Las obligaciones para peatones y ciclistas con el nuevo Reglamento de Tránsito; no habrá multas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Las obligaciones para peatones y ciclistas con el nuevo Reglamento de Tránsito; no habrá multas

No usar el celular, no avanzar sobre las banquetas, circular en medio del carril… estas son algunas de las obligaciones para ciclistas, que de no acatarlas, podrán ser detenidos por un agente, pero sólo para ser 'regañados'.
Cuartoscuro
Por Arturo Angel
14 de diciembre, 2015
Comparte
Foto: Cuartoscuro

Foto: Cuartoscuro

El nuevo reglamento de Tránsito del Distrito Federal, que entrará en vigor a partir del martes 15 de diciembre, no contempla multas económicas para peatones y ciclistas, pero sí una serie de obligaciones y disposiciones que deberán cumplir para circular de forma segura en las calles de la ciudad.

Las nuevas reglas establecen que las personas que vayan a pie o en bicicleta tienen la prioridad  en la utilización de los espacios viales, sin que ello los exente de cumplir también con varias reglas y obligaciones orientadas a mantener el orden.

En caso de que estas disposiciones no se cumplan, el reglamento faculta a los agentes de tránsito para marcarles el alto con la finalidad de amonestarlos verbalmente e indicarles la disposición que no estén cumpliendo.

En caso de que un peatón o un ciclista agreda verbal o físicamente a un agente de tránsito, se procederá a su detención y remisión al juzgado cívico.

Ciclista: sin celular ni casco

El reglamento prohíbe que los ciclistas utilicen el teléfono celular o cualquier tipo de dispositivo de audio cuando estén conduciendo, con el objetivo de evitar distracciones y accidentes. Solo podrán hacerlo cuando se encuentren detenidos. Los ciclistas tampoco podrán ir en las banquetas ni en calles exclusivamente peatonales.

Se trata de una de varias prohibiciones  y obligaciones expresas que contempla principalmente el capítulo III del reglamento:

Lo que prohíbe el reglamento a los ciclistas
Circular en las aceras y áreas reservadas para uso exclusivo de peatones con excepción de niños de 12 años y policías.
Circular en carriles exclusivos para transporte público a menos que haya señalamientos que lo permitan.
Detenerse sobre áreas reservadas para tránsito de peatones.
Circular por carriles centrales de vías de acceso controlado.
Circular entre carriles a menos que haya transito detenido y se para colocarse en un área de espera o sitio visible. 
Llevar objetos que obstruyan visibilidad o carga que impida agarrar el manubrio con las dos manos. 
Sujetarse a otros vehículos en movimiento.
Usar el celular o cualquier dispositivo de audio mientras la bicicleta esté en movimiento. 

Además de lo anterior, el reglamento define algunas disposiciones para los ciclistas encaminadas a fortalecer su propia seguridad. Por ejemplo, se les pide circular “preferentemente” por las ciclovías donde existan, a menos que estén obstaculizadas por algún motivo.

En caso de ir en los carriles convencionales de circulación, los ciclistas deben procurar ir en el de extrema derecha pero ocupando siempre un espacio propio en el centro de ese carril.

En vías primarias las personas en bicicletas deben detenerse con la luz roja del semáforo pero en calles secundarias pueden pasársela si lo hacen con precaución y no vienen vehículos cerca, de acuerdo a lo que establecen las nuevas reglas.

El reglamento no exige a los ciclistas utilizar ningún casco de protección. Lo que sí pide es que en horarios nocturnos o zonas de poca visibilidad, porten aditamentos luminosos o bandas fluorescentes para que puedan ser identificados fácilmente. La bicicleta también debe contar con reflejantes o luces, una roja en la parte trasera y blanca en la parte delantera.

Las nuevas reglas permiten además que en una bicicleta pueda viajar además del conductor un niño menor de cinco años pero debe hacerlo en un compartimento o silla adecuada, con sujetador y protecciones, y en este caso el menor sí debe portar protección en la cabeza.

Aunque el reglamento prohíbe a los ciclistas circular en las banquetas o calles que son peatonales, sí permite que estos puedan estacionar su bicicleta en dichos sitios, siempre y cuando sea en un punto donde no obstaculicen el paso de las personas.

Peatones: prioridad y precaución

El nuevo Reglamento de Tránsito del Distrito Federal ubica como prioritarios a los peatones, debido a que son el actor más numeroso en la vía pública y también el que se encuentra en condiciones de mayor vulnerabilidad.

Por ello la gente que anda a pie tiene prioridad de paso prácticamente en la mayor parte de la calle siempre y cuando lo haga con precaución.

“Antes de cruzar una vía, el peatón debe voltear a ambos lados de la calle para verificar que los vehículos tienen posibilidad, por distancia y velocidad, de frenar para cederles el paso; así mismo procurar el contacto visual con los conductores” indica el reglamento.

Para cruzar una avenida o arteria primaria, la gente que va a pie tiene la obligación de hacerlo a través de los cruces peatonales (franjas de cebra). Solamente si se trata de una calle secundaria con menos de dos carriles la gente podrá cruzar en cualquier punto siempre y cuando lo haga de forma segura

Entre las obligaciones que tienen los peatones estipuladas en el artículo 5 del reglamento está el obedecer las indicaciones de los agentes, personal de apoyo vial, promotores voluntarios así como la señalización vial.

En las avenidas de acceso controlado y arterias primarias como Periférico o Circuito Interior, la gente debe cruzar por los puentes peatonales

También el reglamento le exige a los peatones que permitan  el paso a un vehículo de emergencia de cualquier tipo con las luces encendidas. De igual forma, la gente dará preferencia de paso a aquellos que utilicen ayudas técnicas o se encuentren con alguna discapacidad que limite su movilidad.

El proceso de “sanción”

El artículo 59 del reglamento define en cinco pasos el proceso que deberán aplicar los agentes para detener y sancionar a los peatones y ciclistas que infrinjan algunas de las nuevas disposiciones viales.

Como primer paso se hará la indicación para que la persona que cometió la infracción se  detenga. El segundo punto será que el agente de tránsito se identifique plenamente con su nombre y placa correspondiente.

El tercer paso consiste en que el agente le indicará al infractor la falta cometida y le mostrará el artículo del reglamento que haya violado.

Luego vendrá la sanción. “Será una amonestación verbal al infractor por la conducta riesgosa y lo conminará a transitar de acuerdo a lo estipulado por este Reglamento” indica el artículo 59.

El quinto paso, de ser necesario, corresponderá a la remisión del peatón o ciclista ante un juez cívico solamente si este insulta o denigra al agente de tránsito.

Cabe recordar que este proceso solo podrá ser aplicado por los mismos policías de tránsito que están autorizados para emitir infracciones  a los automovilistas. La Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal  anunció que son mil 400 agentes en total los facultados para emitir este tipo de sanciones.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Home Office: 3 formas de moverte más mientras trabajas desde tu casa

La pandemia ha forzado a muchas personas a trabajar desde casa. Eso no sólo aumenta el aislamiento sino que nos hace más sedentarios, en detrimento de nuestra salud. Aquí hay unos consejos para reincorporar la actividad a tus días.
28 de enero, 2021
Comparte

Aunque las personas que trabajan en oficinas están sentadas hasta un 80% de la jornada laboral, muchas todavía logran caminar un promedio de 3.616 pasos diarios, en gran parte gracias a varias pequeñas oportunidades de actividad durante el día.

Pero con tantos de nosotros obligados a trabajar desde casa durante la pandemia, esto significa que cualquier tipo de ejercicio que hubiéramos podido hacer durante el día -ya sea yendo en bicicleta al trabajo o caminando para conseguir el almuerzo- es posible que ya se dé.

A pesar de que la manera en la que trabajamos ha cambiado, eso no quiere decir que no podamos encontrar fácilmente formas de ser más activos durante la jornada laboral.

Aquí hay unas maneras en las que puedes tratar más actividad física mientras trabajas desde casa:

1. Trabaja de pie y muévete

Mantenerse de pie prolongadamente quema más calorías que sentarse. Aunque esto no se suficiente para rebajar de peso, reemplazar dos horas sentado al día con estar parado puede consumir hasta 130 calorías a la semana y podría mejorar la concentración.

Hombre trabajando de pie

Getty Images
Intenta trabajar dos horas de pie y, si puedes, llega hasta cuatro horas.

Pararse más frecuentemente durante el día también puede mejorar a largo plazo los niveles de glucosa e insulina, así como regular la presión arterial.

Te podría sorprender saber que estar inquieto también es bueno. Estos movimientos pequeños y regulares (como zapatear con el pie o cambiar de posición) mientras se está sentado también queman más calorías al aumentar el consumo de energía de 5% a 10%.

Los expertos recomiendan a los trabajadores de oficina que incluyan al menos dos horas de estar de pie o en movimiento durante la jornada laboral, que deberían aumentarse hasta cuatro horas, si es posible.

Para empezar, trata de añadir por lo menos de 30 a 60 minutos de pie durante el trabajo, tal vez alternando cada 15 minutos entre ponerte de pie y sentarte. O tal vez ensaya responder a todas tus llamadas o hacer todas las reuniones de pie.

Una mujer habla por teléfono parada

Getty Images
Cuando recibas una llamada telefónica, párate de tu puesto.

2. Toma “tentempiés de ejercicio”

Pequeñas actividades súbitas de ejercicio -o “tentempiés de ejercicio”- son beneficiosas para tu salud.

Con anterioridad, se creía que las sesiones de ejercicio tenían que durar más de diez minutos para tener algún beneficio para nuestra salud.

Sin embargo, investigaciones recientes indican que la actividad de cualquier duración es buena para la salud.

Una mujer de espaldas frente a una pantalla estira sus brazos.

Getty Images
Cualquier actividad es buena, pero entre más hagas es mejor.

El ejercicio regular tiene efectos que benefician al cerebro, mejorando la memoria y reduciendo la inflamación cerebral (que puede generar condiciones como el Alzheimer).

Toma recesos regulares de actividad o de tentempiés de ejercicio durante el día. Por ejemplo, tomar las escaleras puede ser un ejercicio útil, con estudios que demuestran que diez minutos de subir las escaleras pueden tener un efecto en los niveles de energía similares a los que una taza de café tiene en las personas que no han dormido mucho.

Subir vigorosamente tres tramos de escaleras (60 escalones) por lo menos tres veces al día -intercalado con entre una y cuatro horas de descanso- puede mejorar tu condición física.

Una mujer sube las escaleras rápidamente y un hombre la sigue detrás

Getty Images
Cuando termines de subir las escaleras ya no vas a necesitar esa taza de café que buscas para darte ánimo.

Una opción de menor impacto sería dar unas cuantas vueltas caminando alrededor de tu casa. Cosas tan simples como ir de un cuarto a otro para tomar un vaso de agua o una taza de té puede ayudarte a acumular ese movimiento adicional.

3. Haz ejercicio a la hora de almuerzo (al aire libre si es posible)

Está emergiendo evidencia que indica que hacer ejercicio durante el día en ambientes naturales (como parques, campos abiertos, ríos y costas) puede ser beneficioso para nuestra salud mental y habilidad cognitiva.

Muchas personas no tienen la suerte de vivir cerca de ambientes naturales. Afortunadamente, los estudios señalan que salir al aire libre a caminar o correr mejora la salud.

Una mujer camina por un parque

Getty Images
No hay nada mejor que una refrescante caminata al aire libre.

Recuerda, cualquier movimiento es mejor que nada, cuanto más hagas mejor.

Cuando estés trabajando desde casa, haz un esfuerzo especial para reincorporar la actividad a tu vida diaria, tanto para tu salud mental como física.

*Julie Broderick es profesora asistente de fisioterapia en la universidad Trinity College Dublin, Irlanda. Su artículo original fue publicado en The Conversation, cuya versión en inglés puedes leeraquí.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=jNWIWsKQ-o0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.