Las obligaciones para peatones y ciclistas con el nuevo Reglamento de Tránsito; no habrá multas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Las obligaciones para peatones y ciclistas con el nuevo Reglamento de Tránsito; no habrá multas

No usar el celular, no avanzar sobre las banquetas, circular en medio del carril… estas son algunas de las obligaciones para ciclistas, que de no acatarlas, podrán ser detenidos por un agente, pero sólo para ser 'regañados'.
Cuartoscuro
Por Arturo Angel
14 de diciembre, 2015
Comparte
Foto: Cuartoscuro

Foto: Cuartoscuro

El nuevo reglamento de Tránsito del Distrito Federal, que entrará en vigor a partir del martes 15 de diciembre, no contempla multas económicas para peatones y ciclistas, pero sí una serie de obligaciones y disposiciones que deberán cumplir para circular de forma segura en las calles de la ciudad.

Las nuevas reglas establecen que las personas que vayan a pie o en bicicleta tienen la prioridad  en la utilización de los espacios viales, sin que ello los exente de cumplir también con varias reglas y obligaciones orientadas a mantener el orden.

En caso de que estas disposiciones no se cumplan, el reglamento faculta a los agentes de tránsito para marcarles el alto con la finalidad de amonestarlos verbalmente e indicarles la disposición que no estén cumpliendo.

En caso de que un peatón o un ciclista agreda verbal o físicamente a un agente de tránsito, se procederá a su detención y remisión al juzgado cívico.

Ciclista: sin celular ni casco

El reglamento prohíbe que los ciclistas utilicen el teléfono celular o cualquier tipo de dispositivo de audio cuando estén conduciendo, con el objetivo de evitar distracciones y accidentes. Solo podrán hacerlo cuando se encuentren detenidos. Los ciclistas tampoco podrán ir en las banquetas ni en calles exclusivamente peatonales.

Se trata de una de varias prohibiciones  y obligaciones expresas que contempla principalmente el capítulo III del reglamento:

Lo que prohíbe el reglamento a los ciclistas
Circular en las aceras y áreas reservadas para uso exclusivo de peatones con excepción de niños de 12 años y policías.
Circular en carriles exclusivos para transporte público a menos que haya señalamientos que lo permitan.
Detenerse sobre áreas reservadas para tránsito de peatones.
Circular por carriles centrales de vías de acceso controlado.
Circular entre carriles a menos que haya transito detenido y se para colocarse en un área de espera o sitio visible. 
Llevar objetos que obstruyan visibilidad o carga que impida agarrar el manubrio con las dos manos. 
Sujetarse a otros vehículos en movimiento.
Usar el celular o cualquier dispositivo de audio mientras la bicicleta esté en movimiento. 

Además de lo anterior, el reglamento define algunas disposiciones para los ciclistas encaminadas a fortalecer su propia seguridad. Por ejemplo, se les pide circular “preferentemente” por las ciclovías donde existan, a menos que estén obstaculizadas por algún motivo.

En caso de ir en los carriles convencionales de circulación, los ciclistas deben procurar ir en el de extrema derecha pero ocupando siempre un espacio propio en el centro de ese carril.

En vías primarias las personas en bicicletas deben detenerse con la luz roja del semáforo pero en calles secundarias pueden pasársela si lo hacen con precaución y no vienen vehículos cerca, de acuerdo a lo que establecen las nuevas reglas.

El reglamento no exige a los ciclistas utilizar ningún casco de protección. Lo que sí pide es que en horarios nocturnos o zonas de poca visibilidad, porten aditamentos luminosos o bandas fluorescentes para que puedan ser identificados fácilmente. La bicicleta también debe contar con reflejantes o luces, una roja en la parte trasera y blanca en la parte delantera.

Las nuevas reglas permiten además que en una bicicleta pueda viajar además del conductor un niño menor de cinco años pero debe hacerlo en un compartimento o silla adecuada, con sujetador y protecciones, y en este caso el menor sí debe portar protección en la cabeza.

Aunque el reglamento prohíbe a los ciclistas circular en las banquetas o calles que son peatonales, sí permite que estos puedan estacionar su bicicleta en dichos sitios, siempre y cuando sea en un punto donde no obstaculicen el paso de las personas.

Peatones: prioridad y precaución

El nuevo Reglamento de Tránsito del Distrito Federal ubica como prioritarios a los peatones, debido a que son el actor más numeroso en la vía pública y también el que se encuentra en condiciones de mayor vulnerabilidad.

Por ello la gente que anda a pie tiene prioridad de paso prácticamente en la mayor parte de la calle siempre y cuando lo haga con precaución.

“Antes de cruzar una vía, el peatón debe voltear a ambos lados de la calle para verificar que los vehículos tienen posibilidad, por distancia y velocidad, de frenar para cederles el paso; así mismo procurar el contacto visual con los conductores” indica el reglamento.

Para cruzar una avenida o arteria primaria, la gente que va a pie tiene la obligación de hacerlo a través de los cruces peatonales (franjas de cebra). Solamente si se trata de una calle secundaria con menos de dos carriles la gente podrá cruzar en cualquier punto siempre y cuando lo haga de forma segura

Entre las obligaciones que tienen los peatones estipuladas en el artículo 5 del reglamento está el obedecer las indicaciones de los agentes, personal de apoyo vial, promotores voluntarios así como la señalización vial.

En las avenidas de acceso controlado y arterias primarias como Periférico o Circuito Interior, la gente debe cruzar por los puentes peatonales

También el reglamento le exige a los peatones que permitan  el paso a un vehículo de emergencia de cualquier tipo con las luces encendidas. De igual forma, la gente dará preferencia de paso a aquellos que utilicen ayudas técnicas o se encuentren con alguna discapacidad que limite su movilidad.

El proceso de “sanción”

El artículo 59 del reglamento define en cinco pasos el proceso que deberán aplicar los agentes para detener y sancionar a los peatones y ciclistas que infrinjan algunas de las nuevas disposiciones viales.

Como primer paso se hará la indicación para que la persona que cometió la infracción se  detenga. El segundo punto será que el agente de tránsito se identifique plenamente con su nombre y placa correspondiente.

El tercer paso consiste en que el agente le indicará al infractor la falta cometida y le mostrará el artículo del reglamento que haya violado.

Luego vendrá la sanción. “Será una amonestación verbal al infractor por la conducta riesgosa y lo conminará a transitar de acuerdo a lo estipulado por este Reglamento” indica el artículo 59.

El quinto paso, de ser necesario, corresponderá a la remisión del peatón o ciclista ante un juez cívico solamente si este insulta o denigra al agente de tránsito.

Cabe recordar que este proceso solo podrá ser aplicado por los mismos policías de tránsito que están autorizados para emitir infracciones  a los automovilistas. La Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal  anunció que son mil 400 agentes en total los facultados para emitir este tipo de sanciones.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La Tierra registró el día más corto en su historia: ¿a qué se debe este fenómeno?

El 29 de junio de este año, nuestro planeta tuvo el día más corto del que se tiene registro. Los 28 récords anteriores se establecieron en 2020.
5 de agosto, 2022
Comparte

¿Alguna vez has tenido la sensación de que los días son cada vez más cortos?

La verdad es que tienes razón, aunque solo sea a medias.

Este año vivimos el día más corto del que se tiene registro histórico: el 29 de junio.

Pero antes de que busques en tu calendario, para ver si ese fue uno de esos días que se “te hizo más corto”, trata de adivinar qué tan corto fue.

No fue por horas, ni por minutos, y tampoco por segundos.

Según el sitio timeanddate.com, una web sobre recursos para medir el tiempo y las zonas horarias, la tierra duró 1.59 milisegundos menos en girar sobre su propio eje el pasado 29 de junio.

O mejor, el 29 de junio duró 1.59 milisegundos menos que 24 horas.

Para que te hagas una idea, el parpadeo de un ojo dura 300 milisegundos. Es decir, el tiempo que perdió ese día es el equivalente a poco más de una 300 parte de un parpadeo, solo se puede percibir con instrumentos muy precisos.

¿Ves por qué tienes la razón, pero solo a medias?

Pero, ¿por qué se habría de acelerar la rotación de la Tierra?

Y, si estamos viendo días cada vez más cortos, ¿quiere eso decir que se puede acelerar más?

Precisión asombrosa

La duración de los días en la Tierra se mide por el movimiento de rotación: lo que tarda el planeta en rotar sobre su propio eje.

La Tierra, la Luna y el Sol

Getty Images
La Tierra completa su rotación, una vuelta en torno a su propio eje, en 24 horas.

Gracias a los relojes atómicos, podemos medir esos días con una precisión que no podríamos tener de otra manera.

Un día terrestre o un periodo de rotación debe tardar en teoría 86 mil 400 segundos, que son los segundos que hay en mil 440 minutos o en 24 horas.

Pero desde el año 2020, las cosas han sido extrañas.

La Tierra

Hasta 2020, el día más “corto” del que se tenía registro había ocurrido el 5 de julio de 2005, con una duración de 1.0516 milisegundos menos que 24 horas.

Globo terráqueo girando rápido

Getty Images
¿Qué significa que la Tierra esté girando más rápido?

Pero en 2020, la Tierra reportó los 28 días más cortos que se hayan registrado desde que en los años 60 se comenzaron a usar los relojes atómicos.

El 19 de julio de ese año, el planeta rompió el récord que había establecido en 2005, registrando un día 1.47 milisegundos más corto de lo normal.

El nuevo récord, el del 29 de junio de este año, es de 1.59 milisegundos más corto de lo normal.

Pero es algo que los científicos creen que no es motivo de preocupación.

Variaciones periódicas

“Creemos que esto ha venido pasando durante millones de años. Pero con variaciones muy pequeñas”, dijo Graham Jones, astrofísico de Time and Date, a BBC Mundo.

Christian Bizouard, del Observatorio de París del Centro de Orientación de la Tierra del IERS, agregó que la tendencia de aceleración que vemos actualmente empezó en la década de 1990.

“Después de una interrupción en 2004, con una pequeña desaceleración, la aceleración se restableció en 2016”, detalla Bizouard.

Pero los científicos no tienen certeza de cuánto pueda durar esta aceleración. “En algún momento, las cosas volverán a desacelerarse otra vez”, aseguró Jones.

¿A qué se debe que la Tierra se “apure”?

“A escalas temporales de décadas (de entre 10 y 100 años), la duración de los días presenta variaciones irregulares”, dijo Bizouard a BBC Mundo.

Los científicos coinciden en que estos cambios se producen por la interacción de factores como la actividad del núcleo fundido del planeta o el movimiento de los océanos y de la atmósfera.

Pero en realidad el origen de estas variaciones no se entiende, dice Bizouard.

Jones reconoce también que los expertos no saben “exactamente por qué la Tierra se acelera o se desacelera durante largos periodos”.

Pero, en general, para Jones “es sorprendente lo precisa que es la Tierra como ‘cronómetro'”, pues “solo se pierde unos milisegundos”.

¿Qué pasaría si la Tierra se retrasara o adelantara más?

Aunque sean pequeños, los cambios en los tiempos de la Tierra pueden acumularse a lo largo de los años y causar que nuestros relojes se adelanten o retrasen un segundo.

Núcleo de la Tierra

Getty Images
Factores como la actividad del núcleo de la Tierra, los océanos y la atmósfera influyen en la duración de los días en la Tierra.

Para solucionar el desajuste, los científicos usan desde 1973 el llamado “segundo intercalar”, que puede ser positivo o negativo.

Es decir, este segundo puede sumarse a nuestros relojes cuando la Tierra se retrasa, o puede quitarse cuando el planeta acaba sus rotaciones en menos tiempo de lo normal.

Desde 1973, el IERS ha añadido 27 segundos intercalares a la hora oficial de los relojes de la Tierra.

“Si los días más cortos continúan, en algún momento podríamos necesitar un segundo intercalar negativo, es decir, quitar un segundo de nuestros relojes para que se ajuste a la rotación más rápida de la Tierra”, dice Jones.

“Pero podremos o no necesitarlo. No sabemos si va a pasar porque no sabemos cuánto va a durar esta tendencia o si va a durar”, agrega.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=D4hiNcFLJ30

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.