos en la región a través de estas actividades económicas sustentables”, explica en entrevista en París, Rafael Muñoz, secretario de Medio Ambiente de Quintana Roo.

Los mexicanos quieren valerse de algún instrumento de financiamiento que pudiera surgir o ampliarse en la COP 21 de París, por lo que acuden este martes 8 de diciembre al Grupo de Trabajo de los Gobernadores sobre el Clima y Bosques (GCF, por sus siglas en inglés) para arrancar su búsqueda de recursos entre países desarrollados que estén apoyando proyectos de mitigación y adaptación al cambio climático, asociaciones civiles o iniciativa privada.

Aunque han desarrollado un plan de combate al cambio climático desde hace cinco años —lo pactaron tras la COP 16 de Cancún de 2010— no existe un monto estimado para arrancar las operaciones de este Fondo Climático.

Pero uno de los objetivos es tener en la región un piloto de la herramienta REDD+ (Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de bosques) para que el país pueda implementarla en el año 2020 y con ello cumplir con los compromisos de disminución de gases de efecto invernadero y de deforestación que presentó ante la Convención de las Naciones Unidas contra el Cambio Climático.

Poner en acción el piloto y mostrar que México está listo para el plan REDD+ internacional cuesta e implica desafíos, dice Sébastian Proust, de la Alianza México REDD+, otro de los impulsores en París del FCPY.

“México se fijó la meta de lograr cero deforestación para 2030 y para hacerlo esperamos que se aplique el marco REDD internacional. Para ello necesitamos cuatro elementos: una estrategia contra la deforestación; tener la instalación de salvaguardas (garantizar que las actividades no dañen la biodiversidad y respeten los derechos de las comunidades); tener herramientas para monitorear cómo disminuye la deforestación; y financiamiento. En la península de Yucatán ya tenemos los tres primeros y hoy en París estamos buscando el cuarto”.

La península de Yucatán busca financiamiento para enfrentar el cambio climático. Mapa: Chicza México

La península de Yucatán busca financiamiento para enfrentar el cambio climático. Mapa: Chicza México

Los estados de la península de Yucatán consideran que con los recursos de este Fondo podrán disminuir sus emisiones contaminantes y adaptarse al cambio climático; con lo que México estaría avanzando con sus compromisos ante la Convención.

“Con los recursos que consiga este Fondo estaremos listos para trabajar de la mano con la naturaleza, restaurar manglares, por ejemplo, permite adaptarte al cambio climático, son barreras naturales ante fenómenos naturales. Proteger la selva provee biodiversidad y es una barrera de protección ante vientos fuertes. Invertimos en la naturaleza y al mismo tiempo luchamos contra la deforestación. En la península de Yucatán por deforestación se emiten 5 millones de toneladas de dióxido de carbono al año. Si pasamos a cero deforestación, vamos a disminuir esas emisiones”, explicó Sébastian Proust.

Deforestación y ganadería

En la península de Yucatán se pierden cada año 80 mil hectáreas por deforestación. La principal causa es la ganadería, pues la actividad económica se lleva a cabo en potreros: grandes campos sólo con pasto que los pobladores “limpian” de árboles.

Con el Fondo Climático se busca tener recursos para transitar de esos campos a la ganadería silvopastoril, la crianza de ganado en combinación con árboles.

“Lo que cuesta es la transición, se necesita tener nuevas capacidades y tecnología”, dice Proust.

En la COP 21, además de las bases para implementar la herramienta REDD+, se negocia cómo garantizar transferencia de tecnología a países en vías de desarrollo y aumento de sus capacidades para adaptarse al cambio climático.

Según los cálculos hechos por los tres estados del sureste mexicano costará al menos 30 mil pesos —unos mil 700 dólares— transformar una hectárea de ganadería normal a un campo silvopastoril. En la región hay al menos cuatro millones de hectáreas dedicadas a la ganadería.

“El Fondo busca disminuir actividades que generan gases de efecto invernadero, modificar modelos agrícolas que resultan perjudiciales para el tema ambiental, contener el cambio de uso de suelo y promover la recuperación de áreas degradadas”, explicó en entrevista, Roberto Alcalá Ferráez, Secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales de Campeche que también viajó a París para presentar la iniciativa.

Uno de los temas más importantes en la COP 21 vinculados al financiamiento es la transparencia: cómo harán los proyectos receptores de recursos para garantizar que éstos se usen en el combate al cambio climático.

Los secretarios estatales de Medio Ambiente dicen que para garantizar la transparencia se cuenta con la participación de la sociedad.

El proyecto del Fondo Climático para la Península de Yucatán es apoyado por la Alianza México REDD+ y The Nature Conservancy, que liderará el Consejo encargado de la operación de los recursos.

Desde este martes 8 de diciembre, Yucatán, Campeche y Quintana Roo esperan llenar este Fondo Climático y ser la primera región mexicana en llegar a la meta de cero deforestación antes del 2030.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'Es como si fumaran 20 cigarrillos al día': riesgos de los cigarros electrónicos de moda entre jóvenes

Los cigarrillos electrónicos se han promocionado como menos nocivos para la salud, pero son igual de adictivos y su consumo entre niños triplica sus posibilidades de acabar fumando en el futuro.
27 de julio, 2022
Comparte

Se promocionaban bajo el argumento de que serían menos nocivos para la salud y que servirían como tratamiento para personas que querían dejar de fumar.

Sin embargo, los cigarrillos electrónicos no solo son tan adictivos como el tabaco, sino que cada vez están enganchando a más adolescentes al hábito de fumar.

“Cada vez recibo en mi consultorio más jóvenes de 16 a 24 años que usan este producto y tienen un índice de nicotina en el cuerpo equivalente al consumo de más de 20 cigarrillos al día”, explica la cardióloga Jacqueline Scholz, que dirige el Ambulatorio del Tratamiento del Tabaquismo del Instituto del Corazón de Sao Paulo.

Estos productos “van dirigidos con frecuencia a niños y adolescentes en las promociones de las industrias tabacaleras e industrias conexas que los fabrican, mediante miles de aromas atractivos y afirmaciones engañosas”, afirma la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su último informe publicado en 2021.

Los niños que vapean, como se denomina al uso de estos dispositivos, tienen hasta el triple de posibilidades de acabar fumando en el futuro, según el organismo internacional, que recomienda a los gobiernos que los regulen para impedir que el hábito de fumar vuelva a normalizarse en la sociedad y para proteger a las generaciones futuras.

La venta o distribución de cigarrillos electrónicos está prohibida en 37 países, entre ellos Argentina, Colombia, México, Nicaragua, Panamá, Uruguay, Venezuela y Brasil.

Pero esto no impide que estos productos lleguen de contrabando y sin ningún control sanitario.

Líquidos de vapeo.

Getty Images
Los cigarrillos electrónicos se ofrecen en multitud de sabores que atraen a jóvenes y adolescentes.

“Si no nos ocupamos de este problema ahora, el uso de estos dispositivos tiene todo para convertirse pronto en una epidemia“, ha dicho Scholz a André Biernath, del servicio brasileño de la BBC.

La cardióloga señala que, desde la aparición de las primeras versiones hace unos 20 años, estos dispositivos siempre se han promocionado bajo el argumento de que son menos nocivos para la salud.

“Todavía se dice que, como no tienen combustión y no producen humo, estos aparatos supuestamente son más seguros”, explica.

La experta recuerda que esta información sirvió de base para vender cigarrillos electrónicos en muchos países como una especie de “reducción de daños” o un tratamiento para las personas que querían dejar de fumar.

¿Lobo con piel de cordero?

El gran problema, argumenta, es que no hay suficientes estudios científicos para respaldar tales afirmaciones, y toda la publicidad relacionada con estos productos parece estar más enfocada en ganar nuevos usuarios (especialmente los jóvenes), y prácticamente ignora este posible sesgo terapéutico.

“Varios países, como el propio Reino Unido, aceptaron este argumento y lanzaron los cigarrillos electrónicos. Lo que sucedió en estos lugares fue un aumento en la prevalencia de fumadores “, señala Scholz.

Para la médico, no tiene sentido ver el cigarrillo electrónico como un tratamiento médico y dejarlo solo en manos de las personas, para que ellas decidan cuándo y cómo usarlo. “Si el propósito de este producto fuera realmente terapéutico, no se podría vender en ningún lado, como se vende ahora”.

“Tendría que ser recetado después de una evaluación médica, en la que el profesional concluiría que el paciente no puede dejar de fumar con los otros métodos que tenemos para ofrecer. A partir de ahí, se podría indicar la dosificación y el uso correcto de esta sustancia. “.

Pulmones.

Getty Images
Los cigarrillos electrónicos pueden causar espasmos respiratorios e incluso enfermedades inflamatorias en los pulmones.

Ingredientes nocivos

Scholz señala que, además de no cumplir las promesas terapéuticas, los cigarrillos electrónicos pueden ir en sentido contrario y ser perjudiciales para la salud, y llama la atención sobre tres de los principales ingredientes que aparecen en estos dispositivos: propilenglicol, nicotina y sustancias aromáticas.

El propilenglicol funciona como una especie de vehículo, capaz de diluir y transportar la nicotina por nuestro organismo.

La nicotina, por su parte, es una sustancia psicoactiva que se encuentra originalmente en el tabaco, lo que provoca una dependencia muy fuerte.

Durante el uso de los cigarrillos electrónicos, se inhala por la boca, pasa por los pulmones, cae al torrente sanguíneo y acaba en el cerebro, donde provoca una sensación momentánea de bienestar.

Por último, están las sustancias aromáticas, que imitan los más diversos olores, desde la menta hasta las natillas.

Scholz señala que estos tres ingredientes pueden presentar riesgos para la salud de diferentes maneras.

“Para empezar, los olores hacen que estos dispositivos sean socialmente más aceptables. Después de todo, el olor a menta, miel o fresa es mucho más agradable que el de los cigarrillos convencionales”.

Y ese atributo, argumenta la doctora, aumenta la curiosidad y quita el miedo a un público más joven, que desde niño está acostumbrado a oír hablar de los efectos nocivos del tabaquismo “tradicional”.

“El propilenglicol, por otro lado, se usa ampliamente en la industria alimentaria, y la gente simplemente asumió que, dado que es seguro consumirlo en los alimentos, no hará daño cuando se inhale”, dice.

“Pero no tenemos suficientes estudios al respecto, sobre todo porque estos dispositivos hoy en día traen tantos aditivos que no tenemos una idea exacta de las reacciones químicas que se dan allí, a una temperatura alta”.

“Y ya hemos visto algunos estudios que han detectado sustancias cancerígenas en la vejiga y la orina de los usuarios de cigarrillos electrónicos”, agrega el especialista.

Para cerrar la lista, no podemos olvidar la nicotina.

Dependencia

“Las nuevas generaciones de cigarrillos electrónicos traen sales de nicotina cada vez más pequeñas y entregadas en grandes cantidades, lo que aumenta la dependencia”, dice Scholz.

La doctora asegura que, al recibir en el consultorio a un nuevo paciente que consume estos dispositivos, siempre le realiza un examen rápido de orina, que mide la cantidad de nicotina que tiene el individuo en el organismo.

“Es muy común que los pacientes jóvenes, de 16 a 24 años, tengan un nivel de nicotina equivalente a fumar más de 20 cigarrillos convencionales al día“, calcula.

Dos preadolescentes fuman un cigarrillo electrónico.

Getty Images
Los cigarrillos electrónicos van dirigidos con frecuencia a niños y adolescentes con aromas atractivos y afirmaciones engañosas según la OMS.

De hecho, el propio mecanismo de estos dispositivos facilita su uso constante. Además de no tener ningún olor desagradable, no es necesario encenderlo ni apagarlo. “Este es un producto que puedes usar una y otra vez. Lo guardas en tu bolsillo, le das una calada y lo guardas. Luego puedes volver a tomarlo cuando quieras”, explica Scholz.

“Esto crea una rutina, y la persona empieza a usar cigarrillos electrónicos en la calle, en el trabajo, en el baño de la escuela, acostado en la cama…”

Además de ser adictiva, la nicotina también tiene efectos sobre órganos importantes como el corazón y los pulmones.

“La nicotina no es una sustancia inocua. Aumenta el ritmo cardíaco, altera la presión arterial y puede dañar el endotelio, la capa interna de los vasos sanguíneos”, enumera.

“Por lo tanto, el riesgo cardíaco de un usuario de cigarrillos electrónicos es casi el mismo que el de alguien que fuma cigarrillos convencionales”.

“En los pulmones, las nanopartículas de nicotina pueden ingresar a los alvéolos, causar espasmos respiratorios e incluso enfermedades inflamatorias“, agrega la médico.

“Hace unos años tuvimos una serie de casos de este tipo, sobre todo en Estados Unidos , que llamaron la atención. Una parte de estos pacientes consumía otras sustancias, pero alrededor de un tercio consumía exclusivamente nicotina”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=boRYRczxKvg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.